LA COSTUMBRE DEL PODER: La mesa está servida

Gregorio Ortega Molina/

CORLEONE ABARCA 2Millones de mexicanos están necesitados de creer en las hipótesis ministerial de Jesús Murillo Karam, para que la paz regrese sin importar que paguen justos por pecadores.

Están urgidos de no ver complots ni conjuras ni complicidades ni impunidad ni inmunidad, porque resultaría inverosímil que el matrimonio de José Luis Abarca y María de los Ángeles Pineda fuese usado de chivo expiatorio, por idénticas razones por las cuales el nombre de Manuel Muñoz Rocha salió a relucir en las indagatorias de la muerte de José Francisco Ruiz Massieu, quien, días antes de morir, me aseverara que la lealtad en política era un valor pasado de moda.

No quieren, millones de mexicanos, alucinar ni atar cabos con hipótesis de fantasía política, estableciendo analogías entre el matrimonio Abarca y el formado por Michael y Kate Corleone, pues la hora del ajuste de cuentas llegó cuando la coartada resulta impecable: el bautizo del sobrino y el informe de la presidenta del DIF municipal. No estuvieron en los lugares donde se cumplían sus instrucciones.

La supuesta línea de investigación del procurador General de la República dispone la mesa para los comensales urgidos de impunidad, pues facilita la solicitud de licencia a Ángel Heladio Aguirre Rivero -ya otorgada-, porque distorsiona lo que en su momento apuntó para un cambio importante en la lucha anticorrupción y el combate a esas complicidades que anudan las alternancias y las permanencias en el poder, pero salvaguardan fortunas y honras familiares, para hacer de la inmunidad sinónimo de impunidad.

Alguien debe ser culpable, porque es necesario dar paz espiritual a los padres de los fallecidos, porque es prudente y oportuno recuperar la imagen interna e internacional del gobierno, fortalecer la idea de que el Estado existe.

Mi gurú femenino, con el ceño fruncido y la ira en las pupilas, me reconviene y dice: “La circulación de las verdades entre los hombres depende enteramente del estado de los sentimientos; y así ocurre para todas las especies de verdades… Para llevar al pueblo no sólo a realizar determinada acción, sino a realizarla bajo el impulso de un móvil dado, el mejor procedimiento, y acaso el único, parece consistir en la asociación establecida por medio de la palabra.

“Para evitar el efecto de rechazo hay que prever el agotamiento posible de los móviles; de vez en cuando hay que dar la autoridad de la expresión oficial a móviles nuevos para las mismas acciones: unos móviles que respondan a lo que haya podido germinar espontáneamente en el secreto de los corazones”.

La mesa está servida para reunir a los que necesitan alimentarse de impunidad, falta ver cuántos millones de mexicanos compran ese menú.

www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/gom

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s