La Costumbre del Poder: AMLO año 1 V/V

 Gregorio Ortega Molina 29 de noviembre de 2019 – 00:13
El futuro se aleja todos los días de este ominoso presente, en que el Estado cedió su autoridad política y moral a la delincuencia organizada: la de cuello blanco, y la armada hasta los dientes
image.png

 

 

¿Debemos, los mexicanos todos, ser solidarios con el presidente de la República, visto el resultado de su desempeño? ¿Hemos de afianzar su popularidad sobre la espalda de nuestro futuro?

El cambio de régimen es una exigencia. Deben escuchar el clamor producido por la inseguridad, la corrupción, la ausencia casi total de justicia, pues ésta tiene un precio, y en los tribunales te va conforme al abogado que puedes pagar. Debemos presionar para que el actual gobierno perciba el error en que desea hacernos vivir. No hay espacio para el regreso a la presidencia imperial.

La explicación es sencilla. Desde el 5 de febrero de 1917, ningún gobierno se ha mostrado capaz de cumplir con su mandato constitucional, e inmediatamente después de promulgada nuestra ley de vida como República, se aprestaron a conculcarla. Quizá sólo Plutarco Elías Calles y Lázaro Cárdenas del Río estuvieron dispuestos a empeñarse en ese sentido, pero no lo lograron. Fueron dos gobernantes antitéticos, pero también dos genios creativos para dotar de poderes metaconstitucionales a la institución presidencial.

Aquí reside el núcleo del verdadero problema. La Constitución de la República -resumen de legítimas aspiraciones para edificar el proyecto de nación- siempre quedó grande a la capacidad política de quienes dirigieron y dirigen al país. No la observaron ni la observan, pero tampoco se atreven a cambiar el modelo político para, así, dar satisfacción a un modelo de desarrollo que elimine tanta disparidad social y económica y elimine, en lo posible, esta violencia que, incluso, impide pensar en la mejor manera de vivir el presente, para edificar un futuro.

Al PRI, que fue depositario del proyecto de la Revolución, lo desestructuraron y desaparecieron por consigna -o de Estados Unidos o de los organismos financieros internacionales-, si efectivamente deseaban incorporar al país a la globalización, pero también a una interdependencia perversa, cuyos efectos ahora se perciben.

Olvidaron que los hijos políticos del PRI migraron a la oposición, por lo cual confían que en Morena están las inteligencias que conducirán al cambio de régimen, pero suponen mal, porque temen ir hacia la reforma del Estado, y sin ésta no habrá 4T, mucho menos podrán cerrarse las carpetas de investigación de los corruptos, ni las de la delincuencia organizada.

El futuro se aleja todos los días de este ominoso presente, en que el Estado cedió su autoridad política y moral a la delincuencia organizada: la de cuello blanco, y la armada hasta los dientes.

El balance histórico mostrará las consecuencias de la falta de previsión y la ausencia de prevención. Crean un país cuyos hijos pueden quedar enfermos. Todavía no hay la vacuna triple viral. Es la vertiente moral de la 4T.

 

Mensaje: ¿Cómo comprender lo que vivimos? Con lectura, reposo y reflexión. Este escribidor regresa el lunes 6 de enero de 2020. Felices fiestas de 2019, si se los permite este sorpresivo gobierno.

 

 

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La Costumbre del Poder: AMLO año 1 IV/V

 Gregorio Ortega Molina 28 de noviembre de 2019 – 00:13
Lo más difícil de ser presidente de México, es aprender a decir no al gobierno de Estados Unidos. Ahora lo olvidaron, y no les veo deseos de aprenderlo
Imagen integrada

Imposible continuar como un gobierno de carpetas de investigación abiertas, porque así sólo favorecen a la delincuencia organizada. Hemos de incluir en esta definición a los corruptos y pillos de cuello blanco, porque comparten lo que se llevan y los montos de sus abusos afectan directamente al orden que se necesita para, al menos, disminuir la violencia. ¿Cómo determinar el cuánto y el cómo de los que filtran la información de los operativos?

Las últimas semanas han sido definitivas para mostrarnos quiénes están al mando de la seguridad-inseguridad en el territorio nacional. Ya durante 2001 y en una comida convocada por Alejandro Gertz Manero a periodistas de TVAzteca, el entonces responsable de combatir a los narcos confió que había, y seguramente hay, áreas del territorio nacional donde la autoridad legítima no es reconocida. Fue discreto, no dio ubicación ni extensiones.

Hemos de llegar a la conclusión de que lo ocurrido con Ovidio, lo anteriormente sucedido en Aguililla o en Iguala, o lo sucedido con los LeBaron y lo que nos quita el sueño cotidianamente, dejó de ser responsabilidad del pasado, para convertirse en tarea del presente iniciado el 1° de diciembre de 2018. Imposible eludir el mandato constitucional en la materia. Economía, corrupción y violencia son llagas abiertas que no tienen pronta ni fácil sanación, mientras no se decidan a proceder como deben hacerlo.

Sin reforma del Estado para modificar el modelo político de gobierno, el impasse de la 4T, su definición y puesta en marcha, sólo permanecerá en la mente de quienes concibieron el término, sin todavía desarrollarlo. Han ubicado a los mexicanos en un río al que le secaron el caudal.

En este contexto se han mostrado más salinistas que Carlos Salinas de Gortari, pues a fin de cuentas muchos de los que hoy mandan, hicieron su escoleta en el ejercicio del poder entre 1988 y 1994. Los argumentos esgrimidos para exculparse de su responsabilidad son idénticos al -por ejemplo- usado para explicar la confusión en el asesinato de Juan Jesús Posadas Ocampo, o la sevicia ejercida con el clan LeBaron, pues nada importa que las armas provengan de Estados Unidos. Llegan a nuestro territorio debido a la corrupción de autoridades mexicanas.

Gastón García Cantú, quien fue uno de los asesores de Adolfo López Mateos, confió durante uno de los desayunos en casa de Enrique Mendoza Morales, que lo más difícil de ser presidente de México, es aprender a decir no al gobierno de Estados Unidos. Ahora lo olvidaron, y no les veo deseos de aprenderlo.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La Costumbre del Poder: AMLO año 1 III/V

Gregorio Ortega Molina 27 de noviembre de 2019 – 00:13
Infiltrarlos, como ellos infiltraron a las instituciones, y completar el esquema con la reforma del Estado, para contar con un gabinete de seguridad en la sombra, que no tema cumplir con la ley y el mandato constitucional para restablecer el orden
Imagen integrada

 

Negar que México ha avanzado en muchos aspectos, y sus gobiernos han contribuido a iniciar la solución de problemas ancestrales, sería tonto, como también lo es insistir en restaurar el presidencialismo imperial como instrumento político para esforzarse en enderezar el árbol. El proyecto de la Revolución se enchuecó desde el principio.

Los derechos consagrados en la Constitución nunca se han visto satisfechos. El problema educativo se desdobla y complica, en la medida en que crece el índice poblacional y los recursos se desvían o se dispone de ellos como de privanza exclusiva, propia. Es cierto, es la corrupción.

En ese documento también está el derecho a la alimentación y a la salud. En esta patria todavía no se muere de hambre, pero se cae enfermo por desnutrición. La culpa no es del pasado reciente y remoto, es de los mexicanos todos, que se niegan a comprometerse con su presente. Lo entienden, pero no lo arreglan.

Hace mucho nos negamos, como nación, a vivir el presente. Les compramos a nuestros gobernantes el ensueño de un futuro siempre inalcanzable. Nos quedamos en los linderos del Primer Mundo, como hoy estamos en el umbral de una 4T que carece de puertas, ventanas y paredes. Combatir la corrupción con expedientes abiertos, pero sin culpas demostradas y sanciones aplicadas, equivale a declarar la guerra al narco, o peor.

Tanto posponer lo inevitable, ha conducido a los gobiernos al más negro de los mundos. A la institución presidencial, al modelo político lo desestructuraron, lo convirtieron en un holograma de lo que fue, de ahí que hoy se conculque más el mandato constitucional que en el pasado inmediato; de ahí que los jóvenes busquen refugio económico y sucedáneo de seguridad, en las ofertas de empleo de los barones de la droga. La consecuencia es una violencia cruenta, perversa, debido a que el Estado y los gobiernos que la administran abdicaron del mandato constitucional y del poder legal, al menos desde 1982, cuando se decidió poner a remate la fuerza económica del Estado y del poder. Los empresarios no aprendieron a administrarlo, por temor a ensuciarse las manos.

La delincuencia organizada, a querer o no, es un poder fáctico real que no se puede combatir con estrategia financiera ni por conductos normales. Es un Estado dentro del Estado, con más cabezas que la hidra y dientes más fuertes y afilados que los de Cerbero.

La manera es infiltrarlos, como ellos infiltraron a las instituciones, y completar el esquema con la reforma del Estado, para contar con un gabinete de seguridad en la sombra, que no tema cumplir la ley ni el mandato constitucional para restablecer el orden.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La Costumbre del Poder: AMLO año 1 II/V

 Gregorio Ortega Molina 26 de noviembre de 2019 – 00:13
Esconder las cifras equivale a la magia mañanera de ocultar la realidad. La recesión no está en el gabinete económico, sí en los hogares
Imagen integrada

 

Los analistas nacionales y extranjeros nunca dudaron de que el tema económico estallaría antes que el de la inseguridad. ¿Se equivocaron? No… la economía se sostiene en el engaño y la restricción, en la pretensión de moralizar el gasto público. En la palabra reside la habilidad de AMLO para gobernar. La que se dice… también la que se calla.

En estricto sentido crecimiento cero no es recesión. Pero los estragos no están en las políticas públicas, en el gasto programado. Anida en los monederos de las amas de casa. El poder adquisitivo de cien pesos es muy distinto al que tuvieron en diciembre de 2018 y al que tienen hoy.

La inflación está controlada, lo mismo que la posibilidad de un sobregiro. Lo que protege del desastre nacional no es el ahorro, que no existió y no hay. Es el subejercicio presupuestal. El costo social de esa política está por verse, documentarse y estudiarse. Si no hay vacunas, habrá enfermedades y muerte. Si el desempleo campea, es muy posible que las agrupaciones de sicarios y halcones se vean distinguidas con nuevos miembros.

Las calificadoras han retardado su opinión sobre la política nacional, pero es seguro que en enero habrán de decir algo sobre el comportamiento de la economía como resultado de la instrumentación de control de la 4T durante el ejercicio del PEF 2020, después de los descalabros en el rescate de Pemex y del retardado anuncio de la inversión pública. Ahí están los números de las industrias automotriz, del acero, de la construcción… de las que crean empleo y no lo hicieron durante 2019.

La realidad es que estamos inmersos en el síndrome del cuadro chueco. AMLO, responsable de todo lo que aquí ocurre, para poner orden en la casa, supone que ese cuadro, precisamente ese, debe presentarse chueco, por estética y por su comprensión del mundo. Nadie lo va a enderezar, porque tiene prohibido el uso de dos términos en su política económica: recesión y sobregiro, como en los mejores tiempos del neoliberalismo, aunque el presidente de México se muestre asqueado de ese proyecto de desarrollo.

Es momento de preguntarnos qué tanto va a incidir el crecimiento cero, o la recesión, en la inseguridad; qué tanto las políticas restrictivas y el subejercicio en la posibilidad de favorecer que haya más delincuencia, porque no encuentren otra manera de llevar pan a la mesa de sus hogares, dinero a los monederos de sus mujeres, o de los abuelos que quedan al cargo de los hijos, mientras los padres salen a rifársela.

Esconder las cifras equivale a la magia mañanera de ocultar la realidad. La recesión no está en el gabinete económico, sí en los hogares.

Lo que estamos viviendo y se agudizará, “es la consecuencia de un clima social (y político) que instiga a la gente a acosar y a demonizar a los que la narrativa de la 4T ha convertido en diferentes, cuando todos somos mexicanos”. Así las cosas

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La Costumbre del Poder: AMLO año 1 I/V

 Gregorio Ortega Molina 25 de noviembre de 2019 – 00:13
  • *El país está intervenido. El representante del Imperio lo mismo es responsable de las políticas migratorias que de las de seguridad, desde la Secretaría de Relaciones Exteriores. Marcelo Ebrard es ajonjolí de todos los moles y la cabeza del proconsulado

 

  • Imagen integrada
     
  • Lo que hoy sucede en México no permite comparaciones con el pasado inmediato, mucho menos con el remoto. Se supone que transitamos por el angosto sendero de un cambio de régimen, de una regeneración nacional, cuyo único resultado es el debilitamiento de las instituciones, la pudrición del Estado. Allí está el hedor que sale ya de la nueva CNDH.

    Tal como lo señalé hace unas semanas en relación a la reforma del Poder Judicial de la Federación, los pagos a plazos sólo generan contratiempos y obligan a compromisos que los responsables de gobernar hubieran deseado no adquirir. Lo que debió iniciarse es la reforma del Estado, total y completa, porque el modelo político es un lastre para la gobernanza. La institución presidencial es un florero que estorba.

    Estamos a tiro de piedra del 1° de diciembre. Ya no debe sostenerse un gobierno que basa su aceptación y credibilidad en culpar al pasado. Vivimos el presente. Allí están los números. Las estadísticas arrojarán resultados históricos cuando el actual gobierno haya concluido. Querer anticipar el futuro equivale a apostar ciego en un juego de póker cerrado.

    AMLO y su gabinete son los responsables absolutos de lo que ocurre en México desde el 1° de diciembre de 2018. Las ofertas políticas fueron puntuales y precisas: disminución de la violencia y reordenamiento de la seguridad pública; liquidación del proyecto económico neoliberal, para construir una nación humana con economía moral, en la que los pobres serán los primeros; combate a la corrupción, con transparencia absoluta en la adquisición de bienes y servicios para los programas de gobierno; mejora salarial; respeto a los derechos humanos; políticas migratorias de bienvenida; reforma educativa; recuperación del petróleo…

    Y, tras la insistencia del rumor sobre su reelección, la promesa firmada de observar el mandato constitucional en ese punto, aunque “pervive” la sensación de que, con paciencia y complicidades, construye su 18 Brumario con la modificación del tiempo del gobierno para el cual fue electo. Jaime Bonilla se prestó a ese juego perverso, alguna recompensa habrá de recibir, o sólo una palmadita en la espalda, como se premia a todo traidor.

    Lo que tenemos la obligación de observar con detenimiento, es el presente. Es preciso dar la espalda al pasado, es prudente alejarse de la tentación de visitar Delfos y su oráculo. Lo de hoy nos indica que, como nunca antes, el país está intervenido en las decisiones gubernamentales, el representante del Imperio lo mismo es responsable de las políticas migratorias que de las de seguridad, desde la Secretaría de Relaciones Exteriores. Marcelo Ebrard es ajonjolí de todos los moles, actúa como cabeza del proconsulado.

    La analogía con Donald Trump es inevitable. Está descrita en el libro final de Millenium, la transcribo para ustedes:

    Killing the world with lies.

    Giving the leaders

    The power to paralyze

    Feeding the murderers with hate

    Amputate, devastate, congratulate

    But never, never

    Apologize

    Lo malo es que todo lo han trastocado, han hecho una apología de un cambio inexistente, que me recuerda a los salta pa’trás.

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La Costumbre del Poder: Qué pensó Durazo el 30 de agosto

Gregorio Ortega Molina 22 de noviembre de 2019 – 00:13
Todo indica que el secretario de Seguridad Ciudadana sabe de qué se trata. ¿Por qué, entonces, se tropezó con el 17 de octubre? Hay demasiadas preguntas sin respuestas, y ni siquiera el Coronel Verde las conoce
Imagen integrada

 

Una raya más, o menos, en la piel del tigre, no modifica su condición ni naturaleza. Lo mismo ocurre con el ser humano, los cargos políticos no los transforman, sólo alumbran, con mayor o menor nitidez, los defectos y virtudes que contribuyeron a encumbrarlos.

Repasemos una selección de las palabras de lo dicho por Alfonso Durazo Montaño en agosto, un par de meses antes del suceso de Culiacán, durante el segundo día de trabajos de la III Reunión Plenaria del Grupo Parlamentario de Morena de la LXIV Legislatura.

“Un saludo para todos, agradezco la presencia de ustedes y la compañía de mi equipo de trabajo, por supuesto de mi general Rodríguez Bucio, comandante de la Guardia Nacional. Me la puso muy difícil aquí, nuestro senador Ricardo Monreal, me limita a 15, 20 minutos, cuando sabe que la brevedad no se me da ni en las renuncias.

“… quisiera centrarme en este caso, en lo que serían las prioridades en el ámbito de la seguridad; entendiendo que sólo el Presidente de la República tiene la mejor visión de conjunto. Consecuentemente, las prioridades legislativas del Gobierno, son las que se definen sobre la base de esa visión.

“Por ello, la genialidad de la propuesta del Presidente de la República, de crear la Guardia Nacional, es que se integra con recursos del Ejército, de la Marina y de la Policía Federal, más un poco de recurso fresco; que este año alcanza 20 mil millones de pesos. Y cada año, nuestra propuesta es que se le agreguen 20 mil millones adicionales de recurso fresco, para estar en posibilidades de contar con una Guardia Nacional de 150 mil elementos en 2021.

“Les digo a ustedes, no vamos a dedicarnos a administrar la inseguridad; no vamos a dedicarnos tampoco a administrar la endeble seguridad que tenemos. Aspiramos a construir, con el respaldo de ustedes, todos los instrumentos que requiere el Estado Mexicano para optimizar la eficacia de sus recursos en materia de seguridad.

“Primeramente, es imprescindible ampliar el catálogo de delitos que requieren prisión preventiva oficiosa; se modificó el artículo correspondiente, pero quedaron fuera la extorsión y el robo a autotransportes.

“Proponemos homologar los tipos penales a nivel nacional.  Un Código Penal único, con espacio suficiente para que los estados legislen en aquellos temas que, en virtud de su cultura, características regionales, o bien de la complejidad filosófica, médica, de todo tipo, sea muy complejo construir un consenso.

“Tenemos que regular la compra de las tarjetas prepago. Hay 77 millones de tarjetas prepago en el país. Es elemental que sepamos quién compra, no le pedimos nada especial. Extorsión y secuestro, todo absolutamente se opera por esas vías y también desde los penales.

“Y, finalmente, tenemos que fortalecer las capacidades del Órgano Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social, para facilitar el proceso de toma de control del gobierno de los penales. La mitad de ellos en manos hoy del crimen organizado”.

“Facultar al Congreso para emitir el Código Penal Nacional. Fíjense ustedes, una pequeña modificación al intocable artículo 115 constitucional, para establecer lineamientos generales en materia de licencias de establecimientos mercantiles y uso de suelo, y esta modificación sólo para marcar ciertos parámetros.

“Todo lo que han visto ustedes, estos actos de barbarie de altísimo impacto, han sucedido en los llamados establecimientos mercantiles que en realidad son antros, son giros negros. No tienen horarios, cada municipio hace lo que quiere con su normatividad, y tenemos que definir, en esta circunstancia, parámetros, como se hace en cualquier país del mundo”.

Todo indica que el secretario de Seguridad Ciudadana sabe de qué se trata. ¿Por qué, entonces, se tropezó con el 17 de octubre? Hay demasiadas preguntas sin respuestas, y ni siquiera el Coronel Verde las conoce.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La Costumbre del Poder: Dante nunca dejó al PRI

 Gregorio Ortega Molina 21 de noviembre de 2019 – 00:13
El senador Dante Delgado abrevó en la liturgia y oratoria de Luis Echeverría Álvarez; es así que nos damos cuenta de la genial impostura de los políticos que cambian de partido, se cobijan con otra ideología y se convierten en oposición, para siempre ser fieles a ellos mismos

Imagen integrada

El proyecto nacional instrumentado al triunfo de la Revolución parece estar muerto, pero no sus acólitos ni cancerberos. Éstos se ocultaron en otras siglas, otras ideologías, desde las cuales cultivan la nostalgia y añoran el poder real, el de la época dorada del PRI.

Lectores, si estamos atentos al lenguaje de los políticos, a la fraseología de su discurso, a las palabras que, una y otra vez, regresan para hacerse presentes como propuestas lógicas, descubriremos que los políticos son siempre ellos mismos y nunca cambian. Se mimetizan y adiestran en la genial impostura de parecer otros, para siempre ser idénticos.

Así se detecta de la lectura de una nota informativa del Senado de la República, que comparto para regocijo de los legisladores y los integrantes del gabinete.

“Durante la discusión en el Senado de la República de dos puntos de acuerdo, de urgente y obvia resolución, que proponían solicitar la comparecencia ante la Cámara Alta del Secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, el coordinador del grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, hizo un enérgico llamado a todas las fuerzas políticas, al gabinete de seguridad y al Presidente de la República, a construir un gran acuerdo nacional en materia de seguridad.

“El legislador manifestó que México nos requiere a todos, por lo que solicitó que la propuesta en lugar de un reclamo, se convierta en la oportunidad de construir.

“Dante Delgado aseguró que Movimiento Ciudadano no va a aprovechar un operativo fallido para denostar la todavía incipiente estrategia de seguridad. Las causas que han generado estas circunstancias son enormes, hay quienes han pensado que se resuelve a través de una guerra, hay quienes han pensado que solamente es cuestión de afectos, de abrazos, nosotros creemos que tiene que elaborarse una estrategia de seguridad.

“El senador recordó que en la reforma constitucional Movimiento Ciudadano logró que se incluyera el fortalecimiento de las policías municipales y estatales, pronosticando que no podía dejarse solamente en manos de la Guardia Nacional la seguridad del país.

“Movimiento Ciudadano desea aprovechar este punto de inflexión para llamar a la reflexión. Los problemas no se resuelven con buenas intenciones, se requieren claras acciones, las profundas transformaciones se hacen con acciones, no con declaraciones.

“Dante Delgado reiteró el llamado al Presidente de la República, para que convoque a todas las fuerzas de la sociedad, a presidentes municipales y a los gobernadores y fortalecer a sus policías, con el fin de establecer un verdadero compromiso, con estrategia, para recuperar la paz.

“Es necesario que haya suficiente visión de Estado para acometer un problema de esta naturaleza, pero seguir echándole la culpa al pasado, hablar de buenos y malos no nos lleva a ningún lado, México merece vivir en paz y esa paz la tenemos que garantizar todos con una estrategia eficaz”.

Quizá coincidan conmigo, lectores. El senador Dante Delgado abrevó en la liturgia y oratoria de Luis Echeverría Álvarez, y es así que nos damos cuenta de la genial impostura de los políticos que cambian de partido, se cobijan con otra ideología y se convierten en oposición, para siempre ser fieles a ellos mismos.

http://www.eldictamen.mx, http://www.almomento.mx,
http://www.analisisafondo.com, http://www.indicepolitico.com,
http://www.gregorioortega.blog y @OrtegaGregorio
Si te inquieta, compártelo

Posted in Uncategorized | Leave a comment