LA COSTUMBRE DEL PODER: Guerrero, los culpables
 

Gregorio Ortega Molina/

marcha_normalistas-caravana_43x43-desaparicion_normalistas-Palacio_Nacional_MILIMA20141109_0121_8El tiempo político cambia, exige nuevas actitudes y distintas aptitudes, pero permanece fiel a ella misma la costumbre, el hábito en el oficio del poder, que se ejerce conforme al carácter de quien, o quienes lo detentan.

Pensar que las consecuencias de lo ocurrido en Iguala -como corolario o cereza de la violencia acumulada desde que Felipe Calderón determinó acabar con el narco a sangre y fuego- modificarán el modelo político y el estilo de gobernar, es una ingenuidad, son ideas que sólo pueden concebirse pacheco.

Desconozco el número de organizaciones de familiares de desaparecidos, que se diluyen en la anomia económica y en el desinterés político y social. A ellas se sumarán las que surjan al calor de las incineraciones de Cocula, Guerrero, porque el elan con el que ahora se mueven y confrontan al poder, menguará en la medida en que disminuyan los dineros que les facilitan transportes, y toda la parafernalia que se requiere para mantener en el recuerdo tamaño agravio.

Hay ya un indicio para desacralizar su “sacrificio”, porque -aseguran- los 43 muchachos calcinados de ninguna manera eran una perita en dulce, pero, me pregunto, ¿quién a esa edad acata disciplinadamente la voluntad de la autoridad y las normas sociales?

Junto con el olvido de la atrocidad que les quitó la vida, crecerá la ignorancia del móvil que determinó su muerte, y sin motivo para quemarlos y desaparecerlos, cómo pueden fincarse responsabilidades, cómo puede determinarse quién o quiénes son los culpables anónimos de lo que carece de lógica y sentido.

Lo ocurrido es como esa reflexión de la novela de Javier Marías, donde el autor saca del caletre de su personaje lo siguiente: “Lo peor es que tantos individuos dispares de cualquier época y país, cada uno por su cuenta y riesgo, cada uno con sus pensamientos y fines particulares e intransferibles, coincidan en tomar las mismas medidas de robo, estafa, asesinato o traición contra sus amigos, sus compañeros, sus hermanos, sus padres, sus hijos, sus maridos, sus mujeres o amantes de los que ya se quieren deshacer. Contra aquellos a los que probablemente más quisieron alguna vez, por quienes en otro tiempo habrían dado la vida o habrían matado a quien los amenazara, es posible que se hubieran enfrentado a sí mismos de haberse visto en el futuro, dispuestos a asestarles el golpe definitivo que ahora ya se aprestan a descargar sobre ellos sin remordimiento ni vacilación”.

Acá, José Alfredo Jiménez lo habría resumido así: arrieros somos y en el camino andamos.

Por lo pronto, todo abona al olvido.

www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/gom

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s