Morir en Tamaulipas

June 29, 2011

— 12:00 am

Alejandro Gertz Manero, quien es hombre sensato y se desempeñó como funcionario probo, decidió invitar a un muy reducido grupo de periodistas al comedor privado del Secretario de Seguridad Pública, en la calle de Liverpool. El evento fue en marzo de 2001; en esa fecha comentó –se negó a dar el nombre del lugar- que había una población del norte del país donde la policía no podía funcionar, porque tenía prohibida la entrada.

Durante ese sexenio, a 50 días de iniciada la alternancia, Joaquín Archivaldo “El Chapo” Guzmán Loera, salió de Puente Grande por su propio pie, disfrazado de policía, pero no se precipitó la descomposición social que hoy, contra todo pronóstico, parece reconducir al gobierno a la autocracia y a la negación de las consecuencias de sus políticas públicas en materia de seguridad.

Lo que actualmente sucede rebasa los anuncios de los augures, revela aspectos de las consideraciones políticas que determinan las decisiones del presidente Felipe Calderón Hinojosa. Todo indica que la solidez macroeconómica y la cifra récord de las reservas, en nada sirven al gobierno para darle solidez e independencia ante las pretensiones geopolíticas y de seguridad nacional de Estados Unidos, por lo que el futuro de México parece necesitar ajustarse a lo determinado por las necesidades del Imperio y las de los poderes fácticos.

Con el cambio de estafeta, con la llegada de una segunda administración panista, la impericia y la realidad decidieron pasar factura, sobre todo en lo concerniente a la relación que la sociedad tuvo establecida con el Estado y su gobierno, pero que hoy está rota, como desgarrado aparece el tejido social. Como se expuso el jueves de la semana pasada: el Estado y las leyes son, actualmente, enemigos de los gobernados.

De allí que no extrañe que desde la época de Adolfo de Jesús Constanzo, “El Padrino”, y Sara Aldrete, “La Madrina”, por los crímenes cometidos en el Rancho Santa Elena, la ciudad fronteriza de Matamoros resuma lo peor de lo peor -como lo expresó Carlos Pascual en cable confidencial y vedado para extranjeros (clasificado como noforn con el número de identificación 09MEXICO3018), que integra parte del paquete de despachos diplomáticos entregados por Wikileaks a La Jornada– incluso comparado con lo que ocurría en Ciudad Juárez y Tijuana en octubre de 2009, en términos de la falta de coordinación entre policías y militares para combatir al narcotráfico.

La nota de Blanche Petrich expone: “En este despacho con fecha 19 de octubre de 2009, Pascual reprueba sin atenuantes la actuación de las corporaciones mexicanas en Tamaulipas, incluido el Ejército. En las condiciones imperantes en la frontera del noreste, asegura, esta lucha (contra el crimen organizado) es insostenible.

“Después de reunirse e interrogar a un general de la Secretaría de la Defensa Nacional, a un vicealmirante de la Secretaría de Marina, al procurador estatal, al alcalde y a otros funcionarios, Pascual describe así la situación: El rendimiento de las fuerzas de seguridad es muy bajo. No generan información de inteligencia útil; no existe ninguna coordinación entre las diferentes agencias de seguridad, no patrullan en forma conjunta y, si lo hacen, no actúan de manera efectiva. No logran consignar a los delincuentes. Agrega: No desarrollan medidas para proteger a la población ni para impedir que los ciudadanos se integren a las organizaciones del narcotráfico”.

Lo sucedido después, fue más allá de lo anticipado por el entonces embajador de Estados Unidos: fosas clandestinas, ciudades enteras amenazadas por los sicarios -Ciudad Camargo, Ciudad Alemán, San Fernando, Valle Hermoso-, el asesinato de Rodolfo Torre Cantú, candidato del PRI a la gubernatura de la entidad, la gesta inútil de don Alejo Garza Tamez, por mencionar algunos de los sombríos sucesos que describen el perfil de la poca o mucha fuerza del Estado en las entidades federativas.

De lo que se trata, entonces, es de escuchar, no obcecarse en lo que demostró ser inútil. Combatir el narcotráfico a sangre y fuego no puede reducirse a la suma y resta de bajas, a la compra y venta de armas, al gasto bélico y a la deficiente inversión en inteligencia; no, se requiere escuchar para enterarse de que hay otras opciones, que nada tienen que ver con la absurda idea de hacer pactos con la delincuencia organizada, pero sí con la urgente necesidad de sustituir las balas y las denuncias, con ideas e investigación, porque el costo social para los mexicanos todavía es incuantificable.

Años después y por otro conducto, supe que Alejandro Gertz Manero se refería a una ciudad tamaulipeca -en 2001 pensé en Sásabe-, precisamente al lugar donde sentaba sus reales Heriberto Lazcano Lazcano, el Lazca, quien en 2001 ya determinaba qué sí y qué no podía hacerse al norte de Tamaulipas, donde morir puede ser un mero accidente, resultado de un enfrentamiento para defender la dignidad y lo que es de uno, o consecuencia del vacío de poder. De cualquier manera, lo que sucede debe obligar a una profunda reflexión, porque la autoridad actual, y la que llegará el 2012, ni idea tienen de lo que deberán recomponer.

Un inteligente amigo que no desea ser citado, me explica -una vez conocido lo encontrado en las fosas clandestinas-: “¿Cuál es la auténtica razón de la crueldad? ¿La represión sicológica?… La molécula no es cruel. Pero esa misma molécula en su variante humana, evolucionada, ya lo es… ¿Por qué? Ningún otro organismo distinto del humano es propenso a la crueldad. ¿Acaso la razón de la crueldad es el pánico causado por la conciencia de nuestra muerte, al poder estar en el lugar equivocado, en el momento equivocado? ¿No quieren que salgamos a la calle?

“No sabemos nada, todos los seres vivos estamos condenados a morir, somos unos condenados a muerte que vagamos en un país cuyo gobierno es indiferente y que tiene un proyecto oscuro, en el que la suerte alcanzó  cotas de porcentaje inimaginables. En esta guerra al narcotráfico el destino dejó de ser un asunto personal, para convertirse en accidente, en consecuencia de una bala perdida”.

Hoy, todo puede ser cierto. Tan cierto, como lo que ocurre en Tamaulipas.

gregorioortega.wordpress.com

@OrtegaGregorio

 

Comentarios (2)

2 Comentarios »

  1. Y JUSTAMENTE GOM, ESE ES EL PROBLEMA: NO ESCUCHA, SU OBSECACION LO LLEVA A CONTINUAR CON LO QUE CREE QUE ES SEGURO Y ANTE SICILIA Y LAS OPINIONES DE MUCHOS ANALISTAS Y OPINADORES RATIFICO SU OBSECACION, AL NI SIQUIERA CUESTIONARSE O ACEPTAR QUE HABRIAN DE ANALIZAR BAJO OTRA PERSPECTIVA LAS MEDIDAS Y LOS RESULTADOS DE ESTA SU LUCHA JAMAS CONSULTADA AL PUEBLO QUE GOBIERNA, NI QUE DECIR DE IMPLANTAR NUEVAS MEDIDAS PARA DETENER A TRAVES DE POLITICAS PUBLICAS EL COSNUMO DE DROGAS, DE POLITICAS DE EMPLEO Y DE CRECIMIENTO Y DESARROLLO ECONOMICO, DE POILITICAS ALIMENTARIAS Y DE EDUCACION, ETC….Y CREE QUE ES SEGURO PORQUE LE VENDIERON LOS GRINGOS QUE CON ELLO OBTENDRIA SU LEGITIMACION, PERO EN LUGAR DE ELLO ESTA OBTENIENDO EL DESCREDITO DE SER RECORDADO COMO EL PRESIDENTE DE LOS MAS DE 40 MIL MUERTOS….O DEE LOS QUE SUMEN AL FINAL DE SU MANDATO…SE ME QUEDA DE MANERA TERRIBLE EN LA MENTE
    ” NO QUIEREN QUE SALGAMOS A LA CALLE ” Y POR ELLO REPRODUCEN UN CLIMA NO SOLO DE INSEGURIDAD PERO DE CRUELDAD, EN EL QUE TAMBIEN ESTAN GARANTIZADOS LOS DINEROS OBTENIDOS PARA TODOS LOS PARTICIPANTES, EL GOBIERNO ENTRE ELLOS….

    SALUDOS GOM!!!!

    RP

    Comment by RP — June 29, 2011 @ 8:53 am

  2. Don Pascual exige a el Ejercito Mexicano lo que los USA no han podido hacer en Afganistan en una invasión que lleva 10 años de fracasos y perdida de dinero que es mas necesario en los USA para infraestructura y creación de empleos, quien va a confiar en una inteligencia norteamericana que informa lo que le conviene a sus intereses unilateralmente, aparte si al Sr Presidente Calderon no se le da el exito pues no se le da que se le va a hacer hay que aceptarlo, el sr. Pascual le endosa su fracaso al ejercito Mexicano y por algo ha de ser tal vez por desobedientes a sus ordenes y deseos, fue transferido a Mexico no por bueno sino porque no tuvo exito en la region donde estaba asignado, estaria bueno que el sr. Obama asigne a Mexico personal mas enterado de que es Mexico que no es lo mismo que Ukrania y Afganistan, este es un país donde tienen mucho dinero invertido, muchos negocios, fabricas donde el comun denominador se llama ganancia economica que alimenta su economía ,mas vale cuidar lo que se tiene, su inversion es bien recibida y en lugar de esto se dedican a sembrar la discordia,la division y armas , su cosecha sera muy productiva de eso este seguro don Pascual, lo que siembras es lo que cosechas.

    Comment by Cesar — June 29, 2011 @ 1:17 pm

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s