LA COSTUMBRE DEL PODER: Fox, víbora prieta

 

 

FOXEl poder transformó a Vicente Fox en todo lo que desdeñó y denunció ante los electores que lo convirtieron en presidente de México. Ocurrió mucho antes de que concluyera su mandato, quizá cuando se preguntó: Y yo, ¿por qué?

Su deslinde de Oceanografía, en la idea de blindar a su familia del escarnio propiciado por los escandalosos fraudes -financiero y fiscal-, maquinados entre funcionarios de Pemex y de SHCP, los cabilderos Bribiesca y los dueños de Oceanografía, confirma su debilidad ante las mujeres.

Lo que a él le ocurre desde que contrajo matrimonio con Martha Sahagún, le sucedió a Adolfo Ruiz Cortines al momento de contraer nupcias con María Izaguirre. La única manera que encontró, Adolfo el viejo, de distanciarse de las tropelías de sus hijastros, fue ejercer el poder con eficiencia, discreción y honradez, sin las pretensiones de crear una fundación que lo ayudara a trascender en la historia patria, porque no requirió de ella para que se le recuerde con respeto y, quizá, admiración.

Pero, como dicen que afirmó José López Portillo: se les acusa de ladrones, no de pendejos. De este escándalo -en el que no participaron ninguno de sus cuatro hijos adoptados: Ana Cristina, Paulina, Vicente y Rodrigo, son los únicos que, junto con él- debieran quedar al margen de los abusos de poder de Martha Sahagún y los pimpollos de su primer matrimonio.

Naturalmente que Fox peca de ingenuo, porque bien que está al tanto de lo que Arturo Pérez-Reverte pone en la cabeza de Alejandra Varela a manera de reflexión: “Tenía la edad y la vida suficientes para comprender. Era simple condición humana: todo claudicante necesita a otros, del mismo modo que un traidor anhela que haya más traidores. Eso significa consuelo, o justificación, y permite dormir mejor. El ser humano pasa la mayor parte de su vida buscando pretextos para atenuar el remordimiento propio. Para borrar claudicaciones y compromisos. Necesita la infamia ajena para sentirse menos infame. Eso explica el recelo, la incomodidad, incluso el rencor suscitados por quienes no (dicen) transigen”.

El escándalo propiciado por las transas de Oceanografía sólo confirmará que Vicente Fox es el fraude político más grande de la historia mexicana, porque claudicó, adquirió compromisos, cerró los ojos y, además, se convirtió en todo lo que prometió echar fuera del oficio del poder.

Manuel J. Clouthier no tuvo tiempo de arrepentirse por el monstruo político que creó, y por todo el daño que le hizo a México.

http://www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/gom

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
Aside | This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s