Estado débil y reformas

LA COSTUMBRE DEL PODER
El 18 octubre, 2013.12:01 am
Gregorio Ortega Molina

¿Pueden establecerse diferencias entre el gobierno del Vaticano y el de cualquier nación? El ejercicio de los poderes terrenales es el mismo para una religión que para un Estado. En ambos se trata del bienestar, ya sea el de los feligreses o el de los gobernados. Los líderes espirituales y los gobernantes necesitan de los mismos recursos económicos y de igual carisma para obtenerlos y administrarlos.
La diferencia usada como argumento tradicional es el tiempo. Un gobierno civil, para durar, necesita resolver los problemas hoy; la Iglesia Católica aspira administrar para la eternidad, o aspiraba, porque con lo aportado por la teología de la liberación, se da vuelta a la tortilla. Dejó de ser necesario eso de que la letra con sangre entra, porque si la fe es una gracia, lo es también el alimento, y ambos han de compartirse. El bienestar parece ser idéntico a las dos esferas de la vida: la de la carne y la espiritual.
Lo anterior viene a cuento porque Francisco, Pontífice y obispo de Roma, muestra más deseos de apertura, de reformas, equilibrios y mejores oportunidades, que lo propuesto por los priistas en su regreso al poder. Parece un contrasentido, pero es así. La ley anticorrupción quizá deba ser como la transparencia con la cual el Vaticano hace público el estado de sus finanzas.
Aclararlo requiere de echar mano de la conversación entre Felipe González (FG) y Juan Luis Cebrián (JLC), sostenida hace 13 años y editada por Aguilar. Nada ha cambiado, al contrario, los requerimientos son urgentes y la ausencia de propuestas para dar cauce a soluciones inteligentes, obliga a considerar que los pasos dados por Francisco, pueden ser una luz al final del túnel.
JLC: De todas maneras el Estado nación sigue en crisis hasta para reconocer su propia crisis… Estamos fortaleciendo artificialmente los Estados tradicionales, en pleno agotamiento de su fórmula. En una palabra, el Estado nación de antes sirve, sobre todo, para impedir que se engendren otros de nuevo cuño.
FG: No, no, no, el Estado nación se está debilitando consistente y permanentemente, pero con reacciones nacionalistas que tienen cierta rentabilidad.
JLC: La cuestión es qué debemos construir como alternativa, cuál es el futuro de la organización política y administrativa de la democracia.
FG: El problema está en qué capacidad tenemos para anticipar ese futuro, para encontrar nuevos paradigmas, nuevas respuestas, que hagan menos angustiosa la dinámica del cambio. Éste es nuestro desafío. Por eso cuando uno habla de semejantes crisis se producen escalofríos en los países emergentes, que no han llegado todavía a tener la solidez de los Estados centrales que tratan de imitar. En México, que es una nación con fuerte identidad, por ejemplo, no están dispuestos a discutir eso…
En España se discutió y aprobó, el resultado de su aventura democrática está a la vista, y amenaza con manifestarse de idéntica o peor manera que en esa nación, en los países de América Latina.
Caigo en cuenta que los administrados públicos, los políticos y representantes de la sociedad, se comportan de idéntica manera a como lo hacen esos personajes de la curia; me refiero a los denunciados por Francisco.
Ya atestiguaremos cuáles son los resultados.

http://www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/gom

Compártelo:

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s