LA COSTUMBRE DEL PODER: Neta: palabra presidencial tiene el valor del poder adquisitivo del peso

  Gregorio Ortega Molina 23 de septiembre de 2021 -00:12 CE


 *Hoy, puede aseverarse, la palabra de los políticos, incluida la presidencial, tiene el valor, sí, exactamente el valor del poder adquisitivo del peso, nada más. Pueden insistir en endilgarnos que se tienen otros datos, que estamos construyendo el futuro, que estamos en la 4T, cuando la realidad es que estamos más jodidos que ayer



Los políticos de todos los tiempos mienten, sobre todo a partir de que la estadística es la reina de las pruebas del éxito económico. Su palabra y los porcentajes han de coincidir, para dar por cierto que se gobierna bien y de buen modo.

     Pero seamos sensatos. ¿Hace cuántos sexenios que la realidad se alejó de los números de crecimiento del desarrollo estabilizador? ¿Hace cuánto que el PIB dejó de poner en la mesa de los pobres comida sana y abundante, o garantizarles salud, vestido, educación, seguridad? Durante mi niñez, adolescencia y primeros años de matrimonio la paridad del peso era de $12.50 y el poder adquisitivo de la moneda facilitaba -si se era ordenado y correcto administrador doméstico- que el salario rindiera para todo… exacto, para todo.

     Hoy dejó de ser así. El salario es insuficiente, y para aquellos ancianos que desean vivir con $3,100.00 bimestrales, pues les deseo suerte, porque es un sueño guajiro, con esa cantidad no les alcanza ni para la primera quincena, ya no digamos para reponer un par de zapatos, o sustituir la deshilachada ropa interior, o el pantalón que ya se sostiene solito de pie, debido a tanta mugre acumulada.

     El poder adquisitivo del peso mexicano es débil, como lo han sido los gobiernos desde el primero de enero de 1994 y el inicio de la violencia política y la intrusión del narcotráfico. El asesinato de Luis Donaldo Colosio marcó el inicio de una época diferente para México. No lo fue el EZLN, tampoco el TLC. Los crímenes políticos -que desde entonces no cesan- acompañados por el error de diciembre y el desconcierto de los inversionistas, son muestra del agotamiento del modelo político y del exceso de corrupción, hoy como ayer y antier.

     La pobreza y la indigencia son el espejo de nuestro sistema político, el hecho concreto de lo que se puede comprar con un peso… sólo un peso, no más, para darnos cuenta de lo que hemos perdido como proyecto de nación, como patria, como posibilidad de un presente que únicamente representa incertidumbre para miles, quizá cientos de miles o hasta millones de familias mexicanas.

     Olvídense de la pandemia, nada más mediten un día en lo que muchos millones de compatriotas pueden llevarse a la boca, en los lugares donde buscan reposo, en las escuelas a las que mandan a sus hijos y la instrucción pública que reciben, o la salud que les hace falta, o las sonrisas que perdieron y nunca jamás recuperarán.

     Hoy, puede aseverarse, la palabra de los políticos, incluida la presidencial, tiene el valor, sí, exactamente el valor del poder adquisitivo del peso, nada más. Pueden insistir en endilgarnos que se tienen otros datos, que estamos construyendo el futuro, que estamos en la 4T, cuando la realidad es que estamos más jodidos que ayer.
 
===000===

La de Porfirio Muñoz Ledo no fue la primera interpelación a un presidente de la República, me lee la cartilla un amigo y lector. Además, adjunta para avalar su dicho, lo siguiente:

El diputado Edmundo Gurza Villareal: Ciudadano Presidente del Congreso, le solicito que pida al señor Presidente de la República me permita hacerle una interpelación…

El C. Presidente del Congreso: Se le ruega guardar silencio y tener respeto, señor diputado.

Legislatura LI – Año III – Período Ordinario – Fecha 19810901

ENCABEZADO DIARIO DE LOS DEBATES DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS “LI” LEGISLATURA

El diputado Juan de Dios Castro: Apoyo la solicitud del señor diputado y solicito al ciudadano Presidente del Congreso funde en el Reglamento su negativa.

El C. diputado Gurza Villarreal: No estoy faltando al respeto, estoy pidiendo una autorización… Conforme al Reglamento…

El C. Presidente del Congreso: Tenga la bondad de sentarse, señor diputado. Continúe, señor Presidente.

===

¿Cuántas palabras dedicarán a la bomba? La violencia ya es parte de nuestras vidas, y hemos de reconocer que vivimos en un país ocupado, al menos parcialmente, por las fuerzas paramilitares de los barones de la droga. Insisto, no son los que aquí se fatigan en esa lucha por el poder, sino los que desde fuera nada más giran instrucciones y se solazan en sus juegos de guerra.

http://www.almomento.mx ,  http://www.analisisafondo.com ,
http://www.indicepolitico.com ,
www.gregorioortega.blog   @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: La Decadencia de Occidente  

  Gregorio Ortega Molina 22 de septiembre de 2021 -00:12 CE


 *¿Estamos inmersos en el cambio de estafeta? ¿Toca, ya, el turno a la prevalencia de la civilización y la cultura de Oriente? ¿Estará el cristianismo moralmente derrotado? ¿Fueron el libre comercio y la globalización la puerta de acceso a la economía china además del inicio de la derrota del imperio estadounidense?



Si aplicamos a la cultura y la civilización el término decadencia, pensando en las similitudes con un cuerpo humano que se hace viejo, erramos, no equivale a la decrepitud. ¿Perecen las sociedades, las organizaciones políticas, las economías, los idiomas y las artes que decaen? No en término estricto. Se degradan y transforman en diversas opciones para resurgir.

     Es un equívoco pensar que estamos ante lo analizado por Oswald Spengler o lo anunciado por Francis Fukuyama. El fin de la historia no está en Kabul… y la decadencia de Occidente no está prefigurada por el regreso de los talibanes. Los cambios civilizatorios iniciaron hace mucho y se incubaron en los laboratorios tecnológicos que nos obsequiaron con la comunicación instantánea y la realidad virtual. El tiempo real exige que nos veamos a nosotros mismos de manera diferente.

     Quizá la primera manifestación de lo que hoy nos agobia, precisamente porque lo aceptamos y lo alentamos, reside en las modificaciones de lo que debió ser inmodificable por referir a conceptos precisos y claramente ideados para que la palabra sea (¿fuese?) símbolo de identidad universal. Festinamos lo incluyente, sin percatarnos siquiera de que lo que incluye nos excluye, nos convierte en sectarios y en distorsionadores de los principios fundamentales de lo que es origen del ser e idea de permanencia.

     Lo aclara una lectura estudiosa de Victoria, novela en la que Joseph Conrad nos invita a convivir en el inexistente mundo ideal de una compañía carbonífera destinada a fallecer en medio de la selva. Heyst y Lena así lo requirieron para suponer el mundo cómodo, adecuado a sus necesidades -momentáneas o eternas, da igual- y ajeno a la violencia del mundo. La conclusión es sencilla: vivir equivale a hacerlo en medio de la violencia, que se manifiesta de una u otra manera.

     ¿Estamos inmersos en el cambio de estafeta? ¿Toca, ya, el turno a la prevalencia de la civilización y la cultura de Oriente? ¿Estará el cristianismo moralmente derrotado? ¿Fueron el libre comercio y la globalización la puerta de acceso a la economía china y el inicio de la derrota del imperio estadounidense?

     Tenemos demasiadas preguntas, y es posible que muchas queden sin respuesta. Difícil saber de las consecuencias e incidencia del cambio climático en la derrota de Occidente, pero también es necesario aceptar que Oriente carece de control sobre la naturaleza. Crecer no es suficiente, lo importante es poder determinar para qué se crece.

     En su introducción, Spengler indica: “debemos convencernos de que la época actual representa un estadio de tránsito que se produce irremisiblemente en determinadas condiciones, que hay, por lo tanto, otros determinados estados postreros, no solo los modernos occidentales, y que esos estados postreros han existido ya en la historia pasada más de una vez, y que el porvenir de Occidente no consiste en una marcha adelante sin término…

     “Mantenerse en la esfera de las reflexiones pragmáticas y renunciar a consideraciones metafísicas y trascendentes era tanto como renunciar también a que los resultados llevasen el sello de una profunda necesidad. Comprendí claramente que un problema político no puede entenderse partiendo de la política misma; hay muchos rasgos esenciales que actúan en las profundidades y sólo se manifiestan en la esfera del arte y aun en la forma de pensamiento científico y puramente filosófico”.

     Allí está el problema. Permitimos que los algoritmos y el tiempo real tomen el lugar de las ideas y la reflexióncambiamos la emotividad y los abrazos por los clics, el compartir en redes y los emoticones.

http://www.almomento.mx ,  http://www.analisisafondo.com ,
http://www.indicepolitico.com ,
www.gregorioortega.blog   @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Olga reinventa su relación con el poder y con su fe

   Gregorio Ortega Molina 21 de septiembre de 2021 00:12 CE


 *A lo peor consideró necesario dejarse ofender, disminuir, escarnecer, zaherir, pues con esa idea de la remisión de sus errores y culpas, piensa que le hace falta




Los lugares comunes sobre los despidos o enroques o cambios de puesto entre los políticos mexicanos, abundan. Cayó parado. Saltó para arriba. Supongo que la idea es, siempre, dar la sensación de que les va bien, aunque no sea cierto.

     Lo que sucede con Olga Sánchez Cordero es de no entenderse. Hay que considerar sus orígenes, su formación católica, su éxito en el Poder Judicial, sus logros económicos, la solidez estructural y ética de la familia que ella formó. No es de golpes de pecho, pero sí de misa dominical y los días de guardar, así como de observancia de los preceptos de su fe católica.

     Allegados a ella, personas de su entorno, me cuentan que aceptó la invitación inicial de Andrés Manuel a la secretaría de Gobernación, porque la consideró una tarea ineludible para la remisión de sus errores y culpas. ¿Qué idea se habría formado del ejercicio del Poder Ejecutivo desde lo que era esa secretaría hasta antes de convertirla en lo que hoy es? ¿Podrá reinventarla Adán Augusto? Es preciso recordar que vaciaron la institución.

     Sin el propósito de demeritar su esfuerzo, con ella en el gabinete se tuvo por vez primera no a cualquier mujer en ese cargo, sino a una abuela de clase alta, beneficiaria de ese denostado neoliberalismo y de la mafia del poder, además de a una barbie en política, acicalada y peinada tan bien, como para que los problemas le hicieran lo que el viento a Juárez.

     Al decir de las columnas políticas y del entorno presidencial, fue incapaz de sorprenderse ante la aplanadora de la dura palabra de Andrés Manuel, incapaz de desquitar su frustración y su enojo con personas de su temple, su carácter y su tamaño en el cuadrilátero de la confrontación verbal.

     ¿Qué necesidad, entonces, de insistir en la amarga experiencia, y buscar un refugio en el Senado de la República? Dista mucho de ser una leona herida o una elefanta aterrada. Y por más domesticados que aparentan ser los integrantes de esta ala del Poder Legislativo, poseen lenguas bífidas y más afiladas que la presidencial; también tienen, entre sus beneficios, la inmunidad necesaria y la justificación del compromiso con sus electores, para zaherir sin detenerse a pensar quién es el destinatario del dardo envenenado.

     A Porfirio Muñoz Ledo, poseedor de una amplia experiencia legislativa, primer legislador en interrumpir un Informe Presidencial, gran orador, de una inteligencia superlativa y capaz de lapidar a cualquiera con una frase, le fue como lo fue durante su última presidencia en la Cámara de Diputados. Hay edad para todo, pero, lo más importante, ni el gran Muñoz Ledo ni la señora Sánchez Cordero supieron elegir a sus compañeros de viaje. Traicionó a ambos, los engañó de igual manera a como ahora hace con los descorcholatados.

     A lo peor consideró necesario dejarse ofender, disminuir, escarnecer, zaherir, pues con esa idea de la remisión de sus errores y culpas, piensa que le hace falta.

http://www.almomento.mx ,  http://www.analisisafondo.com ,
http://www.indicepolitico.com ,
www.gregorioortega.blog   @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Lozoya Thalmann-Lozoya Austin, destruyeron su legado y su familia


 Gregorio Ortega Molina 20 de septiembre de 2021 -00:12 CE


 *Si mi apreciación sobre el carácter y la formación del señor Lozoya Thalmann es correcta, a estas alturas ya sabe que su legado moral quedó absolutamente destruido

*Andrés Manuel anda muino porque decidieron que es justo regresar mil millones de pesos a los descendientes de Carmela Azcárraga Milmo. Parece que el ganón será “El Güero” Burillo

*Lo de la CELAC será como las llamadas a misa, con sana distancia por pandemia



Lo que sucede en las familias Lozoya-Thalmann-Austin y sus consecuencias, muestra cómo los valores que dieron sustento a la civilización de Occidente, se degradaron hasta invertirse en su concepto. Por ejemplo: la libertad inicia con el poder adquisitivo. Eres lo que puedes comprar.

     En diversas columnas y desde hace meses, leí que quien hizo las gestiones ante el gobierno de la 4T para ingresar a su hijo al programa de Criterio de Oportunidad, fue el señor Emilio Lozoya Thalmann, quien es un hombre probo y me parecía sensato.

     Todo indica que desde hace muchos años debió permitir que su vástago pagara las consecuencias de sus “travesuras” y arbitrariedades, como esa que lo pinta de cuerpo entero. Lozoya Austin y sus secuaces fueron de vacaciones a París, se hospedaron en el hotel Ritz, de la Plaza Vendôme, pasearon y disfrutaron de la ciudad luz. Al dejar las habitaciones se descubrió que se llevaron con ellos las batas de baño, que son de uso para los huéspedes durante su permanencia en el hotel, además de todos los adornos y ceniceros con el emblema del famoso Ritz de París, último refugio de Diana de Gales.

     Naturalmente fue en manos de Emilio Lozoya Thalmann donde paró la factura de los objetos sustraídos. El hecho los muestra a los dos de cuerpo entero.

     El padre no pudo soportar que su hijo permaneciera en una cárcel española. Así, uno y otro, se convirtieron en tejedores de una trama de ribetes políticos y policíacos, para la que hay muchos cuentos bien adornados, pero hasta el momento sin pruebas que sustenten los arrestos que el México bueno y sabio, expectante espera y anhela. Lo que no sucederá, pues el mismo beneficiario del Criterio de Oportunidad lo declaró en su momento, sentado y modosito al lado de su abogado Coello Trejo: no encontrarán pruebas porque todo se hizo bien (palabras más, palabras menos).

     De todo este arguende de lavanderas de azotea, lo único que queda es la sensación de engaño, la frustración y, lo peor, la firme idea de que los Lozoya, padre e hijo, se convirtieron en unos delatores, además de que Emilito fue exhibido por sus propiedades en bienes raíces, y por su estulticia, pues sólo a él pudo ocurrírsele hacer cómplices a su madre, su hermana y su esposa.

     ¿Se preguntará, Emilito, lo que piensan sus hijos de todo este vodevil, permanece inalterable el amor a sus padres? ¿Llevará un registro de lo que los amiguitos comentan entre ellos?

     ¿Hoy, cuáles son los temas de conversación entre los Emilios? ¿Se atreverá el padre a reconvenir al hijo, o todo se reduce a un “te dije que no lo hicieras”, o a otro “te lo advertí”?; si mi apreciación sobre el carácter y la formación del señor Lozoya Thalmann es correcta, a estas alturas ya sabe que su legado moral quedó absolutamente destruido.

===000===

Muino está Andrés Manuel, porque la justicia no se adapta a su idea de lo que debe resultar de su administración, y porque los ministros de la SCJN le parecen unos pecadores. Pero dejemos a la lectora de Reforma, Mónica Mendoza Barrios, expresar una opinión cada vez más generalizada y compartida en redes sociales. Escribió ella:

     “Se queja el Presidente de que los ministros de la Suprema Corte duermen tranquilos por el caso de la señora Carmela Azcárraga Milmo y familia. La deuda que el gobierno tiene con la señora es peccata minuta. Lo grave es que las obras que se llevan gran parte del presupuesto sean caprichos presidenciales caros y sin viabilidad económica, como lo son Santa Lucía, el Tren Maya y Dos Bocas.

     “Y sin embargo el inquilino de Palacio duerme tranquilo a pesar de las cifras récord de muertes y de que cada día aumentan la impunidad y la corrupción”.

===000===

Desatados con el foro publicitario del CELAC y la visita de Miguel Díaz-Canel, así como la aparición de Nicolás Maduro, se dan por vencedores y se niegan a escuchar la razón.

     El 21 de agosto último, la doctora Gabriela Vargas-Cetina <gabriela.vargas@correo.uady.mx> escribió:

     “Queridas y queridos colegas, desde mi disciplina, que es la antropología, las cosas se ven así, en este momento:

La 4T es en realidad un movimiento que se inscribe en una tendencia mundial de lo que Nicos Poulantzas llamó “populismo autoritario” que surge cuando se dan las siguientes condiciones: (1) un periodo de amplio malestar por la desigualdad extrema, (2) un sentimiento de desesperación y rabia de las clases medias que perdieron posibilidades de realizar sus sueños y reproducir su educación en sus hijos/as, (3) la desesperación de las y los pobres por no poder alcanzar los beneficios prometidos por la sociedad, y (4) el surgimiento de un/a líder carismático que pueda movilizar el descontento, generalmente usando lenguaje de odio que identifica a el pueblo en contra de enemigos claros (los migrantes’, los intelectuales, los científicos, los neoliberales, los imperialistas, los blancos, los negros, los indígenas, las instancias internacionales o cualquier otro grupo). Aquí les invito a leer el libro en el que participan varios/as colegas de Prociencia, Las izquierdas mexicanas hoy: Las vertientes de la izquierda y el extraordinario libro de una académica de la UNAM, Populismo: Historia y geografía de un concepto, de Guadalupe Salmorán Villar (UNAM  2021).

     “Tanto en la izquierda como en la derecha y en el centro, estos movimientos se basan en lo que la filósofa Wendy Brown (In the Ruins of Neoliberalism, 2019) ha identificado como los malestares y efectos del neoliberalismo: la promesa de que el mercado iba a disminuir las carencias y desigualdades, mientras las hizo más extremas, junto con el desmantelamiento del Estado del Bienestar. Esto provocó un gran descontento que en el siglo XXI fue amplificado y creció por medio de Internet”.

     La lectura de lo anterior nos permite intuir para qué servirá la reunión de CELAC.

     Neoliberalismo no resolvió nada… pospuso el conflicto; el populismo lo trae a la mesa, y habremos de deglutirlo.

http://www.almomento.mx ,  http://www.analisisafondo.com ,
http://www.indicepolitico.com ,
www.gregorioortega.blog   @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Patria, ¿concepto ideológico, emotivo, identitario; cualitativo o cuantitativo? V/V


 Gregorio Ortega Molina 17 de septiembre de 2021 -00:12CE

 *El Instituto Lingüístico de Verano llegó a hacer la tarea que los evangelizadores hispanos dejaron tirada hace muchos lustros. Los “maestros y pastores” provenientes de Estados Unidos multiplicaron las opciones y demolieron la coartada del sincretismo apalancado entre los políticos y los prelados. El desafío está abierto, necesitamos el rostro que confirme nuestra identidad nacional y nos identifique con esa Patria tan suave, que con ella Ramón López Velarde sedujo a Emilio Uranga

Para Regina, Federico, Nicolás y José Miguel

 

¿Seremos capaces de dotarnos de un rostro que no sea el del “Charrito Pemex”? ¿Estaríamos dispuestos a asumirnos como lo propone el Himno Nacional? ¿Equipararnos con los mitos del águila y la serpiente, o el Pípila, o quizá la polimorfa vaguedad de los rostros de los niños héroes, o vestir la levita del señor Juárez, o las botas de Emiliano Zapata, o la ironía de las quince uñas de Álvaro Obregón?

     ¿A quién sirve que nos mantengamos cobijados por la tilma de san Juan Diego, y rechacemos tomar en nuestras manos la formación o deformación de esa identidad que nos exige la Patria? Imposible anclarnos en el pasado y confiar en que el sincretismo nos sirva de tapadera. México es lo que somos, por negarnos a asumir esa identidad que nos reclama.

     Son los filósofos de hoy como Guillermo Hurtado y Cuéllar Moreno los que han de levantar el desafío y dar continuidad al estudio que del ser del mexicano hiciera Emilio Uranga. Necesitamos encontrar respuestas, no necesariamente para reconciliarnos con nuestro pasado, sí para hacer a un lado las consecuencias de posponer nuestro futuro. ¿Miedo? ¿Inseguridad? A saber.

     Buscar una o varias opciones, me lleva a la respuesta que me diera Mario Vargas Llosa a una entrevista que le hice en mayo de 1993. La pregunta resultaba ineludible, se la robé a Zavalita: “¿Cuándo se jodió el Perú?

     “Y por qué se sigue jodiendo -respondió el escritor-, sería la pregunta, ¿no? Es un largo proceso evidentemente; o hay respuesta que diga tal día, a tal hora, por tal cosa. Es un proceso en el que muchas cosas compartió con otras sociedades latinoamericanas. Los errores, las equivocaciones, las políticas que conducían al desastre.

     “La prehistoria también tiene su propia peculiaridad. Es una sociedad mucho menos integrada que otras. Estaba pensando, por ejemplo, en el caso México, que es un país con el que Perú se parece tanto, por la cosa histórica, las civilizaciones prehispánicas; pero, ¿por qué México, que es un país con el que Perú se parece tanto?, por la cosa histórica, las civilizaciones prehispánicas, porque seguramente gracias a la Revolución Mexicana, ha habido un mestizaje muchísimo mayor, es una sociedad donde el mestizaje ha sido muy intenso, entonces eso va a permitir una reconciliación de los mexicanos con su pasado, con sus distintas tradiciones, algo que en México no constituye un problema, mientras en el Perú es un problema central de la vida de los peruanos”.

     Resulta que el padre de Zavalita erró. El Instituto Lingüístico de Verano llegó a hacer la tarea que los evangelizadores hispanos dejaron tirada hace muchos lustros. Los “maestros y pastores” provenientes de Estados Unidos multiplicaron las opciones y demolieron la coartada del sincretismo apalancado entre los políticos y los prelados, y a uno o a muchos les temblaron las corvas con el resultado del rostro ofertado por Jorge González Camarena, el único y verdadero rostro de la Patria para consolidar ese mestizaje que tanto encomio mereció de Vargas Llosa.

     El desafío está abierto, necesitamos el rostro que confirme nuestra identidad nacional y nos identifique con esa Patria tan suave, que con ella Ramón López Velarde sedujo a Emilio Uranga.


http://www.almomento.mx ,  http://www.analisisafondo.com ,
http://www.indicepolitico.com ,
www.gregorioortega.blog   @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Patria, ¿concepto ideológico, emotivo, identitario; cualitativo o cuantitativo? IV/V  

   Gregorio Ortega Molina 16 de septiembre de 2021 -00:12 CE


 *La conclusión resulta lógica: sin ese rostro, sin ese mito, sin ese reto que nos ofrezca una identidad que todos podamos asumir, la Patria se hace difusa y la unidad nacional para exigir cuentas, permanece como un ideal inalcanzable

Para Teresa y Francisco Benavides



El título genérico de los textos de Emilio Uranga referidos a Ramón López Velarde y reunidos por José Manuel Cuéllar Moreno, es desafiante por donde se le estudie: La exquisita dolencia.

     Debemos remitirnos a las preguntas obligadas y compartidas: ¿Duele la Patria? ¿Tener identidad nacional y defenderla, produce dolor, desengaño, amargura, traiciones, entrega de lo que no es propiedad individual sino colectiva? Los personajes históricos adecuados para responderlas, pudieran ser Antonio López de Santa Anna, los que “corrieron” a buscar a Maximiliano a Miramar, Victoriano Huerta, José Andrés de Oteyza… Desde 1988 quienes han gobernado deben ofrecer a los mexicanos, y a ellos mismos, una respuesta sencilla a una pregunta difícil: ¿Dónde les duele la Patria? ¿Tienen claro el concepto?

     El problema inicia, quizá, cuando los gobernantes decidieron avenirse al sincretismo (incluido el del quehacer político) para ocultar sus intenciones, sus deseos y sus debilidades. Si las leyes de Reforma abrieron las puertas, los acuerdos entre la Iglesia católica mexicana y el gobierno las cerraron otra vez, aunque en esta ocasión a piedra y lodo, porque se determinó que la Virgen de Guadalupe continuaría como patrona de los mexicanos, incluso para cuando ha de hacerse lo que no se debe, pero es exigido por la paz social, hoy tan endeble.

     Emilio Uranga, como lo muestra Cuéllar Moreno, indica dónde está hecho el daño: “… Remitirse constantemente hacia aquella región en que las posibilidades se afrontan y enfrentan crea un estado de ánimo que es todo menos de tranquilidad. A primera vista, sentirse dotado de esta dudosa capacidad de radicalización a nadie beneficia y muchos sienten que poner al desnudo la estructura de este modo de ser es aportar una <<inútil verdad>>, es contribuir negativamente a la tarea de hacernos mejores.

     “La desazón que produce el descubrimiento de este carácter obedece a la falaz razón de que nuestras preferencias valorativas están acaparadas por un ideal preestablecido. Rehenes de un orden previo cuando no lo hemos encontrado nos sentimos <<estafados>>… La historia de nuestro momento quiere que nos conozcamos y los que no tienen valor para soportar las revelaciones están de antemano refutados. No hay albergue alguno para la cobardía. Las sutiles objeciones que a destajo se inventan los timoratos son barridas implacablemente y el análisis del ser del mexicano sigue su camino con esa escolta estéril de los incomodados. Los perros ladran… la caravana pasa”.

     Por eso nos cuesta tanto crear y edificar las instituciones, y también por eso las destruyen con la mano en la cintura; allí están las razones por las cuales los Poderes Legislativo y Judicial son mangoneados por el Ejecutivo. La conclusión resulta lógica: sin ese rostro, sin ese mito, sin ese reto que nos ofrezca una identidad que todos podamos asumir, la Patria se hace difusa y la unidad nacional para exigir cuentas, permanece como un ideal inalcanzable.

http://www.almomento.mx ,  http://www.analisisafondo.com ,
http://www.indicepolitico.com ,
www.gregorioortega.blog   @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Patria, ¿concepto ideológico, emotivo, identitario; cualitativo o cuantitativo? III/V


 Gregorio Ortega Molina 15 de septiembre de 2021 -00:12 CE

 *Es tiempo de que asumamos la responsabilidad de las consecuencias de no haber querido darle un rostro secular a la Patria, porque nos convierte, de entrada, en una nación sin identidad


 Para Carmen Estopier y Severo López Mestre




¿Cómo y por qué se llegó a la decisión de crear los libros de texto gratuitos? ¿Fue a propuesta de Jaime Torres Bodet? Difícil de encontrar el nombre del responsable y saber, con precisión, qué lo motivó en el fondo.

     Supongo, dado el estilo de gobierno y el privilegio de mandar, al margen de la educación adquirida en los hogares, que el secretario de Educación Pública conversó, en privado, con cada uno de los autores de las primeras portadas de los textos gratuitos. Seguramente se habló de los temas, de la libertad de hacerlo como su pericia e imaginación les respondieran.

     No es difícil imaginar que la charla con Jorge González Camarena fue más larga, y quizá requirió dos o tres encuentros debido al tema: la Patria. ¿Evocaron a Ramón López Velarde? ¿Refirieron a la Virgen de Guadalupe? Casi puedo asegurar que hablaron de Mariana y la revolución francesa, la identidad nacional y el sentido (¿o sinsentido?) de la Patria en nuestras vidas y en la de los educandos, los futuros mexicanos.

     Allí estuvo y está el rostro de nuestra identidad nacional, pero ¿qué detuvo a Adolfo López Mateos y Jaime Torres Bodet? ¿Qué Victoria Dorantes (mestiza y hermosa) era tlaxcalteca, de la raza de los aliados a Cortés? No lo creo, tengo la certeza de que fue un embate eclesial, de los obispos mexicanos, pues esa imagen de la Patria todavía está destinada a sustituir, en el imaginario secular colectivo, la veneración a la guadalupana. Equivale a la figura religiosa vestida de civil.

     Ahí está la certera observación de Emilio Uranga, dejada como constancia de lo que somos y nos negamos a dejar de ser: “En un desesperado gesto se ha venido diciendo que lo que importa al fin de cuentas no es conocernos, sino transformarnos, que la tarea reside en alterar nuestro modo de ser y no en iluminarlo mediante la reflexión. Se quiere el cambio a ciegas, el placer en la oscuridad. Pero lo que a ciegas cambia no cambia, sino que sigue siendo la misma opacidad que precedió el incentivo. Muchos quisieran vernos transformados sin que nuestra conciencia tomara registro alguno de esa metamorfosis”.

     Tuvimos la oportunidad, porque al dar un rostro a la Patria, distinto a los veneros de petróleo, a las pirámides, al “indio” con sombrero y recargado en un árbol… nos proporcionaríamos una imagen de nosotros mismos, una idea tangible de nuestras aspiraciones como país y de nuestro proyecto de nación, pero decidimos darle la espalda para reflejarnos en una emotiva identidad propuesta por los administradores de la fe, lejana de la fidelidad del gobierno de los hombres.

     Le “sacateamos” a la metamorfosis referida por Uranga y recuperada para nosotros por José Manuel Cuéllar Moreno. Es tiempo de que asumamos la responsabilidad de las consecuencias de no haber querido darle un rostro secular a la Patria, porque nos convierte, de entrada, en una nación sin identidad.


http://www.almomento.mx ,  http://www.analisisafondo.com ,
http://www.indicepolitico.com ,
www.gregorioortega.blog   @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Patria, ¿concepto ideológico, emotivo, identitario; cualitativo o cuantitativo? II/V

  Gregorio Ortega Molina 14 de septiembre de 2021 -00:12 CE

 *Fue Jaime Torres Bodet como secretario de Educación Pública quien lo descubrió, pero guardó silencio (elaboro sobre suposiciones) ante el embate de la todavía poderosa política eclesial mexicana. El tiempo de la función política de la Virgen de Guadalupe concluyó hace mucho, pero se niegan a aceptar el hecho y a reconstruir los senderos de la fe


 Para Elena y Jorge Mariné




Las religiones o creencias previas al cristianismo y sus derivaciones se llenaron de rostros sin sentido, a excepción de los judíos. Para ellos Dios es innombrable e imposible de dársele una representación, salvo, quizá, la de la zarza ardiendo.

     La fe secular necesitó recurrir al mimetismo, a la imitación, al necesario establecimiento de analogías. Si bien Dios Padre es irrepresentable salvo para el Hijo, a Cristo y la Virgen Madre se les representa de acuerdo a las diversas manifestaciones religiosas y artísticas, para responder a las exigencias de las diversas idiosincrasias que pueblan al mundo.

     Quizá así lo entendió Miguel Hidalgo cuando eligió el estandarte de la Guadalupana para guiar la lucha de la Independencia, dar rostro y sentido al nacimiento de una nueva nación, un diferente concepto de patria en la que criollos, mestizos y pobladores originarios habrían de convivir y compartirlo todo, lo que no resultó cierto, porque el expolio social y étnico se cubrió con el manto de la ley y se aseguró impunidad.

     Mientras en México se las ingeniaban para administrar el sincretismo político-religioso con la idea del mexicano guadalupano -sugiero la lectura de Quetzalcóatl y Guadalupe, de Jacques Lafaye, para conocer el verdadero peso anímico e identitario de esa imagen-, en Francia se dieron el rostro de Mariana para que la patria ofertara a todos libertad, igualdad y fraternidad.

     Mientras tanto en esta nación se sucedieron las disputas irracionales por el poder, lo que facilitó la mutilación del territorio de la república, la invasión francesa y la posposición eterna de la posibilidad de vivir en democracia.

     Sólo en 1950, después del estudio filosófico de la poesía de Ramón López Velarde, efectuado por Emilio Uranga, quien nos hereda la siguiente propuesta: “Con la Revolución López Velarde ve surgir una patria <<no histórica, ni política, sino íntima>>. Pero ¿quién entenderá lo que con esas palabras se nos invita a pensar? En una generación salvada y a la vez bastardeada por el historicismo, lo que México y el mexicano signifiquen, además de un producto histórico, nadie lo entiende. Empero, somos en la historia algo más que historia. Y frente a la política ¿nos avergonzaremos de definirnos por realidades más hondas que la política? Pero la Revolución significa algo más que lo histórico y lo político, significa algo íntimo. Pero aquí se despeñan todas nuestras capacidades. No hay pensador capaz de pensar lo que López Velarde entiende por íntimo. Lejos, pues, estamos de haber comprendido lo que la revolución nos ha enseñado”.

     Ese íntimo no puede ser religioso, ha de ser secular. La imagen de la convocatoria a la fe no puede ser la que nos convoca a la identidad nacional y a construir la patria.

     Fue Jaime Torres Bodet como secretario de Educación Pública quien lo descubrió, pero guardó silencio (elaboro sobre suposiciones) ante el embate de la todavía poderosa política eclesial mexicana. El tiempo de la función política de la Virgen de Guadalupe concluyó hace mucho, pero se niegan a aceptar el hecho y a reconstruir los senderos de la fe.

http://www.almomento.mx ,  http://www.analisisafondo.com ,
http://www.indicepolitico.com ,
www.gregorioortega.blog   @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Patria, ¿concepto ideológico, emotivo, identitario; cualitativo o cuantitativo? I/V

  Gregorio Ortega Molina 13 de septiembre de 2021 -00:12 CE


*Para vivir en este mundo necesitas entregarte a esa idea o corazonada o sentimiento o afortunado encuentro que es la patria, porque, así como la promesa de alcanzar el paraíso te alienta, la sensación de pertenecer a un hogar común, a una nación que da sentido a tu compromiso con el Estado y el gobierno, te fortalece lo necesario para ponerte de pie cada mañana


 Para Rosa y Roberto Ricárdez





¿Qué significa para ti la patria? ¿Es una corazonada, un dolor, un anhelo, un sentimiento perdido? ¿Compartes lo que sientes por tu casa, tu país, tu México? Estas y otras muchas preguntas son motivadas por el inquietante libro La exquisita dolencia, ensayos sobre Ramón López Velarde. Emilio Uranga. Edición, Introducción y notas de José Manuel Cuéllar Moreno.

     Tarde caes en la cuenta de que los conceptos distan mucho de ser inmutables, salvo aquellos que tienen que ver con la divinidad, la fe, la relación entre los humanos y Dios, y quién sabe, porque los fundamentalismos religiosos y el terrorismo islámico modifican a fondo los sentidos de pertenencia e identidad.

     Tanto o más que lo han modificado la comunicación instantánea, su tiempo real y el mundo virtual que abrieron a las relaciones humanas y al conocimiento; tanto o más que la globalización estructural que todavía se ajusta a las pretensiones geopolíticas y de control económico de, al menos, el grupo de los siete y los poderes fácticos consolidados por los barones de la droga y los zares de la economía.

     Los mexicanos podemos resumir las transformaciones de nuestra percepción de la idea de patria, a partir del triunfo aparente de la Revolución y la manera en que conculcaron las normas que se aspiró a establecer, con el propósito de, en algún futuro, lograr, entre otros sueños, la Tierra Prometida por la democracia; la creación de los libros de texto gratuitos; el TLC y la propuesta de incorporar a la nación al bloque de América del Norte; la búsqueda de una reforma del Estado con transición, que apenas alcanzó para alternancia y un fortalecimiento del presidencialismo, que hoy carece de fuerza legal y legitimidad para mandar como lo hicieron Plutarco Elías Calles y Lázaro Cárdenas del Río.

     Es necesario preguntar de nuevo: ¿cuál es tu idea de patria? Hay una respuesta aportada por José Manuel Cuéllar Moreno: “Con la Revolución había nacido una patria <<hacia dentro… no histórica ni política, sino íntima… una patria menos externa, más modesta y probablemente más preciosa>>. <<Pero, ¿quién entenderá lo que con esas palabras se nos invita a pensar>>, se cuestionaba Uranga. Lo que en López Velarde había sido una genial corazonada, habría de convertirse, por obra de los filósofos, en análisis”.

     Al seguir esta línea de reflexión, topamos con la necesidad de darle un verdadero sentido y rostro a la patria, análogo al que los fieles de las religiones diversas que nos convocan, se adhieren para dar cuerpo a su esperanza. Esa promesa, acá, es el equivalente a la Tierra Prometida, al Paraíso, al cielo.

     Para vivir en este mundo necesitas entregarte a esa idea o corazonada o sentimiento o afortunado encuentro que es la patria, porque, así como la promesa de alcanzar el paraíso te alienta, la sensación de pertenecer a un hogar común, a una nación que da sentido a tu compromiso con el Estado y el gobierno, te fortalece lo necesario para ponerte de pie cada mañana.


http://www.almomento.mx ,  http://www.analisisafondo.com ,
http://www.indicepolitico.com ,
www.gregorioortega.blog   @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Confrontación Echeverría-Scherer, otra vertiente histórica

  Gregorio Ortega Molina 10 de septiembre de 2021 -00:12 CE


*Durante el esplendor del presidencialismo mexicano la expresión de máximo poder residió en el nombramiento unipersonal del sucesor; oponerse a esa decisión -si así ocurrió- fue la causa de lo ocurrido el 8 de julio de 1976



Los participantes -accidentales todos- de esta posible versión de lo ocurrido entre el Poder Ejecutivo y el Cuarto Poder, cuyo desenlace fue el 8 de julio de 1976, nos ofrecen la auténtica importancia de la fuerza que puede adquirir la prensa, a pesar de los compromisos y las presiones ejercidas sobre propietarios y periodistas.

     Julio Scherer García me invita a su casa de Gabriel Mancera durante la segunda quincena de diciembre de 1982. Me halaga, festeja, envuelve en confidencias para fortalecer nuestra “amistad”. Todo debido a que Javier Wimer, recién nombrado subsecretario de Comunicación Social en Gobernación, me invitó como secretario particular.

     Sin venir a cuento, el director de Proceso me hace una breve narración de su rompimiento con Fausto Zapata Loredo, porque el entonces subsecretario de Información de Presidencia de la República le advirtió que en la lealtad también hay niveles, y la suya estaba con Luis Echeverría Álvarez, no con el periodista.

     Años después, en las inmediaciones de las oficinas del delegado de Coyoacán, de buenas a primeras me topo con Zapata Loredo. Abrazos, sonrisas, promesas de afecto y el conejo fuera de la chistera: me cuenta de su rompimiento con Julio, precisamente por requerimientos de una lealtad que únicamente corresponde al presidente de la República, me sostiene Fausto, y afirma: No quiso entender las reglas. Le pido me aclare, pero ya mantiene la boca cerrada.

     Luego, mediada la década de los 90, Ricardo Garibay cuenta, durante uno de los desayunos en casa de Enrique Mendoza, que tanto Fausto Zapata como Luis Echeverría le pidieron que conversara con Julio Scherer para que entendiera las razones por las cuales el candidato sería el secretario de Hacienda y Crédito Público, que no era el del director de Excélsior.

     Imposible razonamiento alguno con Scherer, enfatizó Garibay.

     Lo anterior me regresó a la memoria por la relectura de Los periodistas, donde Vicente Leñero cuenta del proyecto y gestiones de hacer otro diario con el apoyo del presidente José López Portillo, quien trajo a Scherer y su grupo a la vuelta y vuelta, hasta que se toparon con la negativa absoluta.

     ¿Azoro? ¿Desengaño de los periodistas? Quizá de casi todos, pero en su fuero interno Julio Scherer García debió meditar acerca de cómo se opuso a la candidatura del breve secretario de Hacienda, a quien llamaba primo. Con toda certeza López Portillo sabía, y en su momento cobró la factura.

     También me permitió recordar que conocí y escuché a Echeverría cuando era niño, luego de adolescente y finalmente de adulto. Era capaz de soportarlo todo por el poder, no dudo que junto con el director de Excélsior haya tejido la urdimbre del engaño de su absoluta libertad y respeto a la libertad de expresión, incluido el boicot publicitario, precisamente para ser rescatado por el gobierno de la apertura democrática.

     Imposible saberlo con exactitud. Lo que sí fue cierto, es que durante el esplendor del presidencialismo mexicano la expresión de máximo poder residió en el nombramiento unipersonal del sucesor, y oponerse a esa decisión -si así ocurrió- fue la causa de lo ocurrido el 8 de julio de 1976.

http://www.almomento.mx ,  http://www.analisisafondo.com ,
http://www.indicepolitico.com ,
www.gregorioortega.blog   @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos
Posted in Uncategorized | Leave a comment