¿Nuevo Guerrero?

LA COSTUMBRE DEL PODER
Gregorio Ortega Molina el 28 noviembre, 2013.12:01 am

Marean las cifras de miles de millones de pesos que el gobierno federal destina para crear el nuevo Guerrero. ¿Desaparecerá el vado de Aguas Blancas? ¿Qué harán con el sitio donde, en Tlacotepec, aniquilaron a docenas de campesinos? ¿Demolerán las construcciones sobre los humedales, para abrirle paso al agua y a la honradez?

¿Pondrán un busto en honor de Lucio Cabañas, en Atoyac de Álvarez? ¿Sustituirán las policías comunitarias con fuerzas del orden honestas y de actitud servicial para con la sociedad? ¿Seguirán descargando la mierda de los hoteles en la Bahía de Acapulco?

Motiva a la reflexión la propuesta presidencial, y me esfuerzo por desentrañar en qué puede consistir el nuevo Guerrero: ¿estará limitado al maquillaje de nuevas carreteras y puentes, modernas viviendas, más hoteles y mejores campos de golf? ¿Consistirá en más altos salarios para los funcionarios públicos y de elección popular de esa entidad federativa? ¿En hacerse de la vista gorda con la delincuencia organizada, para que los turistas encuentren las drogas recreativas que necesitan?

¿Es compatible la idea de un nuevo Guerrero, con un gobernador en funciones que es producto de una reelección y, definitivamente, no es el más capacitado para concebir, impulsar y crear un proyecto que transforme a los habitantes de la entidad que gobierna, porque es un costal de viejas mañas políticas, cultivadas con el esmero necesario para ser sutil en el gatopardismo?

Pienso, entonces, que si la propuesta del Ejecutivo Federal es total, el nuevo Guerrero exige un cambio de actitud por parte de sus gobernantes, y si ellos no pueden modificar su comportamiento para que la sociedad los siga, que renuncien, sean sustituidos por quienes pueden abanderar, sin cortapisas, la transformación de esa entidad federativa, administrar con honradez los recursos fiscales que serán puestos a su disposición para la reconstrucción urbana, de caminos y puentes, que son fundamentales, pero menos importantes que la transformación de la manera de ser de los guerrerenses y los extranjeros o mexicanos que se han avecindado en sus ciudades y playas.

El nuevo Guerrero no puede estar encabezado por Ángel Heladio Aguirre ni por todo lo que atrás de él le da soporte a su poder político. Allí, en esa entidad federativa, los mexicanos podrán observar si la voluntad política de transformar al país en 120 días llegará a ser una realidad, o se quedará en promesa.

http://www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/gom

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s