¿Traición del Estado?

LA COSTUMBRE DEL PODER
Gregorio Ortega Molina el 27 septiembre, 2013.12:01 am

Las traiciones al proyecto de la Revolución fueron tempranas, muchas y de muy diverso calibre. Hoy, el Estado y los gobiernos emanados de un fallido proyecto político, pagan el cumplimiento de acuerdos no escritos, establecidos para fortalecer y alargar la vida del presidencialismo.
Me confía un acreditado y estudioso interlocutor: “Lo escuché del profesor Enrique Olivares Santana, o quizá de uno de sus allegados: Hugo Castro, Abraham Talavera, Sami David. La explicación resulta plausible. En los hechos, el compromiso cumplió con su cometido en lo inmediato: mantener en paz al país, pero después, incluso traicionaron y pervirtieron ese compromiso no escrito.
“La tierra cultivable en México, los bosques explotables, los ejidos que pueden transformarse en negocio turístico, no son de hule y no abundan. La reforma agraria dejaría insatisfechos a muchos, a menos de que a los hijos y nietos de los campesinos que se fueron a la bola y ganaron con la Revolución, se les ofrecieran alternativas y les asegurasen el sustento.
“La propuesta parecía sensata: transformar en maestros a los hijos de los campesinos, asegurarles un salario, una permanencia en el sistema y, como con la tierra, convertir en heredables las plazas.
“A cambio, los maestros formados en las normales rurales, cuyo número se multiplicó, se comprometieron con el proyecto de la Revolución, que fue el del gobierno en turno, el del presidente de la República en funciones, el del hombre fuerte. Pero hete aquí que la propuesta dejó de ser un proyecto histórico e ideológico, para convertirse en uno político, hasta degenerar en uno meramente electoral”.
La manera de comprobarlo es contrastar la primera edición de los libros de texto gratuitos con la última, la calidad de la enseñanza de hace 50 años con la actual. El Estado y sus gobiernos, entonces, pagan la perversión de acuerdos que fueron sensatos, y hoy son una aberración política y cultural, ideológica y pragmática.
Platón, en Critón o el deber, pone en boca de Sócrates lo siguiente: “Porque ¿qué Estado puede subsistir si los fallos dados no tienen ninguna fuerza y son eludidos por los particulares?… Si adoptando la opinión de los ignorantes, destruimos en nosotros lo que sólo se conserva por un régimen sano y se corrompe por un mal régimen, ¿podremos vivir con esta parte de nosotros mismos así corrompida?”
El futuro es ineludible. Puede posponerse, un gobierno puede disfrazarse en el presente, pero no puede regresar al pasado. Puede retrasar el futuro, pero asumirlo tarde resultará en mayor costo social, político y económico a la sociedad.
¿Cómo resolver los problemas de la CNTE y, al mismo tiempo, asegurar el cumplimiento de una reforma educativa necesaria? ¿Cómo retomar el proyecto ideológico de la nación, sin dar la espalda al futuro y cancelando, sin dilación, las perversidades de los convenios no escritos entre el magisterio nacional y el Estado?
El camino que hoy siguen es incorrecto, porque quieren cancelar los beneficios que dieron al magisterio, pero conservar los votos que se atribuye el Estado para su gobierno. Así se va a la confrontación.

http://www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/gom

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s