La tortura en México

LA COSTUMBRE DEL PODER

Gregorio Ortega Molina/

fosa-clandestinaPensar en la tortura como un asunto de verdugo y víctima, cuyo resultado puede ser desde el dolor hasta la muerte, o la sustracción de hijos o, peor, victimizar al sujeto -objetivo del poder- mediante la tortura presencial de su hijo, su esposa, su madre, es simplificar el tema.

Así como la corrupción no es necesariamente pecuniaria, la tortura  tampoco es exclusivamente física, con ese dolor que quiebra la voluntad y obliga a aceptar la humillación como un remanso, como un aleph a través del cual se vislumbra la esperanza, se alcanza a ver una luz que anuncia la sobrevivencia desde el lado oscuro del ser, que permanecerá quebrado y en silencio -a menos de ser como Primo Levi-, hasta que la muerte lo redima del horror, de la culpa de haber sobrevivido a un precio muy alto.

A la tortura debiera seguir la muerte, pues es mentira que se regresa para estar vivo.

Lo anterior viene a cuento porque, hace dos semanas, Amnistía Internacional presentó su informe sobre Tortura y otros malos tratos en México; en el evento Rupert Knox urgió al gobierno mexicano a tomar las medidas necesarias para poner fin al uso “persistente y generalizado” de esta práctica violatoria de los derechos humanos en que incurren policías y elementos de las fuerzas armadas.

La víctima de tortura nunca recupera la salud ni se sobrepone a sus miedos. Recuerdo una película donde Ben Kingsley −creo que su título es Casa de arena y niebla−, donde el actor personifica a un torturador alejado de su oficio, exonerado por el olvido aparente y la impunidad, que en su casa recibe a unos accidentados o perdidos, y entre ellos está una mujer a la que torturó, pero como ha transcurrido mucho tiempo le costó trabajo reconocer.

Después de puestas a la luz las identidades, se inicia ese terrible diálogo entre víctima y victimario, a una velocidad superior a la de la luz, porque se esfuerzan para encontrar una justificación a las actitudes y responsabilidades de los actos que los unieron para crear dolor y padecerlo.

La tortura no se planifica en las oficinas de seguridad nacional ni en los grupos antiterroristas; no, ahora la tortura es ajena al dolor físico, pero no al horror, puede ser parte de la manera en que se conciben esas políticas públicas que empobrecen y nulifican, lo que no es privativo de México, sino que se practica en todo el mundo.

http://www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/gom

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s