LA COSTUMBRE DEL PODER: Nuño, ¿papi de Frida Sofía? Dedazo, ¿en noviembre?

 Gregorio Ortega Molina  20 de octubre de 2017 – 00:12 CE


*Se han atrevido a afirmar que el señor Nuño Mayer aseguró haber identificado a la mamá del “fantasma”, quien dijo preferir el anonimato. Vaya usted a saber, amable lector, pero la trama me parece demasiado complicada para favorecer la invención de un nuevo sol político

 

El miedo y la esperanza favorecen la imaginación enfebrecida. Quien los padece juntos busca el ensueño, se da el lujo de aceptar cualquier fantasía.
Los reunidos entre el polvo y a la sombra de los escombros de la escuela Enrique Rébsamen, estuvieron necesitados de aferrarse a un motivo que las mantuviera allí, atentos, espiritualmente juntos, en oración o llenos de imprecaciones contra todo y contra todos.
Cuando Aurelio Nuño Mayer se presentó en el lugar, impelido por un cálculo político y una orden de arriba, quizá se identificó con Mario Conde, ese personaje de La neblina del olvido, y se puso en su lugar, y viceversa. Total, que perfectamente coordinados el personaje literario y el político de no ficción, pensaron lo mismo:
La sensación de degradación que flotaba en el aire alarmó el espíritu del ex policía, que percibió en la piel un temblor demasiado parecido al miedo: aquel ambiente era definitivamente explosivo, ajeno a la ciudad amable (solidaria) donde él había vivido por tantos años. Demasiadas gentes sin nada que hacer o perder. Demasiado fuego bajo una olla tapada, que más tarde o más temprano reventaría por las atmósferas de presión acumuladas.
¿Fue en ese instante que se tomó la decisión de crear la impostura de Frida Sofía? Me aseguran que así ocurrió, y todavía no acabo de creerlo, porque antes me insistieron en que toda la trama para suscitar esperanza fue concebida por los creadores de imagen de Los Pinos, con la idea de fabricarle, mediáticamente, un aura positiva al secretario de Educación Pública, para catapultarlo a la candidatura presidencial.
Lo anterior lo escucho en sucesivas reuniones con analistas y políticos de diverso calibre, y sólo uno de ellos, un joven periodista y editor con mirada idéntica a la que le atribuye Jack London a Colmillo Blanco, es el único que me asegura que todo procedió de los creativos de Televisa.
Se han atrevido a afirmar que el señor Nuño Mayer aseguró haber identificado a la mamá del “fantasma”, quien dijo preferir el anonimato. Vaya usted a saber, amable lector, pero la trama me parece demasiado complicada para favorecer la invención de un nuevo sol político.
Y luego, en lugar de dar vuelta a la página y sepultar ese fracaso bajo los escombros, instruyen al secretario de Educación Pública para que escalone, por razones de seguridad, la apertura de los planteles educativos, con el propósito de crearle imagen de administrador y político atento al bienestar de lo más preciado que pueden tener los mexicanos: sus hijos y nietos.
Los sismos de septiembre de 2017 modificaron los espacios de maniobra política a EPN. Imponer a su candidato puede resultarle algo difícil, pero siempre puede recurrir a cubrir su “necesidad” bajo un alud de billetes y acuerdos y/o arreglos, porque querría evitar que la realidad le impusiera el criterio de selección.
Pronto sabremos si el presidencialismo goza de cabal salud.

 

EPN resolverá como se lo impone la realidad
El presidente EPN regresó a lo que mejor sabe hacer: desde el martes último está en campaña.
La razón es sencilla: un Presidente de la República llevado al poder por el PRI, de ninguna manera puede darse el lujo de perder la residencia fiscal en Los Pinos. Ernesto Zedillo no lo perdió, lo cedió; Miguel de la Madrid Hurtado no lo conservó, “calló” al sistema en complicidad con Manuel Bartlett Díaz, hoy entenado político de Raúl Salinas de Gortari en el PT.
Sostienen que el destape del candidato priista será durante la segunda quincena de noviembre. Me pregunto si la impaciencia vencerá a la estrategia.
Todos creen que EPN elegirá a su previsible sucesor sustentado en el canon priista. No se detienen a considerar que el presidencialismo está menguante y las exigencias de la realidad superan sus anhelos y su capacidad de maniobra, tanto que si desea tener éxito la primera reflexión que ha de hacerse es: ¿buen candidato, o buen presidente? La segunda: ¿un candidato en beneficio de los mexicanos, o alguien capaz de vencer a AMLO por las alianzas estratégicas que ese hombre pueda concitar mucho antes de llegar a las urnas?
Aquel que más sume de los nombres que tiene en mente EPN, ese ganará.
Una consideración final. Con motivo del XXV aniversario del 2 de octubre busqué a Luis Echeverría Álvarez. Hábil como es, preguntó: ¿qué le parece si mejor hablamos de por qué elegí a José López Portillo? Se cerró en banda y la conversión se desarrolló sobre su sucesión presidencial.
“Debía elegir un buen candidato, y así lo hice. Que después resultó mal presidente, ya no fue mi culpa”. JLP ganó sin enemigo electoral al frente. Fue el candidato de todos aquellos agraviados por LEA, comenzando por los “chipinques”. La muerte de Eugenio Garza Sada nunca se la perdonaron.
EPN tiene la obligación de elegir un buen candidato, no puede darse el lujo de que el PRI pierda el poder. Si así ocurre, a él se le disuelve el futuro.

Si te INQUIETA, compártelo
Advertisements
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Lo que no deben sepultar los sismos; ¿quién pierde con la salida de Cervantes?

 Gregorio Ortega Molina  19 de octubre de 2017 – 00:12 CE


*Esta sociedad hoy solidariamente unida, pronto se verá desbordada por la demagogia de los políticos, que nada le concederán. Sí, insisto, somos más lo que dejamos de hacer, que lo que hacemos

¿Será que las reflexiones sobre el ser del mexicano hechas por Emilio Uranga, Samuel Ramos, Jorge Portilla y Octavio Paz facilitan el que nos conozcamos y, además, corrijamos nuestro carácter y motivaciones?
Dado lo que hoy se cierne sobre el país, como consecuencia de la corrupción, de la impunidad y de los sismos, deduzco que en algunos aspectos pudieron haber errado uno o varios blancos, porque nuestra idiosincrasia refleja mayormente nuestro comportamiento y aspiraciones, por lo que dejamos de hacer, que por lo que hacemos.
La marcha del silencio de agosto del 68, un verdadero éxito de organización social y política, concluyó en la Plaza de las Tres Culturas, en la cooptación y el acomodamiento para escalar cargos públicos, salvo honrosas excepciones.
La sociedad adueñada de las calles y de la organización social a partir del 19 de septiembre de 1985, terminó derrotada en 1988, porque -escribió Martha Anaya- se calló el sistema. Carlos Salinas de Gortari puede conservar un gran poder, pero el saldo de las muertes de Juan Jesús Posadas Ocampo, Luis Donaldo Colosio y José Francisco Ruiz Massieu cae en su cuenta histórica. Fue una presidencia cruenta, que contribuyó a que se diera por aceptado que una alternancia corrupta era, en realidad, la transición tan anhelada. Vaya impostura.
A 17 años de corrupción fuera de toda clasificación, alentada por la impunidad y la violencia debida a la peor manera de combatir el narcotráfico, reaparece, otra vez, la unidad social como consecuencia de los sismos, pero que en realidad servirá para sepultar los errores del pasado reciente, junto con los éxitos que, durante breve tiempo, facilitó el ensueño de una Revolución triunfante, con un Estado de bienestar que hacía de la igualdad de oportunidades la posibilidad de la ilusión en una patria distinta a la de los caudillos y dictadores, diferente a la de la dictadura perfecta.
Caen las lecturas en mis manos como si fuese una coincidencia con hechos reveladores de lo que se anticipa: Frida Sofía, el mito genial; la posibilidad de que los escombros entierren la estafa maestra, el Ferrari de Raúl Cervantes Andrade, las muertes causadas por el socavón exprés, las cuentas irregulares de los contratos cedidos a Odebrecht, los feminicidios, los desaparecidos, las muertes violentas, y sobre este horrible pastel, la cereza de la impunidad.
Minutos antes del temblor, con La neblina del ayer en las manos, leí: “… la prisa, la guerra contra el pasado y, sobre todo, está esa gente ilusionada con un cambio, desbordada de júbilo, diría que hasta muy contenta con lo que confían recibir por su fervorosa credulidad, sin pensar que pronto les llegarán las exigencias terribles de la fe sin cuestionamientos que ahora profesan. Mi esperanza es que, como decía tu padre, en este país nada suele durar demasiado, somos definitivamente inconsistentes y lo que hoy parece un terremoto devastador, mañana se disolverá como un pintoresco desfile de carnaval”.
El personaje de Leonardo Padura describe a Cuba, pero puede también referirse a nosotros, pues esta sociedad hoy solidariamente unida, pronto se verá desbordada por la demagogia de los políticos, que nada le concederán. Sí, insisto, somos más lo que dejamos de hacer, que lo que hacemos.

EPN, Gamboa, Cervantes
En este país nadie renuncia. La salida de Raúl Cervantes Andrade de la PGR sólo es la puesta en escena de un juego de espejos; naturalmente el presidente de la República corre el riesgo de que alguno de esos espejos le resulte cóncavo o convexo, y el resultado refleje la verdadera, auténtica distorsión de nuestra realidad.
Equivocación de lenguajes y/o señales. El ex procurador dice que se va para no entorpecer más lo aplicación de una reforma legal, y se nombre de inmediato al fiscal general; el presidente de los mexicanos habló de posponer la decisión hasta tener en las manos el resultado electoral, quizá con un Congreso integrado a manera de tener garantizada la instrumentación política de su voluntad.
El señor Enrique Peña Nieto debió salir en ayuda de Emilio Gamboa Patrón, que vio mermada su capacidad de operador político, pues fue incapaz de enderezar la traición propinada a él por Ricardo Anaya, con quien se habían establecido los acuerdos necesarios para que Raúl Cervantes llegase a buen puerto.
Es necesario subrayar que Anaya traicionó, porque -así lo piensa el líder del PAN- a él lo traicionaron primero, en Coahuila. Cuando los acuerdos poselectorales se incumplen, también dejan de cumplirse las instrucciones impartidas por el Presidente de la República.
La apuesta, entonces, es de resultado incierto, condicionada a un carro completo del PRI, o al menos a un congreso con mayoría absoluta, lo que desapareció desde 1997.
Como colofón al significado preciso del poder presidencial sobre sus subordinados, narro lo que Ricardo Garibay nos contó en casa de Enrique Mendoza a Luis María Leal, María Luisa “La China” Mendoza, Gastón García Cantú, Federico Ortiz Quesada y al que esto escribe.
Gustavo Díaz Ordaz fue perverso. Conocedor absoluto del carácter de sus secretarios de despacho, supo con antelación que Agustín Yáñez deseaba renunciar. Lo dejó hacer y buscó testigo del hecho.
Me ocultó en su oficina de Palacio Nacional para que escuchara yo el acuerdo presidencial, que se sucedió sin contratiempos. Esto ocurrió entre la marcha del silencio y el 2 de octubre.
Concluido el acuerdo entre el secretario de Educación Pública y el señor presidente, Agustín Yáñez indicó su deseo de tratar otro asunto, a lo que Díaz Ordaz asintió.
Yánez sacó un pliego de su carpeta de acuerdos, e intentó presentar su renuncia, porque al saber de qué se trataba, un iracundo Díaz Ordaz espetó:
Es usted un pendejo, un hijo de la chingada, al Presidente de la República nadie la renuncia.
Conque ahora sabemos que Raúl Cervantes mantiene una veladora encendida, y mientras se decide su suerte con la de la contienda electoral, podrá disfrutar de su Ferrari sin que lo molesten en su privacidad.

Si te INQUIETA, compártelo
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Reconstruyen corrupción e impunidad; TLC, ¿mejor indefinición que derrota?

 Gregorio Ortega Molina  18 de octubre de 2017 – 00:12 CE


*El presidencialismo recibe oxígeno del artículo 135 constitucional: puede ser reformado y adicionado, pero jamás derogado, de la misma manera que el sistema de cuotas de poder a través de los partidos. Es en el contexto anterior que se dará la reconstrucción urbana para hacer cirugía plástica después de los sismos. Sin cambios en el método, porque no puede haberlos en el modelo político

 

Todo parece indicar que la mil millonaria reconstrucción urbana exigida por los estragos causados durante los sismos, dejará de lado el zurcido invisible al tejido social, porque lo que se reconstituye o restablece, es la oportunidad de oro para anudar la corrupción y la impunidad.
Debido al grado de sofisticación que adquirieron los mecanismos de la complicidad entre corruptos y corruptores, es menester preguntarse quién o quiénes administraran los recursos económicos de la reconstrucción, cuáles son las garantías de transparencia, y con qué seguridad los constructores respetarán las normas establecidas, ahora y en el futuro, para evitar el fraude y el crimen, pues una vivienda nueva o casi nueva derrumbada, es el arma que causa muertes sin castigo, al menos hasta el momento.
¿Por qué no prosperó la demanda ciudadana -más que justificada y racional- que pidió servirse del financiamiento fiscal a los partidos políticos para la reconstrucción? Me dicen que hay mecanismos constitucionales y hacendarios para haber procedido, pero que políticamente equivalía al suicidio de los capitostes de la partidocracia con una magnum 44, así como al tiro de gracia del presidencialismo que se empeñan en preservar, aunque sea dentro de un frasco con formol, como esos fetos que vimos en el viejo museo del Chopo.
Ahora se comprende con mayor claridad que el financiamiento con recursos fiscales a los partidos, de ninguna manera se estableció para evitar que fuesen infiltrados por los delincuentes, sino para garantizar las complicidades y establecer las cuotas de poder con premios de consolación en efectivo, para “engrasar” los cada vez más sofisticados e impunes mecanismos de corrupción, que son baluarte del orden para que el sistema prevalezca en contra de él mismo y de las tentaciones populistas.
El presidencialismo recibe oxígeno del artículo 135 constitucional: puede ser reformado y adicionado, pero jamás derogado, de la misma manera que el sistema de cuotas de poder a través de los partidos.
Es en el contexto anterior que se dará la reconstrucción urbana para hacer cirugía plástica después de los sismos. Sin cambios en el método, porque no puede haberlos en el modelo político, cuyo aliento proviene de esa impunidad mencionada por Miguel de la Madrid Hurtado en entrevista concedida a Carmen Aristegui.
La sociedad necesita hacer las paces con ella misma, porque los únicos cambios por venir serán los que permita una acotada movilidad social, sujeta al nuevo diseño de premios y castigos que surja de la reingeniería social que quieren instrumentar, para hacer realidad la integración total a América del Norte.

TLC, pararse a tiempo de la mesa
Mareadoras todas las disquisiciones que tirios y troyanos arriesgan en torno a las consecuencias de que el TLC desaparezca. Que si un millón de empleos perdidos, o una severa crisis económica, o que el PRI, tan honesto este partido, pierde la Presidencia de la República, que Margarita Zavala participa en el concurso “Declamando por un sueño”, que AMLO fallece de risa, literalmente, porque lo advirtió y se negaron a escucharlo. Todas disparatadas, en más o en menos.
Nuestros políticos debieron haber aprendido hace mucho, como en su momento lo hicieron los prelados con referencia a la santa madre Iglesia, que “todo el sistema se basa en las formas, es un juego de ambición y claudicaciones. En el oficio de ejercer el poder nadie se acerca a nadie que no sea útil para promocionarlo…
“Pensé que un aspirante al poder sólo realiza cuatro clases de inclinación ante toda manifestación sincrética de lo sagrado, hasta que conocí expertos en todo tipo de inclinaciones. Actuar así es un salto al vacío”.
Y decidieron darlo. Por ello considero llegado el momento de alargar, posponer, darle largas -como lo sugerí ayer-, pues la diplomacia, la buena diplomacia da para eso y más. Es imposible continuar acudiendo a que insulten a México en el rostro y la imagen de los negociadores que representan a la nación.

Si te INQUIETA, compártelo
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Sin castigo no hay reconstrucción; Navarrete Prida, ¿cretino o sumiso?

 Gregorio Ortega Molina  17 de octubre de 2017 – 00:12 CE


* Aclaro, me refiero a la reconstrucción de la República, cuyo tejido social sufrió estupro, y es desgarrado como himen de núbil mujer, como hicieran Los Porkis en Veracruz

Las consideraciones que puedan hacerse quienes obedecen a una norma religiosa, les impiden aceptar o, al menos, comprender la ética exigida para garantizar el bienestar de la República. En política perdonar equivale a abrir la puerta a la traición.
La sociedad le ha perdonado latrocinio y pifias a los sucesivos gobernantes desde que la Revolución se hizo gobierno; gobiernos que sucesivamente han traicionado a los electores. Se pasan por el arco del triunfo las promesas de campaña y la honradez en el manejo de los recursos fiscales, que son el producto del trabajo de cada uno de los que pagan impuestos.
¿Quién o quiénes fueron sancionados pecuniariamente y con cárcel, por las consecuencias de los sismos de 1957, 1985 y 2017? Ninguno de los constructores o desarrolladores voraces, mucho menos esos funcionarios públicos que hicieron las inspecciones de obra por encima, y/o avalaron la calidad inferior en las especificaciones de construcción, o el llano incumplimiento de las normas establecidas por el gobierno para el cual trabajan. Esas complicidades han ocasionado muerte, dolor, amargura y desconfianza en las autoridades.
Pero lo mismo sucede con los ex gobernadores que durante sus mandatos se hastiaron de robar, si no para ellos mismos, sí con la consigna de reunir un “cochinito electoral” que les facilitara vencer en las urnas a quienes quieren quitarles esa oportunidad de seguir enriqueciéndose, porque todos son igualitos, esperan su turno en la mesa de la manteca, dijera Ricardo Garibay.
Naturalmente que reunir pruebas legales que permitan sancionar y encarcelar a los corruptos no es fácil, la impunidad estableció mecanismos idóneos para que puedan permanecer libres, o padezcan arresto sólo mientras los juicios se desahogan. Pero como apuntara hace unos meses, es momento de hacer justicia, más que de tener oportunidad de aplicar la ley.
Sin castigo no habrá reconstrucción. Aclaro, me refiero a la reconstrucción de la República, cuyo tejido social sufrió estupro, y es desgarrado como himen de núbil mujer, como hicieran Los Porkis en Veracruz.
Podrán iniciar ya el levantamiento de edificaciones para diversos fines, hacerlo no soluciona el verdadero, el auténtico problema. Las sanciones a los violadores de la ley han de ser lo suficientemente fuertes, deben caer sobre empresas y funcionarios públicos de renombre, para que el himen social pueda reconstruirse y avalar un nuevo proyecto de nación, iniciado con la transición tan pospuesta y escamoteada tras una alternancia dedicada al fraude y al latrocinio, que eso es lo que han hecho al llegar a gobernar.
Por el momento no hay proyecto, tampoco hay líder, vamos, el Legislativo escamoteó la posibilidad de reducir la fuerza y el orgullo de la partidocracia, con la complicidad de todos los diputados y senadores, plurinominales, o no.

Ruido del TLC y el ¿cretino? de Navarrete Prida
Desvergüenza y sumisión presiden las decisiones que atañen a la, hasta el momento, fallida renegociación del TLC. Pero quien logra el primer lugar en la tontería es Alfonso Navarrete Prida. Me hace dudar si no es un cretino, o sólo se somete por ambición.
Verá, querido lector, después de que el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, llamara a la conciencia de nuestros gobernantes para que se esfuercen en mejorar los salarios de los trabajadores, a fin de que todos ganen con la modernización del TLC, el ínclito secretario del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida, respondió -¿motivado por el orgullo lastimado o porque así se lo indicaron- que el alza a los ingresos no se da por decreto, y en entrevista con Milenio Televisión, explicó que la disparidad de los salarios entre México, Canadá y EU se debe a que en este país hay trabajadores poco capacitados, y no porque se busque mayor competitividad.
Miente este torpe secretario, porque la disputa es porque los obreros mexicanos -tan poco capacitados, según su sabia observación- producen autopartes y automóviles con calidad de exportación, lo mismo que electrodomésticos, televisores, arman equipos de cómputo, telefonía y mucho más. Tienen aquí trabajadores esclavos, y eso es trata generalizada.
¿Cómo lo sé? Por los medios y los índices salariales. Si mal no recuerdo la industria textil corresponde al ámbito federal, y sólo se enteraron de los y las costureras esclavas a las que retenían los pasaportes, cuando fueron informados de su muerte bajo los escombros.
Episodio que me recuerda el de los cadáveres de los narcos colombianos aparecidos en los casilleros de la PGJ. Tenían marcas de tortura. De no ser por el terremoto del 85, ni nos hubiésemos enterado, y Victoria Adato habría terminado su gestión.

Si te INQUIETA, compártelo

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: 19-S,TLC y Trudeau

 Gregorio Ortega Molina  16 de octubre de 2017 – 00:12 CE

Entusiasmados y en el ocultamiento informativo del desengaño que propician con su actitud, permanecerá vigente la percepción de que gozamos la democracia perfecta, cuando vivimos en la democracia subsidiada, simulada y ladrona

El próximo jueves se cumple un mes del terremoto. Dedicaré la semana al balance de los daños políticos y sociales <<impulsados>> por las consecuencias de la indolencia administrativa y la complicidad de las autoridades de la CDMX con los desarrolladores de vivienda y los urbanistas.

El clamor de la sociedad por obtener justicia y castigar a los corruptos y los corruptores no debe disminuir; la exigencia a la partidocracia para que se vaya a casa como resultado de la reforma del Estado, debe ser concluyente, legal e irrenunciable, y manifestarse en la próxima elección presidencial, aunque parece que, al día de hoy, carecemos de tela de donde cortar.

Hipocresía majadera de la partidocracia

Los integrantes del Poder Legislativo dan grima. Lo único que a ellos interesa es lo que cae dentro de su hucha de retiro; para lo demás, que el pueblo cargue con el costo y las consecuencias.

Alguna de las contrarreformas electorales incumplió sus plazos; la Fiscalía que debe suceder a la PGR, ni para cuando, y en lo que se refiere a la reforma constitucional impulsada por el clamor social para que disminuya o desaparezca el financiamiento legal, que no legítimo, a los partidos por el equivalente a 6 mil 700 millones de pesos, diputados y senadores hacen lo mejor que pueden para que no suceda. Tampoco ocurrirá la desaparición de los plurinominales.

La corrupción sustituye a la legalidad, y la impunidad necesaria, requerida, frena todo intento legislativo para modificar lo que dan por hecho: el reparto absurdo de una fabulosa cantidad de miles de millones de pesos, con el propósito de simular que vivimos en una democracia ejemplar, en la que el dinero negro proveniente de los recaudadores que alimentan la voracidad de los políticos, duplica e incluso triplica lo “invertido” para vencer a los enemigos electorales inexistentes, pues todo ha sido pactado para acallar inquietudes, conciencias y argumentos legítimos y legales en contra de la depredación político-electoral.

Negociaron ya -¿con o sin moche?- los empréstitos que destinarán a la reconstrucción de los sismos de septiembre. Los habitantes de Chiapas, Oaxaca, Puebla, Estado de México, Guerrero y Ciudad de México serán engañados de nueva cuenta, por un proyecto deficiente e ineficiente, puesto que los corruptos de toda laya afilan los colmillos para asegurarse los porcentajes que consideran legítimamente suyos.

Entre las “tandas” propuestas y los préstamos bancarios ofertados, los mismos de siempre llenarán sus alforjas.

Volverán a sorprendernos y, nunca como hoy, regresa la famosa frase de José López Portillo, transformada en antítesis de lo que debiera ocurrir: “Ya nos saquearon, y nos volverán a saquear”.

Los desarrolladores y constructores profesionalmente responsables harán lo suyo: aquellos que entregan sus moches para beneficiarse de la obra pública, construirán edificios de departamentos y oficinas que, otra vez, sepultarán el ensueño de una sociedad justa.

No podemos olvidar que la debacle urbana de la Ciudad de México inició con el bando 2 de Andrés Manuel López Obrador, continuó con la corrupción tolerada por Marcelo Ebrard, y se afianzo durante el gobierno de Miguel Ángel Mancera, pues de otra manera no se entienden las anomalías de la escuela Enrique Rébsamen.

Los ex presidentes seguirán disfrutando de sus pensiones, como los ministros de la SCJN jubilados, o los integrantes de los poderes judiciales de la república, así como continuará el financiamiento público a los partidos políticos. Entusiasmados y en el ocultamiento informativo del desengaño que propician con su actitud, permanecerá vigente la percepción de que gozamos de la democracia perfecta, cuando vivimos en la democracia subsidiada, simulada y ladrona.

Trudeau, salarios, feminicidios

Acudió a esta ciudad en visita de Estado, Justin Trudeau, Primer Ministro de Canadá. De la demagogia de empacar ayuda en las instalaciones de la Cruz Roja, a la lengua afilada por la razón.

Afirmó que el TLC requiere empleos dignos y buenos salarios para todos. Aquí es exigencia hace mucho, pero como los líderes sindicales dejaron de existir, y a los que sacan la cabeza se las cortan, pues todos calladitos, dispuestos a proceder como el outsourcing indique, aunque se vaya contra la dignidad humana.

El señor Trudeau tampoco podía evitar referirse a los feminicidios. Ángela Merkel habló de la muerte de periodistas, lo que molestó a Luis Videgaray, pero en este caso el problema es espinoso, porque es generalizado y las autoridades son cómplices, por cerrar los ojos, al menos.

Durante esos días Donald Trump amagó, otra vez, con dar por muerto el tratado. La diplomacia mexicana, hábil, inteligente y con recursos ideológicos, históricos y de imaginación -al menos con Genaro Estrada, José Gorostiza, Manuel Tello, Antonio Carrillo Flores y Bernardo Sepúlveda a la cabeza-, ya hubiese negociado con el gobierno de Canadá una pausa prolongada a las conversaciones, para reanudarlas una vez pasadas las elecciones y sus previsibles consecuencias, de no ser tan limpias como prometen.

Posponer no es cancelar, es darse tiempo para reconstruirse y evitar meter la pata.

La visita del Primer Ministro canadiense precedió al homenaje que EPN hizo a los rescatistas. ¿Será suficiente para olvidarlo todo?

Si te INQUIETA, compártelo
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: Huérfanos de Estado

 Gregorio Ortega Molina  13 de octubre de 2017 – 00:12 CE


*Ahora puede comprenderse que México sea la economía número XIV del mundo. Aquí se produce una gran riqueza, porque quienes la elaboran con su esfuerzo cotidiano, viven de milagro junto con sus familias, y porque el Estado dejó de protegerlos

 

Los problemas de esta nación se diversifican y agudizan. Unos son resultado de la globalización, pero otros -los más- son derivaciones de los heredados por las consecuencias de una época colonial de esclavitud, y una independencia dedicada a satisfacer la voracidad de los gobernantes, o una revolución que a pesar de haber sido parcialmente exitosa hoy es satanizada, porque su ejemplo se contrapone a lo que se necesita cumplir con el vasallaje solicitado por EEUU, porque les urge que contribuyamos a satisfacer las necesidades geoeconómicas de América del Norte.
Todo indica que las estadísticas otra vez están amañadas. La idea es sostener hacia el exterior la imagen de ese México que causó asombro en el mundo durante su desarrollo estabilizador; sin embargo, lo cierto es que para muchos la vida es un milagro cotidiano, tanto por la remuneración y el poder adquisitivo del peso, como por los índices de violencia, que no es únicamente derivación del narcotráfico, sino una variante de las modalidades de la delincuencia organizada, y la respuesta de los que se niegan a someterse a la reingeniería social que aquí se impone. El resultado inmediato es el repunte en el robo: asalto a transeúnte, en transporte público y casa habitación, y ya no digamos el horror de los feminicidios, el derecho de piso y el asesinato por encargo. No hay procuración de justicia que los contenga, la ausencia del Estado es real, patética.
Lo cierto es que la dimensión del problema de los desaparecidos, de la trata (eufemismo políticamente correcto para no hablar de la esclavitud del siglo XXI) en sus distintas manifestaciones, es desconocida, por su carácter y su impacto. Las estadísticas dadas a conocer para evaluar ambos delitos, no satisfacen a nadie.
Además, el Departamento de Estado de EEUU, a través de un informe global sobre la trata en 2016, indicó que esta moderna esclavitud florece en México con la “complicidad oficial”.
Ahora sabemos que algunas industrias son más proclives a la trata y a la esclavitud, tan bien descritas por Rosario Castellanos o Bruno Traven: como las plantaciones de café, la minería o la extracción petrolera.
Resulta que durante la renegociación del TLC los sindicatos canadienses y de EEUU protestaron por los bajos salarios en México. El resultado de lo que aquí se practica es incuestionable: transitamos de país maquilador con salarios decorosos, a nación de mano de obra barata, que contrata esclavos como fuerza laboral.
Ahora puede comprenderse que México sea la economía número XIV del mundo. Aquí se produce una gran riqueza, porque quienes la elaboran con su esfuerzo cotidiano, viven de milagro junto con sus familias.
El rastro de los desaparecidos no necesariamente termina en las fosas clandestinas, quizá muchos de ellos están sometidos a ese trabajo esclavo que hoy califican de trata. ¡Vaya eufemismo!

Hemos de congratularnos por el país que construyen quienes derribaron el proyecto de nación nacido del triunfo de la Revolución y la Constitución de 1917.
Protestan -porque sirve a sus intereses nacionales y de empresa- en Canadá y Estados Unidos, pues sólo así se explica la explotación laboral en México, porque a ellos les quitan empleos para que aquí, insisto, vivan de milagro.

Huérfanos de Estado
El sistema político dejó de funcionar; los mexicanos de a pie quedan inermes ante los depredadores de la delincuencia organizada, sea ésta la que opera en la ilegalidad, o la que gracias a las legislaciones, los permisos y la impunidad, hace sus tropelías con todas las de la ley.
La partidocracia es una mafia auténtica, recibe de los contribuyentes las prerrogativas electorales para evitar la contaminación de narcotraficantes y otro tipo de mafiosos, cuando en la realidad, y todos lo saben pero no lo dicen, se embuchacan el dinero fiscal y también el que tiene sus orígenes en la sangre de las víctimas.
Cerrar los ojos a la realidad sería ingenuo. Los cárteles operan porque están enchufados con el poder, y esa relación se logra en la etapa preelectoral, durante las campañas y al momento de elegir el proyecto de gobierno.
Esos refugios del agio en que se han convertido la banca, las casas de inversión y otras instituciones financieras, autorizadas por las autoridades hacendarias al cobro de intereses que van más allá de lo racional y lo lógico y que impiden el impulso al consumo interno; no podemos dejar de lado el cobro de comisiones por servicios, o por emitir un cheque sin fondos, o por avalúos. A eso añadan los intereses del rescate bancario y el pago del principal.
Mafia de neo banqueros, casa bolseros de pantalones cortos, que fueron beneficiados con la reprivatización de los bancos, pero que al menor susto, ajenos al patriotismo y muy preocupados por sus fortunas personales, enajenaron el sector financiero para ponerlo en manos de naciones ajenas al interés de México, salvo Banorte.
Y los constructores, que hacen lo que les viene en gana, sepultan los errores y el gobierno les levanta el cascajo.
La lista puede crecer, total, adelgazaron al Estado hasta desaparecerlo, lo que distorsionó al presidencialismo, hoy todavía con poder, pero sin ninguna autoridad ética ni moral, sin ninguna legitimidad.
Los mexicanos de a pie son huérfanos de Estado, y sobre ellos se construye la riqueza de la XIV economía del mundo.

Si te INQUIETA, compártelo
Posted in Uncategorized | Leave a comment

LA COSTUMBRE DEL PODER: TLC, sus avances

 Gregorio Ortega Molina  12 de octubre de 2017 – 00:12 CE


*En la negociación “en cuclillas” de los nuevos compromisos que adquiere México para “gozarse” en el novedoso TLC, hay obstáculos y se pierde la dignidad

 

A pesar de las pérdidas humanas inmediatas, son menos dañinos los embates de la naturaleza que las amenazas de Donald Trump y la “falsa” renegociación del TLC. Las consecuencias a largo plazo son profundas, sin misericordia y, lo padecemos, cruentas.
De mi lectura de las secciones de economía de los medios impresos y cibernéticos, me entero que la negociación “en cuclillas” de los nuevos compromisos que adquiere México para “gozarse” en el novedoso TLC, hay obstáculos en varios temas y, lo peor, se pierde la dignidad.
Los redactores de El Financiero destacan para los lectores que si en efecto hay 7 capítulos renegociados que tienen gran avance, como el de la integración de las Pymes a cadenas productivas y el de transparencia, también están en la mesa 12 puntos con grandes dificultades, según se desprende de lo asegurado por el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, durante su participación en el Foro Forbes 2017; allí, además agregó que en la tercera ronda de negociaciones, que inició el 22 de septiembre en Ottawa -después del sismo de 7.1 y de los rostros de funeral de las integrantes del Poder Ejecutivo-, enfocaron su esfuerzo en los temas con diferencias entre los tres países. Para concluir su participación, destacó que en cuatro de esos temas en los que ya tienen un mayor avance, espera queden definidos los textos.
A unas cuantas horas de leerse en El Financiero lo anterior, la naturaleza respingó por lo que sucede en la República y en la mente de los mexicanos que la tienen a cargo.
Apareció, esa misma mañana, la versión de El Economista, en la que se destaca que en la renegociación del Tratado, hay dos o tres temas clave para definir si habrá acuerdo o no, también según Ildefonso Guajardo.
La nota informativa es puntual: En la víspera del inicio de la tercera ronda de negociación, el funcionario dijo que <<el reto es encontrar la cuadratura a dos o tres temas no tradicionales dentro de las mesas de negociaciones comerciales, que es lo que va a definir si al fin del día vamos a tener acuerdo o no vamos a tener acuerdo>>.
¿Puede México vivir sin TLC? ¿Hay otras opciones? ¿Impulsó el desarrollo de todos los mexicanos, o sólo favoreció el de esa élite que de inmediato recurrió a la reforma laboral, al outsourcing y a las reformas estructurales, para asegurar su preeminencia sobre los proles, por los siglos de los siglos?
Otra vez estarán sentados negociando, aunque los representantes mexicanos estén distraídos por los pormenores de la sucesión presidencial, lo que se dijo en el Consejo Político priista y la manera en que Margara se desmarca de Felipe, si quiere aglutinar voluntades, poder y dinero que la eleven a la Presidencia de la República, ¿o sólo servirá de escabel a José Antonio Meade (Made in)? Falta poco para saberlo.

Si te INQUIETA, compártelo
Posted in Uncategorized | Leave a comment