LA COSTUMBRE DEL PODER: La 4T y sus absurdos

Gregorio Ortega Molina 14 de agosto de 2020 – 00:12 CE
*Por lo pronto, lo que nos ofrecen es inferior a lo que fue el proyecto de la Revolución; el mundo en el que se ajustan las ambiciones de la 4T no tolerará afrentas contra la libertad. Pero estamos en el absurdo

Librería Morelos | EL HOMBRE REBELDE

Los integrantes del gabinete ¿son empleados del presidente de la República en funciones, o su mandato constitucional está por sobre sus afectos y lealtad? ¿Les paga el titular del Ejecutivo de su bolsa, o reciben su salario de la recaudación fiscal?

     Recuerdo, con lástima y sensación de oprobio, lo narrado por Ricardo Garibay en casa de Enrique Mendoza; el cómo y cuando escuchó las increpaciones de Gustavo Díaz Ordaz a Agustín Yáñez, porque se atrevió a renunciar. Es conseja que al mandamás no se le renuncia, ¿por qué?

     Es un absurdo, pero obedece a que los integrantes del gabinete y los miembros del Poder Ejecutivo, desde jefe de departamento hasta subsecretario, se consideran contratados por sus jefes inmediatos, y nunca por una institución. Por ello está descarrilado el servicio nacional de carrera. De este contexto se desprende la actitud lacayuna del primer círculo del poder. No se atreven ni a respirar frente a su domador, mucho menos a soltarse un “pum” por accidente, o por miedo. El modelito está cabrón.

     Los que durante esta administración decidieron dimitir, ¿lo hicieron por dignidad, desengaño, frustración, o porque al fin comprendieron que se encontraban vistiendo una hermosa camisa de once varas? Y luego AMLO se atreve a sostener que dista mucho de comportarse como el otro López, el del México de un solo hombre. El riesgo de la dictadura y de la balcanización de la patria está vivo. La ambición puede más que la templanza, la cordura, la prudencia o la razón.

     AMLO tiene prisa, propone, dispone y depone. Niega la utilidad del cubrebocas, que es una verdad médica; debiera ofrecer una disculpa a Arturo Herrera, porque efectivamente ese filtro que a medias cubre el rostro, es esencial para la reactivación económica, porque preserva la salud, sin la cual nada se produce, sino molestia y gasto.

     Pero el presidente es insensible y se niega a comprender: “De todas las escuelas de la paciencia y la lucidez, la creación (creatividad) es la más eficaz. También es el más conmovedor testimonio de la única dignidad del hombre: la rebelión tenaz contra su condición, la perseverancia en un esfuerzo sostenido por estéril. Exige un esfuerzo cotidiano, el dominio de uno mismo, la apreciación exacta de los límites de la verdad, la mesura y la fuerza. Constituye una ascesis…”, dejó escrito Albert Camus.

     Y todavía encontramos exegetas que le buscan la cuadratura al círculo e intentan explicaciones a la confusión política en la que, con toda intención, nos tienen inmersos, pues sólo andan tras la posibilidad de construir su propia dictadura, sin contar con que aquí también puede haber una copia notariada de Carlos Prats, para encontrar su fiel de la balanza en su Augusto Pinochet. En política y las pugnas por el poder son mayores las sorpresas, que la posibilidad de que el análisis anticipe el resultado.

     Por lo pronto, lo que nos ofrecen es inferior a lo que fue el proyecto de la Revolución; el mundo en el que se ajustan las ambiciones de la 4T no tolerará afrentas contra la libertad. Pero estamos en el absurdo.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Intolerancia y golpismo

 Gregorio Ortega Molina 14 de agosto de 2020 – 00:12 CE

* Debemos comprender que el futuro depende y está en nuestra voluntad, nunca, jamás en el voluntarismo del presidente de todos los mexicanos

Los consumidores de información periodística, ya sea cibernética, impresa, radiodifundida o televisada, buscamos elementos crudos, sin matizar, de los sucesos que determinan nuestro entorno. Nos negamos a aceptar otros datos, queremos los verificables.

Que los ciudadanos y electores tengamos opinión propia y estemos dispuestos a ejercer nuestros derechos constitucionales, aterra al gobierno. Aquí aparece una cesura: construimos nuestro criterio, tenemos la película de nuestro entorno más clara que velada, pero a la hora de ejercer nuestros derechos, cuando se trata de encaminarse a la casilla electoral, la voluntad se quiebra y cede su fuerza a las dádivas gubernamentales. Pareciera que nos auto victimizamos de valemadrismo y nos negamos a consolidar la posibilidad de un futuro diferente, no sujeto a los caprichos y temporalidad de los gobernantes.

Hay que decirlo con todas sus letras. Somos víctimas de un gobierno intolerante y con sueños golpistas. La menor crítica acertada, la más pequeña y modesta opinión en contra, convierte al emisor en adversario, primero, y si reincide adquiere la estatura de un enemigo al cual es necesario destruir a través de la denostación casi cotidiana, montado -el jefe de las Fuerzas Armadas- en la cúspide de su muy personal Sinaí, esgrimiendo su decálogo que, día con día se modifica para caminar con las circunstancias del momento.

Bendito coraje califica el titular del Ejecutivo su respuesta a opinadores, intelectuales y periodistas. Esgrime razones y descalifica, pero en ningún momento presenta pruebas de sus dichos. Recuerdo que Jorge Carpizo se atrevió a hacer pública una lista de narcoperiodistas, lo que terminó en agua de borrajas; son inolvidables los enojos coléricos de Luis Echeverría Álvarez, José López Portillo, Miguel de la Madrid, Carlos Salinas, Vicente Fox, en contra de la prensa y ciertos periodistas.

Es preciso insistir: vivimos una primavera en la relación prensa-gobierno durante el sexenio de Ernesto Zedillo; quizá no porque él así lo quisiera, sino como consecuencia de la irrupción del EZLN, su lista de prensa y la presencia de observadores internacionales. En algún momento -lo supuse con ingenuidad- debió consolidarse la libertad de expresión, que es importante y se asentó (recordemos lo que se escribió en contra de EPN y su familia), hasta que las muertes de periodistas nos obligaron a reflexionar sobre el momento en que vivimos, como debe suceder con los asesinatos de jueces y policías.

     Los únicos responsables de lo que ocurra el 1° de julio de 2021 somos los electores, y a ello deberán contribuir los periodistas y opinadores e intelectuales, para que, tal como lo asienta Albert Camus en El mito de Sísifo, estemos conscientes de que “todas las experiencias referentes (al combate por la vida) son indiferentes. Hay unas que sirven, otras que no son útiles al ser humano. Le sirven si está consciente. Si no, carece de importancia: las derrotas de un hombre no juzgan las circunstancias, sino a él mismo”.

Debemos comprender que el futuro depende y está en nuestra voluntad, nunca, jamás en el voluntarismo del presidente de todos los mexicanos.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Caso Lozoya: que se joda el sistema judicial

 Gregorio Ortega Molina 12 de agosto de 2020 – 00:12 CE

*Abrir la puerta a las delaciones, la colaboración y/o el colaboracionismo, es ceder el espacio de las reglas del juego jurisdiccionales al caos y al sálvese el que pueda, porque entraremos a un período en el que para permanecer en el puesto de la manteca (dixit Ricardo Garibay) todo estará permitido

Un dermatólogo en el museo: Carraca de leproso

Me gustaría tener la oportunidad de preguntar a Judas acerca del epíteto que prefiere para que nos refiramos a él: ¿delator o colaborador? E insisto en epíteto, porque en términos políticos, de lealtad, afecto y amistad, ninguna de las dos palabras da para más.

Ambas están a la moda. Políticos y analistas de toda laya las usan para referirse a la condición judicial y jurídica de Emilio Lozoya Austin. Para puntualizar, es preciso asentar mi opinión: cuando Judas extendió la mano para recibir 30 monedas, adquirió de inmediato la condición de delator, que implícita lleva la traición, por ser de los cercanos al Maestro.

El colaborador o colaboracionista está más próximo a los asuntos de corrupción política, ya sea ésta pecuniaria, ideológica o por manera de ser, carácter, incluso debida a la debilidad adquirida durante la formación recibida en el hogar.

Norberto Bobbio y Nicola Matteucci recuperan con exactitud lo que implica ser colaborador, colaboracionista. Dice la entrada del Diccionario de políticaColaboracionismo. – “Actividad de colaboración con un Estado enemigo e invasor o con una clase social adversaria.

La acusación de colaboracionista fue dirigida en Italia por la corriente de izquierda del PSI contra aquellos parlamentarios, capitaneados por Turati, que se declaraban dispuestos a una participación de los socialistas en el gobierno. Un ejemplo clamoroso de este tipo de colaboracionismo lo da la actitud asumida por los diputados del SPD (Partido Socialista Alemán) el 4 de julio de 1914, con motivo de la votación para el financiamiento de los créditos de guerra. Por medio de esta decisión, el SPD inauguraba una política de colaboración con las fuerzas más reaccionarias del militarismo prusiano que habrían de llevar a las grandes masacres de la Primera Guerra Mundial y que, visto en perspectiva, favorecieron el advenimiento del nazismo.

El término colaboracionista se volverá común en la segunda posguerra…”.

En lo aportado por el Diccionario de política constatamos que la condición del PRI es absolutamente clara… son colaboracionistas y, además, traidores a lo que fue el mejor proyecto de nación que jamás se haya construido para México. El de la Revolución. Ellos lo traicionaron, sepultaron y rompieron la lápida que pudo haber tenido. Los despojos se los repartieron los carroñeros políticos.

Emilio Lozoya Austin no tiene escapatoria. A estas alturas, cante o permanezca callado, su extradición lo ubica perfectamente en el lugar que le destinaron sus actos y su descuido. Me recuerda el berrinche de Manuel Camacho Solís, que rompió su complicidad con Carlos Salinas de Gortari porque éste lo pretirió a Luis Donaldo Colosio. ¿Qué le sabría el entonces presidente a su contlapache del grupo Los toficos?

Abrir la puerta a las delaciones, la colaboración y/o el colaboracionismo, es ceder el espacio de las reglas del juego jurisdiccional al caos y al sálvese el que pueda, porque entraremos a un período en el que para permanecer en el puesto de la manteca (dixit Ricardo Garibay) todo estará permitido, en tanto las fuerzas armadas no asuman la responsabilidad que creen la suya.

Para concluir. ¿Se cuestionará, Lozoya Austin, sobre las lesiones anímicas y morales entre él y su familia, notoriamente su esposa y sus hijos, porque los padres perdonan todo? Su futuro será el de un leproso apestado, literalmente un apestado; tendrá que andar con su campanilla donde quiera que vaya.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Militarizar allana camino al Golpe

 Gregorio Ortega Molina 11 de agosto de 2020 – 00:12 CE

*Tomar decisiones con la perversa propaganda de que casi todos los servidores públicos civiles son corruptos, coloca al gobierno en una posición incómoda y riesgosa. La 4T inocula en México una infección social que facilitará el Golpe

LA SALAMANDRA - WEST MORRIS - Sinopsis del libro, reseñas ...

Si permanecemos con la idea de que la militarización se circunscribe a poner a los integrantes de las fuerzas armadas a patear las calles, recorrer las carreteras, vigilar cerros y cañadas y casas de seguridad, detener delincuentes y combatir de manera frontal al crimen organizado, nos quedamos cortos.

     La militarización empieza con el miedo de los gobernantes, su inseguridad y sus temores políticos, imaginarios y reales. Continúa con la cesión paulatina de las instituciones para que sean administradas por miembros del Ejército o Marina, porque a los civiles se les considera unos irredentos corruptibles. Lo demás es cuestión de tiempo.

En este asunto hay terribles preguntas que permanecen sin respuesta, porque las consecuencias del desenlace de la militarización dependen del carácter de quienes la encabezan, sus pretensiones históricas, su conocimiento de las debilidades de los que lo acompañan y, también, sus propios miedos. En este tema del poder se mata y se premia tanto por temor como para esconder las inseguridades de quien otorga los beneficios. Nunca nadie dio tanto a Bruto como Julio César.

Lo que me lleva a una reflexión en la que no puedo aceptar que el desenlace fue el suicidio, pero así ocurrió. ¿Cuánto tiempo transcurrió entre el refrendo de lealtad a Carlos Prats y a Salvador Allende, con motivo de su nombramiento como Comandante en Jefe del Ejército, y el golpe asestado a la legalidad en el Palacio de la Moneda? No me queda sino concluir que Allende fue reo de sus ilusiones, su desconocimiento de los seres humanos y su inseguridad. La sensación de fracaso -a través de haberse convertido en víctima de abuso de confianza y la certeza de que se dejó engañar- lo obligó a matarse, o a permitir que lo ejecutaran.

En algún momento en el despacho del secretario de Educación Pública, con el escritorio de Vasconcelos entre sus escuchas y Porfirio Muñoz Ledo, éste nos argumentó a María Lavalle y a este escribidor, que había decidido nombrar a Idolina Moguel Contreras directora general de Mejoramiento Profesional del Magisterio, porque estaba probado que las mujeres ceden menos a la corrupción que los hombres.

Es posible, pero también es constatable la conducta de Rosario Robles, Rosa Luz Alegría, Irma Eréndira Sandoval. Para ciertas actitudes en la vida, el ser humano carece de sexo. La cleptomanía puede tener diferentes motivos, pero tiene idénticos resultados.

Tomar decisiones con la perversa propaganda de que casi todos los servidores públicos civiles son corruptos, y los que la ven de lejos sí son susceptibles a la corrupción, coloca al gobierno en una posición incómoda y riesgosa, porque los integrantes de las fuerzas armadas, antes que ser soldados o marinos, son seres humanos susceptibles a las debilidades y fortalezas que a todos nos caracterizan.

Retomo la reflexión de Morris West en La salamandra. Él se refiere al terror y a la violencia, pero puede caber en lo que hoy nos ocurre: “Como arma es casi irresistible. Infunde miedo y duda. Destruye la confianza en los procedimientos democráticos. Inmoviliza a las fuerzas policíacas. Polariza facciones: los jóvenes contra los viejos; los que no tienen contra los que tienen; los ignorantes contra los intelectuales; los idealistas contra los pragmáticos. Como infección social es más mortífera que una plaga: justifica los remedios más viles, la suspensión de los derechos humanos, las detenciones preventivas… el soborno, la tortura y el asesinato legal”.

La militarización conlleva todos los riesgos arriba descritos. Es una infección social.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: ¿4T mendaz sobre Congreso ilegítimo?

 

 Gregorio Ortega Molina 10 de agosto de 2020 – 00:12 CE

*Así es que ya lo sabemos, las omisiones y transgresiones al mandato constitucional se esconden, con más o menor eficacia, en una supuesta lucha a la corrupción pecuniaria, para corromper política y constitucionalmente

Delgado visitó a AMLO en Palacio, recordó que mañana debatirán fuero

Lo leído a diversos analistas políticos es para desilusionar al más pintado de los partidarios de AMLO, porque exhibe a la regeneración nacional, a la 4T y a su líder, como artífices de una genial impostura. Tenemos un Congreso ilegítimo, lo que, de ser así, implica que las reformas constitucionales de los últimos dos años son ilegales.

     Sostienen los abominados críticos de AMLO que la mayoría legislativa que impone criterio político y legal en la actual legislatura, viola todas las normas señaladas en la fracción V del artículo 54 constitucional. Son una mayoría apócrifa, y así tratarán de mantenerla en la renovación de julio de 2021.

Desespera el hecho de que sea posible, verificable y cierto, porque significa que los mexicanos somos víctimas de una gran farsa, pues el presidente constitucional, en un alarde de pureza ideológica y política, hizo de su gobierno la gran cruzada contra la corrupción económica, para esconder la peor de las corrupciones, la política, la que miente y tergiversa datos, cifras, porcentajes, para engañar a una ciudadanía ávida de corrección y honestidad del quehacer público a la hora puntual del ejercicio del poder.

Resulta que nos hemos dejado engañar como chinos (decían las abuelas), porque la supuesta transformación sólo es una regresión -y aquí la hipótesis- de la que a tiempo se percataron los integrantes destacados de inteligencia militar, e informaron oportunamente a su general secretario de Defensa, que en tiempo y forma rindió cuenta al jefe de las fuerzas armadas nacionales, quien decidió continuar como si nada, a cambio de la militarización del país. No en las calles, sino en las instituciones, en los organismos de poder administrativo y económico, como lo son los puertos y las aduanas.

Imposible eludir la evocación de Juan José Saer y establecer analogías sugeridas por su ensayo El concepto de ficción: “… y reemplazar al poder civil no por poseer una ideología superior sino los medios y el saber técnicos capaces de mantener en su sitio a un gobierno que ya no representa ningún consenso social. La situación, que quisiera mostrarse natural, se doblega y vacila bajo el peso de sus contradicciones. Dejando de lado todas las incongruencias teóricas, políticas y morales, tales como actuar en nombre del orden anulando la Constitución, invocar la patria a cada momento y plegarse a los designios de las potencias mundiales, decirse los campeones de la libertad y encarcelar a los particulares por sus opiniones políticas…”.

Pero los tiempos y las modas cambian y las soluciones se endurecen. Ya no se encarcela a los críticos. El poder político los escarnece, los descalifica, los convierte en enemigos; el poder delincuencial tampoco recurre a la denuncia y la prisión; simplifica, los mata. Pregunten a la viuda de Rubén Valdés.

Así es que ya lo sabemos, las omisiones y transgresiones al mandato constitucional se esconden, con más o menor eficacia, en una supuesta lucha a la corrupción pecuniaria, para corromper política y constitucionalmente.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: AMLO, su poder, los gobernadores

 Gregorio Ortega Molina 7 de agosto de 2020 – 00:12 CE

*El juicio a Lozoya Austin también será uno a la administración de justicia, en el que la pulcritud cederá su peso a la ley, y ésta a la razón de Estado. No olvidemos que es, sobre todo, un asunto político-electoral

AMLO, su poder, los gobernadores

Azora que se hable del poder acumulado por AMLO como de algo bueno y positivo. De manera elemental, considero que quien gobierna a una nación debe construir, corregir, nunca desestructurar, eliminar. Poder, sí que tiene. Autoridad moral, la tuvo… hoy no.
El oficio de mandar tiene matices y explicaciones distintas, de acuerdo a la época, la nación y el carácter de quien preside el destino de una patria. De mis años de estudio recupero el ensayo Del poder, escrito por Bertrand de Jouvenel. Del capítulo El poder, agresor del orden social, reproduzco los primeros párrafos, porque nos explican lo que hoy sucede aquí, ahora.
El poder es autoridad, tiende a más autoridad. Es fuerza, tiende a mayor fuerza.
     O si preferimos un lenguaje menos metafísico, las voluntades ambiciosas, atraídas por la seducción del Poder, la confieren su energía, ejercen su fuerza sobre la Sociedad para dirigirla completamente y de ella obtener más fuerza.
     Más o menos sostenido, más o menos eficaz, más o menos favorecido por las circunstancias, este esfuerzo enriquece al poder público en derechos adquiridos sobre los gobernados, que en el Poder se convierten en su dotación creciente.
Sólo 30 millones de votos y con los niveles de aprobación en descenso leve, pero constante; con las circunstancias en contra, las fuerzas de la adversidad que se manifiestan en una carencia de recursos económicos creciente, en una recesión que será más profunda de lo que se anticipa, porque se combina con las consecuencias inmediatas y a mediano plazo del Covid-19, lo que posiblemente favorecería una reacción social difícilmente administrable.
En este contexto y con una violencia incontenible, decide abrir otro frente con los gobernadores de Acción Nacional, que no le creen ni el bendito, y a los cuales pretende doblegar con mentiras y mayores restricciones presupuestales, en lugar de fortalecer el federalismo y establecer corresponsabilidades en el ordenamiento del sector salud, para contener la pandemia y reducir el número de fallecimientos. Ya anunció que convoca a reunión en San Luis Potosí. Espero que sea para construir y no una celada informativa y de escarnio.
¿Son la imposición y el capricho una moda en el ejercicio del poder? Los juicios de Stalin demostraron que puede tenerse en un puño la administración de justicia, pronto seremos testigos de la pulcritud o la turbiedad en el juicio político del siglo enderezado en contra de Emilio Lozoya como imagen, y como trasfondo la corrupción y el modelo económico identificado como neoliberalismo. Aunque el modelo político que hoy dirige al país, pagará el pato.
Porque el poder también puede dividirse en limpio y sucio, transparente u opaco. Lo lamento por el juez a cargo de ese endemoniado revisionismo judicial y político que le toca en suerte, porque sobre lo que en el tribunal se decida, quizá pesen más en el ánimo de los electores la opinión pública y las redes sociales, que harán su juicio paralelo, atizado por la poliforme voz de las mañaneras.
El juicio a Lozoya Austin también será uno a la administración de justicia, en el que la pulcritud cederá su peso que la ley, y ésta a la razón de Estado. No olvidemos que es, sobre todo, un asunto político-electoral que dirimirá el futuro de lo que queda de la década.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: ¡Hugo aguanta, el pueblo se levanta!

 Gregorio Ortega Molina 6 de agosto de 2020 – 00:12 CE

* Y hay quien sostiene que nunca un presidente acumuló tanto poder como AMLO. Como para qué, me pregunto, y me esfuerzo por evaluar lo construido durante 20 meses, frente a lo desestructurado. La narrativa política influenciada por el poder de la máscara, al fin que el pueblo se levanta, ¿o no, Hugo?

¡Hugo aguanta, el pueblo se levanta!

La arenga que da título al texto es de doble filo. Dista mucho de ser la frase de apoyo de Enrique Peña Nieto a Rosario Robles. Hoy se convoca al desorden, quizá a la sedición, porque en términos políticos referir que el pueblo se levanta, puede significar que lo hace con las armas en la mano, y la razón en el estómago.

Me desconciertan estas frases de AMLO. Carecen de explicación, por más que Jorge Zepeda, en su texto de Milenio del jueves 16 de julio último, intente razonar sobre el costo del mal menor. ¿Un sistema de salud colapsado a cambio de salvar vidas, o más muertes para que un modelo sanitario minusválido funcione sobre una silla de ruedas a la que le falta una llanta?

En algunas ciudades de naciones europeas colapsó el sistema de salud, lo que obligó a la toma de difíciles decisiones para preservar la vida. El salvamente a los octogenarios se vio preterido para preservar la oportunidad de los jóvenes. Pueden buscar las referencias en El País. Aquí les dio el patatús a las buenas conciencias, cuando por norma se trató de no dejar el dilema moral y ético a los médicos.

La arenga de AMLO también es una advertencia. ¡Aguas!, que el pueblo está molesto, y en una de esas se “nos alevanta”, y entonces sí nadie será capaz de detener la bola del siglo XXI, la turbamulta de enardecidos ciudadanos que perdieron familiares por la violencia o la enfermedad, o quizá porque no saben qué fue de ellos y nada más están declarados desaparecidos.

Pero AMLO se empeñó en colocar la cereza del pastel, y se refirió a que los intelectuales orgánicos (no aclaró si los suyos o los del pasado), por fin se habían despojado de las máscaras. En política cubrirse la cara tiene un significado muy distinto al dado en los carnavales y los bailes.

Esperanza Zambrano, que algo supo sobre el tema, deja constancia de ello en Persona y democracia, donde apuntó: “La historia trágica se mueve a través de personajes que son máscaras, que han de aceptar la máscara para actuar en ella como hacían los actores de la tragedia poética. El espectáculo del mundo en estos últimos tiempos deja ver, por la sola visión de máscaras que no necesitan ser nombradas, la textura extremadamente trágica de nuestra época. Estamos, sin duda, en el dintel, límite más allá del cual la tragedia no puede mantenerse. La historia ha de dejar de ser representación, figuración hecha por máscaras, para ir entrando en la fase humana, en la fase de historia hecha tan sólo por necesidad, sin ídolo y sin víctima, según el ritmo de la respiración”.

Y hay quien sostiene que nunca un presidente acumuló tanto poder como AMLO. Como para qué, me pregunto, y me esfuerzo por evaluar lo construido durante 20 meses, frente a lo desestructurado. La narrativa política influenciada por el poder de la máscara, al fin que el pueblo se levanta, ¿o no, Hugo?

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Sin sistema financiero nacional, ¿desaparecerán también los laboratorios?

 Gregorio Ortega Molina 5 de agosto de 2020 – 00:12 CE

*No sé usted, lector, pero yo no veo claro. ¿Hacernos dependientes en un sector tan sensible? No hay que olvidar que Juan Ramón de la Fuente fue secretario de Salud y en ese despacho dejó intereses creados de mucho peso económico. ¿Pasaremos de la enajenación del sistema financiero nacional, a la enajenación de la salud?

Sin sistema financiero nacional, ¿desaparecerán también los laboratorios?

Si Carlos Salinas reconstruyó, bien o mal, el sistema financiero nacional, los neo banqueros se “apanicaron” después del error de diciembre y del rescate bancario. Ernesto Zedillo y Vicente Fox Quesada permitieron que se enajenaran las instituciones financieras nacionales -que son de vital importancia para el desarrollo-, nada más Grupo Banorte permaneció fiel al país que lo enriqueció.
Hoy AMLO está a punto de cometer un error similar, equiparable a traición a la patria. Me refiero a su decisión de modificar la ley para hacer la compra consolidada de medicamentos en el extranjero. ¿Qué significa? ¿Cuántos empleos pone en riesgo -los especialistas dicen que un millón- ¿Cuál es la fuerza económica y el peso político de las empresas químico-farmacéuticas transnacionales? De dar ese paso nos volveremos dependientes en un sector sensible: la salud. ¿A quién le debe ese favor? ¿Qué le hicieron los laboratorios afiliados a la Asociación Nacional de Fabricantes de Medicamentos (ANAFAM)?
Vamos a la página de la Asociación: “… tiene 74 años de haberse constituido y es fundadora y parte fundamental de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica A. C.; está constituida por 22 empresas fabricantes de medicamentos y materia prima, con planta de producción establecida en México, uno de los requisitos para ser socio de ANAFAM.
“Las empresas asociadas en ANAFAM producen el 71% de los medicamentos que se consumen en las instituciones del sector salud y el 20% de los destinados para el sector privado en México (Así fue hasta que la 4T cuestionó precios y maneras de distribución, lo que motivó a PISA a salirse de ese consorcio y buscar sustituir las adquisiciones gubernamentales por compras de particulares. Ahora sólo representan el 55%). En síntesis, nuestros socios en total producen aproximadamente el 43% de los medicamentos que la población mexicana consume.
“El objetivo de la ANAFAM es el que nuestro país logre reducir la dependencia del exterior en materia de salud, tanto en principios activos como en innovación y tecnología. Ahora bien, la brecha más importante en materia de importación y exportación está en las materias primas. Por ello nos hemos fijado el firme propósito de que en México se fabriquen los principios activos necesarios para la producción de todos los medicamentos que se manufacturan en el territorio nacional”.
Cómo saber si lo anterior se cumple o es nada más publicidad. Lo cierto es que hacer una compra consolidada de medicamentos en el exterior lesiona la soberanía, por más que el presidente de México desee endulzar la noticia.
Tomo de Forbes: “El gobierno mexicano realizará una compra consolidada de medicamentos en el extranjero para atender el problema de escasez de fármacos, la cual será supervisada por la Organización de las Naciones Unidas, anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador.
“Desde el inicio de esta administración, las autoridades de la Secretaría de Salud han denunciado que en gobierno anteriores prevalecía un monopolio en la venta y distribución de medicamentos. El presidente de la República afirmó en su momento que solo 10 empresas abastecían el 80% de todas las medicinas que se adquiría, incluso a sobreprecio.
“A finales de enero pasado, el gobierno publicó en el Diario Oficial de la Federación un decreto que autorizaba la compra de medicamentos en el extranjero cuando “hay monopolios y sabotaje.
“La mañana de este martes (14 de julio), el presidente López Obrador se reunirá en Palacio Nacional con el representante de México en la ONU, Juan Ramón de la Fuente, y con el gabinete de Salud para abordar todo lo relacionado con la compra consolidada que realizará su administración a fin de garantizar medicamentos gratuitos para la población”.
Supongamos que había una gran corrupción. ¿No hubo manera de enderezar a laboratorios, distribuidores y sector salud? ¿No es el comprador el que impone las reglas del mercado, sobre todo cuando significa 55 por ciento del consumo? Creo que AMLO quedó impresionado con la lectura de Demian y está convencido de que para nacer hay que romper un mundo.
No sé usted, lector, pero yo no veo claro. ¿Hacernos dependientes en un sector tan sensible? No hay que olvidar que Juan Ramón de la Fuente fue secretario de Salud y en ese despacho dejó intereses creados y de mucho peso económico. ¿Pasaremos de la enajenación del sistema financiero nacional, a la enajenación de la salud?

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: ¿73 mil ausentes o desaparecidos?

 Gregorio Ortega Molina 4 de agosto de 2020 – 00:12 CE

*No le demos muchas vueltas, lo cierto es que habitamos en un país de depredadores, más carroñeros en los últimos 4 lustros que en los anteriores. ¿Qué podemos esperar?

¿73 mil ausentes o desaparecidos?

Desde la perspectiva del poder y de acuerdo a las necesidades políticas, todo gobierno crea su verdad histórica y, de alguna manera, fundamenta sus estadísticas. Principalmente en tema tan delicado como la vida y los derechos humanos. Nadie quiere responsabilizarse de las desapariciones, o ausencias, ocurridas durante su mandato constitucional.

Los de buena memoria recordarán el escándalo que, tanto la oposición como el fuego amigo, desataron cuando Lía Limón habló por vez primera de la cifra global de desaparecidos. Más de 20 mil, nos horrorizamos. Pero terminamos por acostumbrarnos a las cifras, lo de hoy habla de tres veces más. ¿En cuánto tiempo?

Para eludir las responsabilidades morales, éticas y políticas, el ciudadano Alejandro Encinas buscó entre las piedras y el polvo de los archivos, y nos lleva a esas supuestas primeras desapariciones de los años sesenta. ¿Hay manera de corroborarlas, o nos remite también a una verdad histórica? Creo que es una manera de encubrir lo ocurrido en los últimos 20 meses en esa materia.

Para que no digan que politizamos la información, he de apoyarme en lo considerado oficial, vertido por la autoridad de su tiempo, y con años de distancia.

“La Secretaría de Gobernación difundió este martes una lista de desaparecidos en el país, con un número de 26 mil 121 casos, de los cuales 5 mil 206 están pendientes de validación de datos, mientras que el resto cuentan con averiguaciones previas, según explicó en conferencia de prensa la subsecretaria de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de la dependencia, Lía Limón.

“La cifra abarca de diciembre de 2006 a noviembre de 2012, un mes antes de la toma de posesión del presidente Enrique Peña.

“Señaló que el gobierno auxiliará a las familias para que se busque a las personas desaparecidas. En conferencia se informó que es una información con corte al 30 de noviembre del año pasado (2012), se agregó que el listado no incluye rubro que especifique que el reporte de cada caso incluya sospecha, acusación o indicio de involucramiento de autoridades o cualquier otra persona de los hechos.

“La funcionaria detalló que ninguno de los casos está especificado si hay participación de autoridades, como lo señaló el informe presentado anteriormente por la organización Human Rights Watch, que documentó 149 casos con la implicación de fuerzas de seguridad”.

En ocho años el panorama cambia dramáticamente, tanto que nos obliga a preguntarnos en qué país vivíamos hasta antes de la regeneración nacional, si las cifras son correctas, o ¿en qué patria nos refugiamos si las que se tergiversan son las desapariciones reconocidas ahora? ¿Sucedieron durante 56 años, o las cifras se modificaron en los últimos 8? ¿Quién puedo saberlo a ciencia y paciencia?

Retomo de la información oficial lo siguiente: “Desde los años sesenta, con el primer registro que data de 1964, al día de hoy tenemos reportadas 73,201 personas, señaló el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Segob, Alejandro Encinas, en la presentación del documento. Precisó que, de ese total, 1,523 personas corresponden a años anteriores a 2006. Mientras que 71,678 personas han desaparecido en México en los últimos 14 años.

Luego, lo que destacan los medios: “No se cuenta con la información fidedigna por parte de las fiscalías estatales o la Fiscalía General, debido a ello, en 11,191 cuerpos -que representan el 15% del total- no hay certeza del año de hallazgo, de denuncia y desaparición.

“En la presentación del Informe sobre Búsqueda, Identificación y Versión Pública del Registro de Personas Desaparecidas, Encinas precisó que, desde diciembre de 2006, cuando comenzó la Administración del presidente Felipe Calderón (2006-2012) y se inició una guerra abierta contra la delincuencia, se han encontrado 3,978 fosas clandestinas donde han sido exhumados 6,625 cuerpos.

“De este total, 1,143 corresponden a fosas localizadas entre el 1 de diciembre de 2018 y el 30 de junio de 2020, durante el Gobierno que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador”.

No le demos muchas vueltas, lo cierto es que habitamos en un país de depredadores, más carroñeros en los últimos 4 lustros que en los anteriores. ¿Qué podemos esperar?

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Ni modo, a joderse

 Gregorio Ortega Molina 3 de agosto de 2020 – 00:12 CE

*No se trata de desestimar el esfuerzo y la imaginación del actual gobierno, sino de llamar la atención del tlatoani sobre lo que a todas luces está mal, con el propósito de que encuentre la humildad suficiente para contener sus ensueños de grandeza y corrija un rumbo que es retroceso

Los nuevos amos de Ucrania, por Andrey Fomin

Ineludible Augusto Monterroso: cuando el hambre repuntó, la corrupción todavía estaba ahí. Y permanecerán los cochupos y las necesidades alimenticias, puede asegurarse.

No culpen a la pandemia ni a las políticas públicas de los sexenios anteriores, tampoco a la impunidad. Los seres humanos continúan fieles a sus debilidades, porque de lo contrario dejarían de ser y comportarse como lo que son: codiciosos y sin templanza que conduzca decisiones y conductas.

Si durante los primeros 13 meses de la regeneración nacional las políticas públicas se hubieran enfocado a la creación de empleos, a la revisión de los contratos en marcha para corregir los abusos y enmendar esos acuerdos en los que la corrupción es reina y señora; pero no, cancelaron las obras del pasado para eliminar las dádivas y los negocios contra los pobres, y construyeron casi de inmediato su propia red de complicidades, pregunten si no a los Ackerman, a los Bartlett, a los que ganan las licitaciones directas, a los que compraron el acero del desmembrado AICM en Texcoco.

Por eso AMLO ufano y en un remilgo para evocar a los huidos del franquismo, afirma que no usará el tapabocas, mascarilla o cubrebocas, hasta que deje de haber corrupción, como aquellos orgullosos republicanos que regresarían a la madre patria cuando cayera el Caudillo por la Gracia de Dios. La mayoría se quedaron con las ganas.

Imposible saber cuánto tiempo perderán en darse cuenta de que los programas sociales son ya insuficientes, y de ninguna manera resolverán el problema. Es posible que suceda lo contrario, que lo agraven. ¿Tienen idea de la manera en que gastan y consumen los beneficiarios de las tarjetas del bienestar?

¿Por qué mi suposición tan pesimista? La debo a la lectura del Informa de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura FAO, en el que se nos advierte que la inseguridad alimentaria en la población mexicana aumentó en 2019 al 11.5 por ciento del total, es decir, 13.8 millones de mexicanas y mexicanos dejaron de tener opciones para poder adquirir suficiente comida para cumplir con sus requerimientos de energía dietética. Además, 8.5 millones de mexicanas y mexicanos estaban en condiciones de desnutrición.

Atengámonos al texto oficial, para contener el desánimo: El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2020 destacó que, de 2016 a 2019, el indicador de inseguridad alimentaria se elevó del 8 por ciento al 11.5 de la población, y esto aún sin contar los impactos que la pandemia de la COVID-19 dejará.

La nota de sinembargo.com subraya: “Al aumentar la falta de estabilidad en la adquisición de la dieta básica, las personas modifican su consumo, de acuerdo con lo más accesible a sus ingresos, destacó la FAO. En la observación de México como un país de ingresos medios altos (al igual que el país africano Samoa), las personas que están moderadamente en esta condición -el organismo observó- consumen más alimentos que generalmente son más baratos en la base calórica, como cereales, raíces, tubérculos y plátanos.

“Al tener ingresos menores, se deja de acceder a alimentos caros como la carne y los lácteos. México, en particular, muestra una disminución en el consumo de frutas y lácteos a medida que la gravedad de la inseguridad alimentaria aumenta, citó la FAO”.

No se trata de un empeño por desestimar el esfuerzo y la imaginación del actual gobierno, sino de llamar la atención del tlatoani sobre lo que a todas luces está mal, con el propósito de que encuentre la humildad suficiente para contener sus ensueños de grandeza y corrija un rumbo que es retroceso.

     Con el plus de que además la economía se nos cae el 19 por ciento, o el veinte, porque hay quienes evalúan como un anticipo de la debacle, al considerar que, si el asunto fuese de una recesión anualizada, a lo peor andaríamos entre el 50 y el 60 por ciento.

     Pero se niega a entender que, sin reforma del modelo político, imposible cualquier reconstrucción de la patria, del país, de la nación. Todo para Black Rock.

     Pero festejará el 15 de septiembre, como en los tiempos originarios de Múnich, con antorchas y en la penumbra. Es el regreso del proyecto de mil años.

http://www.almomento.mxhttp://www.analisisafondo.com,
http://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment