LA COSTUMBRE DEL PODER: Evadir las evidencias

Gregorio Ortega Molina el 19 marzo, 2014.12:13 am

 

ernesto-corderoEs lugar común aceptar que los gobiernos recién estrenados en el uso del mandato constitucional, se niegan a sancionar a sus antecesores como una manera de curarse en salud, a efecto de que cuando pierdan el fuero, mantengan la impunidad. ¿Es cierto?

José López Portillo, Miguel de la Madrid y Ernesto Zedillo se esforzaron por sancionar los errores del pasado inmediato, pero cometieron el pecado de convertir esa sanción en venganza política casi personal. Nadie ha institucionalizado la lucha contra la corrupción.

Hoy, se exhiben demasiadas evidencias de corrupción como para que puedan evadirse y se mantenga el compromiso no escrito de la impunidad. A Oceanografía, a el falso combate al narcotráfico, a los juicios a modo, a la corrupción de las policías y al vacío de poder llenado por la actividad de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, la Auditoría Superior de la Federación suma los resultados de la fiscalización del gasto público en el último año de gobierno de Felipe Calderón, donde se hace pública la falta de evaluación de los resultados del presupuesto total destinado a estados y municipios, con un monto de 850 mil 222 millones de pesos, 21.6 por ciento del Presupuesto de Egresos de la Federación de 2012.

Esos recursos que por ley debieron financiar acciones fundamentales, como educación básica, servicios de salud para la población no incorporada a los sistemas de seguridad social, infraestructura y servicios básicos para población en pobreza extrema, seguridad pública, saneamiento financiero y asistencia social, se ejercieron con opacidad, pues consta la falta de evaluación sobre sus resultados, no sólo a escala local, sino también nacional, lo que impide disponer de información para la toma de decisiones políticas de los fondos y programas financiados con esos recursos.

La ASF sostiene que este resultado representa una limitante para apoyar el mejoramiento de los fondos y programas financiados con esas transferencias federales, así como de las políticas y estrategias que orientan su desarrollo, ya que por la falta de evaluaciones se dificulta la identificación de las áreas de mejora y la formulación de las estrategias adecuadas para su atención; las insuficiencias del proceso de rendición de cuentas no impulsan gestiones transparentes y eficientes de esos recursos.

Hay suficientes evidencias para exhibir los ejercicios negativos del gasto durante los gobiernos del cambio y la alternancia, pero es muy posible que opten por ocultarlas.

http://www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/gom

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s