LA COSTUMBRE DEL PODER : ¿Buenos candidatos hacen buenos gobernantes?

  • Es más fácil crear un buen candidato que encontrar un pulcro administrador público; es decir, primero busquen a quien sabe gobernar, y después transfórmenlo en un buen producto de venta
  4 Abr 2016 – 00:14 CET

gobernadoressLos electores debemos modificar nuestros estándares de exigencia de la capacidad administrativa, honradez y honestidad de los candidatos que buscan convertirse en gobernadores o en corredactores de la constitución de la CdeMX.

     Definitivamente no es lo mismo ser un buen candidato que un eficiente y eficaz servidor público o legislador o juez. Los chascos que nos hemos llevado con nuestros gobernantes, obligan a que consideremos, por ejemplo, la garantía del apellido Murat: ¿es benéfica o perjudicial? Si Alejandro gobierna como papi José, ¿es bueno o malo para los oaxaqueños? ¿Tiene los conocimientos y los arrestos suficientes para superar la herencia genética que lo determina? ¿Querrá auto secuestrarse también?

     A la hora de sufragar debemos ser guiados por la sensatez y no por la pasión, mucho menos por la despensa, la torta, la gorra o la exigencia ideológica, sindical o administrativa. Los electores, en cada una de las 12 entidades federativas que han de determinar su futuro inmediato, deben votar por quien los aleja de los resultados negativos de Roberto Borge, Javier Duarte de Ochoa y sus desaparecidos, César Duarte y las millonarias cifras con origen fiscal, pero sin destino, o de las debilidades de Rafita Moreno Valle, o de las perversidades de Gabino Cue, por mencionar a los conspicuos del museo del horror de la gobernanza.

     Recuerdo una conversación con LEA sobre la candidatura de Jolopo. Su declaración fue escueta: “Yo postulé a un buen candidato, que después resultara un mal gobernante, ya no es mi responsabilidad”; está publicada en unomásuno y nunca fue desmentida.

     Hemos de estar de acuerdo, lectores, que es más fácil crear un buen candidato que encontrar un pulcro administrador público; es decir, primero busquen a quien sabe gobernar, y después transfórmenlo en un buen producto de venta.

     Evoco que mi padre me contaba, como ejemplo de que el futuro puede ser peor, la anécdota o hecho histórico de una anciana mujer que postrada ante el altar de la catedral de San Basilio, u otra, clama, suplica a Dios por la salud de Pedro el Cruel, para que lo conserve en vida.

     Cuando otro fiel la escucha, pregunta a la mujer: ¿Por qué quieres que viva, si es un malvado? La respuesta es fulgurante: ¡Imagine cómo será el sucesor!

     En cuanto a los aspirantes a convertirse en constituyentes, les pido, solicito que piensen en lo que los habitantes de esta ciudad perdimos, gracias a una decisión política demagógica. La capital federal es eso, no puede ser otra cosa, ni una entidad, ni un grupo de municipios, es el asiento de los poderes federales, y éstos deben, obligatoriamente, vigilar por el bienestar urbano y la seguridad de sus habitantes, garantizar los servicios. Todavía somos primus inter pares, pronto pasaremos a ser del montón, y a ver cómo nos va.

     Por lo pronto Mancera ya está de pedinche de 5 mil millones de pesos para su problema de transporte público.

www.almomento.mx

AMN.MX/gom/ymg

Si te gusta, compártelo

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s