Olga, la fatídica Olga

LA COSTUMBRE DEL PODER
Gregorio Ortega Molina el 27 febrero, 2014.12:01 am

La administración de justicia es un instrumento del poder político; de ninguna manera es perfecta, porque es impartida por seres humanos sujetos a estados de ánimo, pasiones y compromisos. Ocurre lo mismo que con la libertad de expresión: empieza y termina donde se inician y concluyen los compromisos adquiridos por los dueños de los medios.

Olga Sánchez Cordero, la ministro de fatídica memoria por su resolución sobre el caso Florence Cassez, tiene ahora en su faltriquera el caso del must carry, must offer, mediante cuya resolución se determinará si el mandato constitucional prevalece sobre el capricho y la fuerza económica de los administradores de los poderes fácticos.

La propuesta que Olga Sánchez Cordero presente al Pleno de la SCJN equivale a la madre de todas las reformas estructurales, pues será muestra de que el Poder Judicial aprovechó el resultado del golpe de Estado técnico dado por Ernesto Zedillo y, al menos, alcanzó un cierto nivel de independencia frente a los intereses del Poder Ejecutivo, y los grilletes del Poder Legislativo.

Una larga cita literaria nos mostrará dónde se encuentra el mundo de la administración de justicia:

“Ya no estamos en aquellos tiempos en que todo debía juzgarse o por lo menos saberse; hoy son incontables los crímenes que jamás se resuelven ni se castigan porque se ignora quién los puede cometer -son tantos que no hay suficientes ojos para ver en derredor- y rara vez se encuentra a alguien a quien sentar en un banquillo con un poco de verosimilitud: atentados terroristas, asesinatos de mujeres en Guatemala o en Ciudad Juárez… bombardeos sobre civiles por parte de esos aviones nuestros sin piloto y por tanto sin rostro…

“… durante muchos siglos sólo fueron castigados los cometidos por vasallos y pobres desheredados, y quedaron impunes -salvo excepciones- los de los poderosos y ricos… Pero había un simulacro de justicia, y al menos de puertas afuera, al menos en la teoría, se fingía perseguirlos todos y en ocasiones se intentaba, y se sentía como pendiente lo que aún no estaba aclarado, y ahora en cambio no es así: de demasiadas cosas se sabe que no se pueden aclarar, y quizá tampoco se quiere, o se considera que no valen la pena el esfuerzo ni los días ni el riesgo”.

Además, hoy México tiene una nueva Ley de Transparencia, que es el mejor filtro que el hombre ha inventado para que se sepa lo que sólo debe saberse, como afirmaría Javier Marías.

http://www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/gom

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s