LA COSTUMBRE DEL PODER: Corrupción vs futuro IV/V

  • Los tiempos de los arroyos de sangre al pie del cadalso no pueden regresar, pero lo que ocurre ahora en Brasil es elaleph ubicado en el Palacio de Gobierno donde está sentada Dilma en el poder, desde el cual observa y espera la hora en que México entre en la efervescencia alentada desde 2006
  31 Mar 2016 – 00:14 CET

beletrones,juezpracoLos moditos políticos clientelares con los que suele amarrarse el voto duro empiezan a dejar de garantizarlo, porque colocan a los electores en la insatisfacción eterna de sus derechos, en la desconfianza total de las promesas ofertadas, pues crean irritación social, favorecen el desarraigo poblacional y la confrontación entre mexicanos. Es el caldo de cultivo de los candidatos independientes y de los aspirantes al poder que se autoproclaman puros y de izquierda, y resultan más corruptos que los reconocidos como tales.

     A lo anterior se añade un problema grave: la impunidad, que es llave y garantía de la permanencia de la corrupción como correa de transmisión de los usos y costumbres del poder.

     Si antes de 1995 había un Poder Judicial de la Federación a modo, ahora la situación empeoró, porque continúa funcionando como conductor de las ejecuciones políticas del Poder Ejecutivo, pero además con salarios que envidian en todo el mundo. Cómplices y consentidos, ¡vaya combinación!

     Creen que dejando libres a Nestora Salgado, a los socios de Florence Cassez, a los secuestradores de Tijuana, a Rafael Caro Quintero, muestran independencia de todo tipo y, además, actúan como garantes del combate a la impunidad, pero así sólo la encubren.

     Un inteligente y culto amigo me indicó que abrir judicialmente el vertedero de sangre que implica contener la corrupción y desmentir la impunidad con sanciones ejemplares, corre el riesgo de convertirse en necesidad, pero, ahora lo pienso, no hacerlo nos coloca al borde de la implosión social.

     El sistema jurisdiccional mexicano dista mucho de servirse de la guillotina, y entre los miembros de los poderes judiciales estatales y del federal, no hay un Robespierre y ningún Danton. Los tiempos de los arroyos de sangre al pie del cadalso no pueden regresar, pero lo que ocurre ahora en Brasil, es el aleph que permite a Dilma observar, desde el Palacio de Gobierno donde está sentada, a la espera de que México entre en la efervescencia alentada desde 2006, cuando Felipe Calderón Hinojosa y Andrés Manuel López Obrador decidieron iniciar la reingeniería social con la confrontación abierta y oprobiosa.

     Debido a la observación de mi amigo acerca de que es peligroso empezar a poner en la cárcel a los responsables de tanta corrupción, y a lo que hoy atestiguamos cotidianamente los mexicanos, que es oprobioso y violento, recomiendo a los capitostes del gobierno federal y de los gobiernos locales, a los dueños de los poderes Judicial y Legislativo, a los administradores de los poderes fácticos, la lectura de Memorial de Santa Elena, donde se desvelan los errores que llevaron a Napoleón al exilio.

     No hay analogía posible, pero es una voz de alarma.

www.almomento.mx

AMN.MX/gom/ymg

Si te gusta, compártelo

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s