LA COSTUMBRE DEL PODER: Acapulco, el paraíso perdido

  • Es la ciudad más violenta del país, en la que los homicidios subieron 42 por ciento en los últimos meses. Ya no quiero ni pensar en lo que es la extorsión, la trata, los desaparecidos en ese puerto que fue embeleso y refugio de estrellas y poderosos como Howard Hughes
  20 ago 2015 – 00:14 CET

PDF page

FOTO: CUARTOSCURO

Durante mi niñez, adolescencia y primera juventud Acapulco fue para mí, como para millones de mexicanos, espejismo, espacio para la seducción y aprender algunas realidades de la vida: contacto con las buenas maneras, advertencia sobre las consecuencias de los abusos.

Nunca nadie me solicitó identificarme, ni siquiera en la recepción del hotel, cuando cesaron las invitaciones a la casa de don Enrique Aburto. Jamás sentí temor, salvo por el mar al que es necesario aprender a respetar. No faltaron los revolcones de agua y arena en Puerto Marqués, o mi admiración al ver a los escuincles nadar en Pie de la Cuesta, o La Quebrada y los clavadistas, por ahí inmortalizados en películas mexicanas y estadounidenses.

Los ojos abiertos durante la Reseña Cinematográfica de Acapulco, la cercanía con actores y actrices invitadas, la precaución que siempre me inspiró la fama frente al éxito.

Pues todo lo anterior se lo comió la violencia. Leo, con preocupación, desencanto y frustración por la incapacidad de los niveles de gobierno para poner orden, que Acapulco es ahora la ciudad más violenta del país, en la que los homicidios subieron 42 por ciento en los últimos meses. Ya no quiero ni pensar en lo que es la extorsión, la trata, los desaparecidos en ese puerto que fue embeleso y refugio de estrellas y poderosos como Howard Hughes.

¿Quién puede pedirle, hoy, a María bonita que se acuerde de Acapulco? A Agustín Lara le daría un infarto al ver en lo que se ha convertido esa ciudad, lo mismo que a Miguel Alemán Valdés, si no el descubridor sí el primer promotor del turismo hacia la que fue conocida como la bahía más bella del mundo.

¿Quiénes son los culpables de lo que sucede en Acapulco, y en México? ¿Lo somos todos, como afirman algunos? ¿Hemos tolerado demasiado la ineptitud de los gobiernos, o éstos hacen caso omiso de los reclamos y faltan líderes y organización para poner a los funcionarios de patitas en la calle?

Claudia Ruiz Massieu es guerrerense, y no la veo en acción y en búsqueda de apoyos para que la entidad que gobernó su padre tenga una oportunidad de dejar atrás la violencia y la marginación; más bien está atenta a dar su anuencia y apoyo para hacer de San Ángel un pueblo mágico, y así colaborar en la destrucción de uno de los barrios residenciales emblemáticos de la ciudad de México.

Llego a la conclusión de que la pobreza es negocio, y en el contexto de la marginalidad y una democracia minúscula, la violencia también es oportunidad de hacer dinero, y más miseria para otros.

Quizá Hugo Arce Norato debiera resucitar, para hacer otro intento de dar dignidad a los guerrerenses; quizá, también, Carlos Prieto debiera salir en defensa de su domicilio, su hogar, su barrio.

www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/gom/pp

Si te gusta, compártelo

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s