LA COSTUMBRE DEL PODER: El costo de vivir

Gregorio Ortega Molina/

videgaray 1¿Qué se necesita para vivir? Anótelo lector, me refiero a la vida, no a la sobrevivencia. El precepto cristiano del amor es sobre el cual gravitan todas las existencias más o menos plenas; después viene la dignidad, ésta sólo se obtiene cuando se puede ver a los ojos a los seres queridos, cuando con la moneda al uso se puede adquirir lo que el gobierno dice garantizar que esos bienes pueden comprarse, lo que nunca es cierto.

La inflación de dos y tres dígitos desapareció oficialmente, pero no en la realidad; de igual manera las crisis económicas recurrentes dejaron de ser una amenaza y, además, ha crecido la seguridad jurídica que ampara las inversiones de los poderes fácticos, pero lo único que permanece igual es el discurso político, y el engaño envuelto en promesas cumplidas a medias, o ni siquiera.

Las cifras oficiales indican -no las contabilizadas por medio del poder adquisitivo de los monederos de las amas de casa- que las carnes de res, puerco y pollo registraron, en agosto, un incremento de 0.36 por ciento en promedio, el mayor para el mismo mes desde 2009. La inflación alcanzó un aumento anual de 4.15 por ciento, su mayor nivel en seis meses, y por ahora cada vez más lejos del objetivo de 3 por ciento propuesto por el Ejecutivo federal para 2015.

La realidad es que cada vez más familias mexicanas se vuelcan sobre el mercado informal para adquirir sus bienes de consumo, e incluso algunos servicios, con tal de ahorrarse el IVA. De allí la desesperación por meter en cintura a los informales.

En conversación con Sofía Salinas, ella argumenta que el consumidor mexicano sacrifica la calidad por el precio, yo sostengo que sale a comprar con el dinero contado y a ver para qué le alcanza, sin importar la calidad. Lo he atestiguado y narrado en otras ocasiones.

Vivir con la afrenta del libre mercado, de la globalización, de la geoestrategia de seguridad nacional de Estados Unidos, que gravita sobre nuestra economía y manera de ver pasar el tiempo, es mucho más difícil de lo que pudieron tenerlo los cristianos del siglo I. Hoy el Estado lo ve todo, y solapa lo que le conviene solapar.

La realidad es que el aumento de los precios al consumidor en agosto fue mayor al esperado por los analistas de consultoras del sector privado y generó incertidumbre, ¿qué no habrá generado en los monederos de las amas de casa?

www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/gom

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s