LA COSTUMBRE DEL PODER: ¿Es administrable la confrontación entre 120 millones de mexicanos?

 Gregorio Ortega Molina 10 de julio de 2020 – 00:12 CE

*El pleito se abre porque se asienta y enciende debido a que el origen del conflicto es una máscara que oculta el rostro de El gesticulador, esconde lo que se hace a La sombra del caudillo. Estamos a un tris de lo irremediable. AMLO anda suelto

Dada la secuencia de los acontecimientos, tengo la certeza de que don AMLO sabe perfectamente lo que busca y cómo encontrarlo, lo que también me deja sin duda sobre la posibilidad de que no haya medido las consecuencias del método usado para lograrlo.

La confrontación verbal y abierta ha escalado insensiblemente. Las cifras de las muertes por Covid-19 ensarapan el número real de ejecuciones por la violencia, cada día más cruentas y con objetivos en el ámbito de procuración y administración de justicia, tanto local como federal. Decidieron que en esta patria la muerte tiene permiso.

Lo primero a considerar es que hoy, en México, muchos ciudadanos de pleno derecho y en uso de sus facultades, están armados; el número de efectivos en las fuerzas armadas y en las diversas policías, es inferior al de los sicarios sumado al de los mexicanos agraviados por una u otra razón, y al de las fuerzas de protección privada.

La República amorosa es una envoltura para esconder lo que se sabe, pero se simula desconocer: “El poder tiene límites por las dificultades del control (al margen de otros factores), no sólo en extensión, sino, lo que es más importante, en profundidad… Una esclavitud igual tiene éxito con los obreros de la cadena. Luego, evítense las condiciones que permitan reducir la esclavitud sin gastar. Siempre existirá la urgencia del hambre, la urgencia social, el amor al oficio… El amo está condenado a temer”, dejó anotado Simone Weil en sus Cuadernos.

Don AMLO lo sabe, pero no lo acepta, lo niega, por eso desde sus primeras declaraciones avisó que no quiere ser florero; también está consciente de que el poder absoluto que anhela se obtiene a sangre y fuego; no pueden negar, los de uno y otro bando, los resabios que se les han acumulado a través de la insidia de las mañaneras, por lo que es urgente buscar espacios de reconciliación donde se establezcan las bases de seguridad jurídica que responda a las necesidades de los jodidos y a las expectativas de los señores del billete.

También saben, los de uno y otro bando, que los sicarios de los señores de la droga pueden inclinar la balanza y desatar las furias, porque están dispuestos o no perder sus parcelas de poder.

Pero es necesario poner atención al México bueno y sabio, porque es en ellos donde la reacción resulta impredecible. La Weil lo deja claro: “El desgraciado no entiende por qué no provoca ni piedad ni simpatía. Piensa que si él estuviera en lugar de los espectadores sentiría piedad, pues, al ponerse en su piel, contempla el espectáculo de una desgracia imaginaria en la que ya no existen trabas que frenen la piedad”.

Lo mismo ocurre en el caso de los malos tratos y las disputas por el poder. La confrontación se abre porque se asienta y se enciende debido a que el origen del pleito es una máscara que oculta el rostro de El gesticulador, esconde lo que se hace a La sombra del caudillo. Estamos a un tris de lo irremediable. AMLO anda suelto

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: ¿Qué le hizo México?

 Gregorio Ortega Molina 9 de julio de 2020 – 00:12 CE

El dilema es que no hay dilema. La vertiente de la concupiscencia de AMLO por el poder y la manera de conservarlo, nos obliga a una pregunta que no tiene respuesta: ¿qué le hizo México? La confrontación entre buenos y malos que él propicia, puede ser larga, cruenta, perversa, cruel

AMLO enviará carta a Carlos Salazar con empresas que deben ...

La política de confrontación verbal de don AMLO abre la puerta a consecuencias imprevistas, entre ellas la incubación del odio entre mexicanos y el riesgo de una guerra civil entre buenos y malos, sin que nada ni nadie pueda determinar efectivamente cómo están delimitados esos campos.

Toda vez que anoto alguna crítica o señalo un error de este gobierno, de inmediato saltan los defensores de la 4T que preguntan: ¿todo estaba mejor? No, pero nos ofrecieron mejorar, no ir a peor. Es como si hubiesen determinado cubrir el territorio nacional con un manto de mal fario y de indecencia moral y física. No les da vergüenza mostrarse tal cual son.

Es en este punto que resulta prudente reconocer la armoniosa relación política y quizá amistad, entre el factótum de la República y el señor Ricardo Benjamín Salinas Pliego.

En alguna ocasión en que fui invitado a comer por Salinas Pliego (creo que fueron tres veces), le pregunté por qué era tan agresivo y exigente con sus subordinados, que si no era preferible que lo respetaran a que le temieran. Sonrió -porque con certeza me consideró ingenuo- y me dijo, sin empacho, que funciona mejor el palo que la zanahoria.

Es respetable su posición, cada quien tiene su manera de matar pulgas, pero considero que hay grupos sociales y personas que de ningún modo aceptan el mal trato, aunque saben que la dignidad no alimenta, y también porque su actividad y su capital les confieren una parcela de poder gremial y político, que ante una institución presidencial disminuida desde el momento en que se determinó reducir los activos económicos del Estado, también la empequeñecieron, aunque todavía no les cae el veinte de que es un hecho real y constatable que no admite otros datos.

Revertir la situación equivaldría a meter reversa a la historia de México de los últimos 40 años, lo que resulta imposible. Empeñarse en la recuperación de lo que ya no es, dista mucho de ser una quimera, es una tontería.

Tan predicadores de la moral, tan afanosos de sembrar evangelización, deberían leer a Simone Weil, en cuyos cuadernos encontramos lo siguiente: “No juzgar. Todos los defectos son iguales. No hay más que un defecto: carecer de la facultad de alimentarse de luz. Puesto que, abolida esa facultad, todos los defectos son posibles y ninguno de ellos evitable…

“El único asidero es sobrevivir. Ahí es donde comienza la extrema desgracia, cuando todos los apegos se sustituyen por el de sobrevivir (también incluye la supervivencia política). Ese apego queda entonces al descubierto. Sin otro objetivo que él mismo. Infierno”.

El dilema es que no hay dilema. La vertiente de la concupiscencia de AMLO por el poder y la manera de conservarlo, nos obliga a una pregunta que no tiene respuesta: ¿qué le hizo México? La confrontación entre buenos y malos que él propicia, puede ser larga, cruenta, perversa, cruel.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: La 4T y sus delatores

 Gregorio Ortega Molina 8 de julio de 2020 – 00:12 CE

*Ahora y por ley estarán entre nosotros; pronto pudiéramos ser testigos de cómo los bienes y propiedades de los odiados fifís cambian de manos, como en la peor época de la quintacolumna francesa

La 4T y sus delatores

De mis lecturas y películas vistas, recuerdo la imagen de los Comisarios del Pueblo soviético; fueron controladores y delatores al mismo tiempo. Se servían de otros corre ve y dile a los cuales tenían sujetos de aquellito. Se chismea e inventa por miedo.
Pero quizá el personaje más lastimoso, perverso y envidioso, es el quintacolumnista francés, porque traiciona a su patria, sus amistades, su familia. Se mueve por consideraciones de venganza, de odio racial. Promovían el despojo de las familias judías por parte de las autoridades nazis, para después ellos apropiarse ilegalmente de sus hogares, obras de arte, joyas. Destruyeron vidas para hacerse de bienes materiales.
Don AMLO, que deja la impronta de militante de extrema derecha más que de político de izquierda, alienta ese tipo de conductas todas las mañanas, cuando por su voz y su mandato confronta al México bueno y sabio, con el de los codiciosos millonarios, los periodistas corruptos, los políticos rapaces, porque se prepara para el asalto final a la propiedad privada, por medio de su propio ejército de delatores.
En el Diario Oficial del 11 de junio último se publicaron los lineamientos que establecen “las bases conforme a las cuales se creará, promoverá, dará acompañamiento, seguimiento y coordinará el Sistema de Ciudadanos Alertadores Internos y Externos de la Corrupción”.
¿Cuál será la función específica y a quiénes está destinado el cargo de alertadores-delatores o corre ve y dile que crea la Secretaría de la Función Pública, a la sombra de las ideas del esposo de Irma Eréndira Sandoval y de su jefe, don AMLO?
El delator y corre ve y dile, que supuestamente será anónimo, “proporcionará información sobre actos que se hayan cometido, se estén cometiendo, o sea probable que se cometan (¿serán videntes, adivinos o nada más codiciosos de los bienes de sus vecinos o enemigos?) por servidores públicos respecto de presuntos (la presunción califica, debía decir supuestos) actos de corrupción”.
Es momento de preguntarnos si así deseamos que se construya, moral y éticamente, el futuro de nuestros hijos, y eso si el Covid-19 y la crisis económica dejan resquicios para el optimismo y pensar que la línea de horizonte no desaparece, porque mañana olvidaremos la pesadilla.
Los delatores son la peor especie de ser humano; en el mundo rudo del hampa no los toleran, pero florecen como lirio acuático entre los políticos, en el seno de familias en las que se disputan herencias o se codician las mujeres ajenas, sean de los hermanos o los primos, o viceversa, los maridos ajenos de las hermanas y primas.
Ahora y por ley estarán entre nosotros; pronto pudiéramos ser testigos de cómo los bienes y propiedades de los odiados fifís cambian de manos, como en la peor época de la quintacolumna francesa.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: El rostro de la regeneración nacional

 Gregorio Ortega Molina 7 de julio de 2020 – 00:12 CE

*El número de muertos sumado (enfermedad más violencia) puede tener dos consecuencias contradictorias. O la sumisión absoluta impuesta por el desánimo y el miedo, o el estallido social sin control y sin rumbo, debido al odio entre mexicanos inoculado todas las mañanas desde la voz del predicador de Macuspana. El incendio puede ser total, y la purificación también. ¡Ahí se la hayan!

El rostro de la regeneración nacional

Como si fuese un aliento al optimismo que debemos cultivar, los medios de difusión impresos, electrónicos, televisivos y radiofónicos, el jueves 4 de junio dieron a conocer, con bombo y platillo, que las muertes por Covid-19 de los últimos 4 meses, superan en número a los ejecutados, asesinados, desmembrados y ocultados en las fosas clandestinas. ¡Vaya consuelo!
Lo que sí muestra la capacidad de cambio de la 4T es que durante este 2020, México padeció dos de los meses más violentos de su historia, cuando la promesa fue regresarnos a esa paz social que a duras penas podemos recordar, porque a estas alturas nos hemos acostumbrados a vivir en el sobresalto y el Jesús en la boca.
Cuando todavía se atrevieron a sostener que la pandemia nos hacia lo que el viento a Juárez, porque nos quedaba distante en la geografía y en el tiempo, ofrecieron la creación de dos millones de empleos y presentaron un incoherente proyecto de recuperación económica; hoy, ambas propuestas son quimera, porque para los millones de empleos perdidos no hay programas de inversión de la magnitud necesaria para contener, primero, y superar después las consecuencias de una recesión, cuyo porcentaje ya no quiero ni pensar ni escribir, porque es de dar pesadilla y causar estrés postraumático.
El mantra de la lucha contra la corrupción quedó absolutamente desdibujado, pues de acuerdo a las encuestas de ese INEGI de todos tan temido, durante 2019 la percepción de sufrir, padecer o ser víctima de algún acto de corrupción, sobre todo en esos trámites administrativos que muchos quieren “rapidito”, la caja registradora del cohecho, el moche o la “ayuda” funciona con toda regularidad y a velocidad creciente. En época de crisis la lana es buscada a como dé lugar, porque después quién sabe si haya, del verbo haber, nunca del “haiga sido como haiga sido” del inefable y nunca bien ponderado Felipe Calderón Hinojosa, líder sin igual del México Libre.
Lo que parecía la desdibujada imagen del México de la Presidencia Imperial, del país de un solo hombre, se reconfiguró cual programa de alta densidad, y adquirió los pixeles de un Maximato del siglo XXI en el que únicamente será escuchada la voz del líder; ¡ay de aquel que le desee mal o no incline la cabeza a su paso y su peso político!, porque los diáconos de esta nueva religión, los señores Epigmenio Ibarra y Jorge Zepeda, soltarán el mal fario sobre sus personas y bienes.
El caso es que el número de muertos sumado (enfermedad más violencia) puede tener dos consecuencias contradictorias. O la sumisión absoluta impuesta por el desánimo y el miedo, o el estallido social sin control y sin rumbo, debido al odio entre mexicanos inoculado todas las mañanas desde la voz del predicador de Macuspana. El incendio puede ser total, y la purificación también, ¡Ahí se la hayan!

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Así es la nueva normalidad, ni modo

 Gregorio Ortega Molina 6 de julio de 2020 – 00:12 CE

*Es en lo que quedó convertido el MANTRA del que se sirvió el señor AMLO para escalar al poder. Los seres humanos son fieles a ellos mismos, más cuando hambre e inseguridad aprietan, ya no digamos la salud

Corrupción Meta : Las interceptaciones de la Fiscalía en caso de ...

El poder, cuando se recibe en su casi totalidad y no ha de agradecerse a alguien en concreto (grupo o persona), modifica el carácter y todas las percepciones de quien lo ejerce. Transita del Estado soy yo, de Luis XIV, a la realidad soy yo, de nuestro actual presidente de la República.

Alberto Ortega y Verzon me comparte sus reflexiones sobre estadísticas y verdad, y en ellas descubrimos la posibilidad de que así es: “Jacques Maritain señala el peligro de que el dato sin fundamento en la realidad sea un gran sofisma, como idea que se piensa ella misma y pensándose ella misma engendra en sí las frases de un discurso que es la realidad. Un dato en sí mismo que pretende representar la realidad como evidencia mental y sostener la creencia de que el mundo virtual es el mundo real o que constituye la realidad cuando ‘…escapa así a nuestra captación directa la realidad positiva de la individualidad o la singularidad…’ de las cosas, acentuando la relatividad y la imperfección del dato, que sólo es la representación de la realidad y no la realidad misma, ensanchando su relatividad cuando se organizan a medida y se confeccionan como tabulados.  Habida cuenta de que la idea o concepto estadístico es el dato que debe reflejar la realidad; de no ser así, se tomarán decisiones sobre quimeras o puras invenciones”.

La manera de demostrar el aserto está en “la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG) 2019, que ofrece información referente a la satisfacción con servicios públicos básicos y bajo demanda, así como las experiencias en la realización de pagos, trámites, solicitudes de servicios públicos y otro tipo de contactos con autoridades que tuvo la población de 18 años y más, que reside en áreas urbanas de 100,000 habitantes y más, durante 2019.

“También proporciona información sobre la percepción de la población acerca del fenómeno de corrupción y las experiencias que sufrió la población al realizar pagos, trámites, solicitudes de servicios públicos y otro tipo de contacto con servidores públicos durante 2019. (Es decir, durante el año de inicio de la 4T.)

“La ENCIG mide el nivel de satisfacción de la población con respecto del agua potable, drenaje y alcantarillado, alumbrado público, parques y jardines, recolección de basura, policía, calles y avenidas, carreteras y caminos sin cuota. De igual forma, se mide la satisfacción de la población con los servicios de educación pública básica, educación pública universitaria, servicios de salud del IMSS, ISSSTE y Centros de Salud Estatales o Seguro Popular, energía eléctrica, transporte público masivo automotor, autobús de tránsito rápido, metro o tren ligero y autopistas con casetas de cuota. En general, la satisfacción promedio a nivel nacional pasó de 45.5% en 2017, a 47.2% en 2019.

“Para el caso de los servicios públicos básicos, las calles y avenidas, policía y alumbrado público, obtuvieron un menor nivel de satisfacción a nivel nacional, con 25.1%, 26.2% y 38.2%, respectivamente.

“En cuanto a los servicios públicos bajo demanda, 79.8% de la población manifestó estar satisfecha con el servicio de educación pública universitaria durante 2019, mientras que para los servicios de salud estatales la satisfacción fue de 47.2% y, respecto al transporte público masivo automotor, fue de 32.7 por ciento.

“Durante 2019, la percepción sobre la frecuencia de actos de corrupción en instituciones de gobierno se redujo, al pasar de 91.1% en 2017, a 87% en 2019. Sin embargo, la tasa de prevalencia de corrupción se incrementó de 14,635 víctimas por cada 100,000 habitantes en 2017, a 15,732 en 2019; al igual que la tasa de incidencia, la cual pasó de 25,541 actos de corrupción por cada 100,000 habitantes en 2017 a 30,456 en 2019; el mayor porcentaje en experiencias de corrupción se estimó en el contacto con autoridades de seguridad pública con 59.2% de los casos; seguido de los trámites relacionados con permisos de uso de suelo, demolición o construcción, solicitudes de constancias de libertad de gravamen u otros trámites en el Registro Público de la Propiedad, con 25 por ciento.

“Estas cifras expresan tanto la relación de personas afectadas, como las experiencias de corrupción registradas en trámites, pagos y solicitudes de servicios públicos, así como otro tipo de contactos con servidores públicos en áreas urbanas. La cobertura conceptual y el alcance metodológico de este programa estadístico contemplan actos de corrupción en actividades relacionadas con la vida cotidiana de los hogares y no de las actividades que permiten el desarrollo de las unidades económicas”.

La anterior es nueva normalidad en que quedó convertido el MANTRA del que se sirvió el señor AMLO para escalar al poder. Los seres humanos son fieles a ellos mismos, más cuando hambre e inseguridad aprietan, ya no digamos la salud.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: ¿Quién está con México?

 Gregorio Ortega Molina 3 de julio de 2020 – 00:12 CE
*Saltamos del dilema presentado a LEA acerca del camino político para su gobierno: democracia o autoritarismo, al estás conmigo, o en mi contra. Sin recato alguno y como el jibarito, alegre se encamina a la Casa Blanca a presentar sus respetos

¿Quién está con México?
El señor AMLO superó con creces las expectativas que Robert Lansing describió para Woodrow Wilson en un comunicado del 5 de febrero de 1920. Con él el gobierno de Estados Unidos cierra el operativo de la balcanización económica de México sin disparar un solo tiro, pero con un plus. El actual mandamás de estas tierras no necesitó estudiar en ninguna de las universidades de la Ivy League para dejarse seducir por su poder.
Desde una supuesta posición de izquierda y con el uso de un lenguaje que confronta, divide y fomenta odios internos, el señor AMLO vende -durante todas y cada una de las mañaneras- al pueblo bueno y sabio, esa idea de que los gobernantes corruptos y los empresarios codiciosos les ceden su lugar para que la justicia terrenal llegue a sus hogares, y gracias a las becas, las ayudas económicas y los supuestos programas sociales, se reactive la economía, coman a sus anchas y, tan pronto como despuesito de la pandemia, encuentren el trabajo que va a dignificar sus vidas.
¡Vaya propuesta tan peregrina! No la cree ni el diablo, porque la realidad es que México está dividido -quizá como esquematiza Aguilar Camín, entre violentos y no violentos-, y nada se hace para unificar criterios y propuestas que ofrezcan soluciones generales en las que todos cedan lo que deben ceder, para tomarse de las manos, verse a los ojos, apostar por México, olvidarse de esa estupidez del estás conmigo o en mi contra; por la transformación, o la permanencia en ese vacío de corrupción que a nada conduce.
Lo único cierto es que nos encaminan al sainete legislativo y judicial, al rompimiento del pacto federal, a la desaparición, de hecho, de los organismos autónomos, a la militarización para confrontar a las fuerzas armadas con las nuevas fuerzas de paz, diseñadas para “cuidar” o “alentar” el desbordamiento violento de las protestas, y transitar, casi de manera automática, a una guerra civil en la que los vencedores no serán los mexicanos, sino esas fuerzas oscuras del dinero y la especulación, que son las verdaderas propietarias del poder.
No se trata de una conspiración, sino del éxito de esa idea sembrada en muchos mexicanos desde los éxitos de Samuel Houston en la República de Texas, que es la ansiosa necesidad de pertenecer al Imperio, porque fuera de América del Norte México continuará el sendero de la melancolía heredada al momento del rompimiento con España y del surgimiento del breve Imperio Mexicano con Agustín de Iturbide. ¿Dónde quedaba la Independencia?
El señor López nos resultó más entreguista que los ex presidentes Calderón y Peña, porque el resultado del rompimiento de los contratos internacionales en la Reforma Energética, la Energía Renovable, el nuevo aeropuerto, y la dobladita de manos en materia migratoria, son muestra del verdadero concepto de soberanía que lastra la 4T.
Saltamos del dilema presentado a LEA acerca del camino político para su gobierno: democracia o autoritarismo, al estás conmigo, o en mi contra. Sin recato alguno y como el jibarito, alegre se encamina a la Casa Blanca a presentar sus respetos.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: No vine a traer paz sino espada

 Gregorio Ortega Molina 2 de julio de 2020 – 00:12 CE

*Pero crean al señor AMLO, nada ni nadie se los impide, sólo que cuando se den cuenta de dónde están parados y que la espada irrumpió en sus hogares, habrán perdido la inteligencia y las ganas para corregir el entuerto votado y asumido de buena gana

No vine a traer paz sino espada

El señor AMLO tantea los desos del tigre, como si la sangre derramada durante los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña y los primeros 18 meses del suyo, no fuese suficiente.

Está harto y desconcertado porque no ha logrado el control añorado, que es mangonear a los mexicanos al estilo del viejo PRI; olvidó que al disminuirse el Estado y crearse los poderes fácticos, la institución presidencial dejó de ser lo que fue. Desesperado ya, conmina a que concluyan los tiempos de las medias tintas, se decanten todos por él, o en su contra. Para dividir a la patria en dos eternos enemigos, propone reducir la partidocracia a dos opciones: liberales y conservadores.

Son los primeros pasos para incendiar la república, que es lo que él se propone. Tomo el texto siguiente de Mateo 10:34-37 encontrado en la Biblia Reina Valera de la edición de 1960: “No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su casa. El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí”.

La interpretación teológica del tema dista mucho de ser la propuesta política del mismo, adaptada a las necesidades de una supuesta renovación nacional que, ahora lo vemos, sólo es la prolongación de una larga agonía y una cruenta lucha facciosa por el poder, que nunca quedó saldada en 1821, de ahí que se insistiera en la renovación del Imperio y corrieran a buscar su príncipe de Austria al palacio de Miramar.

La grande, la enorme habilidad política del señor AMLO es el uso de la palabra, casi en la perfección del lingüista o del narrador bíblico, para vender al pueblo bueno y sabio, como verdad revelada por Dios, lo que es mentira, lo que se traduce en la más pura y dura política de derechas, para convertir a México en una nación maquiladora y proveedora de mano de obra barata. A eso acude a la Casa Blanca, a humillarse y a humillarnos.

Se profundizarán los privilegios, si no me creen pregunten al hijo de Manolito, el de la CFE, o a Mario Villanueva que sí obtuvo lo que no puede lograr la defensa de Rosario Robles. El ámbito del poder es fiel a su historia, porque el esquema se repite desde el Imperio Romano, lo único que varía es la modalidad del impuesto y el tributo. México es de los que paga desde que el Reino de España permitió la encomienda. Hoy los encomenderos se constituyen en poderes fácticos.

Pero crean al señor AMLO, nada ni nadie se los impide, sólo que cuando se den cuenta de dónde están parados y que la espada irrumpió en sus hogares, habrán perdido la inteligencia y las ganas para corregir el entuerto votado y aceptado de buena gana.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Angustia y humillación

 Gregorio Ortega Molina 1° de julio de 2020 – 00:12 CE

*La angustia que aquí se sufre es característica del ser del mexicano. No hay aguamaniles suficientes para que los políticos laven sus manos de la sangre o del rastro de la corrupción

Quién es Omar García Harfuch, jefe de la Policía de la CDMX?

Como consecuencia inmediata del Covid-19 y la enfermedad política que se manifiesta en México, debí regresar a una lectura tóxica, pero necesaria. El concepto de angustia, donde Sören Kierkegaard advierte, desde el inicio, en el prólogo:

“Cada generación tiene su misión y no necesita hacer tan extraordinarios esfuerzos, que lo sea todo para la anterior y la siguiente. Cada individuo de una generación tiene, como cada día, su carga especial y bastante que hacer con preocuparse de sí mismo. ¿Por qué querer abrazar el presente entero con su preocupación dominante, o creer que inicia una era o una época con su libro -cuando no, según la última moda, con meras promesas solemnes, con amplias y seductoras indicaciones, con la absoluta garantía de una voluta dudosa?”

Lo que no hemos logrado asimilar, es que nuestra angustia está atada a nuestra humillación, a esa que nació con la Conquista y se manifestó en la encomienda, a la que los predicadores que llegaron con los asesinos le buscaron remedio a través del sincretismo y en la imagen consoladora de la señora de Guadalupe. Violada la Malinche, creyeron oportuno dotarnos de una madre virgen y protectora. En esta nación el que no es católico o de diferente denominación cristiana, es hijo de la señora del Tepeyac. “Acaso no estoy yo aquí, que soy tu madre”.

Si el concepto de angustia en Kierkegaard nace amarrado a la percepción, a la idea del pecado original, aquí tiene otra fuente, que lo mismo está detrás de El ser del mexicano que de El laberinto de la soledad y esos rituales políticos que siempre concluyen en el sacrificio de las mayorías.

La imagen de los escenarios en los que se mueve el tlatoani, está perfectamente descrita en La sombra del caudilloEl Ulises criolloEl gesticuladorNoticias del Imperio… nos habían dejado con la ilusión de un emperador bonito, pero fue sustituida por la esfinge de Benito Juárez, el brazo podrido de Álvaro Obregón, la rudeza innecesaria de Plutarco Elías Calles, la guerra civil entre narcotraficantes mexicanos y civiles que no tienen ni en que caerse muertos, el todo cubierto por el manto de la impunidad, que es la peor de las corrupciones y sucede que es la que nadie combate, verdad Manuel Bartlett.

Pero nos negamos a entender que la historia somos nosotros, se escribe con nuestras acciones diarias, con la suma de muertos en la cama y conectados a respiradores (si alcanzan) más los acribillados en las calles o en los campos de adormidera, o los comprados directamente en sus escaños y curules, porque ellos también cuentan, pues a pesar de ser muertos políticos, dejan el rastro de lo que hicieron en contra de sus propios hijos, porque al caminar las 30 monedas tintinean en sus bolsas.

La angustia que aquí se sufre es característica del ser del mexicano. No hay aguamaniles suficientes para que los políticos laven sus manos de la sangre o del rastro de la corrupción.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Miente como respira

 Gregorio Ortega Molina 30 de junio de 2018 – 00:12 CE

*La mentira intenta conferir legitimidad a lo que no la tiene, envuelve, disfraza y prolonga la agonía de lo que dejó de ser hace muchos sexenios, cuando decidieron disminuir al Estado

Video: las grietas y derrumbes cerca del epicentro del terremoto ...

Quienes ejercen el poder escudados en su tenue luz de las entendederas y detrás de un pálido barniz de su comprensión del mundo y la historia de su entorno, necesitan mentir para sostenerse donde se encuentran; lo hacen por necesaria pulsión vital. Si pierden el mando fallecen, al menos anímicamente, transitan a la abulia, al desinterés, a la nostalgia de lo que soñaron ser y no fueron.

El tema es bíblico. Está en el origen: Eva y Adán se pelotean la responsabilidad adquirida del pecado original, que no es otra cosa sino un desafío para medir fuerzas, ver si pueden convertirse en lo que no son y jamás serán. La secuencia es lógica, el incordio de la envidia entre Caín y Abel. Y de ese escarnio entre hermanos se incuba el odio que confronta y lleva a la muerte. No es cualquier crimen. Del pecado original se transita al asesinato, ejecución primera, que determina la deriva del encono entre hermanos.

Teólogos e historiadores de las religiones y de los mitos que determinan o inciden en el comportamiento de los humanos, siguen ese hilo de Ariadna desde el Jardín del Edén hasta nuestros días. La pulsión por mentirse y por mentir, es más señalada entre aquellos cuyo sueño de trascenderse en la historia, se transforma primero en una pesadilla, y después en hechos que se niegan, no se aceptan, se desconocen, pero que determinan su paso por el mundo, o cuando menos en su pequeño entorno, local y nacional.

La pulsión por mentir adquiere tal fuerza, que ese personaje enseñoreado en el poder se ve obligado a modificar su percepción de la realidad, y pasa a vivir del ensueño de sus proyectos, de esos logros que únicamente existen por su palabra y debido a la aquiescencia absoluta y ciega de sus allegados. Lo muestra más la literatura, la constancia histórica lo oculta o lo disfraza, puesto que el líder nunca puede fracasar, y porque la narración siempre está a cargo de los vencedores.

El problema se agrava cuando la mentira sustituye a la verdad, porque se manifiesta un quiebre en los valores que permiten construir una comunidad para alimentar una nación y fortalecer un Estado. El deterioro de la moral, la ética y el valor de la palabra en lo que es, debilita la posibilidad de ser y pertenecer porque, otra vez de regreso al origen del diálogo con la serpiente, se empeñan en ser lo que ni remotamente aprendieron ser.

Para esos humanos mentir equivale a tomar gerovital, a vitaminarse con complejo B12; entonces se vuelven hábiles en el manejo y la conducción de la palabra, porque ésta adquiere la forma y dureza de una envoltura que les posibilita fingir que continúan con vida, respiran, piensan, toman decisiones, cuando ya son otros los que viven en ellos y por ellos.

La mentira confiere legitimidad a lo que no la tiene, envuelve, disfraza y prolonga la agonía de lo que dejó de ser hace muchos sexenios, cuando decidieron disminuir al Estado.

Acerca de Omar Hamid García Harfuch
Me llega un mensaje que por su importancia transcribo tal cual.

¿Quién es Omar Hamid García Harfuch?
García Harfuch era coordinador estatal de Seguridad Regional de la Policía Federal en Guerrero cuando desaparecieron a los 43 compañeros normalistas de Ayotzinapa. Su nombre estaba en la libreta de contactos del capo Sidronio Casarrubias.

En relación con el caso Ayotzinapa, García Harfuch ha sido mencionado –por nombre o cargo– por personajes como el defenestrado gobernador Ángel Aguirre Rivero y el ex fiscal de Guerrero Iñaki Blanco como uno de los representantes federales que formaban parte del Grupo de Coordinación Guerrero y que supieron de la operación de los cárteles y de su presunta colusión con autoridades municipales.

García Harfuch, también fue director de la Agencia de Investigación Criminal en el régimen de Enrique Peña Nieto, y por su historial familiar deja mucho que desear…

Es hijo de Javier García Paniagua, titular de la  extinta Dirección Federal de Seguridad encargada de las planear las desapariciones forzadas, las ejecuciones extrajudiciales, la fabricación de delitos y la persecución hacía todo opositor al gobierno durante la guerra sucia en los años setenta, y de María Harfuch Hidalgo, cuyo nombre “artístico” es María Sorté (misma a la que su hijo Omar García Harfuch, trasladó exclusivamente en un avión oficial de la PF, durante las inundaciones acontecidas en Acapulco, Guerrero, tras el paso de los huracanes “Ingrid” y “Manuel”, en 2013, sin subir al avión a ningún damnificado ni dándole ningún uso en beneficio de la población afectada).

Cabe mencionar que el abuelo de García Harfuch, fue el general Marcelino García Barragán, quien fungió como secretario de la Defensa Nacional del gobierno de Gustavo Díaz Ordaz, mismo que ejecutó desde la clandestinidad la matanza de estudiantes en la plaza de las tres culturas el 2 de octubre del 1968.

Así el historial de quienes nombra Claudia Sheinbaum, dándole más poder a este sicario de un sucio y abyecto historial familiar implicado en represiones hacia movimientos sociales.

¿Será que ahora ya sabemos de qué lado masca la iguana, o son estos mensajeros los que nos toman el pelo?

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Quebraron la autoridad

 Gregorio Ortega Molina 29 de junio de 2020 – 00:12 CE

*El camino para recuperar al país y evitar una previsible balcanización, es convocar a la reforma del Estado; cambiar de modelo político de gobierno para transitar de las cenizas del presidencialismo imperial al parlamentarismo presidencial, y así restaurar la autoridad quebrada, la fe en nosotros mismos

VisorOnline:: Ladies de Polanco: Azalia Ojeda sería policia en EdoMEx

“El que se ríe se lleva”, puede ser equivalente a considerar que, con toda certeza, el que sale a manifestarse a una marcha y aprovecha para vandalizar, causar escándalo, bloquear el tránsito y, además, agredir y burlarse de la policía, sabe que se expone a ser sancionado por la autoridad, pero ésta dejó su lugar vacío, ante dos síndromes: el del 68 y el de David Garay Maldonado, al que defenestraron por cumplir con su deber y empeñarse en asegurar la observancia de la ley.

Los responsables de los últimos cinco gobiernos constituidos “democráticamente”, olvidaron lo esencial -el primer contacto del ciudadano con la autoridad es la policía, pero ésta perdió todo respeto-; subvaluaron sus logros y su relación con los gobernados. A través de las redes sociales fuimos testigos de cómo en Polanco dos señoras, borrachas en apariencia, insultaron a los policías hasta cansarse… y otros episodios similares.

Desde el 1° de diciembre de 1994 quebraron su propia autoridad, al no respetar sus ofertas ni sus compromisos elementales. Cometieron el error de diciembre, Chiapas no se pacificó en 15 minutos, la guerra contra el narco está en su epicentro, la corrupción desfondó la autoridad ética de las instituciones y lo que queda de la República, además de que el incumplimiento de los compromisos nacionales e internacionales contraídos por los gobiernos anteriores, dieron al traste con lo que quedaba del aura presidencial.

El origen de la tragedia que hoy padecemos es detectable: la disminución del Estado. La necesidad de compartir el poder era impensable, todo se basaba en un equilibrio o contrapesos del presidencialismo, pero su ejercicio era institucional y unipersonal, hasta que se decidió atomizarlo en los “poderes fácticos” que, además de compartirlo lo dilapidan, no lo usan en beneficio de la sociedad, sino para servirse a ellos mismos.

Los modos e impunidad mostrados por los “anarquistas citadinos y callejeros”, con los que expresan su repudio a una autoridad quebrada, sólo manifiesta lo que los electores y la sociedad sienten sobre sus representantes y gobernantes, pero concretamente sobre la institución presidencial. Los estrategas de MORENA lo entendieron hasta este punto: no son un partido, son un movimiento, aunque ahora parece haber perdido la brújula y al líder, obsesionado por su melancolía y nostalgia del pasado.

¿Pueden disminuirse las cuotas de poder a los poderes fácticos? ¿Debe regresarse a un modelo de gobierno que perdió autoridad moral y cuya comunicación y presencia en la sociedad, se quebró al permitirse la impunidad y abandonar el camino de la ley? ¿Cómo podrán contener la irritación social, la confrontación entre mexicanos propiciada y favorecida por el Jefe Máximo, las reacciones al desempleo y el hambre después de atenuada la pandemia y manifestada, en su apogeo, la crisis económica?

Nada podrán hacer si desean cerrar el puño a la manera tradicional, o dividiendo, como lo hacen; el camino para recuperar al país y evitar una previsible balcanización, es convocar a la reforma del Estado, cambiar de modelo político de gobierno para transitar de las cenizas del presidencialismo imperial al parlamentarismo presidencial, para restaurar la autoridad quebrada y la fe en nosotros mismos.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment