Zafiedad legislativa

La Costumbre del Poder Gregorio Ortega Molina I 21/06/2013 ,12:00 am

Sorprende la ignorancia y zafiedad de la mayoría de los integrantes del Poder Legislativo. Solazados en las discrepancias internas de la fracción parlamentaria del PAN en el Senado de la República, creen ser ajenos a ese escarnio mediático y a sus consecuencias, porque,en su tontería, desconocen que al hacer agua el barco, éste se hunde por completo.
Las normas administrativas del Congreso de la Unión son específicas, fueron establecidas con la pretensión de doblegarlo políticamente por la vía de los cuantiosos recursos económicos que los líderes de las bancadas manejan con absoluta discrecionalidad; por eso Ernesto Cordero permanece incólume ante la auditoría: él sabe que pudo haber procedido de manera imprudente, quizá inmoral, pero en ningún caso en la ilegalidad.
De allí que llame la atención el comportamiento político de Gustavo Madero y Javier Corral, pues ambos saben, a ciencia y paciencia, que transparentar el uso y abuso de los recursos con los que cuenta la bancada de su partido, en esta legislatura y en las anteriores, sólo mostraría que los seres humanos se conducen de idéntica manera cuando pueden disponer de dinero ilimitadamente, sin importar ideología, partido, raza o color: los billetes de mil pesos son el mayor objeto de seducción que pudo haberse inventado, porque permite establecer complicidades y quebrar voluntades.
Dice la información que lo que está en disputa dentro de Acción Nacional, es el control de los 200 millones de pesos anuales de los que dispone, con absoluta discrecionalidad, el líder de la bancada en el Senado de la República. El monto puesto a disposición de los priistas es mayor.
En la Cámara de Diputados ocurre lo mismo, la discrecionalidad queda al arbitrio de la inteligencia y pretensiones políticas de los líderes de las fracciones parlamentarias, de sus compromisos y del deseo de servir al país, a su partido y, en tercer lugar, a los compañeros de curul.
¿Cuántas de estas fracciones que encarnan el Poder Legislativo pueden resistir una auditoria, para transparentar el uso dado a los recursos de que disponen? ¡Vamos! Ninguna de las bancadas saldría incólume desde el punto de vista ético, porque el dinero de que disfrutan y abusan es para negociaciones políticas al momento de las votaciones decisivas para las reformas estructurales, para las reformas que importan y pueden modificar el destino del país.
En un susurro, mi Demonio de Sócrates explica: “en la lucha por el poder económico, se trata ahora mucho menos de construir que de conquistar… Los medios de la lucha económica (publicidad, lujo, corrupción, inversiones formidables) se apoyan casi totalmente en el crédito, en la circulación de productos inútiles por procedimientos casi violentos, en especulaciones destinadas a arruinar las empresas rivales, y tienden a minar las bases de nuestra vida económica, antes que a ampliarla”.
Luego, con detalle añade: “el crédito no es exclusivamente pecuniario. El crédito que más importa para el poder económico y el Poder Ejecutivo es la palabra, la imagen, y con esa imagen del Poder Legislativo quieren sacar adelante las reformas estructurales”.
Tiene razón, el crédito del Congreso de la Unión está por los suelos.

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s