La Costumbre del Poder: ¿AMLO, purificando al país?

 Gregorio Ortega Molina 24 de febrero de 2020 – 00:12 CE

*Es el regreso de un caudillismo cuyo reducto inicial está en lo que fue Manga de clavo; esperemos que no insistan en que nos lleve a La chingada. La distancia por tierra es corta, muy corta

Resultado de imagen para fotografías general antonio lópez de santa anna

AMLO elude su responsabilidad constitucional y, lo más grave, se hará ojo de hormiga para cuando las consecuencias de sus dichos se manifiesten. Sostiene que purifica al país y, debemos preguntarnos, ¿de qué males y cómo procede para que esa purificación sane efectivamente a México?

Hay descuido e ignorancia. Advierte a los jueces que ya no tolerará más liberaciones porque las carpetas de investigación están mal integradas. Ni siquiera se detiene a pensar si esa afirmación suya tiene sustento, porque implica corrupción en la administración de justicia, pero ¿y si los corruptos laboran en la procuración de justicia?

Hace años funciona una escuela de jueces, ¿por qué los MPs se han negado, por sistema, a que se establezca una escuela para ellos? Porque tendrían que aplicarse y sería más difícil justificarse con el “yo lo hice mal, o no sabía”, ante la sospecha de que los corruptos están en las fiscalías. Es un secreto a voces que allí también se cuecen habas.

Lo que hoy padecemos los mexicanos es el resultado de la más grave de las imposturas históricas y políticas jamás concebida, y el corresponsable es Enrique Peña Nieto, que se empeñó en dejar a AMLO, e hizo hasta lo imposible por favorecer la derrota de Ricardo Anaya Cortés, incluso usando de manera política la procuración de justicia. Lo echó a los perros y manchó la elección.

Pero eso es agua pasada, lo que hoy ocurre está diagnosticado por Albert Camus en El hombre rebelde, donde deja anotado: “La rebelión (¿en la granja, la de la 4T?) no es realista. Siempre según Scheler, el resentimiento, según crezca en una alma fuerte o débil, se transforma en arribismo, amargura. Pero, en los dos casos, se quiere ser lo que se es. El resentimiento siempre es un resentimiento contra uno mismo. La rebelión, al contrario, en su primer movimiento, rechaza que se toque a lo que se es. Lucha por la integridad de una parte de su ser. No busca conquistar por principio, sino imponerse”.

La esencia de la formación política e ideológica de AMLO es el presidencialismo, y lo preservará incluso en contra de su propio resentimiento, cultivado y alimentado por lo que él considera traiciones y delaciones, ocurridas desde la época de sus caminatas a la Ciudad de México y acrecentadas por los ingresos al despacho de Manuel Camacho Solís por la puerta trasera. No soportó el ninguneo a que el modelo político lo sometió durante tantos años y es característico del trato entre quienes se disputan el poder. Es la esencia de lo que hermana a los líderes de MORENA, y será la piedra de toque de su disolución. Imposible para ellos la disciplina partidaria.

Otra vez Camus: “Entonces da inicio un esfuerzo desesperado para fundar, incluso al precio del crimen, el imperio de los hombres. Lo que ocurrirá no sin terribles consecuencias, de las que sólo conocemos algunas”.

Es el regreso de un caudillismo cuyo reducto inicial está en lo que fue Manga de clavo; esperemos que no insistan en que nos lleve a La chingada. La distancia por tierra es corta, muy corta.

http://www.eldictamen.mx, http://www.almomento.mx,
http://www.analisisafondo.comhttp://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La Costumbre del Poder: Lenguaje e impostura política

 Gregorio Ortega Molina 21 de febrero de 2020 – 00:12 CE

*¿Quién será el guapo que ordene el decomiso de esas fortunas, casas y obras de arte propiedad de EPN, o Marta Sahagún e hijos, los hermanos de Margarita Zavala, o Luis Videgaray y Emilio Lozoya? Nadie, todo estuvo previamente acordado

Lenguaje e impostura política

Tiempo mexicano tituló Carlos Fuentes a un inquietante y original ensayo. Quizá 10 años después y en una revisión al primero y a lo que en ese momento ocurría en nuestro país, escribió Nuevo tiempo mexicano, un libro fallido que no fue complementario del primero y tampoco nos reflejó, al instante de su aparición, lo que realmente sucedía en México.

Lo traigo a cuento para preguntarnos, todos, si efectivamente lo que hoy vivimos infiere otro ritmo vital, requiere una modificación de perspectiva y exige que cambiemos de actitud, o sólo nos sentemos a esperar a que el sexenio concluya, para darnos un respiro.

Me dice un amigo que lo que importa es lo que se mueve, y me pregunto si efectivamente algo se mueve, o sólo cambia de lugar. La protagonista de El cuento de la criada, de Margaret Atwood, advierte: “… doy un paso al lado para salirme del discurrir de este tiempo mío. Me salgo del tiempo. Aunque ni esto deja de ser el tiempo ni yo me he salido de él”.

Sobre los conceptos anteriores es necesario imponer otra percepción, ineludible, por ser globalizadora y por incidir en la determinación del curso de los hechos y en la toma de decisiones que los definen. Me refiero a la comunicación cibernética y al concepto de tiempo real.

Poco importa que modifiquen el lenguaje, que intenten transformar en una noche lo que requiere años, lustros y hasta decenios. Una generación no hace verano, de allí que resulta increíble que intenten mover el tiempo que vivimos sólo con el lenguaje.

La información oficial asienta: “El Senado de la República aprobó con 57 votos a favor, siete en contra y cinco abstenciones, el dictamen a la minuta que modifica la denominación actual del Instituto de Administración de Bienes y Activos, por la de Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado.

“El dictamen precisa que el nombre contribuye con la nueva política que se está implantando dentro del organismo, principalmente en la erosión de las malas prácticas con las que se había desempeña y la oscuridad al momento de realizar gestiones con los bienes y activos de la Federación que debían ser administrados en favor y beneficio de la población”.

Este es el punto nodal de la impostura. Salvo el cheque por dos mil millones de pesos, recuperados de un fraude a INFONAVIT, y entregado por Alejandro Gertz Manero al presidente constitucional, con el propósito de garantizar una rifa innecesaria, ningún dinero de lo anteriormente obtenido con subastas producto de los decomisos a la delincuencia organizada, proviene de desvíos de recursos fiscales o de actos de corrupción de administradores públicos.

Parece que la falacia funciona, pero como ahora hay discrecionalidad en el manejo de esos dineros, cuyo destino es decidido estrictamente por el dedo presidencial, y como esa lana no se la robaron al pueblo, sino que proviene de la delincuencia con ese su sello de dinero negro, pues ¿cómo justificarán el nombre de la institución?

Sólo hay una manera. Probar el origen de esos fondos de procedencia ilícita que navegan en el sistema bancario, en las especulaciones en bolsa, en bienes raíces, y entonces sí depositar entre los recursos de ese nuevo Instituto, contabilizarlos, transparentarlos y devolverle al pueblo lo robado.

Pero, ¿quién será el guapo que ordene el decomiso de esas fortunas, casas y obras de arte propiedad de EPN, o Marta Sahagún e hijos, los hermanos de Margarita Zavala, o Luis Videgaray y Emilio Lozoya? Nadie, todo estuvo previamente acordado.

La detención de Emilio Lozoya sólo es un paréntesis, un respiro, porque en ese caso y otros similares, la administración de justicia es política y discrecional, de ninguna manera jurisdiccional y apegada a derecho. Lo veremos la semana que viene.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La Costumbre del Poder: Cédula de identidad y padrón del INE

 Gregorio Ortega Molina 20 de febrero de 2020 – 00:12 CE

México puede cambiar de la noche a la mañana, como esa nación ficticia que tan bien sirve a Margaret Atwood en El cuento de la criada y Los testamentos. La autora sabe que “lo normal es aquello a lo que te acostumbras. Tal vez ahora no os parezca normal, pero al cabo de un tiempo os acostumbrareis. Y se convertirá en algo normal”. ¿Bastará un sexenio?

Resultado de imagen para fotografías portada libro El cuento de la criada
Anoche me visitó el Demonio de Sócrates, sólo para avisar que se empeñan en hacer polvo a Lorenzo Córdova Vianello, porque se negó a entregar el Padrón Electoral a alguna autoridad de la Secretaría de Gobernación, que ya tiene apalabrado jugoso contrato para la Cédula de Identidad que, a mi real saber y entender, tiene muchos asegunes.

La empresa francesa que supuestamente ganó una licitación y afirma tener el contrato en la mano, oferta una cédula de identidad limpia y exclusivamente cibernética. Sin versión impresa. Si la autoridad detiene a algún ciudadano o ciudadana para confirmar sus generales, lo único que ha de hacer es teclear su nombre en un sistema digital de comunicación, lo que en zonas urbanas y con cobertura es sencillo, pues hoy los teléfonos celulares son pequeñas computadoras que, con el programa adecuado, en efecto podrán determinar la identidad que deseen.

Pero, en este amplio territorio nacional nuestro hay muchas zonas que no tienen acceso a Internet, lo que indica que el servicio que pueda rendir a la seguridad nacional una cédula de identidad estrictamente digital, es de uso y beneficios limitados y, por ejemplo, para otros requerimientos de identificación, como los bancarios, ¿Segob compartirá su archivo? ¿Y en los hospitales?

Este es un gran agujero negro que carece de solución, porque han de partir del hecho de que México no está totalmente digitalizado, pero me cuentan que doña Olga Sánchez Cordero está más que entusiasmada con dejar como legado esa famosa cédula de identidad, y ni siquiera transparentaron la licitación y se desconoce el monto de lo que desean invertir, ¿o será gastar, por aquello de que tampoco terminarán el proyecto?

Pero además de este pingüe negocio que enmarca la titánica lucha de la 4T contra la corrupción, está pendiente resolver, por las buenas o por las malas, la elección intermedia de la Cámara de Diputados federal, porque allí se juegan el futuro transexenal del proyecto sin proyecto de AMLO, en el que todo nos indica que el camino a seguir es el justicialismo, también con sus bemoles, porque las edades entre Juan Domingo y Andrés Manuel son dispares, y el carácter de los argentinos y los mexicanos es tan distinto.

Además, la pieza clave, Eva, ¿dónde está la Eva mexicana? Es cierto, las mujeres son fundamentales en el quehacer político, y sin esa gran señora que acompañó a Perón y movió y conmovió a los descamisados, aquí sólo saldrían a las calles los anarcos, a rostro encubierto y con consignas de vandalismo, porque el México bueno y sabio sabe de elecciones, pero no de participación en las disputas por el poder, a menos que sea el de las calles.

Claro, México puede cambiar de la noche a la mañana, como esa nación ficticia de Margaret Atwood en El cuento de la criada Los testamentos. La autora sabe, como lo escribió, que “lo normal es aquello a lo que te acostumbras. Tal vez ahora no os parezca normal, pero al cabo de un tiempo os acostumbrareis. Y se convertirá en algo normal”. ¿Bastará un sexenio?

http://www.eldictamen.mx, http://www.almomento.mx,
http://www.analisisafondo.comhttp://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La Costumbre del Poder: ¿Qué sí y qué no vs institución presidencial?

 Gregorio Ortega Molina 19 de febrero de 2020 – 00:12 CE
*¿Y las muertes como resultado de las políticas públicas? ¿Y el asesinato de la democracia y los organismos autónomos? Ahora resulta que todos somos culpables

Resultado de imagen para fotografías recientes de AMLO

¿Puede, el responsable del Poder Ejecutivo, hacer en firme una promesa de política pública e incumplir en tiempo y en especificaciones? Un viejo maestro de la política me dijo que, en ese oficio que es gobernar, no deben establecerse plazos fatales.

¿Hay diferencia legal y constitucional entre el responsable de la institución presidencial y un ciudadano que paga puntualmente sus impuestos, y no comete infracciones a la norma de convivencia en sociedad? ¿De qué si y qué no puede y debe hacerse responsable el presidente de la República durante sus funciones?

Es posible que el resultado ético y moral del Juicio de Núremberg nos aclare el panorama. Adolfo Hitler no asesinó con sus propias manos a ningún judío, o comunista, u homosexual, o gitano, u opositor. Pero fue el responsable primero y último de un proyecto ideológico, político y militar que los alemanes gustosos pusieron en marcha, hasta que se rompió, porque continuaron con él a pesar de los convoyes de trenes, de las familias desaparecidas y de tener completo conocimiento de lo que ocurría detrás de las alambradas de púas.

Es en el contexto anterior, que los presidentes mexicanos no pueden eludir su responsabilidad histórica. El único que se fajó con su destino y auto dinamitó su recuerdo, fue Gustavo Díaz Ordaz. Felipe Calderón Hinojosa le saca la vuelta, pero ética y moralmente es corresponsable de las muertes ocurridas durante su sexenio.

Lo anterior viene a cuento porque el Senado no acepta cambios que amplían el catálogo de delitos para juzgar al Presidente de la República. Con 97 votos en contra, cuatro a favor y cuatro abstenciones, el Pleno rechazó los cambios de la Cámara de Diputados a la minuta que reforma los artículos 108 y 111 de la Constitución, para modificar las causales con las que se puede proceder penalmente contra el Presidente de la República.

“La presidenta de la Mesa Directiva, Mónica Fernández, explicó que, en virtud del resultado de la votación, el Senado, en su condición de Cámara de origen, no aprueba las reformas realizadas por la colegisladora, como revisora, al artículo 108 constitucional”.

¿Puede, el titular del Ejecutivo cometer un delito penal del orden común, sin ser llamado a cuentas? ¿Y si a bordo de su vehículo, conduciendo él mismo, atropella a un peatón y muere? ¿Y las muertes como resultado de las políticas públicas? ¿Y el asesinato de la democracia y los organismos autónomos? Ahora resulta que todos somos culpables.

¿Será que por eso envía al Congreso proyecto de ley para que desaparezca el fuero al Presidente de la República? ¿Es oportuno, aconsejable, ético, moral?

http://www.eldictamen.mx, http://www.almomento.mx,
http://www.analisisafondo.comhttp://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La Costumbre del Poder: ¿A Quién Creer, al INEGI o a los Otros Datos?

 Gregorio Ortega Molina 18 de febrero de 2020 – 00:12 CE

*El daño no es el comercio exterior ni el proyecto neoliberal, lo que mata es la concentración de la riqueza. Pero eso no les importa, continuarán las complicidades fiscales, las desigualdades, porque siempre serán los pobres primero, sí, a joderse

¿A Quién Creer, al INEGI o a los Otros Datos?

Todo indica que la mayoría de los mexicanos decidió negarse a ella misma y, en ceremonia sin ritual, proceder a un suicidio colectivo similar al de los lemmings o conejillos de las praderas, que se arrojan al agua para evitar la sobrepoblación y permitir que sean otros los que tengan oportunidad.

Es cierto, la administración pública mexicana no era reconocida en el mundo, como tampoco lo es hoy, pero las crisis de otros sexenios ocurrían al final, no al inicio. El deseo de hacer todo nuevo, los ha impulsado a destruir las bases de un proyecto de nación que era perfectible, pero actualmente, ¿hay una oferta que sustituya la que destruyeron?

Las cifras constatadas con la más rigurosa estadística no admiten otros datos. Veamos, el “saldo a diciembre de 2019 indica un superávit comercial de 3,068 millones de dólares, que comparado con el de 1,859 millones de dólares observado en igual mes de 2018. Para 2019 en su conjunto, la balanza comercial presentó un superávit de 5,820 millones de dólares, el cual contrasta con el déficit de (-) 13,618 millones de dólares reportado en 2018. Esta evolución fue resultado de un mayor superávit de la balanza de productos no petroleros, que pasó de 9,543 millones de dólares en 2018, a 27,042 millones de dólares en 2019, y de una reducción en el déficit de la balanza de productos petroleros, que pasó de (-) 23,160 millones de dólares en 2018 a (-) 21,222 millones de dólares en 2019.

“En diciembre de 2019, el valor de las exportaciones de mercancías fue de 38,663 millones de dólares, cifra que se integró por 36,357 millones de dólares de exportaciones no petroleras y por 2,306 millones de dólares de petroleras. Así, en el último mes de 2019 las exportaciones totales mostraron un crecimiento anual de 3%, el cual se derivó de aumentos de 2.9% en las exportaciones no petroleras y de 4.3% en las petroleras. Al interior de las exportaciones no petroleras, las dirigidas a Estados Unidos avanzaron a una tasa anual de 2.9%, en tanto que las canalizadas al resto del mundo lo hicieron en 3 por ciento.

“Con cifras ajustadas por estacionalidad, en diciembre de 2019 las exportaciones totales de mercancías reportaron un incremento mensual de 0.47%, el cual fue resultado neto de una variación de 21.55% en las exportaciones petroleras y de una reducción de (-)0.63% en las no petroleras”.

¿Por qué, entonces, negarse a la participación de la IP nacional y de la inversión extranjera en la política energética? ¿Para qué tanto empeño en construir Dos Bocas y cancelar Texcoco? El daño no es el comercio exterior ni el proyecto neoliberal, lo que mata es la concentración de la riqueza, la falsa oferta de oportunidades y la política despiadada del outsourcing. Pero eso no les importa, continuarán las complicidades fiscales, las desigualdades, porque, es cierto, siempre serán los pobres primero, sí, a joderse.

http://www.eldictamen.mx, http://www.almomento.mx,
http://www.analisisafondo.comhttp://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La Costumbre del Poder: Inseguridad pública y miedo

 Gregorio Ortega Molina 17 de febrero de 2020 – 00:12 CE

*Las estadísticas no pueden interpretarse con otros datos, deben usarse los que arrojan las respuestas de los ciudadanos que, de una u otra manera, se sienten agraviados por la ausencia de EstadoInseguridad pública y miedo

¿Es lícito vivir con miedo permanente, con el Jesús en la boca, en un país donde los contribuyentes cumplimos reverencialmente con la entrega de nuestro tributo, y en materia de garantías constitucionales nada recibimos?

Recuerdo, de los cuentos de Horacio Quiroga, uno donde el domador es devorado por el tigre, porque trató de domesticarlo tocándole con un cautín los testículos. En asuntos de salud, educación, alimento y seguridad, tantear los órganos genitales de los y las contribuyentes, equivale a correr el riesgo de que, al menos, el tigre despierte, aunque creo que ahora ya está con los ojos bien abiertos, por más que popularidad y aceptación, reales o fingidas, muestren que el país aparentemente vive en paz. Pero veamos la realidad, tomemos distancia de la palabra revelada, y constaremos lo que niegan los otros datos.

El INEGI, al cual la 4T le tiene puesto el ojo para quitarle la autonomía, dio a conocer los resultados del XXVI levantamiento de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), realizada en la primera quincena de diciembre de 2019; durante ese mes 72.9% de la población de 18 años y más consideró que vivir en su ciudad es inseguro.

Dice la información: “Este porcentaje representa un cambio estadísticamente significativo respecto al de 71.3% de septiembre de 2019, pero no es estadísticamente diferente al de 73.7% registrado en diciembre de 2018. La percepción de inseguridad siguió siendo mayor en el caso de las mujeres con 77.2%, mientras que para los hombres fue de 67.8 por ciento.

“A partir de junio de 2018, con el objetivo de proporcionar un dato oportuno sobre la victimización, se busca conocer de manera semestral la proporción de hogares en zonas urbanas víctima o con integrantes mayores de 18 años víctima de los delitos de robo y/o extorsión. Asimismo, desde junio de 2019 se indaga el porcentaje de víctimas de actos de corrupción por parte de autoridades de seguridad pública y, a partir de diciembre de 2019, se busca conocer a las personas víctimas de violencia sexual.

“Así, a nivel nacional, 35.3% de los hogares contó con al menos una víctima de robo y/o extorsión durante el segundo semestre de 2019. En cuanto a víctimas de actos de corrupción por parte de autoridades de seguridad pública, durante el segundo semestre de 2019 se estima que el 14.6% de la población de 18 años y más tuvo contacto con alguna autoridad de seguridad pública, del cual 48.3% declaró haber sufrido un acto de corrupción por parte de éstas.

“Finalmente, a partir de este trimestre se proporciona una estimación de las víctimas de acoso personal y violencia sexual. Se estima que de la población de 18 años y más, durante el segundo semestre de 2019 el 19.4% fue víctima de acoso personal y/o violencia sexual. En el caso de las mujeres este porcentaje fue de 27.2%, mientras que en hombres fue de 10.1 por ciento”.

La anterior es nuestra realidad. Las estadísticas no pueden interpretarse con otros datos, debe usarse los que arrojan las respuestas de los ciudadanos que, de una u otra manera, se sienten agraviados por la ausencia de Estado.

http://www.eldictamen.mx, http://www.almomento.mx,
http://www.analisisafondo.comhttp://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La Costumbre del Poder: Justicia transicional III/III

 Gregorio Ortega Molina 14 de febrero de 2020 – 00:12 CE

Un proceso de control del Poder Ejecutivo sobre los otros poderes, y, además, en ensayo y error el camino de desarticulación del sistema de partidos y del organismo electoral, con la idea de importar un peronismo fuera de tiempo y uso, pero tropicalizado

Justicia transicional III/III

La culpa no es exclusivamente de políticos, gobernantes y empresarios, la sociedad entera (lo mismo el pueblo bueno y sabio que las clases medias y obreros que ya no se tragan el cuento) es corresponsable de lo que sucede en México, porque no ha aprendido a exigir rendición de cuentas, ni ha encontrado la manera de, al menos, ponerlos de patitas en la calle, ya que no puede encerrarlos en una mazmorra.

Valiente sanción a Emilito Lozoya Austin, detenido, en proceso de extradición y, además, sospechoso y no encontrado culpable de tanta corrupción, pero como premio para esta tonta sociedad, ya lo inhabilitaron por 10 años como funcionario público. ¡Vaya castigo! Es sólo dar la vuelta a la impunidad. Estaba de vacaciones, con su lanita asegurada.

Así es que no podemos lamentarnos y mucho menos quejarnos. Es necesario establecer método, día y hora para la rendición de cuentas, con absoluta transparencia, y hay que empezar a exigirlo ya, porque viven y cobran del dinero con el que contribuimos al monto de los recursos fiscales. Realmente más que nuestros representantes, debemos verlos como a nuestros empleados, y supervisarlos de esa manera.

¿Aprenderemos a ponerlos en su lugar? No son los que mandan, el mandato constitucional emana del voto, de la confianza de los ciudadanos en ellos, pero traicionan, una y otra vez, ese depósito de fe y esperanza en que habrían de gobernar.

Félix Reátegui Carrillo, en otro de los ensayos del libro mencionado antier, indica: “Una transición constituye un momento parcial y discreto en la transformación política de una sociedad. Ella se refiere al conjunto de diálogos, arreglos y compromisos por medio de los cuales un conjunto de agentes que ejercen el poder de manera autoritaria acepta abandonarlo y dar campo libre a la instauración de un poder legítimo y a la restauración de las reglas del juego básicas de la democracia: alternancia en el gobierno, división efectiva de poderes, respeto a los derechos fundamentales y vigencia de las garantías constitucionales…”.

¿Dónde estamos parados? En un proceso de ilegalidad, que atenta contra organismos o instituciones autónomas, como ocurre con la CNDH, en la que sentaron, de manera no ortodoxa y no autorizada por la norma, a Rosario Piedra Ibarra, hija de una verdadera luchadora social. Empañaron su legado.

Un proceso de control del Poder Ejecutivo sobre los otros poderes, y, además, ensayo y error del camino de desarticulación del sistema de partidos y del organismo electoral, con la idea de importar un peronismo fuera de tiempo y uso, pero tropicalizado, para que el “justicialismo a la mexicana” sea aceptado y patrocinado por el México bueno y sabio.

Apuntan: “… la democracia, en cuanto instauración de un solo juego posible, implica una transformación en el plano de las representaciones sociales o, dicho en términos más generales, de la cultura”. Y sí, a buen entendedor pocas palabras, por eso es necesario desestructurar a la UNAM y al INE, y en eso se empeñan.

http://www.eldictamen.mx, http://www.almomento.mx,
http://www.analisisafondo.comhttp://www.indicepolitico.com,
www.gregorioortega.blog  @OrtegaGregorio
Si te INQUIETA, compártelo con todos

Posted in Uncategorized | Leave a comment