La natividad

LA COSTUMBRE DEL PODER
Gregorio Ortega Molina el 25 diciembre, 2013.12:01 am

En la actualidad, ¿qué sentido dan a la conmemoración de la natividad las diferentes denominaciones cristianas, incluida la católica? De los miles de millones de creyentes en Cristo, ¿cuántos celebran en silencio y sin boato su nacimiento, le dan el significado bíblico de un amanecer distinto con el Nuevo Testamento?

La comercialización de la fe no es nueva. De esta desviación surgió Martín Lutero y su propuesta de Reforma; las transacciones para vender la salvación eterna se promovían desde el púlpito y se definían en el confesionario. Hoy dejó de ser obvia, pero los representantes de Cristo nunca dejarán de ser simples seres humanos, sujetos a sus propias pasiones y debilidades. Arriano fue motivo del primer concilio, en Nicea, y facilitó la politización de los poderes terrenales ejercidos por los obispos. Constantino, el emperador, hizo del cristianismo un instrumento de poder, en su beneficio.

Puede deducirse, entonces, que la natividad perdió su significado en cuanto los administradores de la fe entraron en disputas teologales, como la propiciada por el arrianismo, y en el momento en que decidieron cobijarse bajo el manto del poder político.

Simone Weil, como lo escribí ayer, determinó el alcance de las consecuencias de esa “sociedad”, pues Constantino convirtió a Dios en un doble del emperador. Aparece, en ese instante, la preeminencia del Estado por sobre las instituciones religiosas.

Apunta Isabel Cabrera, en El lado oscuro de Dios: “El encuentro del hombre con Dios no tiene por límite la moral. La ética es para los hombres, Dios no tiene por qué ceñirse a nuestros anhelos morales.

“… cuando la vida es sólo dolor pierde su sentido, y cuando quien sufre es inocente, su vida parece un absurdo. Sólo Dios, piensa el religioso, puede transformar este padecer inútil en luminoso, sólo Dios puede devolver a Job la esperanza que ha perdido, porque la ausencia de responsables es relativa para el teísta”.

Aquí radica el sentido de la natividad. Los seres humanos son los responsables de lo que sucede a ellos mismos; las políticas públicas, la globalización, el libre comercio son instrumentos de una ingeniería social, perfectamente diseñados para contrarrestar los efectos de la surgida de Cristo y su Evangelio. Allí está la carta de san Pablo a los corintios, donde este doctor de la Iglesia se esfuerza por dejar en claro cómo Dios crea la verdadera interdependencia entre sus criaturas, y cómo se empeñaron en destruirla, al instante de comprenderla.

http://www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/gom

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s