Poder, crimen, literatura

May 27, 2011

— 12:00 am

Al ejercicio del poder le precede un aura de seducción. Lo mismo atrae a filibusteros que a personas de bien, a intelectuales y escritores, que a campesinos y obreros. Oficiarlo requiere más de intuición y sagacidad, que del estudio de modelos que sólo definen las consecuencias de hacerlo bien o mal, y que a toro pasado quedan clasificados por los académicos; oficiarlo exige de esa capacidad útil para, al mismo tiempo, infligir dolor y aspirar a obtener bienestar para la sociedad; sociedad de la que únicamente son dueños quienes se hacen del gobierno de los seres humanos a como dé lugar.

El poder terrenal, el humano, se confunde con el ejercido por las religiones, oficiado por taumaturgos o sacerdotes. Ambos prometen. Del tangible, siempre se ha constatado que incumple. El otro se sustenta en la fe, carece de respuesta inmediata, se convierte en contrato de esperanza, en apuesta por la eternidad.

Hay otro factor inherente a estas dos vertientes del poder: el temor. Nada como estudiar el fenómeno del estalinismo para comprender las muchas razones por las cuales se puede imponer el miedo, o peor, se acepta como una merced siempre y cuando la víctima sea el que está al lado, el que vive en frente, la esposa o el esposo, la hija, pero de preferencia el enemigo. La capacidad de absorber humillación que tiene el ser humano, es asombrosa. Pueden, algunos, darse el lujo de perder la dignidad, el decoro, la mujer, los hijos, siempre y cuando conserven la certeza de que podrán abrir los ojos al día siguiente, comer y defecar como si nada hubiera ocurrido.

Todo lo anterior puede comprenderse, de manera fácil por lo descriptiva y bien escrita que está la novela, en El hombre que amaba a los perros, narrada de manera casi impecable por Leonardo Padura.

Definitivamente no es un manual acerca de lo políticamente correcto, ni una diatriba en contra de las ideologías o los modelos políticos, sino una maravillosa e inquietante narración del comportamiento de José Stalin, el padrecito de todos los pueblos, para sostenerse en el poder a cualquier costo y por cualquier medio; de cómo el proyecto ideológico del comunismo ruso sedujo a millones de hombres, que convencidos por ese contrato de esperanza entregaron su presente y su futuro a cambio del gulag, de 20 millones de muertos, de la traición y la memoria de la revolución bolchevique perseguida y arrasada, de la humillación y el engaño para cometer los peores crímenes a cuenta de un proyecto que no pudo ser, porque fue construido sobre cadáveres, pero sobre todo fincado en el miedo que tiene todo gobernado a la incertidumbre, a sentirse perseguido, a ser el próximo en morir a pesar de haber entregado a la familia, a cambio de unas horas, unos días, semanas o meses de miserable supervivencia.

Al autor le ocurrió lo que a Carlos Ruiz Zafón en El juego del ángel, que en el primer párrafo parece capitular y entrega al lector el tema completo de la narración: “La certeza de que la vida puede ser el peor infierno, y de que con aquel descenso se esfumaban para siempre todos los lastres del miedo y el dolor, me invadió como un alivio mezquino y pensé si de algún modo no estaba envidiando el tránsito final de mi mujer hacia el silencio, pues hallarse muerto, total y verdaderamente muerto, puede ser para algunos lo más parecido a la bendición de ese Dios con el que Ana, sin demasiado éxito, había tratado de involucrarme en los últimos años de su penosa vida”.

Después, la narración paralela del exilio de León Davidovich Bronstein, Trotski, y la de la preparación psicológica, ideológica y mental de Ramón Mercader, en la que participaron -de manera directa o indirecta- su madre, el asesor soviético que lo contactó durante la guerra civil española, los entrenadores del GPU o KGB y la insistencia de Stalin para asesinar al creador del Ejército Rojo, al teórico e ideólogo de la Revolución de 1917. Ambas vidas confluyen en México. Uno para ser víctima, el otro porque ansía, necesita, sueña con ser el victimario que ha de salvar al mundo y la revolución.

En cuanto fallece Lenin, se pervierte el ensayo de imponer el socialismo; Stalin se encarga, a través de una perversa, cruenta y larga lucha, de establecer una reingeniería social que cambiaría el rostro de Rusia, de los pueblos devorados por la revolución. Allá todo se hizo a fuerza, nunca sabremos cómo pudo haber sido el trotskismo como gobierno.

Intuyó Mercader, tiempo antes de hacerse con el piolet, que fue víctima de “aquel manejo turbio de los ideales, la manipulación y ocultamiento de las verdades, el crimen como política de un Estado, la cínica construcción de una gran mentira me provocaba indignación y más y nuevos temores”, pues de otra manera nunca hubiera podido comunicárselo al narrador.

Al final, el prólogo a la larga, larguísima confesión que se formularon Mercader y su <maestro>, ese especialista soviético capaz de convencer al más escéptico de los seres humanos, de que Stalin era el mesías, y su gobierno, la respuesta a las profecías del Antiguo Testamento. La voz es la del narrador.

“Por años yo me había dedicado a rastrear la poca información existente en el país sobre el complot urdido alrededor de Trotski y sobre la pavorosa, caótica y frustrante época en la cual se cometió el crimen. Recuerdo la tensión jubilosa con la que muchos buscábamos las pocas revistas de la glasnot que durante aquellos años de revelaciones y esperanzas entraron a la isla, hasta que fueron retiradas de los estanquillos -para que no nos contamináramos ideológicamente con ciertas verdades durante tantos años sepultadas, dijeron los buenos censores-… menos aún eran los que sabían cómo se había organizado la ejecución del revolucionario y quién había cumplido ese mandato final; y, prácticamente, tampoco nadie conocía los extremos a que había llegado la crueldad bolchevique en manos de aquel mismo Trotski en sus días de máximo poder, y casi nadie tenía una idea cabal de la felonía y la masacre estalinista posterior, amparadas todas aquellas barbaries en las razones de la lucha por un mundo mejor. Y los que sabían algo, se callaban”.

El panorama no ha cambiado. En el mundo el gobierno -de derecha o izquierda, de aspiraciones teocráticas o fundamentalistas, dictaduras o democracias- se oficia de similar manera; los gobernantes y los aspirantes a mandar, se lo disputan, amparados en ideologías, creencias y programas cuyo objetivo es el mismo: ejercer sin restricciones del poder.

gregorioortega.wordpress.com

@OrtegaGregorio

3 Comentarios »

  1. Estimado Gregorio el ultimo parrafo resume la escoria de los extremos opuestos que en el fondo se tocan.Comparten posturas ambas exclusivas y excluyentes,utilizan medios violentos para llegar al poder,poseen una clara orientacion antidemocratica que historicamente es el rasgo mas persistente y significativo.Poseen un alta carga ideologica en sus planteamientos politicos y sociales la cual puede estar centrada en la raza (racismo),la nacion(nacionalismo),la religion (fundamentalismo) o la clase social(marxismo),totalitarismo de Estado y Partido unico en materia de gobierno.En la actualidad resurgen las tendencias extremistas,volviendo a cometer errores del pasado,aumentan las ideas fanaticas en el mundo,vuelve a surgir el clasismo, mala cosa sea del lado que sea,la emocion basica de un asesino ademas del odio es el desprecio,una de las emociones mas fuertes y mas negativas del ser humano y el clasismo fomenta y alimenta el desprecio entre los seres humanos.En forma simultanea en este momento se realiza en Washigton convocada por la ultraderechista Ileana Ros-Lehtinen,famosa por su fobia anti-cubana una cumbre para enfrentar a paises que no bajan la cabeza ante EEUU,el tema “Legitimidad Perdida?”como el socialismo del siglo XXI subvierte la democracia en America Latina y denunciara que hay paises del mismo que han unido sus fuerzas para socavar el imperio de la Ley y violan sistematicamente los derechos humanos de sus ciudadanos.La convocatoria esta promocionada por el Americas Forum grupo cuya tarea principal es difundir material contra los paises que no se someten a las orientaciones del Departamento de Estado,esto esta dirigido principalmente hacia Venezuela,Nicaragua,Bolivia entre otros,Aznar envio como representante al falangista Alberto Carnero.Es el imperio contra el Alba.En Argentina al mismo tiempo se realiza la reunion del Unasur con precensia de casi todos los presidentes de America Latina y en donde sobre los temas de agenda el nuevo concepto de defensa tiene una gran envergadura ,se postularan los reemplazantes de Nestor Kirchner como secretario general de la misma,en paralelo se desarrolla alli mismo la XX Cumbre Iberoamericana cuyo tema central es “Educacion para la inclusion social” dos caras de la moneda.El peor analfabeto es el analfabeto politico que no oye,no participa de los acontecimientos politicos,no sabe del costo de la vida,vive en la irrealidad de sus pensamientos,es el politico aprovechado,embaucador y corrompido,lacayo de las empresas nacionales y transnacionales,el asaltador,el represosor y es el peor de todos los bandidos por que ademas posee el poder.Como hoy has tocado literatura y como balsamo se puede mencionar “La Tercer Ola” de Alvin Toffler quien sostiene que el mundo no se ha extraviado en la insania y que de hecho,bajo el tumulto y el estrepito de acontecimientos sin sentido yace una sorprendente pauta potencialmente llena de esperanza,es para los que creen que la historia humana lejos de concluir,no ha hecho sino empezar.”Si no aprendemos de la Historia,nos vemos obligados a repetirla,cierto pero si no cambiamos el futuro,nos veremos obligados a soportarlo y eso podria ser peor”Alvin Toffler

    Comment by leonor — May 27, 2011 @ 5:31 am

  2. “HISTORY IS A NIGHTMARE FROM WHICH I AM TRYING TO AWAKE,” DIJO JOYCE….PEOR AUN CUANDO AL DESPERTAR TENEMOS UN FUTURO A LA VISTA QUE SI NO CAMBIAMOS “NOS VEREMOS OBLIGADOS A SOPORTARLO…” REMATAS LEONOR DE MANERA IMPECABLE….Y EN EFECTO GOM, EL TEMOR ES EL OTRO RESORTE QUE LOS GOBIERNOS UTILIZAN, COMO EL DE CALDERON AL INSTAURAR ESTA EPOCA DE TERROR, NO COMO UN SIDELINE, SINO COMO EJE CENTRAL PARA GOBERNAR, GOBERNAR? LOS MOVIMIENTOS SOCIALES SE ALZAN COMO UNICA RESPUESTA A ESTOS TIPOS DE GOBIERNOS, SEA PORQUE ESOS GOBIERNOS SE EXPRESAN EN UNA “GUERRA” CONTRA LA NARCO VIOLENCIA, O PORQUE NO SOLO NO RESPETAN LOS DERECHOS ELEMENTALES DE SUS GOBERNADOS SINO PORQUE LOS REPRIMEN, PORQUE LOS AHOGAN ECONOMICAMENTE, PORQUE PERPETUAN EL ESQUEMA DE POBREZA ECONOMICA, ALIMENTARIA, EDUCATIVA, DE CULTURA CIVICA, DE IMPUNIDAD, DE AUSENCIA DE VALORES, ETC ETC ETC.

    SALUDOS!!!!

    RP

    Comment by RP — May 27, 2011 @ 7:02 am

  3. Lejos estuvo el Zarco por su ignorancia, de saber de Rusia y de todos los asesinatos de millones de cristianos que se iban a cometer por la corrupción de la ideología del Marxismo y el Estalinismo.
    El Zarco, el plateado gavillero se dedico a lo suyo, que fue robar, secuestrar, sembrar el terror y matar, Martín organizo a la gente de su pueblo para combatirlo y logro colgarlo de un árbol donde quedo por muchas negras noches pudriendose, todo esta escrito en la historia de Altamirano, el ejemplo de lo que puede hacer la unión ciudadana cuando los gobiernos no hacen respetar la ley y desgraciadamente la mala obra y legado del Zarco también es parte de esta tierra donde siempre estarán en lucha los Martín y los Zarcos .
    Mas de cien negras noches tuvieron que pasar para que los jefes Plateados de las principales gavillas políticas que azotan las regiones de tierra caliente, fieles a su pasado y naturaleza conspirativa, se reunieran en algún tugurio con el fin de formar una alianza contra los ciudadanos de Michoacán, donde en la mesa de juego ya puesta y servidos los tres gavilleros con abundante sotol, tequila y mezcal, el mas notorio de los plateados propone jugarse a carta marcada, la libertad, el alma y los bienes de los tranquilos ciudadanos de Michoacán, la carta es para el jefe gavillero que por los de su sangre ya esta marcada y el botín para los otros dos jefes a partes iguales fue decidido. El pasado no se fue con la muerte del Zarco y de Stalin, la lucha sigue…………….

    Comment by cesar — May 27, 2011 @ 2:47 pm

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s