LA COSTUMBRE DEL PODER: De Tailandia a México

 Gregorio Ortega Molina 17 de julio de 2018 – 00:12 CE


*53 por ciento de los votos exigieron el cambio. La mayoría simple en el Congreso de la Unión, también; las necesidades de justicia y la urgencia de acabar con las balas y la corrupción, así lo reclaman, pero ¡cuidado! El embeleso por el éxito puede cegar. Estamos ciertos de que las reformas no se dan por ensalmo, no ocurren milagros en política

La casi simultaneidad de dos sucesos ocurridos -con 8 días de diferencia- en sus antípodas, me conducen a una reflexión sobre nuestro futuro como nación a alcanzarse durante el próximo gobierno. Me refiero a la reforma del Estado.

12 niños del equipo de fútbol infantil, desaparecidos en la cueva de Tham Luang en la provincia norteña de Chiang Rai el 23 de junio, fueron hallados el lunes por buceadores británicos en una zona parcialmente inundada. Permanecían vivos con su entrenador, lo que alentó que se iniciara una operación de rescate multinacional.

El equipo para rescatarlos estuvo formado por 5 buzos tailandeses y 13 extranjeros. Sacaron a los adolescentes en parejas y de forma escalonada; tomó seis días sacar a todo el grupo. En la mañana del domingo 8 de julio, hora local tailandesa, las autoridades habían instado a los medios de comunicación y a todo aquel que no formara parte de los operativos de rescate que evacuara la zona.

     Acá, de manera similar a como el agua de las intensas lluvias encerró a los niños en las cuevas, el tsunami electoral del 1° de julio debe estar destinado a impedir el resurgimiento del viejo régimen y modelo político, y sepultarlos en una profunda reforma del Estado, porque México no puede continuar como el país de un solo hombre, y porque los estragos sociales internos causados por los efectos de la globalización, la Iniciativa Mérida y el TLC tardarán en restañarse, porque el tejido legal e ideológico que dio carta de identidad nacional y convalidó la idea de patria a los mexicanos, al menos desde la promulgación de la Constitución del 17, necesita reconstruirse por sus pasos contados, en un movimiento continuo de regeneración nacional, que no puede frenarse por consideraciones históricas ni por acuerdos políticos.

Así como las autoridades tailandesas se empeñaron en encontrar a los mejores buzos para sacar a los niños y su entrenador de manera escalonada y uno por uno, AMLO conforma a su equipo de gobierno con las que él considera las mejores opciones para insertarnos, a todos los mexicanos, en un movimiento de regeneración que modifique nuestra actitud personal y la relación que precariamente se sostiene entre gobierno y gobernados.

53 por ciento de los votos exigieron el cambio. La mayoría simple en el Congreso de la Unión, también; las necesidades de justicia y la urgencia de acabar con las balas y la corrupción, así lo reclaman, pero ¡cuidado! El embeleso por el éxito puede cegar. Estamos ciertos de que las reformas no se dan por ensalmo, no ocurren milagros en política, pero es necesario iniciarlas.

“La sociedad se ha convertido principalmente en un circo en el que las personas tratan de ganar y mantener poder político mediante consignas y estrategias de imagen pública”, nos avisa Rob Riemen. Escuchemos, porque el movimiento se demuestra andando.

Si te INQUIETA, compártelo con todos tus contactos
Advertisements
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: El tigre quedó suelto

 Gregorio Ortega Molina 16 de julio de 2018 – 00:12 CE


*AMLO no puede detenerse ni contenerse. Aseguró no estar interesado en el cargo, porque es un líder social y el nombre de su organización política así lo indica: Movimiento de Regeneración Nacional. Si se detiene, la primera víctima de ese tigre suelto será él, porque como me repetía mi abuela Cleofás: “mi’jito, el movimiento se demuestra andando”

Azorado estoy del rumor que corre en columnas políticas, redes sociales, de boca a oído: el elector mexicano no ha sido manumitido en la capacidad de expresar por él mismo su voluntad en las urnas, y gracias a la genial conspiración de Carlos Salinas de Gortari y EPN, le fue impuesta la necesidad de llevar al poder a AMLO.

Empeñarse en inducir ese mito es grave, porque evita que los gobernados y los que dicen mangonear vean con claridad que el tigre está despierto, al acecho, con los ojos amarillos apenas cubiertos por los párpados, los músculos de los cuartos traseros tensos, dispuestos a impulsarlo sobre su presa.

AMLO lo intuye pero no adquiere la certeza por permanecer embelesado en su triunfo, de allí que aproveche la prórroga política y cívica que la regala el electorado que lo condujo a la silla del águila, para continuar hablando de lo que carece la seguridad de llevar a buen término. En un momento el enredo de tanta oferta ha de llegar a su fin, para que la justicia que se anhela tome el lugar de las promesas regaladas con anuncio de su incumplimiento incluido.

¿Comisiones de la verdad para aclarar tanto grave crimen? ¿Paz sin balas? ¿Refinerías remodeladas y actualizadas tecnológicamente, y dos nuevas? ¿Comisión para estudiar la amnistía?

     Mientras no le tercien la banda presidencial sobre el pecho, la palabra del candidato triunfante está lejos de adquirir el nivel de compromiso, muy lejos también de ser una orden, y más distante aún de ser el principio del cambio que se anhela. El asunto adquiere tintes bíblicos; en una paráfrasis puede afirmarse: el electorado, la pejefilia, no viven sólo de las promesas ofertadas por AMLO, porque saben que han de dar cumplimiento a algunas de las dadas como prontas realidades durante la campaña, para legitimarse y adquirir tiempo.

Los agravios infligidos a la población son graves, la corrupción y la impunidad rompieron todo límite, las muertes, desapariciones, secuestros y víctimas de trata y múltiples abusos desde el poder, no deben ya incrementarse, a riesgo de que el tigre, despertado durante el último 1° de julio, deje de estar al acecho para pasar a la acción.

AMLO no puede detenerse ni contenerse. Aseguró no estar interesado en el cargo, porque es un líder social y el nombre de su organización política así lo indica: Movimiento de Regeneración Nacional. Si se detiene, la primera víctima de ese tigre suelto será él, porque como me repetía mi abuela Cleofás: “mi’jito, el movimiento se demuestra andando”, lo que me lleva al final del chiste sobre la resurrección de Lázaro: “y andó”.

¡Cuidado! Los mexicanos dejaron de ser menores de edad. Lo demuestran las organizaciones comunitarias y vecinales, las no gubernamentales; la manera en que actúa y se mueve la delincuencia organizada, y el “modito” en que AMLO llegó al poder. ¿Conspiración? No, una avasallante realidad que despertó al tigre, a ver cómo lo contienen.

Que mi apreciación puede estar totalmente equivocada, es cierto, pero allí está la muestra del perfil socio-económico de los electores que le dieron el triunfo. Jóvenes, universitarios, profesionistas que anhelan que su futuro sea otro que el prefigurado por el neoliberalismo y la globalización.

Si te INQUIETA, compártelo con todos tus contactos
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Orden interno para gobernar

 Gregorio Ortega Molina 13 de julio de 2018 – 00:12 CE


*Los propósitos y buenos deseos del nuevo gobierno van a velocidad de crucero, pero permanecen asuntos pendientes que es necesario cerrar, para no dejar expedientes abiertos y, así, dar el primer paso en el camino del desengaño

Quienes gobernaron desde el 1° de diciembre de 1982, los barones del dinero y los propietarios de la delincuencia organizada, desordenaron las instituciones de la República y disminuyeron, con intenciones entreguistas, el tamaño y el poder del Estado. No lo es fallido, pero sí disminuido, muy disminuido.

Si este nuevo gobierno que encabezará AMLO logra poner orden, santo y bueno. Los dichos populares tienen mucho de sabiduría: “a río revuelto ganancia de pescadores”. El desorden propiciado en las instituciones favoreció la corrupción y habilitó las terribles consecuencias de la impunidad. Debido a los corrimientos del poder, resulta que ahora hay demasiados generales que buscan mermar para sus tropas, lo mismo empresarias que obreras, delincuenciales que burocráticas. Todos quieren meter mano al cajón de los recursos fiscales, a los moches, a las condonaciones impositivas, a los descuentos, al pago de la venta de los jirones de patria que todavía son propiedad del Estado, de los mexicanos.

AMLO se sentará en la silla del águila e intentará gobernar en una República cuyas instituciones están deshilvanadas, pero parece estar decidido a poner orden, aunque su titubeante actitud desde el 1° de julio por la noche me suscita inquietudes. Una persona llamada a decidir sobre el destino de 120 millones de ciudadanos no tiene derecho a dudar. ¿Seguridad personal sí o no? Me resulta una minucia para distraernos de lo fundamental. ¿Cárcel a los corruptos, sí o no?

La nota informativa del 4 de julio último motiva mi optimismo: “En una reunión de cuatro horas con los integrantes de su equipo, López Obrador explicó que se definieron 35 prioridades, entre éstas una central: lograr la pacificación del país.

“Los gabinetes son: gobierno, relaciones exteriores y seguridad; hacienda y desarrollo económico; desarrollo social; y comunicaciones, obras públicas y energía; estos cuatro grupos, con los colaboradores que ya ha anunciado, se van a hacer cargo de la elaboración de los proyectos de gobierno”.

Allí se manifiesta una voluntad de, primero, poner orden, para después ejercer el oficio de gobernar, pues de lo contrario las muchas manos continuarán entorpeciendo el destino de la República y facilitando las traiciones a la patria. Días después habló de la modernización de las refinerías existentes y la construcción de dos más, y nadie chistó, lo que desmiente la torpe mentira que facilitó el desmantelamiento de Pemex.

Los propósitos y buenos deseos del nuevo gobierno van a velocidad de crucero, pero permanecen asuntos pendientes que es necesario cerrar, para no dejar expedientes abiertos y, así, dar el primer paso en el camino del desengaño: sin amnistía para los delincuentes, pero tampoco puede concedérsele a los corruptos, a los que hay que someter a las exigencias de la justicia por encima de la ley.

     Alienta también la presencia de Olga Sánchez Cordero, tal como me lo hizo saber su ex colega Genaro David Góngora Pimentel cuando le pregunté su opinión sobre ella.
Si te INQUIETA, compártelo con todos tus contactos
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: ¿Con o sin EMP?

 Gregorio Ortega Molina 12 de julio de 2018 – 00:12 CE


*Como candidato triunfante todavía puede darse el lujo de titubear, de dudar, de caminar a pasos contados e inseguros; en cuanto sea publicado el bando que lo convierte en Presidente Electo adquiere la obligación de conducirse con certeza, aunque sea el primero en darse cuenta que el poder con el cual soñó durante 18 años, o más, no es el que conoció por referencias y el que deseaba ejercer

De la noche a la mañana AMLO dejó de ser un corredor de fondo para transformarse, de inmediato, en oficiante del poder que ha de tomar decisiones rápidas, mejor si son certeras, pero tiene derecho a equivocarse en la acción, y tiene prohibido permanecer en la omisión.

Titubea, desconoce el alcance del poder presidencial, porque precisamente éste fue cuestionado en la elección. El presidencialismo y la suma de poderes metaconstitucionales que le añadieron dejaron de ser la esencia de la autoridad ética y moral de la República. Al desestructurarlo con el adelgazamiento del Estado lo redujeron, lo minimizaron, lo desautorizaron frente a un grupo selecto de representantes de los poderes fácticos y ante el desencanto de los gobernados, ya no digamos ante las pretensiones del Imperio.

El candidato triunfante debiera gravarse en la memoria la frase de Max Demian sacada del caletre de Hermann Hesse: “El que quiere nacer tiene que destruir un mundo”, lo que no necesariamente es una convocatoria a mandar al diablo a las instituciones, sino la necesidad de que debe tener presente lo necesaria que es la reforma del Estado para hacer viable un movimiento de regeneración nacional capaz de sustituir al viejo régimen, sin las complicaciones ni las complicidades resultantes del Pacto de la Moncloa -la sombra de Francisco Franco se extiende más allá de El Valle de los Caídos y del Pazo de Meirás- ni la terquedad de la restauración, que en Alemania sólo condujo al establecimiento del Nacional Socialismo.

     Tiene la obligación, con él mismo, de romper con el pasado y con su propio pasado priista, pero también tiene el deber de preservar su seguridad. Coincido con su deseo de no quedar en manos del Estado Mayor Presidencial tal y como ahora funciona esa institución militar, pero debe reformarla para preservarla y garantizar su gestión como Presidente Constitucional.

Quien haya vivido en el entorno de la cotidianidad del presidente de México y su familia, sabe que el EMP pervirtió su función, porque de entre ellos mismos hay un selecto grupo de oficiales que entra hasta la más íntima de las intimidades de los habitantes de Los Pinos y, además conocen, por necesidad del servicio, la manera en que se cuecen y toman las decisiones que afectan la vida de uno, varios, cientos o miles o millones de mexicanos. La privacidad entre los poderosos no existe, está en manos de sus servicios de seguridad “personal”.

     Como candidato triunfante todavía puede darse el lujo de titubear, de dudar, de caminar a pasos contados e inseguros; en cuanto sea publicado el bando que lo convierte en Presidente Electo adquiere la obligación de conducirse con certeza, aunque sea el primero en darse cuenta que el poder con el cual soñó durante 18 años, o más, no es el que conoció por referencias y el que deseaba ejercer, porque los mexicanos somos distintos, y las instituciones han de adecuarse a la nueva realidad.
Si te INQUIETA, compártelo con todos tus contactos
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Olga Sánchez Cordero

 Gregorio Ortega Molina 11 de julio de 2018 – 00:12 CE


*Los mexicanos vivimos en un continuo descontento. La dignidad está al borde del precipicio o dejó de existir. La violencia modificó conductas y referentes éticos y morales; las desapariciones y las fosas clandestinas implosionaron la confianza en las instituciones de procuración y administración de justicia

A Genaro David Góngora Pimentel, cuya opinión propició este texto

El hecho de que en la próxima legislatura haya quedado establecida una casi paridad de género, es indicativo de cómo el oficio del poder empieza a modificarse. También es buena señal el que nombres de diversas mujeres se mencionen para integrar el gabinete presidencial, entre ellas Olga Sánchez Cordero. En cuanto al Poder Judicial, bueno, esconden los pantalones debajo de la toga. Su misoginia es casi absoluta.

Escriben en las columnas políticas que la señora y abogada Sánchez Cordero será la secretaria encargada del despacho de la gobernabilidad, lo que no debe azorar ni alertar a los misóginos. En diversas naciones han sido y son mujeres las responsables de la defensa nacional, lo que no es ni más ni menos difícil que hacerse responsable de asegurar la paz interna, la seguridad nacional, la gobernanza, aunque para ello se requieran virtudes y actitudes que modifican el estado anímico y la conciencia de quienes ejercen esa responsabilidad, precisamente por la toma de decisiones.

Para operar en los entresijos del poder real, que lo es el de la gobernabilidad, las mujeres conocen mejor el secreto de saber esperar y tener paciencia para asegurarse el éxito. A fin de cuentas eso es lo que ejemplifica el manto que Penélope teje y desteje para controlar las ansias de sus pretendientes a su tálamo, pero sobre todo al trono de su marido que tarda en regresar. La astucia por encima de la fuerza.

     Los mexicanos vivimos, desde hace varios sexenios, en un continuo descontento. La dignidad está al borde del precipicio o dejó de existir. La violencia modificó conductas y referentes éticos y morales; las desapariciones y las fosas clandestinas implosionaron la confianza en las instituciones de procuración y administración de justicia, mientras reaparece la necedad de reconstruir el presidencialismo conceptuado y edificado por Plutarco Elías Calles, después perfeccionado por Lázaro Cárdenas del Río. Es en este contexto que la inteligencia y la mano de una mujer puede recomponer, sin mucho perjuicio a los derechos humanos, esa gobernabilidad perdida.

Escribe Stefan Zweig, para María Estuardo, que “la razón y la política raras veces transitan por el mismo camino: quizá el dramatismo de la Historia Universal surja siempre de las posibilidades desperdiciadas”; esto es precisamente lo que AMLO no puede permitirse, prestar oído a los misóginos y recalcitrantes partidarios del viejo régimen, y hacer a un lado la oportunidad de que sea con la participación de las mujeres como se reinicie el reordenamiento de la República y sus instituciones, pues con sólo eso: poner orden, es como transitaría a su nicho en la historia.

Si efectivamente se hace realidad el nombramiento de Olga Sánchez Cordero como secretaria de la gobernación, de la gobernabilidad, de la seguridad nacional, de la paz interna, se dará un paso hacia la transformación interna de la ética y la moral del oficio del poder, que es por donde se inicia el combate a la corrupción. Sin embargo, todo puede torcerse en el camino.

Si te INQUIETA, compártelo con todos tus contactos
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: ¿Reingeniería constitucional o reforma del Estado?

  Gregorio Ortega Molina 10 de julio de 2018 – 00:12 CE


*¿Regenerar la vida de las instituciones de la República a través de la reforma completa del Estado, o flotar en la reingeniería constitucional para dar nuevo aliento a un presidencialismo que, en mi opinión, permanecerá en terapia intensiva, porque no puede ya responder a las exigencias de 120 millones de gobernados y a los proyectos de la globalización, a un mismo tiempo?

¿Es el presidencialismo el modelo de gobierno adecuado para las actuales circunstancias de México en su gobernanza y en sus relaciones con la comunidad internacional? ¿Debe continuar como el país de un solo hombre? ¿Exige el carácter de los mexicanos un hombre fuerte en el poder?

José Ramón Cossío Díaz, ministro de la SCJN, ha dedicado sus últimos textos de El Universal a la reingeniería constitucional; hace años conversé del tema con Javier Moctezuma Barragán, recientemente con Diego Valadés, ambos coinciden con Cossío, pero Valadés va más allá en el aspecto de la gobernabilidad, es partidario de los gobiernos de coalición, lo que dada la composición del próximo Congreso se ve utópico.

Pero yo insisto: México está en la crisis en la que se encuentra, en buena medida gracias al modelo político, y por otra parte a la corruptibilidad de servidores públicos y empresarios corruptores: lo mismo peca el que mata a la vaca, que el que le detiene la pata.

    Coincido más con la propuesta, reiterada, de Porfirio Muñoz Ledo: la reforma del Estado. ¿Pueden las instituciones de la República blindarse a la corrupción y a su infiltración por parte de la delincuencia organizada? ¿Será que el único camino al debilitamiento del poder es a través de las mujeres y hombres obligados por un mandato constitucional poco observado o nada vinculante?

El dilema para AMLO es mayor, resolverlo confirmará su lugar en la historia, si acierta como líder de un gran movimiento de verdadera “regeneración” nacional, o si lo dejan en el camino, ¿para qué adjetivar? Demos tiempo, pero permanezcamos atentos, con los ojos y la razón bien abiertos.

Abrevo en la lectura para cerciorarme si las inquietudes que me motivan son acertadas o equívocas. Stefan Zweig dejó anotado en su biografía de María Estuardo: “En política y en la vida, las medianías e insinceridades siempre causan más daños que las decisiones enérgicas y claras… Una persona que se ha comprometido con la política ya no se pertenece a sí misma, y ha de obedecer a leyes distintas de las sagradas de su naturaleza”.

El tema es el de mayor trascendencia para el gobierno que se acerca: ¿regenerar la vida de las instituciones de la República a través de la reforma completa del Estado, o flotar en la reingeniería constitucional para dar nuevo aliento a un presidencialismo que, en mi opinión, permanecerá en terapia intensiva, porque no puede ya responder a las exigencias de 120 millones de gobernados y a los proyectos de la globalización, a un mismo tiempo y precisamente en el mismo lugar: el territorio nacional con tres mil kilómetros de frontera con el Imperio.

     Pronto, muy pronto podremos atestiguar cuál es el rumbo elegido por AMLO, y así podremos prefigurar nuestro futuro.
Si te INQUIETA, compártelo con todos tus contactos
 
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Las finanzas y el nuevo poder

 Gregorio Ortega Molina 9 de julio de 2018 – 00:01


*El poder desnudo, inmarcesible, ¿puede ser modelado por los filósofos? ¿Un servidor público honrado es garantía de habilidades para un político avezado? El aura del despacho del Secretario de Hacienda es insuficiente si no reposa sobre la cabeza de una inteligencia a la que respeten, pero también teman

En cuanto se anuncia el triunfo la narrativa cambia, la actitud se modifica y la responsabilidad puede convertirse en acicate para tomar acertadamente las decisiones, o en peso muerto, porque la ficción quedó de lado y aparece la verdadera naturaleza del poder con el que AMLO ha de negociar, distinta a la que domó cuando fue Jefe de Gobierno.

El poder desnudo, inmarcesible, ¿puede ser modelado por los filósofos? Mis lecturas no lo aconsejan, como tampoco recomendarían que de ese poder que ha de reformarse se encarguen los académicos. ¿Un servidor público honrado es garantía de habilidades para un político avezado?  El aura del despacho del Secretario de Hacienda es insuficiente si no reposa sobre la cabeza de una inteligencia a la que respeten, pero también teman.

Lo declarado por Carlos Urzúa muestra que AMLO habló parcialmente con la verdad, es él quien va a soltar al tigre, porque reformar el sistema de pensiones, crear un consejo fiscal apartidista, mantener un superávit primario en las Finanzas Públicas y respetar la autonomía del Banco de México, afectan directamente al conglomerado que sobre sus hombros lo llevó a la Presidencia Constitucional de México. Me pregunto, de inmediato, si esa reforma que incidirá en el futuro de las aspiraciones jubilatorias de los mexicanos de medio pelo, incluye la desaparición de las pensiones a los expresidentes, o aquí abre ya un boquete a su credibilidad.

     No puede decirse que el señor Urzúa sea un advenedizose desempeñó ya como secretario de Finanzas del Gobierno de la Ciudad de México; sabe a la perfección lo que trae entre manos: “el próximo gobierno respetará el mecanismo del tipo de cambio flexible, y se analizarán las reformas como la energética, con el fin de evaluar su funcionamiento y viabilidad; en este sentido, agregó que también se revisará la existencia de costos excesivos dentro de Petróleos Mexicanos (Pemex), incluyendo la operación de su sindicato, inversiones, gastos laborales y operativos”.

Informó que el próximo gobierno buscará una mayor transparencia en el manejo de las autoridades fiscales y regulatorias, se buscarán acuerdos con todos los partidos políticos, se mantendrán las finanzas públicas sanas y se creará una oficina de Presupuesto en el Congreso.

Nada escuché de la disciplina en el SAT, de la manera en que deben suprimirse las condonaciones fiscales, las exenciones y la suspensión de adeudos, a menos de que se hagan con absoluta transparencia y se informe de cantidades y razones por las cuales así se decidió.

No imagino a don Carlos Urzúa en un tú a tú con su tocayo Slim o Hank González, ahora Director General del grupo financiero mexicano más importante; tampoco me lo imagino queriendo llamar al orden a Antonio del Valle, ya no digamos a Ricardo Salinas Pliego, o al grupo de CMN o CCE.

     Poner orden fiscal inicia con un verdadero, transparente y efectivo combate a la corrupción, y sólo hay una manera de hacerlo. ¿Podrán? ¿Se dejarán?
Si te INQUIETA, compártelo con todos tus contactos
Posted in Uncategorized | Leave a comment