Sergio Valls, el ministro incómodo

February 24, 2011

— 12:00 am

Crecer -en política- sin lastimar a nadie, es harto difícil; hacerlo desde una posición en que es condición del oficio administrar justicia desde la ley y desde la conciencia, pudiera decirse que es imposible, pero Sergio Valls Hernández padece de una enfermedad bíblica que le impide no solazarse en el daño causado a quienes hace a un lado mientras él se encumbra, o cree encumbrarse.

Salvador Rocha Díaz puede contar cómo cabildeó la segunda postulación de Sergio Valls para convertirse en ministro, y la manera en que a él fue acercado. El nuevo ministro hubo de contraer deudas políticas para acceder al cargo que, en el futuro, le permitiría convertirse en factótum del Poder Judicial de la Federación, para desde allí impulsar la carrera de su hijo Jaime, quien sueña en convertirse gobernador de Chiapas.

Sin embargo, Valls es enceguecido por esa enfermedad bíblica que lo transforma cuando alguien brilla más que él, sobre todo cuando esa inteligencia proviene de un integrante más joven del Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y cuando ese integrante es, por esfuerzo y méritos propios, lo que Valls no pudo ser a su edad.

Escribe Diana Cohen Agrest que “si el envenenamiento del genial Mozart por Salieri fuera fantasía pura, la envidia del italiano no es sino una reacción natural a la lotería de la vida: haber nacido en el momento y en el lugar equivocado, dotado con un talento enorme opacado por la genialidad indiscutible de un rival”. Descripción que corresponde al comportamiento del ministro Sergio Valls Hernández ante la inteligencia y donaire de su “par”, José Ramón Cossío.

He aquí el verdadero problema que agobiará la gestión de Juan Silva Meza como presidente de este muy particular grupo de abogados, puesto que en los momentos que vive el país su responsabilidad trasciende esa aspiración de convertir a la Corte en tribunal constitucional, para insertar al Poder Judicial de la Federación en la reconstrucción de México, en la reconstrucción judicial de este país tan castigado por la realidad de la corrupción e impunidad. El único muro de contención es la administración de justicia, pero la reciente reforma constitucional penal parece no haber dado en el clavo, porque obedeció a idiosincrasia e intereses ajenos a los de la nación.

Es en este contexto que se manifiesta esa perversa debilidad del ministro Valls Hernández. Padecimiento “retratado como destructivo, inhibitorio, inútil y doloroso, la envidia es condenada como uno de los siete pecados capitales. Nadie duda del papel siniestro y abismal de la envidia en la existencia humana. Porque se la suele acusar de irracional, imprudente, viciosa, equivocada. Porque se la considera innata y arrasadora, y se la oculta tras las máscaras de la crítica amarga, la sátira, la injuria, la calumnia, la insinuación pérfida, la compasión fingida y hasta la adulación servil. Y porque se recae en ella, una y otra vez”.

No es una exageración esa descripción de Diana Cohen. De otra manera no se entiende que Sergio Valls Hernández haya usado durante los últimos ocho años, de la Dirección General de Comunicación Social del Consejo de la Judicatura Federal, para servir a sus propios y muy personales intereses, pero además para difundir las críticas injustificadas -diseñadas sobre su escritorio y germinadas en su imaginación- en contra del ministro José Ramón Cossío.

Me narra un observador de esos hechos, que al ser refractario a participar en la difusión de esos infundios, fue que escaló el primer peldaño de lo que sería su despido de la oficina de prensa del Consejo de la Judicatura Federal, sobre todo porque sin razón aparente, sin justificación alguna, el propósito era desprestigiar a José Ramón Cossío.

Profundiza Diana Cohen en el diagnóstico y manifestaciones de esa enfermedad que mueve las pasiones políticas: “Definida como la aflicción vivida por un sujeto cuando siente que no posee algo que su rival sí posee, in-vidia (de video, vedere, de donde proviene el verbo ver) significa <<la mirada penetrante y agresiva de un ojo que, movido por alguna forma de animosidad, antipatía, odio o rivalidad, se hinca enconadamente en el de su enemigo para perforarlo y destruirlo>>.

Es muy posible que el ministro Valls duerma con un calendario bajo la almohada, porque enero de 2015 sería su última oportunidad de ser el ministro presidente. Cree él -lo que es posible- que el PRI habrá  regresado a la Presidencia de la República, lo que le allanaría el camino, por sobre lo que Juan Silva Meza haya logrado hacer para dar autonomía e independencia al Poder Judicial de la Federación, y para convertirlo en parte activa de la reforma del modelo político.

3 Comentarios »

  1. Interesante articulo, cabria agregar lo que todo mundo en la Corte sabe, que el Ministro Valls tiene un activismo permanente en favor de la iniciativa privada, quienes en su sala han encontrado los mayores privilegios y prebendas que cualquier ministro pueda entregar… Eso no es todo como usted lo menciona, haber sido presidente del CDE del pri en chiapas, tambien dejo huella, ya que el realiza un intenso activismo politico siempre, en donde tiene a su familia incorporada a todos los partidos, con un hijo en el PRD de Chiapas (jaime), una hija como diputada federal panista, por cierto suplente del secretario particular del presidente de la republica, y un hijo en el gobierno del estado de mexico (priista)… mucha politica, mucho interes economico, muy poca justicia

    Comment by Pino Suarez 2 — February 24, 2011 @ 12:17 pm

  2. Jaime Valls Esponda hijo del poderoso ministro de la Corte Sergio Valls Hernandez arriba a la UNACH mientras llegan los comicios del 2012,no estara cutro anos en la rectoria,sino hasta febrero o marzo del 2012 cundo su padre le consiga otra candidatura ahora como diputado o senador de cualquier partido,debiendo agregar que segun los que lo conocen carece de meritos,cualidades y valores para siquiera competir por la rectoria,esto en Chiapas.Tal como lo menciona el comentario anterior el Ministro a colocado en magnificos cargos publicos a sus hijos Jaime,Guillermo,Sergio y Maricarmen,pero ahi no acaba su magnificencia para con su familia,sus relaciones con la Presidencia le han permitido colocar a uno de sus sobrinos politicos Ricardo Celis Aguilar Alvarez como adjunto del consejero juridico Miguel Alessio Robles.La cercania de Valls con el partido gobernante la ha cultivado tambien a traves de su yerno Carlos Alberto Lezama,quien fue diretor juridico del PAN durante la presidencia de German Martinez.El titular del area en ese periodo fue Roberto Gil Zuarth.El consuegro de Valls es Marco Antonio Lezama Moo subprocurador de Justicia de la zona centro de la Procuraduria de Justicia de Veracruz durante el gobierno de Fidel Herrera.Las redes de complicidades del ministro y sus hijos vienen desde el 1990.Durante la Operacion Limpieza Valls dijo que en el Poder Judicial las cosas son distintas ya que cuando se trata de jueces deshonestos la limpia implica un procedimiento constitucional y legal para acreditar plenamente los actos irregulares y luego acepto que en el Poder Judicial “no se pude negar que puede haber algunos servidores publicos que incurran en conductas impropias coludidos con el crimen organizado” solamente?se le olvido la guarderia ABC?Se le olvido el caso Cassez? y muchos otros.Este es el perfil sintetizado de un firme candidato a Presidente de la SCJF(si sobrevive),sin contar sus negocios con la iniciativa privada y organismos publicos.

    Comment by leonor — February 24, 2011 @ 7:32 pm

  3. Perdon se me olvido agregar que como todo en Mexico queda en familia o entre cuates,VIVA FAMILIA,TRADICION Y PROPIEDAD.

    Comment by leonor — February 24, 2011 @ 10:38 pm

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s