Decir la verdad no es mentira

LA COSTUMBRE DEL PODER
Gregorio Ortega Molina el 18 noviembre, 2013.12:01 am

El espionaje es un voyerismo deportivo sujeto a ciertas reglas del juego, perfectamente sistematizado.

Si lo ocurrido entre las sábanas dejó de ser íntimo y secreto de amor o de pasión, ¿por qué sí habrían de ser secretas las decisiones de los gobiernos, las fórmulas de los laboratorios, la manera de especular en bolsa y las ganancias irregulares, o los acuerdos entre los Estados y la delincuencia que los alimenta con dinero negro para sus políticas públicas?

Primero fue Julian Assange, sus filtraciones hicieron públicos los secretos a voces, mostraron el rostro de algunos gobiernos, las complicidades anudadas para construir fortunas o hacerse con el poder. Wikileaks se empeñó en hacer público lo que por sabido se callaba.

Pienso en Borges, textos en los que Bioy Casares da cuenta pormenorizada de las filias y las fobias que llevaron su vida, observadas y comentadas a profundidad con Jorge Luis Borges. Es la anécdota, es el mismo tipo de información que los hombres de poder buscan para tomar decisiones o incidir en las asumidas por los otros. De eso se trata el espionaje.

Rasgarse las vestiduras por lo que Edward Joseph Snowden da a conocer, por su situación equivocada con los sistemas de seguridad estadounidenses, porque pueda existir violación a una ética que fue concebida, pero que nunca se puso en práctica, o porque muestra la estupidez de algunos gobernantes, más que su inteligencia, sólo significa que los consumidores de noticias dejaron de ser alegres, para transformarse en ciudadanos solemnes, que no atan ni desatan.

AngelaMerkel, cuya inteligencia respeto y cuyas actitudes políticas suelen ser enérgicas, por certeras, ahora picó chueco, igual que el huésped de Vladimir Putin, hombre de poder formado en el trasiego de la información y el espionaje, porque Snowden olvidó, de plano, ese diálogo intenso entre Cristo y Pilatos, en el que el romano se esfuerza por comprender, y nada más acierta a concluir con una pregunta: ¿Qué es la verdad?

Al enojo de la Merkel, motivado por el desvelamiento de los “secretos” del sistema de espionaje estadounidense, Edward Snowden responde: “Decir la verdad no es mentir”; lo que nada significa, pues se ha demostrado que el espionaje es como esa pieza teatral de Alejandro Jodorowski: El juego que todos jugamos. Sobre el escenario Isela Vega mostró su palmito, como el espía que se refugió en Moscú exhibe su estulticia, al creerse único.

http://www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/gom

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s