La Costumbre del Poder: Slim, totalmente Palacio

 Gregorio Ortega Molina 17 de septiembre de 2019 – 00:13
 
 
Me pregunto si el pragmático señor Slim ha considerado el factor fe para su diálogo con el poder, si tiene previsto que no va a conversar con un ser humano normal, sino con alguien que está seguro de haber encontrado la verdad, a pesar de haber perdido el silencio
 
Imagen integrada

“Coincidí con Carlos Trouyet en la antesala de Gustavo Díaz Ordaz. Después de saludarnos me preguntó: Emilio, ¿qué viene a hacer aquí? Le respondí que visitar al presidente de la República, conversar, obtener información, a lo que me respondió:

¡Pobre! Yo cada vez que visito al presidente de México hago negocios de millones de pesos”.

Lo anterior me lo narró Emilio Uranga, y lo traigo a colación por el regreso de Calos Slim al escenario político. Él, el señor Slim, irá a lo suyo, la lana; mientras tanto, todavía permanecen inciertos la intención y el proyecto de nación de la 4T, que a estas alturas coincide en muy poco con lo ofertado durante la campaña.

Es de aritmética elemental saber que, para redistribuir, lo que se requiere es tener más, crear mayor riqueza, ser justo en la captación impositiva, pero sobre todo dejar atrás la corrupción y la impunidad, para dar certeza jurídica a las acciones de la 4T. Héctor Aguilar Camín establece, con absoluta claridad, en su texto de Milenio del 5 de septiembre último, cuáles son las intenciones de su “amigo” Slim, y cuáles los propósitos del presidente de la República. Son dos líneas paralelas trazadas hasta el infinito.

a realidad trasciende a los propósitos del gobierno, por más nobles que éstos sean. Para compartir es imperativo tener el cómo y con qué hacerlo, pues de otra manera sólo se redistribuye miseria y se iguala hacia abajo, y me supongo que la meta dista mucho de empobrecer al país, para evitar las diferencias, o a lo peor estoy equivocado.

Inmerso en el mundo verbal de la 4T me topo con la siguiente reflexión que Don Winslow atribuye a su personaje Art Keller.

Ya ha oído suficientes palabras. La mayoría eran mentiras.
En su mundo anterior, todos, incluido él mismo, mentían por costumbre. Cuando menos uno tenía que mentirse a sí mismo para seguir poniendo un pie delante del otro. Mentía a los demás para sobrevivir.
Ahora busca la verdad en el silencio.
Busca a Dios en él, aunque ahora cree que la verdad y Dios son una misma cosa.
Verdad, quietud y Dios.

Me pregunto si el pragmático señor Slim ha considerado el factor fe para su diálogo con el poder, si tiene previsto que no va a conversar con un ser humano normal, sino con alguien que está seguro de haber encontrado la verdad, a pesar de haber perdido el silencio.
Advertisements
Posted in Uncategorized | Leave a comment

La Costumbre del Poder: ¿De quién la derrota moral?

 Gregorio Ortega Molina 16 de septiembre de 2019 – 00:13
 
*Estamos en un dilema, en el que el corazón mismo del modelo político, que es el mandato constitucional, es sustituido por la moral evangélica
 
Imagen integrada

 

Cuando conocí a Porfirio Muñoz Ledo tenía 20 años, vivía esa inmadurez en la que se puede admirar y respetar a una persona. Luego de su salida de SEP se transformó en un político de tonos grises y olvidos cómodos. Perdió de vista que la vejez tiene secuencias bíblicas, y los miembros de la tercera y cuarta edad van donde los llevan, ya no donde desean.

Lo ocurrido en la Cámara de Diputados como consecuencia de la legal y necesaria renovación de su presidencia; escudados los integrantes de MORENA en el número y las alianzas, para reformar una ley que les impedía permanecer más allá del tiempo constitucional indicado, puede darnos un indicio de dónde está la amoralidad en este gobierno.

Elijo ese término porque ellos, los gobernantes, hacen uso de él, olvidados de que la política, en estricto sentido, carece de moral, aunque no de normas éticas o de reglas adecuadas para un juego limpio, pero como decidieron modificar el 130 constitucional y abrieron la puerta al ejercicio político de las órdenes religiosas, entre ellas los evangélicos, la moral se ha convertido en un recurso de su narrativa, aunque la acomoden de acuerdo a sus intereses, porque para escalar hacia el poder es ciertamente necesaria una buena dosis de amoralidad.

Las decisiones de gobierno, las que redefinen el futuro de una nación, modifican conceptos como el de patria e identidad nacional, soberanía y relaciones bilaterales, siempre son asumidas en absoluta soledad, porque las consecuencias son impredecibles, y en no pocas ocasiones implican sacrificios que conllevan pobreza y muerte.

El regreso de Carlos Slim a los pasillos de Palacio Nacional indica el contenido y el color de la moralidad del gobierno, que acusa a opositores de toda laya de derrotados moralmente.

El rescate político de Manuel Bartlett, el resultado de la “renegociación” de los gasoductos, la impudicia de la delincuencia organizada, el silencio sobre el combate al narcotráfico, el acuerdo migratorio con Estados Unidos y otras decisiones políticas del actual gobierno, nos dan la medida de su dimensión y densidad moral, esa con la que fustigan a los que no están de acuerdo con los resultados obtenidos en 10 meses de gobernanza de la 4T.

Estamos en un dilema, en el que el corazón mismo del modelo político, que es el mandato constitucional, es sustituido por la moral evangélica.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La Costumbre del Poder: En guerra económica ganará Rusia

Gregorio Ortega Molina 13 de septiembre de 2019 – 00:13
Vladimir Putin, hijo putativo del zarismo, se frota las manos, consciente de que esa disputa económica lo beneficia; está dispuesto a hacer de las naciones empobrecidas, modernas versiones del gulag, cuyos habitantes satisfarán las necesidades del imperio ruso
Imagen integrada

El equilibrio de poderes dejó de existir. El señuelo de la paz impuesta por el armamento no espanta a nadie, porque resulta que ahora los ejércitos y sus generales están supeditados a la voluntad del poder económico. Ni Karl Marx anticipó este desenlace. Los templos de la izquierda son capitalistas.

Los enemigos a vencer están confundidos con los demonios de la religión y las utopías de las ideologías. Los campos de batalla ahora están ubicados en los bancos centrales, las corredurías bursátiles, la delincuencia organizada como otro factor de poder, los laboratorios químico-farmacéuticos y las respuestas de la naturaleza a la codicia humana, al descuido con el que atendemos la preservación del medio ambiente.

Las consecuencias de acelerar el cambio climático debido a incendios en el Amazonas y en África -provocados o no-, sin imprevisibles, aunque cabe una única certeza: hambre, pobreza y el regreso de las terribles enfermedades que acompañan a la miseria, susceptibles de transformarse en epidemias, primero, y en pandemias después.

La destrucción atómica es de pavor, pero la provocada por la guerra económica es siniestra, tanto como los círculos del infierno de Dante narrados en la Divina Comedia. Naciones enteras quedarían subordinadas a una esclavitud espantosa, con el agravante de que serán administradas por sus propios gobernantes, interesados en servir al Imperio, para sobrevivir ellos, sus familias, y reducidos círculos de íntimos.

Las estrategias ya están en el tapete del casino internacional. Informa la sección financiera de los diversos medios impresos, que “China respondió a la amenaza de Donald Trump y devaluó su moneda. A principios del último agosto, el renminbi cotizó al precio récord de 7,05 por dólar. La última vez que la moneda estuvo tan débil frente al dólar fue en 2008, en medio de la crisis financiera. El gobierno estadounidense considera que la medida del banco central chino pone a los exportadores de ese país en una situación de ventaja. El número siete en realidad es simbólico y sugiere que China está dispuesta a permitir una caída mayor para favorecer a los fabricantes chinos que ahora se ven afectados por los aranceles que les impuso Donald Trump. A causa de esto, Wall Street tuvo su peor día del año y las bolsas en Asia y Europa también cayeron”.

Mientras tanto, Vladimir Putin, el hijo putativo del zarismo, se frota las manos, consciente de que esa disputa económica lo beneficia, y está dispuesto a hacer de las naciones empobrecidas, modernas versiones del gulag, cuyos habitantes satisfarán las necesidades del imperialismo ruso.

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La Costumbre del Poder: ¿Transparencia o simulación?

Gregorio Ortega Molina 12 de septiembre de 2019 – 00:13
¿Es parte del doloroso tránsito entre uno y otro régimen, o sólo simulación de un cambio que requiere -y ya implementa- modificaciones en su narrativa política?
Imagen integrada

Disfruto enormemente una buena película, acudir al teatro, estudiar documentales cinematográficos de sucesos históricos importantes, en los que puede apreciarse la manera en que los políticos, como los actores, subliman el arte de simular.

Todos sabemos, o al menos suponemos, que la magia es el engaño llevado a niveles de lo creíble. Vende la mentira como si fuese una verdad de a kilo. La simulación es seducir, convencer, modificar tu manera de pensar o tus ideas o, es importante, tu percepción de la realidad. Empiezas a asumir como propio lo que antes rechazaste. Lo que hasta ayer te resultaba ajeno, lo haces tuyo. En buena parte, de eso se trata la narrativa política, diferente al quehacer político genuino.

Hoy estamos inmersos en la primera, porque ya nadie hay que practique el viejo oficio de servir a la comunidad. Lo comprendemos mejor con la abreviada lectura de un comunicado del Senado de la República.

“Los ejercicios de parlamento abierto no se deben dar en un ambiente de confrontación denostando a intelectuales, académicos, prensa o sociedad civil.

Lo abierto no debe depender de la discrecionalidad de los gobernantes, legisladores ni funcionarios judiciales, ni mucho menos ser una simulación política de consultas no reguladas a mano alzada, así lo manifestó el senador Dante Delgado, durante su participación en el panel Justicia Abierta y Parlamento Abierto: dos principios constitucionales que fortalecen la democracia, en el seminario organizado por el INAI sobre Justicia Constitucional y Parlamento Abierto.

“El legislador indicó que se debe profundizar en las fallas cometidas en la regulación, implementación, en los pendientes y en los retos que aún se deben enfrentar en la materia. Lo primero es entender la dimensión de lo que implica construir gobiernos, sistemas de justicia y parlamentos verdaderamente abiertos.

“Reconoció que lo abierto implica transparencia, publicidad, participación, pero encaminadas a la incidencia de los ciudadanos en las decisiones de gobierno y a su colaboración en el diseño de políticas públicas. Se trata de provocar la corresponsabilidad de ciudadanos y gobiernos en la construcción de lo público.

“Refirió diversos informes del CIDE y el INAI, entre otros, que reportan calificaciones reprobatorias en materia de transparencia para las instituciones mexicanas a causa de que no se cumple con la ley. Un ejemplo son los parlamentos abiertos que sucedieron en el Senado de la República: solo en uno, en el de la Guardia Nacional, se logró modificar el dictamen para incluir las opiniones de expertos y sociedad civil, pero, en su aplicación por parte del Ejecutivo Federal, fueron ignoradas varias de las demandas que se incorporaron a la ley. Con estos antecedentes de discrecionalidad e incumplimiento, ¿cómo vamos a lograr que la ciudadanía confíe y participe?”

¿Es parte del doloroso tránsito entre uno y otro régimen, o sólo simulación de un cambio que requiere -y ya implementa- modificaciones en su narrativa política?

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La Costumbre del Poder: Economía impone condiciones

 Gregorio Ortega Molina 11 de septiembre de 2019 – 00:13
 
*Ahora es cuando empezaremos a ver la distancia entre lo deseado y lo obtenido. Es necesario modificar criterios y expectativas, porque el pueblo bueno y sabio también sabe reclamar, y puede dejar al país como las mujeres decoraron la columna de la Independencia
Imagen integrada

La libertad irrestricta inherente al poder total, produce vértigo y éste conduce a la angustia. La temperancia es un buen asidero para la toma de decisiones, de lo contrario se obtiene exactamente lo opuesto de lo buscado. El florero cambia de aspecto, pero permanece en su lugar.

El 26 y 27 de agosto últimos festinaron el “acuerdo” de los gasoductos como si el gobierno hubiese recuperado la dignidad y la capacidad de ahorro en ese tipo de convenios internacionales. Voces con nombre y apellidos se levantaron para señalar lo contrario. El engaño, si lo hubo, es lindante con la traición. Se sabrá en su momento.

Además de la temperancia del Paquete Económico 2020 están los números, las estadísticas, esos datos que modifican el estado de ánimo de los inversionistas y producen inseguridad entre quienes ven más por su dinero, que por sus familias.

La información económica circula en tiempo real, imposible resulta ocultarla. Lo siguiente fue dicho durante la última quincena de agosto: “La desaceleración de la economía es mayor a la anticipada, expuso Alejandro Díaz de León, Gobernador del Banco de México.

Claramente enfrentamos un proceso de desaceleración mayor a lo anticipado, el entorno externo no ha ayudado ni los choques que hemos enfrentado, mencionó al participar en el 19 Foro Banorte realizado en la CDMX.

“El terreno negativo significa que la economía crece por debajo de su crecimiento potencial, y en el último trimestre aumentó la brecha, es decir, hay capacidad no utilizada en la economía.

“Indicó que entre los factores que explican el freno al crecimiento se encuentran la corrupción, la impunidad, la inseguridad, la falta de Estado de Derecho y la incertidumbre política interna.

“Dijo que estos son los factores que más preocupan a los analistas e inversionistas relacionados con el tema de gobernanza.

“En el primer trimestre del año el PIB cayó 0.17 por ciento y en el segundo apenas alcanzó una variación positiva de 0.10 por ciento, según el Inegi.

“Al justificar su posición, el banco central aseguró que en el segundo trimestre de 2019 continuó el estancamiento que ha venido registrando la actividad económica en los trimestres previos. Y para el siguiente año las expectativas no son muy altas en cuanto al desempeño de la economía”.

Ahora que ya presentaron el Proyecto Económico 2020 es cuando empezaremos a ver la distancia entre lo deseado y lo obtenido. Es necesario modificar criterios y expectativas, porque el pueblo bueno y sabio también sabe reclamar, y puede dejar al país como las mujeres decoraron la columna de la Independencia.

 

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La Costumbre del Poder: Autodepuración política

 Gregorio Ortega Molina 10 de septiembre de 2019 – 00:13

De ahí la importancia de las palabras de Monreal, nada contra la división
Imagen integrada

 

Si quieren lograr la 4T, pronto habrán de modificar, de fondo, la administración pública en México. Hay sucesos intolerables, incalificables, y no debe permitirse su continuación. Me refiero al constante modito en que se humilla a las fuerzas armadas, con escarnios, burlas, befa… y muerte, porque también los matan.

Ante estos hechos resalta lo dicho por Ricardo Monreal con motivo de sus diferencias con Martí Batres. Sostiene que “él nunca será obstáculo para la transformación que hemos propuesto para el país, y tampoco actuará en contra de los principios en los que cree”.

La Coordinación de Comunicación Social del Senado distribuyó un video con esa declaración. El motivo fue el disenso presentado durante el relevo de la presidencia de esa Cámara para el segundo año de la actual legislatura. Concluyó el disenso antes de que el TEPJF señalara a Morena que no debe meterse en los asuntos internos del Poder Legislativo.

Pero, dado lo que ocurre en esta nación con motivo del impasse en el proyecto de la regeneración nacional, del cambio de régimen, del lanzamiento de una IV República que los dirigentes no aciertan en conceptuar ideológica y administrativamente, las declaraciones de Ricardo Monreal merecen reflexión.

Indica en ese video: “No me voy a pronunciar por la división. No la voy a profundizar en este movimiento que tenemos en el país, que es un ejemplo en la historia de México; estos acontecimientos no nos sitúan de manera correcta. Pero lo vamos a superar. Lo vamos a mejorar. Nosotros no vamos actuar en contra de ningún compañero. No vamos a insultar a ningún compañero o compañera”.

Pidió al pueblo de México confianza, pues estos son desencuentros normales en procesos democráticos: “nosotros no vamos a fomentar una polarización”.

¿Cómo, entonces, convocar a la unidad nacional, sin diatribas, descalificaciones, afirmaciones que favorezcan la confrontación entre mexicanos, como ocurre un día sí y otro también? Imposible vivir bajo la sombra de la distorsión de la realidad, porque los amparos favorables para los colectivos que protestan contra decisiones gubernamentales, no son ningún atentado o complot legal, son defensa contra los abusos de poder.

Algo debe cambiar pronto, porque humillar a las Fuerzas Armadas es denostar a las instituciones, a la República, equivale a devaluar y olvidar el concepto de patria.

Imposible permitir la distorsión que anula al personaje de Camila Läckberg: “Se reía de quienes creían que en el ejército todos se ven como hermanos. No podían estar más equivocados. Para él sus hombres (subordinados) eran fichas que utilizar, el camino hasta el objetivo. Y eso era lo que echaba de menos. La lógica. Las líneas rectas y limpias”, pero hoy, como siempre, todo es cuestión de política y de poder.

De ahí la importancia de las palabras de Monreal, nada contra la división.
Posted in Uncategorized | Leave a comment

La Costumbre del Poder: En la pacificación nada les embona

Gregorio Ortega Molina 9 de septiembre de 2019 – 00:13
Pacificar a balazos es insostenible para la población e imposible para el gobierno. El camino es el diálogo… incluso en los linderos de la ilegalidad
Imagen integrada

La administración del poder debe ser de ida y vuelta, incluso cuando se trata de directrices impuestas por la divinidad, sólo hay que revisitar la Biblia, en la que son los profetas, los reyes, los jueces y los administradores del culto, los que elevan la “respuesta” de los fieles.

La Historia lo consigna. Los momentos en que el mandamás deja de escuchar los reclamos del pueblo, o las peticiones morigeradas e incluso las lisonjas que responden a una merced otorgada de buen talante y forma, se convierten en dictaduras, satrapías, tiranías… el tiempo y la razón las adjetivan en cuanto termina el recuento de los muertos y se establece el balance de los adeudos pendientes.

El saldo nunca queda equilibrado, porque siempre hay insatisfechos que guardan los agravios, los escarnios, el recuerdo de los que tuvieron que fallecer para que él, el que llegó, viviera. Pregunten a los deudos de Francisco I. Madero y José María Pino Suárez, o los de aquellos que dejaron la zalea en Topilejo y Huitzilac, o más reciente, los hijos y nietos de Francisco Javier Ovando y Román Gil Heráldez.

Los peldaños al poder regularmente son cadáveres: sociales, políticos y… reales, los que gustosos dan la vida por el líder. Los mártires son de todo tipo, la religión no posee la exclusividad.

De allí la importancia del diálogo… secreto o público, con respuestas concretas o entre mudos, el caso es evitar la muerte de los correligionarios, de los que contribuyeron a que el líder accediera a la silla del águila, de los que ahora son gobierno.

Pero en primer lugar ya no permitir más muertes de mexicanos inocentes.

Los opositores “leales” están identificados, viven del Congreso y de lo que queda de los partidos políticos. Los peligrosos son los otros, los que se adueñaron de las áreas abandonadas por el mandato constitucional. No importan las razones, son zonas de la república y espacios de las instituciones en los que no hay Estado; permanecen ocupados por esa otra oposición, la que de una u otra manera escucha y responde, concede, da, niega, rechaza, pone orden, sabe de los engaños políticos, porque los ha padecido y los padece.

Hoy, la realidad política del país es compleja, más que los dilemas económicos y sociales, o culturales y de género. Desde el momento en que la familia revolucionaria tomó la decisión de compartir el poder político con el económico, el modelo de gobierno del país se desequilibró, y no han acertado a conceptuar y proponer cómo sustituirlo. Así se abrió la puerta a la presencia de las autodefensas, grupos armados, sicarios y delincuencia organizada armada hasta los dientes.

A sangre y fuego es imposible poner orden, a menos de diezmar al país. Lo que se requiere es el diálogo, entre laicos que tengan claro el concepto de Estado y no confundan su paso por las instituciones educativas religiosas con su mandato constitucional en la administración pública. Las asignaturas son divergentes. La teología en política no existe.

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment