Víctimas, el riesgo ético

La Costumbre del Poder Gregorio Ortega Molina I 24/01/2013 ,12:00 am

Son otros los dilemas que amenazan con fracturar la buena opinión sobre la Ley de Víctimas. Nada que ver con su constitucionalidad, jurisprudencia y carencia de recursos económicos para aplicarla. El asunto es el resarcimiento.
Escribieron los interesados en promoverla: “La promulgación de La Ley de Víctimas es un paso decisivo para recuperar el tejido que se rompió con la demencial violencia del crimen organizado y la irresponsable política de guerra de Felipe Calderón. Se trata de un triunfo de la sociedad civil y de un encomiable compromiso del gobierno de Enrique Peña Nieto, que entendió la gravedad del problema y superó las trabas colocadas por la administración anterior.
“El poeta Javier Sicilia pronunció otro discurso extraordinario: <>.
“Sicilia contrastó la palabra traicionada por Calderón con la palabra cumplida por Peña Nieto. Esta vez no ofreció al Presidente un escapulario ni un beso en la mejilla. La distinción simbólica es importante. Muchos han cuestionado el gesto “alocado” de besar personas no siempre agradables. Sicilia ha insistido en este recurso del cristianismo primigenio. El beso no es un certificado de acuerdo; denota un encuentro, una posibilidad de acuerdo. Mientras más lejano sea el interlocutor, más valor tiene el gesto. El sobrio abrazo entre el poeta y el Presidente resultó alentador: no fue necesario otro símbolo”.
No se trata de símbolos, sino de la realidad. En el artículo primero de la citada Ley, dicen los legisladores: “La reparación integral comprende las medidas de restitución, rehabilitación, compensación, satisfacción y garantías de no repetición, en sus dimensiones individual, colectiva, material, moral y simbólica…”
El poeta se equivoca y los legisladores que la promovieron y aprobaron también, porque la única restitución, rehabilitación y compensación posibles sólo están en la procuración y administración de justicia.
Seamos sensatos, no hay manera de restituir una vida, de rehabilitar una mente enferma después de la tortura y la mutilación, de compensar pecuniariamente la pérdida de un ser querido.
¿Quién o quiénes pondrán precio? ¿Quién, en su sano juicio, aceptaría cien mil pesos para restituir o compensar la vida de un ser querido, la cordura de un ex secuestrado, la mutilación?
Conozco a familiares de desaparecidos, he conversado con ellos, he escuchado su dolor y me he condolido por la ausencia de justicia. ¿Cómo funciona para ellos la Ley de Víctimas? De allí que el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, se comprometiera con algo que es imposible cumplir: buscarlos. ¿Para qué? Para hacer justicia al entregar a sus familias los restos de sus seres queridos. Eso es restitución.

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s