Sin reconciliación no hay futuro

November 24, 2011

— 12:00 am

Es momento de que la palabra y el compromiso adquirido recuperen su valor ético, reafirmen la civilidad y el comportamiento honesto, porque México no será Colombia, pues no tiene un movimiento armado revolucionario desde hace más de diez lustros, como en esa nación, pero sí puede convertirse en el vertedero de todo lo que no quiere ser aceptado en Estados Unidos.

Es momento de que quienes aspiran a la Presidencia de la República busquen la reconciliación nacional, desmientan al actual titular del Ejecutivo en funciones, cuyo principal empeño ha sido y es confrontar a los mexicanos en el discurso y en los hechos, en la idea absurda de legitimarse a través de una guerra que no era de él, pero que hizo suya sin ningún argumento que pueda ser atendible, porque otros métodos para combatir a la delincuencia organizada siempre estuvieron a mano, pero se trataba de privilegiar el compromiso diplomático adquirido con la Casa Blanca, por sobre el mandato constitucional que aceptó al asumir el cargo.

Reitero, es momento de desacreditar, con el valor que les confiere su aspiración a dirigir esta aterida nación, las políticas públicas que criminalizan a las víctimas, que favorecen la desaparición, la trata, la muerte y las fosas clandestinas, que dividen al país en mexicanos buenos y malos, que lo transforman en una sociedad de delatores y confrontan para debilitar ante las necesidades que de los recursos no renovables que poseen los mexicanos tiene Estados Unidos.

Si no se ponen de acuerdo entre ellos -me refiero a los aspirantes a suceder a Felipe Calderón en ese terrible cargo- para llamar a la reconciliación nacional, para verse como contendientes y no como enemigos; si no establecen reglas del juego electoral que unan con criterio y capacidad de crítica, porque no se trata de crear una masa amorfa que todo lo apruebe, el neopanismo habrá ganado la partida e impondrá un gobierno ajeno a los mexicanos, sin necesidad de haber ido a buscarlo a Miramar.

Es el momento de unir criterios y voluntades para conceptuar la transición, proponerla e instrumentarla; para ello se necesita, además de la reconciliación nacional, de una buena dosis de humildad como la que caracterizó a Adolfo Suárez cuando comprendió cuál era su papel una vez que el Caudillo murió y fue enterrado, una vez que hubo convencido a Santiago Carrillo y a Juan Carlos. No creo que los mexicanos necesiten de otra guerra civil para llegar a esa conclusión.

Dado el nivel intelectual y el sesgo doctrinario que tienen los aspirantes del PAN, esta importante, trascendente responsabilidad recae en Andrés Manuel López Obrador y Enrique Peña Nieto. ¿Sabrán qué tan importante es que ellos coincidan y lleguen a acuerdos? Eso espero, pues de otra manera resultaría incongruente la pregunta de Manlio Fabio Beltrones al declinar: “Unidad, ¿para qué?”

1 Comentario »

  1. INSISTO GOM, LA RECONCILIACION SIN JUSTICIA, SIN EQUIDAD, SIN TRABAJO E INGRESOS DIGNOS QUE LE DEN AL MEXICANO LA POSIBILIDAD UNA BUENA ALIMENTACION, EDUCACION, SALUD Y ESPARCIMIENTO? RECONCILIACION SIN IMPUNIDAD, SIN ESTADO DE DERECHO, SIN UNA MEJOR DISTRIBUCION DE LA RIQUEZA? Y TU CREES QUE ESOS DOS, PORQUE EFECTIVAMENTE LOS DEL PAN ESTAN ELIMINADOS, DE PEÑA NIETO Y DE LOPEZ REALMENTE LES INTERESA? Y EN CASO DE QUE SI LES INTERESARA, TENDRIA EL VALOR PARA ENFRENTARSE A LOS DIVERSOS INTERESES DEL CAPITALISMO MEXICANO Y EXTRANJERO, AMEN DE LA COMPLEJA RED DE COMPLICIDADES DE LA CLASE POLITICA?

    SALUDOS GOM!!!

    RP

    POR NADA LEONOR….NO HACES MAS ECHARNOS LUZ EN CADA UNO DE TUS COMENTARIOS…ASI COMO JOE, SERNA, EL VENTILADOR, CESAR, CHESTER….

    Comment by RP — November 24, 2011 @ 11:47 am

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s