Restauración y dictadura

August 17, 2011

— 12:00 am

Preparándose para consolidar su asalto del poder hay grupos políticos nostálgicos del presidencialismo mexicano, de la sumisión a ese señor presidente más consciente de su fuerza que de su deber y su mandato constitucional, añorando lo que sólo algunos de sus miembros vivieron, pero del cual todos o casi todos se beneficiaron.

Ese presidencialismo, entre unas y otras cosas, estatuyó el desarrollo estabilizador, logró el milagro mexicano, se enredó en 1968 y 1971, tropezó en 1994 y desmontó por dentro, entre 1988 y 1994, la esencia de su poder, para prepararlo a la transición, hoy atorada en la alternancia.

Quienes fueron ineficientes para instrumentar la transición se apoltronaron en los rescoldos del acedo presidencialismo, y hoy, desde el PRI y desde Acción Nacional, sueñan con la restauración. No comprenden que no puede ser; ni siquiera se han dignado estudiar las consecuencias del éxito en sus pretensiones, para lo que no requieren un gran esfuerzo. Sólo es necesario leer Los miserables, de Víctor Hugo, o El conde de Montecristo, de Alejandro Dumas, para saber lo que sucede en una nación cuyos políticos se muestran incapaces de olvidar el pasado, el viejo esplendor sin regreso, e intentan recuperarlo, restaurarlo. ¿Qué sucedió entre el Primero y II Imperio en Francia? Dejemos la respuesta a lo expresado por los personajes de Dumas:

Los nuevos gobiernos desempolvaban las equivocaciones políticas; fueron los principios y las promesas los derrotados… en el nuevo gobierno no tienen ni la convicción, ni el entusiasmo ni la abnegación que se necesita para gobernar.

¿Es que el destino del Estado tiene que ver con los caprichos y los sentimientos del gobierno?

Los gobiernos se suceden… pero se imitan.

Los gobernantes de nuestros días, manteniéndose en los límites de lo probable, no tienen la audacia de la voluntad; temen el oído que escucha las órdenes que dan, y el ojo que observa sus acciones; hoy en día los gobernantes son bastante accesibles, dejaron de lado el aura del poder.

Las ideas no mueren; se adormecen de vez en cuando, pero se despiertan más fuertes que antes.

Los burócratas esperan algún beneficio por servicios que no han prestado, pero que quisieran haber rendido.

Luis XVIII: “… pero encontrarme en medio de personas elevadas por mí a las dignidades, que deben velar por mí más celosamente que por ellas mismas, porque mi suerte es la suya; que antes de que yo ascendiera al trono no eran nada, y que después tampoco lo serán. ¡Y tener que perecer miserablemente por incapacidad, por ineptitud!

Comprender que en política no hay asesinatos. En política, querido, tú lo sabes lo mismo que yo, no hay hombres, sino ideas; en política no se mata a un hombre, se suprime un obstáculo, sencillamente.

En materia política no hay registro de cárceles. A veces los gobiernos tienen interés en hacer desaparecer a un hombre sin dejar huella de su paso.

Insultar es el derecho de la debilidad.

Todos los días suceden cosas que hacen que las reflexiones que se creía haber hecho deben rehacerse.

¿Comprenden los políticos de hoy la diferencia que existe entre el sueño y la realidad, entre el proyecto y su ejecución?

Los mejores amigos pueden ser inoportunos en las grandes catástrofes.

La ley ordena, y cuando la ley ordena hiere.

No es lo mismo necesidad que pobreza; ambos son sinónimos entre los que media un gran abismo.

Lo ocurrido a muchos, muchísimos deudos anónimos cuyos seres queridos  fueron secuestrados o ejecutados; lo sucedido a las víctimas de la guerra contra los barones de la droga y a los muertos por equivocación; lo que amenaza a los migrantes trashumantes que ingresan por Chiapas en la idea de llegar a nadar al río Bravo o correr en la meseta de Otay para alcanzar un sueño, o las ilusiones truncadas a las familias de los desaparecidos, los levantados, o las niñas y niños que alegres se dejan engañar para convertirse en sujetos de trata, son muestra de que el Poder Judicial de la Federación y la procuración de justicia están instalados en la restauración, deseando que pronto lo hagan el presidencialismo y el Poder Legislativo, pues por el momento entre los legisladores es donde puede estar el semillero del cambio.

Lo ocurrido con la restauración francesa fue inmortalizado en la literatura, quedó plasmado en las novelas. ¿Qué ocurrió con la República de Weimar? Para enterarnos de lo sucedido de manera breve, Babelia ofreció una reseña de La cultura de Weimar, del historiador Peter Gay. El libro es editado por Paidós.

Retoma Babelia del autor: “La tragedia de la República de Weimar fue que pese a su éxito en tal tarea -la excelencia de los que huyeron del régimen nazi da la medida- el trauma de su nacimiento fue tan grave que no pudo ser capaz de ganarse la lealtad incondicional de todos, ni siquiera de muchos de sus beneficiarios. La revolución, al principio, tuvo un amplio apoyo, y tal como escribió Walter Gropius, como resultado de la Primera Guerra Mundial le llegó la plena conciencia de su responsabilidad social como arquitecto. Más tarde, en 1918, de permiso en Alemania y recién llegado del frente italiano, Gropius decidió ir a Berlín. Durante el viaje estalló la revolución. Testigo de las vejaciones a que la muchedumbre sometió a los militares, de pronto lo asaltó una idea: Esto es algo más que una derrota. Un mundo llega a su final. Hemos de buscar una solución radical a nuestros problemas.

“Las causas de este desencanto generalizado son muchas y bien conocidas. Sobre la Asamblea de Weimar volaban demasiados fantasmas, y aunque algunos fueron conjurados, surgieron otros nuevos. Los primeros cuatro años de la República fueron casi una crisis continua y una época de disturbios. La sangrienta guerra civil, el resurgir del militarismo como árbitro político, el fracaso en desacreditar a la alianza aristocracia-empresarios que prevaleció en el Imperio, la frecuencia de asesinatos políticos y la impunidad de éstos, las imposiciones del Tratado de Versalles, el golpe de Estado de Kapp y otros conatos de subversión interna, la ocupación del Ruhr por Francia y la inflación astronómica, todo ello hizo avivar nuevas esperanzas a los monárquicos, a los militares fanáticos, a los antisemitas, a los xenófobos de todo tipo y a los empresarios que al principio se mostraron intimidados ante el espectro del socialismo y que después miraron con desdén a unos socialistas que no socializaban y que tanto contribuyeron a dar a la República la imagen de fraude y farsa.

“Una de las ironías más tristes de la historia alemana es que, si bien en 1918 no se vislumbraba otra posibilidad, la lucha de aniquilación mutua entre las dos tendencias dio lugar, por otra parte, a que surgieran fuerzas partidarias de otra alternativa: la dictadura militar”.

El lector podría sentirse defraudado por las largas citas de hoy, pero lo hago a petición de amigos y lectores que buscan el respaldo de la historia, necesitados de un “aleph” con vista a la realidad. Nada más importante que ofrecerles elementos de análisis, pues lo mejor ante el desconocimiento de las consecuencias de una restauración, es escuchar la historia -que se dirige a tirios y troyanos, expuesta para quien desee aprender de ella-, con el propósito de saber lo que puede ocurrir en este país, si entre los políticos persiste la idea de regresar a la secretaría de Gobernación atribuciones que únicamente entorpecerían la construcción del futuro, en lugar de fajarse e instrumentar, ya, la transición, como insisten unos cuantos sensatos.

gregorioortega.wordpress.com

@OrtegaGregorio

1 Comentario »

  1. AL PARECER RESTAURACION ES SINONIMO DE REGRESION Y ESTAS DEPENDERAN MUCHO DE QUIEN LAS REPRESENTE, SEA PEÑA NIETO O BELTRONES POR PARTE DEL PRI QUE MUY PROBABLEMENTE SERA ASI,O POR EL PAN CON CREEL, JOSEFINA VAZQUEZ O EL ALMA MIA DE CORDERO!!! AL PARECER LO INEVITABLE ES REGRESIONAR PERO CON QUIEN DE TODOS ESTOS LA REGRESION SERIA MENOS O MAS DAÑINA? SI LO MAS PROBABLE ES QUE REGRESE EL PRI A LOS PINOS CON PEÑA LA REGRESION CON ESTE AL FRENTE DEL EJECUTIVO SERA MAS PROFUNDA POR SUS COMPROMISOS FUERTES CON LOS PODERES FACTICOS, CON SALINAS, CON ELBA ESTHER, CON TODA LA SUCIEDAD DE LA QUE EL PRI DEBIO HABERSE LIMPIADO EN ESTOS 12 AÑOS QUE LO MANTUVIERON FUERA….SI EL MICO CILINDRERO DE MOREIRA REPRESENTA TAMBIEN, JUNTO CON BEATRIZ, GAMBOA PATRON, AUN EL MISMO BELTRONES, LA NUEVA CAMADA DE POLITICOS CON LOS QUE EL PRI QUEDARA RESTAURADO EN EL PODER (PERO CURIOSAMENTE SEGUIRA EXPRESANDO LOS MISMOS O PEORES MALES QUE LO HAN AQUEJADO VERSUS SU NECESARIA RESTAURACION INTERNA….) VAMOS A ESTAR FREGADOS OTRA VEZ!!!!

    SALUDOS GOM!!

    RP

    Comment by RP — August 17, 2011 @ 10:09 am

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s