Job

LA COSTUMBRE DEL PODER
Gregorio Ortega Molina el 27 diciembre, 2013.12:01 am

El problema ancestral de los seres humanos es culpar a los demás de las infamias por ellos padecidas o impuestas. Incluso las diferentes deidades que han dicho “adorar”, son responsables de lo que a ellos ocurre, bueno o malo, pero sobre todo lo segundo.

Resistirse a descargar sobre otros las responsabilidades propias, y las consecuencias de asumirlas o no, es difícil. Como mejor puede comprenderse, es con la lectura del primero de los libros sapienciales de la Biblia. Job reconoció su lugar en el mundo, a pesar de las diatribas y el escarnio a que fue sometido, por los amigos que llegaron a consolarlo de sus desgracias y dolores.

Sostiene Isabel Cabrera en su ensayo El lado oscuro de Dios, que el de Job es un Dios injusto. ¿Lo es? Su propuesta me recuerda la estudiada lectura que hice de Tu rostro mañana, donde Javier Marías propone la distancia que ha de establecer entre las personas, para que la alteridad funcione como un equilibrio en el que el ser humano ha de convertirse en responsable de sus propios actos. Es el libre albedrío.

Claro que ambos, Marías y Cabrera van más allá de mi simplificación, porque cómo puede un desdichado, un muerto de hambre, un desgraciado, un enfermo, un miserable, sujetar sus decisiones al libre albedrío sin anteponer la satisfacción de las necesidades elementales.

Hay tres argumentos: congruencia, integridad y dignidad. Isabel Cabrera lee un Job ajeno a lo que puede una predisposición humana a las puertas de la muerte.

“… la reacción inmediata es el dolor, la amargura y la queja. El Job doliente sigue pensando que los males también vienen de Dios, pero esta vez, ello le genera un conflicto terrible en su interior. La aceptación de la etapa final de un movimiento que oscila entre diversos estados de ánimo: la desesperación, la ira, el temor, la esperanza. Por eso es sólo el Job impaciente que nunca renuncia a su integridad, el único que podría convencer a Satán y el único que podría también convencernos a nosotros”.

La alteridad -la teológica y la racional- ofrece un asidero. En la solidaridad, para unos; otros la encontrarán en el sermón de las bienaventuranzas. Hay que arriesgarse por los demás, por aquellos que fueron olvidados o sacrificados por las políticas públicas, o que son víctimas de sus propios errores, aunque otros, como Luzbel, caerán bajo el peso de su propia soberbia.

http://www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/gom

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s