Gobierno poco constante

LA COSTUMBRE DEL PODER
21 octubre, 2013.12:01 am
Gregorio Ortega Molina

Esa buena parte de la sociedad que padece las consecuencias de las políticas públicas, pero escasamente se beneficia de ellas, se muestra inquieta porque detecta inconstancia en el gobierno, distancia entre el decir y el hacer.
Convocó EPN, presidente constitucional, a la reconciliación nacional, necesaria después de la colisión entre legítimos e ilegítimos. Lo hizo un par de veces durante la campaña, y quizá una ocasión después de haber jurado honrar el mandato constitucional. Después, el olvido.
Las reformas propuestas por el Poder Ejecutivo, negociadas y avaladas dentro del Pacto por México, van en sentido contrario a la reconciliación nacional, concretamente la hacendaria y la energética. En cuanto a la ya aprobada reforma del modelo administrativo de la educación pública, el efecto en la sociedad es contradictorio.
Lo aclaro: las consecuencias económicas y sociales de la presencia de la CNTE en las calles del Distrito Federal y otras ciudades de la república, unificó criterios en contra de esa movilización política y social, pero también de rechazo a la anomia gubernamental, en los órdenes federal y local, pues si la autoridad desea convertirse en rehén de un grupo, allá ella, pero la sociedad no tiene necesidad de padecer los efectos de la falta de imaginación y la incertidumbre entre quienes hoy mangonean al país.
Acción Nacional convoca a unificar la oposición en contra de la reforma hacendaria, y contra la energética lo hace la izquierda. Constatamos, entonces, que de reconciliación nacional, nada, pero la confrontación entre mexicanos se alienta, como si desearan provocar una secesión.
No hace ni un mes el presidente de México, Enrique Peña Nieto, llamó a la reconstrucción nacional, una vez evaluado el estado en que Ingrid y Manuel dejaron a buena parte del país. La palabra y el momento no pudieron prestarse a equívocos, el guía político de los mexicanos los convocó a la reconstrucción física de lo que quedó roto o destruido, y perdió la oportunidad de dar un aliento fresco a la reconciliación, al hacer de su último y único llamado una convocatoria a reconstruir al país en su totalidad, y con ello me refiero a todos esos aspectos que las disputas por el poder y la voracidad de los que mandan desde que se quebró el modelo político y económico de desarrollo, para que a los barones del dinero se les facilitara hacerse dueños de los despojos de la patria.
La tercera llamada corresponde a la apuesta de establecer 120 días para transformar México. Allí quedó, sin más arenga, sin mejor o mayor promoción política, sin la enjundia de los colaboradores que debieron instrumentar los primeros pasos para que eso suceda, porque un país no cambia como por milagro ni de la noche a la mañana, pero pueden establecerse nuevas reglas del juego para que todo sea diferente, incluso gobernar.
En asuntos de gestación humana, a los 120 días es el plazo límite para abortar. Creo que el presidente constitucional no debió entusiasmarse tan fácilmente, y como Ingrid y Manuel iniciaron su destrucción 15 días después de fijarse un límite de tiempo, tuvo oportunidad de rectificar y sumar, a la reconstrucción nacional, esa propuesta de transformar a México, de cabo a rabo, aunque le lleve todo el sexenio, y no el plazo que él se marcó.
Antes del primero de diciembre está a tiempo de replantearse su destino, y el del país.

http://www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/gom

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s