Optimismo vs pesimismo

LA COSTUMBRE DEL PODER
Gregorio Ortega Molina el 31 diciembre, 2013.12:02 am

La comunicación política del gobierno federal ha decidido consentir, si no es que auspiciar, una peligrosa confrontación entre los del siempre no, y el sí; entre los que rechazan todo cambio constitucional, y los que todo lo aprueban; entre quienes se sienten satisfechos de los resultados obtenidos gracias al Pacto por México, y los que desconfiaron desde el principio.

Lo cierto es que, además de un enfrentamiento armado en diversas zonas del país -de las fuerzas del orden, el Ejército y la Armada, contra la delincuencia organizada, las autodefensas, los grupos guerrilleros y las policías comunitarias-, se vive una guerra verbal entre dos conceptos de lo que debe ser el proyecto de nación, cuyas laceraciones serán más difíciles de aliviar, que sanar las heridas causadas por las armas.

Los mexicanos que se mueven en el escenario de la lucha por el poder, tienen como característica el cultivo de resentimientos históricos, surgidos de los agravios recibidos durante otras contiendas. Por ejemplo, los Cristeros se ocultan en otras organizaciones, aunque vistan idénticas sotanas; los masones se reagrupan, los grupos empresariales se escudan tras el libre comercio y la globalización, para saldar cuentas con los políticos que los extorsionan, encubiertos en la legalidad y “acuerdos” que sólo enriquecieron a los líderes del corporativismo. No olviden la famosa Comisión Nacional Tripartita, el adjetivo “chipinque” y la estatización bancaria.

¿De dónde, entonces, obtener fortaleza y confianza, para que el optimismo venza al pesimismo?

Dudo que sea fácil, porque el pesimista asume esa actitud, ese estado de ánimo, ese comportamiento, a raíz de su experiencia personal. Se conduce por los resultados, nunca por las expectativas.

Una conducta optimista es un contrato de esperanza, es una apuesta basada, también, en observaciones personales y, si es culto quien asume ese comportamiento, en consideraciones históricas, al evaluar las posibilidades de que el futuro le ofrezca resultados similares a los obtenidos en el pasado.

Tony Judt advierte, en Algo va mal, sobre lo endémico de los problemas que se enfrentan y el poco esfuerzo creativo que se despliega para tratar de solucionarlos.

Va más allá: “Hoy es como si el siglo XX no hubiera ocurrido nunca. Nos hemos visto arrastrados a una nueva gran narración del capitalismo global integrado, el crecimiento económico y los incrementos indefinidos de la productividad. Como las anteriores narraciones de una mejoría ininterrumpida, la historia de la globalización combina un mantra valorativo (el crecimiento es bueno) con la presunción de que es inevitable: la globalización es un proceso irreversible y natural, más que una decisión humana”.

Así, el optimismo es incapaz de vencer al pesimismo.

AMN.MX/gom

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s