LA COSTUMBRE DEL PODER : Corrupción vs futuro V/V

  • Es un grave delito ético que pesa sobre el erario y el desarrollo, el que administradores públicos que no conocen ni la “o” por lo redondo, se oferten a realizar y desempeñen labores para las que no están capacitados
  1 Abr 2016 – 00:14 CET

136598422940Quizá el aspecto más perverso de la corrupción es la deshonestidad, porque definitivamente no es pecuniaria pero atañe al poder, y porque se le confunde con la demagogia, que es la corrupción política vulgar.

     Discernir dónde está la corrupción en la deshonestidad es harto difícil, porque se expresa en la palabra y ésta, que es arte en labios de líderes sociales y políticos con aspiraciones de trascender, disfraza a la perfección las verdaderas intenciones del discurso que solicita apoyo, el voto, a cambio de aire y promesas vacuas por irrealizables, porque no se pueden cumplir o porque hacerlo propicia que resulte más cara la solución ofrecida para engañar, que continuar en una realidad incómoda, pero al fin y al cabo realidad.

     Allí está la estúpida oferta de vender el avión presidencial, ¿a qué costo? ¿Tienen idea de la depreciación de un automóvil de lujo en cuanto le ponen las llantas fuera de la agencia? Bueno, ahora imaginen la depreciación que ya trae el avión.

     Es una grave corrupción que pesa para el erario y para el desarrollo, el que administradores públicos que no conocen ni la “o” por lo redondo, se oferten a realizar y desempeñen labores para las que no están capacitados.

     En 1993, a punto de festejarse el XXV aniversario del 2 de octubre, conversé con LEA, quien me dijo que prefería hablar de su sucesión, y, entre otras cosas, me afirmó: “Elegí a JLP porque era el mejor candidato, que después no fuera buen gobernante, ya no es mi responsabilidad”.

     Es momento de que nos cuestionemos, con seriedad, ¿cuántos de esos 12 que resultarán electos gobernadores, tienen las aptitudes y actitudes para desempeñar bien la función? El quidno se limita a buscar, encontrar y proponer buenos candidatos, o suponer que los que se lanzan como independientes lo sean, sino en poder garantizar a los electores, con cierto grado de aproximación, que los que llegarán contribuirán a resolver los problemas, y no a empeorarlos.

     No hay más sucia, deprimente y trágica corrupción que la deshonestidad de quienes aspiran al poder y una vez en él muestran que desconocen cómo hacerlo. Escoger a los candidatos no es fácil, porque los que sí saben cómo hacerlo, tienen una carencia absoluta de honradez, y los otros, pues se apuntan a ver qué sacan, qué se les pega en el fondo de las bolsas del pantalón.

     ¿Puede establecerse un filtro? No, pero sí puede garantizarse que se porten como debe ser, si se tienen en la mano el referéndum y la revocación de mandato; lograrlo requerirá otros 200 años de vida independiente, y con la globalización, ¿quién sabe?

     Como colofón a este tema, les comparto la preocupación de un lector:

¿Para qué tantas reformas y nuevas leyes sobre el registro del patrimonio de los servidores públicos y la publicidad de los mismos, si esto se aplica con rigor a los de medio pelo para abajo? En este caso lo único que pasa es que se exponen a este nivel de servidores públicos a la inseguridad y violencia, y ¿quién nos defiende si los malandros nos quieren quitar lo poco que se tiene? Los de primer nivel tienen la seguridad que el Estado les proporciona, autos blindados etc. Pero a ver ¿quién sería el hombre o institución que les exija, de manera enérgica y puntual, esa declaración de bienes y esa transparencia de la que se pregona? ¿Quién sería el cándido en el sentido de limpio, puro, que lo hiciera? Por más dura que sea la norma que legislan, lo hacen así porque saben que no los alcanzará.

www.almomento.mx

AMN.MX/gom/ymg

Si te gusta, compártelo

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s