LA COSTUMBRE DEL PODER: Oceanografía-Pemex, la corrupción

 

AmadoYanezHay un problema de percepción, y nadie ofrece una respuesta creíble. ¿Cómo debe medirse la corrupción; qué tanto afecta en el comportamiento de la sociedad y en su relación con el gobierno, y cuánto debe su crecimiento a la garantía de impunidad?

El razonamiento de los delincuentes de cuello blanco es lógico: hay que robar mucho, para después tener el suficiente dinero para comprar la libertad, pagar la impunidad, disfrazarse de honorables y dignos en medio de tanta porquería, porque, a fin de cuentas, lo que importa, lo que trasciende, es la imagen, lo demás a nadie le preocupa, o no debe preocuparle.

Enteran a los mexicanos, como dato cultural y para su propia satisfacción, para que vean que el quehacer político cambia y nada más les dejan ir de la empuñadura hacia la mitad de la espada, que sólo el 50 por ciento de los 83 contratos entre Pemex y Oceanografía presenta irregularidades. Sí, leyeron bien. ¿Es mucha o poca corrupción?

Advirtieron al país, durante la campaña política de 2012, que era el momento de mover a México, que los astros permanecerían alineados y, al desplazarse las preferencias de los inversionistas a otras zonas geográficas para sustituir al BRIC, el sexenio que hoy se padece equivaldría al mexican moment.

Pero los mexicanos se comportan como auténticos, verdaderos irredentos, y nada los contenta, ni siquiera el regreso del PRI al poder, su manera de hacer política y poner orden, porque ellos sí saben cómo hacerlo, y para que ni duda quede, a la corrupción heredada de los panistas responden con la impunidad, con ese cuento de qué tanto es tantito, si sólo la mitad de los contratos entre Oceanografía y Pemex presenta irregularidades; así, los supuestos culpables se convierten, por voluntad política, en certificados inocentes.

Mi gurú literario hace un recuento de la trascendencia de El coronel Chabert, para que los descuidados lectores comprendamos que “No es sólo que las cosas sigan siendo como las describió entonces o quizá peor, pregúntale a cualquier abogado. El número de crímenes impunes supera con creces el de los castigados; del de los ignorados y ocultos ya no hablemos, por fuerza ha de ser infinitamente mayor que el de los conocidos y registrados. En realidad es natural que sea Derville, no Chabert, el encargado de hablar de los horrores del mundo”.

Así se mueve México, con cada paso reinicia el oficio de las exequias de las ilusiones creadas por el discurso de los gobernantes.

http://www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/gom

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
Aside | This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s