LA COSTUMBRE DEL PODER: De Madrazo a Moreira

  • Todo permite suponer que Humberto Moreira sustituyó a Roberto Madrazo en esa función específica de proveer de fondos al PRI para la reconquista de Los Pinos, lo que no es posible probar y, con seguridad, hasta está prohibido pensarlo, ya no digamos sugerirlo
  1 Mar 2016 – 00:14 CET

moreiramadrazoLa cachaza de quienes -para justificar sus asesorías y su complicidad- buscan palabras, argumentos y descalificaciones para explicar la inocencia de Humberto Moreira, es del tamaño del esfuerzo que realizan los operadores del modelo político para, en medio del proyecto de integración geoestratégica a América del Norte, insistir en que convertirnos en Estado asociado sólo puede lograrse preservando un presidencialismo fuerte, y más.

     De ser cierto lo anterior, pareciera que aspiramos, en lo próxima sucesión presidencial, llevar al poder a un Anastasio Somoza o un Alfredo Stroessner, a un Leónidas Trujillo o a un Fulgencio Batista. De allí que aseguren que es despropósito que funcionen, como acordado, los compromisos diplomáticos que van más allá de lo divulgado para fines publicitarios y de justificación del gasto.

     La insistencia de convertir a Humberto Moreira en una víctima, es porque saben de los antecedentes que no han de mencionarse, pues de lo contrario el resto de credibilidad del actual gobierno se disolverá en los argumentos del Recurso del método, donde Alejo Carpentier narra qué puede hacerse y qué puede ocurrir con los abusos de poder.

     No olvidemos las cajas de Roberto Madrazo dejadas en el asfalto del Zócalo capitalino, para que la oposición perredista encontrara los elementos necesarios para descabezar al gobernador de Tabasco, cuya defenestración                 -supuestamente instrumentada entre Esteban Moctezuma y Porfirio Muñoz Ledo- se vino abajo cuando el último, al salir del despacho del secretario de Gobernación, con una media sonrisa en los labios, declaró traer bajo el brazo la cabeza de quien después buscaría ser presidente de la República. ¡Y lo que costó al PRI y al sistema esa indiscreción! En 1997 perdió la mayoría en la Cámara de Diputados, y desde entonces esta nación sufre una media parálisis legislativa.

     Todo permite suponer que Humberto Moreira sustituyó a Roberto Madrazo en esa función específica de proveer de fondos al PRI para la reconquista de Los Pinos, lo que no es posible probar y, con seguridad, hasta está prohibido pensarlo, ya no digamos sugerirlo.

     De allí que la diplomacia funcionase como debe ser, con el propósito de que la amistad entre los países se estrechen y los secretos se guarden en los cajones del desván de las supuestas razones de Estado, para que, por el momento, nada cambie, a pesar de tener la integración encima.

www.almomento.mx

AMN.MX/gom/ymg

Si te gusta, compártelo

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s