LA COSTUMBRE DEL PODER: El profeta desarmado

Gregorio Ortega Molina/

gom230415AMLO dista mucho de ser la solución a los problemas de México, como tampoco lo fue para el Distrito Federal. En alguna ocasión me advirtieron en casa: no te dejes engreír. Pues a él lo engrieron, y ahora se auto reconoce como el salvador de la patria.

     El resumen de sus propuestas políticas se reduce a prometer que desandará el camino legal y constitucional para deshacer las reformas estructurales, mantener como patrimonio nacional Pemex y CFE, lo que estaría por verse, porque si lo lograra nada se resuelve, pues en ningún momento indica cómo va a construir el futuro de sus gobernados, de que chistera sacará los empleos, los recursos para la seguridad social, educación, seguridad pública, reducción de la burocracia, poniendo orden en la inversión extranjera directa y, sobre todo, acabar con la violencia, la corrupción y la impunidad.

     Negarle carisma y simpatía sería absurdo, como también lo sería creer que puede ir más allá del programa social que le dio fama, y de la frase que lo convierte en icono de las redes sociales. La llamada tarjeta de los viejitos no puede resolver todos los problemas, y la “honestidad valiente”  no va a disminuir -mucho menos acabar- la corrupción, porque primero se requiere nulificar la impunidad y llenar las cárceles de cuanto corrupto ostenta el modo de hacer fortuna, y los relojes o vehículos o mansiones que puede adquirir con ella.

     Ahora, como profeta desarmado, anticipa que jamás reconocerá el resultado de las elecciones del 7 de junio, si hay fraude; me deja callado, porque pienso que perro que ladra no muerde, y creo que en lugar de advertir cómo será su proceder, debiera armar un equipo como el que conformaron Francisco Javier Ovando y Román Gil Heraldez, para reunir las pruebas del anunciado fraude, porque del dicho al hecho…

     Recuerdo la descalificación que esgrime Porfirio Muñoz Ledo cuando alguien le propone un nombre para realizar alguna tarea, y no gusta del mencionado: no da el peso. Tampoco AMLO lo da para transformar México y conceptuar y armar la transición.

     El título de esta columna está tomado de la biografía de León Davidovich Trotski escrita por Isaac Deutcher. AMLO también podrá encender al pueblo, llenar las plazas, incomodar al gobierno, pero su Morena no lo hará presidente de México ni será su vehículo para llegar al poder.

     Trotski y AMLO coincidirán en el destino político: personajes secundarios, merecedores de la estatuilla, pero nunca actores principales.

http://www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/gom/pp

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s