LA COSTUMBRE DEL PODER: Cárdenas, Márkaris, petróleo II/III

 

 

gurria lagardeEl texto de ayer es ajeno a la promoción del descrédito de Cuauhtémoc Cárdenas, en ese ámbito no necesita ayuda; por el contrario aspira a interesarlo, constatar si es capaz, a sus 77 años, de ponerse las pilas, o permitir que lo transformen en tótem de la izquierda y se sirvan de su imagen, como hasta ahora lo han hecho.

Si alguno de los lectores leyó Rosa blanca, recordará que Traven narra cómo los verdaderos enemigos del país, de México, están, desde entonces, en los bancos, en las corredurías bursátiles, donde las compañías petroleras son peones para acumular riqueza sin destino ni beneficio.

De regreso a Con el agua al cuello, donde Jaritos y su esposa Adrianí están atentos al noticiero televisado.

“-Escuche, señor Nestoridis -vuelve a tomar la palabra Stavridis-. Hasta ahora los bancos han cumplido la función social que les corresponde. Invierten dinero para movilizar el mercado, apoyan las iniciativas empresariales y elevan con créditos el nivel de vida y la capacidad adquisitiva de los ciudadanos. No es justo, por lo tanto, que sean objeto de tales ataques.

“-No lo entiendo -dice Adrianí, que entretanto se había sentado a mi lado sin que yo me diera cuenta-. ¿Ahora resulta que los bancos se dedican a la filantropía? No conceden préstamos para cobrar intereses y lucrarse, sino porque cumplen una función social. ¿Por eso te despluman cuando te retrasas en el pago de tus cuotas? ¿No porque pierden dinero sino porque eso perjudica a su función social?”.

El ingeniero, como todo mexicano con sentido común, no tendría que darle tantas vueltas a este asunto de la reforma energética, para saber que la cama se la tendieron a esta nación en cuanto José López Portillo amenazo con administrar la riqueza. La privatización bancaria fue el señuelo para que las protestas por el Fobaproa y el Ipab fueran opacadas por los argumentos de los sabios estadistas mexicanos, porque siempre resulta favorable empobrecer a los ciudadanos que cerrar los ojos a la quiebra de los bancos, y en la ceguera perjudicar la economía de las entidades financieras y el proyecto de la globalización.

Antes, unos momentos antes de que Adrianí se sentara junto a Kostas Jaritos, ésta dice a su marido, con todo desparpajo: “Aquí nadie sale adelante sin las ofertas. Somos el único país donde los precios, con la crisis, suben en lugar de bajar”.

Ya aceptaron que las gasolinas no bajarán de precio, por el contrario; está México, entonces, en el camino de la helenización de su economía.

AM.MX/gom

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
Aside | This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s