LA COSTUMBRE DEL PODER: ¿Quién paga la recompra de bonos?


*Hemos de estar atentos a la manera en que los chicos de Carlos Urzúa lleven a cabo la negociación y a lo que esté dispuesto el gobierno de la regeneración nacional, porque si en lugar de salir acuerdos salen chispas, el endurecimiento ideológico y político de nuestro presidente, estará cabrón

¿Recuerdan las preguntas de la primerísima consulta popular? ¿Enteraron a los participantes de que al rechazar la terminación del AICM en Texcoco, en automático adquirían el compromiso de pagarlo, a través de los recursos fiscales necesarios para la recompra de los bonos emitidos por el gobierno de la República?

¿Por qué no enteraron a los integrantes de esa élite lópezobradorista, de que seremos los mexicanos los que pagamos el costo total -y sus derivaciones- de la rescisión de un contrato legal, rechazado sin legalidad que respalde la decisión? ¿Y la credibilidad de las instituciones mexicanas para garantizar jurídicamente las inversiones extranjeras?

Me aseguran que es Javier Jiménez Espriú quien vendió a nuestro presidente la peregrina idea de Santa Lucía, y como experto, le exhibió todas las fallas técnicas de la construcción del NAICM en Texcoco. ¿Por qué, entonces, no las hacen públicas? ¿Existen?

Que por el contrario, el problema es la enorme corrupción, entonces ¿por qué no la exhiben, o encargan auditorías para demostrarla, si la encuentran, puede enmendarse y sancionar a corruptos y corruptores?

Pero que es otro el pretexto, la especulación en bienes raíces y el supuesto desarrollo urbano en torno al nuevo aeropuerto. Para conjurarlo y acabar con el negocio bastaba con expropiar, y dedicar esos terrenos a otros fines.

Todo indica que el asunto se resume en lo siguiente: cancelarlo, por cancelarlo.

¡Vaya decisión! Ojalá el costo se redujera a regresar a los tenedores de bonos su valor en dinero actual, y saldar con los contratistas los adeudos. La salida jurídica que se dé a este asunto determinará histórica, política, económica y socialmente al gobierno de la IV Transformación.

Hemos de estar atentos a la manera en que los chicos de Carlos Urzúa lleven a cabo la negociación y a lo que esté dispuesto el gobierno de la regeneración nacional, porque si en lugar de salir palabras para los acuerdos salen chispas, el endurecimiento ideológico y político de nuestro presidente, estará cabrón.

Me juran y perjuran que escucha atento a Andrés Manuel López Beltrán, quien tiene años y quizá experiencia para reconducir al titular del Ejecutivo a la templanza de carácter necesaria para gobernar. ¿Todavía oye a Alfonso Romo? ¿Considerará que vale la pena perder una batalla para ganar un gobierno? ¿Quién lo sabe?

Advertisements
Posted in Uncategorized | Leave a comment

La Costumbre del poder: NAIM: sin mentiras, ni atracos, ni traiciones

El Presidente de México olvidó que los hijos dejaron de seguir el ejemplo de los padres. A él le mienten y traicionan

Imagen integrada

El comportamiento humano es fiel a conductas reprobables, porque quienes las practican saben que, en muchos casos, la retribución es inmediata; están conscientes de lo incierto del futuro: ¿será verdad? Quieren resultados, ya.

Como secretario particular de un honrado funcionario público, me leyeron la cartilla con una única instrucción: no mientas, porque para tapar la primera recurrirás a otra, y a otra, hasta que sea imposible ocultarlas.

El Presidente constitucional de México parte de un supuesto equívoco para reforzar su relación con los mexicanos: no va a mentir, ni a robar ni a traicionar, en esa idea de que los hijos siguen el ejemplo de los padres.

La condición humana exige satisfacciones anímicas. Quizá su sustento principal es la mentira. Muchos faltan a la verdad para construirse un mundo adecuado a sus ensueños y frustraciones, para simular éxitos económicos, para revestirse de la importancia que nunca tuvieron y de la que siempre carecerán. Mienten para creerse lo que no son. No pocos les compran el cuento. Hacen de su vida una simulación. Allí está el éxito de las redes sociales.

Los seres humanos roban. No simplifiquemos, evitemos reducir el robo a bienes y/o dinero. Se adueñan de lo que no es de ellos en el ámbito de la propiedad industrial e intelectual, pero por encima de todo, se adueñan de su voluntad, de la voluntad popular, a través de la propaganda política y de la publicidad comercial. El peor de los atracos. Mentira y robo son elementos de la traición. Si no traicionas te traicionan. AMLO pondrá como punto de honor no traicionar, pero a él ya hay quienes lo engañan, para después traicionarlo.

El ejemplo más claro está en las consecuencias de su decisión de dar al traste al NAIM en Texcoco.

Tengo el boletín 002, fechado el 3 de diciembre último y emitido por SHCP, para anunciar la oferta pública de recompra y solicitud de consentimiento por parte del Fideicomiso del Aeropuerto de la Ciudad de México. Todo perfecto hasta llegar al último párrafo, seguramente añadido por una mano amiga interna, para motivar inquietudes en ciertos destinatarios:

Este comunicado de prensa contiene declaraciones a futuro. Las declaraciones a futuro son información de naturaleza no histórica que se relaciona con eventos futuros y están sujetas a riesgos e incertidumbres. No se puede garantizar que las transacciones descritas en este comunicado se consumarán, o los términos y condiciones finales de cualquiera de dichas transacciones. La SHCP no asume ninguna obligación de actualizar o modificar públicamente ninguna declaración a futuro, ya sea como resultado de nueva información o eventos futuros o por cualquier otro motivo.

Así las cosas en la Cuarta Transformación. Alguien miente, roba y traiciona. Por algo no quieren vender los bonos aeroportuarios sus tenedores. ¿Está claro?
 
http://www.gregorioortega.blog    @OrtegaGregorio
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Punto final


*El olvido de la reforma del Estado, la posposición, hasta la eternidad, de la IV República, un nuevo régimen. Sólo cambiando se puede sancionar; para permanecer igual y fiel a los principios que han determinado el ejercicio del poder y permeado las instituciones de la República, es necesaria una complicidad con el pasado

En política perdonar es abrir las puertas a la traición. Se establecen, o no, acuerdos. Los Césares lo manifestaron con el índice hacia arriba, y si el estado de ánimo no era suficiente para otorgarlo, hacia abajo; los crímenes políticos existen para no recordar el olvido ofertado, el acuerdo logrado. El perdón, si no es para asuntos del espíritu y del alma, de la razón y de la necesidad de vivir en paz, se revierte, llega a matar.

Además, la oferta de un punto final parte de un supuesto erróneo, de esa idea absurda de que la corrupción es exclusivamente económica. Otros hechos, otras actitudes, otras decisiones; las traiciones causan mayores estragos que el dinero cambiando de manos. Corromper la toma de decisiones, pervertirla sin que haya beneficio económico inmediato de por medio, ha puesto a México en el estado de indefensión en que se encuentra, ante las pretensiones de los organismos financieros internacionales y la actitud de Donaldo Trump.

En religión el perdón solicitado requiere que el arrepentimiento sea sincero y se pase por una penitencia; en política es de a gratis. Traicionas, te corrompes, y te vas con impunidad garantizada.

Raymond Chandler, en El largo adiós, endereza una filípica moral a su personaje, Marlowe.

“-Usted se siente como un actor que tiene que representar su gran escena -dijo fríamente-. Aferrarse a sus derechos, hablar de la ley, etcétera. ¿Cómo puede un hombre ser tan ingenuo, Marlowe? Un hombre como usted, que se supone que debe conocer el mundo que lo rodea. La ley no es la justicia. Es un mecanismo muy imperfecto. Si usted aprieta exactamente los resortes justos, y además tiene suerte, es posible que al final se haga justicia. La ley no ha intentado ser nunca otra cosa que un mecanismo. Veo que usted no quiere ayuda…”.

¿Qué decidió el punto final? El olvido de la reforma del Estado, la posposición, hasta la eternidad, de la IV República, el nuevo régimen. Sólo cambiando se puede sancionar; para permanecer igual y fiel a los principios que han determinado el ejercicio del poder y permeado las instituciones de la República, es necesaria una complicidad con el pasado, un puente de garantías que resuelven el tránsito al olvido después de haber querido ser todo, y quedar convertido en nada, en don nadie.

Pregunten a EPN, a Felipe Calderón, a Vicente Fox, a Ernesto Zedillo, a Carlos Salinas de Gortari. Tranquilidad económica, sí, dimensión histórica, no.

Si te inquieta, compártelo
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: ¿Cambio de régimen político?


*El presidente Andrés Manuel López Obrador logró hacerse con el Congreso, con 20 congresos locales y, es obvio, el Ejecutivo, pero lo más importante, la voluntad popular. ¿Puede ésta convertirse en correa de transmisión del poder, para restaurar el esplendor y la fuerza de la Presidencia de la República?

Algunos o muchos traen cruzados los cables. Temí ser yo, por lo que recurrí al Diccionario de política que debemos a Norberto Bobbio y Nicola Matteucci, donde la entrada a régimen político indica: “(Es) el conjunto de las instituciones que regulan la lucha por el poder y el ejercicio del poder y de los valores que animan la vida de tales instituciones”.

¿Estamos ante un cambio de régimen, o éste continúa con sustitución electoral de un gobierno por otro?

Volvamos al Diccionario: “Las instituciones por un lado constituyen la estructura organizativa del poder político, que selecciona a la clase dirigente y asigna a los diversos individuos comprometidos en la lucha política su papel. Por otro lado las instituciones son normas y procedimientos que garantizan la repetición constante de determinados comportamientos…”.

Si revisamos la historia de las instituciones políticas que dan sustento al Estado, podrá constatarse que el andamiaje jurídico y administrativo de México permanece fiel a lo que se construyó para alentar el triunfo de la Revolución, cuya historia cívica cesó con el advenimiento del neoliberalismo como compromiso ideológico, económico y político. Modificaron el proyecto, quizá parte del marco legal, pero nunca el institucional. El régimen permanece.

De ahí la distorsión en el desarrollo de México. Transitar de uno a otro modelo requería de un cambio de régimen que no se dio, o fueron incapaces de instrumentar.

Ahora el presidente constitucional aspira a la restauración del modelo presidencialista, y le pregunta obligada es ¿se puede? Carlos Salinas de Gortari dedicó 12 años a la desestructuración de la Presidencia de la República y del andamiaje que le daba sustento y consolidaba su poder: el PRI con sus sectores y los activos del Estado. Para un éxito completo debió transitar hacia al presidencialismo parlamentario y, así, efectuar un cambio de régimen.

Hoy el modelo político que determina la vida institucional de México es un híbrido. El presidente Andrés Manuel López Obrador logró hacerse con el Congreso, con 20 congresos locales y, es obvio, el Ejecutivo, pero lo más importante, la voluntad popular. ¿Puede ésta convertirse en correa de transmisión del poder, para restaurar el esplendor y la fuerza de la Presidencia de la República? A ello dedicarán gran empeño.

Lo que presenciamos no es un cambio de régimen, sino el intento de consolidación del régimen de siempre, sólo que sin los instrumentos de poder necesarios. Pienso que la opción de la reforma del Estado y fundar la IV República era la adecuada… era. Insisten en Luis XVIII.

Si te inquieta, compártelo
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Reconciliación con las FFAA


*Imposible permanecer agarrado del chongo con los militares; por el momento son la garantía institucional de la Presidencia de la República, para evitar ser avasallada por el meta poder de los barones de la droga

Lo que sucede en México desde que los gobernantes decidieron sustraer de su responsabilidad a los civiles, encargar la procuración de justicia y la prevención del crimen a los militares, al asignarles una función policiaca, es el debilitamiento de la institucionalidad y el impulso de la mentira metódica para intentar justificar la injustificable.

La Ley de Seguridad Interior fue desechada por la SCJN el mismo día, a horas de diferencia, que AMLO descubrió que la cuadratura del círculo en seguridad pública es una Guardia Nacional, integrada principalmente por militares: los miembros del extinto EMP, la Policía Militar, la Policía Federal y un número indeterminado de nuevos elementos convocados, hasta completar 50 mil.

En algún momento del interregno entre el triunfo electoral y la toma del poder, al presidente constitucional de México le fue revelada la neta: imposible permanecer agarrado del chongo con los militares, por el momento son la garantía institucional de la Presidencia de la República, para evitar ser avasallada por el meta poder de los barones de la droga. Ahora sabe bien que hay partes del territorio nacional donde el Ejército ni la Marina entran. Allí los señores son otros.

Traen la idea de restaurar una presidencia fuerte, y creen que con el control del Congreso, con el proyecto de reconstruir los sindicatos y desaparecer el outsourcing, así como poner un estate quieto a los barones del dinero y otros poderes fácticos, dejará de compartir lo que no se compartía cuando el Estado fue poseedor de activos económicos, con los que podía impulsar creación de empleos o sustituir a los inversionistas. Hoy sólo tiene los activos fiscales y el dinero negro de la economía informal y la delincuencia.

De allí que resulte prudente recordar las siguientes ideas de Juan José Saer: “La nación, tal como existe en la actualidad, es una construcción ficticia del Estado. Es su proyección fantástica. El Estado elabora una idea de nación, la que es útil para sus fines, y se confunde con ella. El Estado, por otra parte, es siempre el reflejo de una o dos clases que gobiernan… Como en el seno de toda comunidad los intereses de los diversos grupos que la componen divergen, y a menudo violentamente, podemos considerar la idea de nación como una abstracción encubridora destinada a escamotear esos conflictos”.

La Guardia Nacional estará al servicio del Estado, del gobierno, y ¿quién sabe si de los mexicanos? Pero todo sea por la Cuarta Transformación, ¿o no?

Si te inquieta, compártelo
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: ¿Cómo justificará legalmente Texcoco?


*Como el nombramiento de Paco Ignacio Taibo II, ¿Santa Lucía va?

 

Puede deducirse que el gabinete del nuevo gobierno no es compacto. Desde antes de su inicio hay disensos, o al menos puntos de vista distintos que ensombrecen el futuro y propician errores en el principal responsable de la IV transformación, del segundo intento, al hilo, para restaurar al presidencialismo emanado de la Revolución, hace décadas muerta, y enterrada.

Apenas el sábado nos refrendaron que Santa Lucía, en sustitución del AICM proyectado en Texcoco, va. Ahora es necesario oficializar la decisión, darle juridicidad y emitir un documento que dé por concluidos los contratos firmados durante el gobierno de EPN. Quizá corresponda a Javier Jiménez Espriú redactarlo y firmarlo -después de negociadas las condiciones económicas de la rescisión del contrato-, con los argumentos técnicos, jurídicos y económicos claros y suficientes para dejar tranquilos a los contratistas y dar a los gobernados la certidumbre de que se tomó la decisión adecuada.

Alfonso Romo Garza y Javier Jiménez Espriú saben, al menos desde el 18 de octubre, si no es que desde noviembre de 2015 y después el 15 de agosto de 2018, que hay más inconvenientes en Santa Lucía y que, aparentemente, se los ocultaron a Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, por razones inexplicables, o por temor.

Son tres los puntos que MITRE considera en su análisis, para meditar con seriedad sobre la conveniencia o no de realizar la mancuerna aeronáutica entre el actual aeropuerto y Santa Lucía.

1.- El plan no ha sido estudiado completamente;

2.- El plan, en cuanto a su capacidad operacional es, en el mejor caso, a cortísimo plazo. No es aconsejable anunciar las capacidades, incluso como relativamente probables, antes de los estudios de espacio aéreo y la creación de procedimientos de despegue y aterrizaje, y

3.- El plan es complejo e incierto para una sola pista comercial operando en Santa Lucía, y ahora se habla de operar dualmente dos pistas separadas por un kilómetro y medio. Los riesgos son claros y presentes, por el ruido, la necesidad de comprar y expropiar tierras para extender la longitud de las pistas, pues ahora la operación de Santa Lucía es visual.

No son apreciaciones mías, proceden de un Memorándum del doctor Bernard Lisker, director internacional e ingeniero principal senior de MITRE, dirigido a Gerardo Ruiz Esparza, con copia a Alfonso Romo y Javier Jiménez Espriú.

Pero, como el nombramiento de Paco Ignacio Taibo II, Santa Lucía va.

Si te inquieta, compártelo
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Adiós a la IV República


*En cadena nacional nos hicieron presenciar las exequias de la transición. No habrá IV República, sí un intento por restaurar el presidencialismo

Andrés Manuel López Obrador, ahora presidente constitucional de la nación, nada aprendió de su predecesor. Insiste en que el camino es la restauración, aunque después de seis años el índice de aprobación de EPN es vergonzoso. La piedra de toque de la corrupción, con impunidad garantizada, es el modelo político: un presidencialismo desgastado, sin instrumentos políticos para operar.

Que la Constitución y las leyes sean garantía de la viabilidad y operación del modelo político, de ninguna manera significa que las correas de transmisión del poder continúen operando como cuando Gustavo Díaz Ordaz transitó su sexenio, o Carlos Salinas de Gortari inicio el proceso de desestructuración de ese presidencialismo que todos temen, pero en el fondo ya nadie respeta, tampoco admiran ni añoran, sólo el señor Presidente.

¿De veras las visitas del pueblo bueno y sabio a Los Pinos significan algo más que una alternancia y un deseo fallido de acabar con el modelo presidencialista?

Sólo es preciso que recordemos cuántas veces se mencionó la IV República durante el mensaje en la tribuna de la soberanía del Congreso de la Unión, frente a las ocasiones en que se refirió a la IV transformación o la regeneración nacional. No nos engañemos, son los escenarios de los Recuerdos del porvenir, en un intento porque todo sea como fue, como ha sido y como será.

Otra vez los mexicanos permanecerán acotados por la alternancia, porque de la transición, nada, de cambios, reformas y modificaciones en el modelo político apenas las promesas; todo permanecerá, porque nadie hay que adquiera la dimensión de estadista para llevarnos, en serio, al cambio que los políticos predican, pero no quieren, le temen, porque la transición significa una auténtica rendición de cuentas, la cancelación absoluta a las posibilidades de la corrupción, aunque caminos parta implementarla siempre los encontrarán.

¿Cuáles son los secretos que, conformen avanzan en sus pretensiones, transmiten y/o heredan a los aspirantes al poder, para que llegado el momento de las decisiones la transición, la reforma del Estado se posponga, para que todo permanezca, sea como fue y debe ser?

En cadena nacional dice aspirar al entierro del neoliberalismo, lo que no necesariamente significará el renacimiento de México, como él lo señaló en San Lázaro. El cambio de modelo económico, para que sea exitoso, requiere de la transformación total del modelo político, de oficiar las exequias del presidencialismo surgido de la Revolución; sustituirlo por el presidencialismo parlamentario. Pero le sacan.

Si te inquieta, compártelo
 
Posted in Uncategorized | Leave a comment