LA COSTUMBRE DEL PODER: Malos socios, cómplices peligrosos

  • Pemex siguió el camino de Lotería Nacional y el IMSS. De sus recursos se dispuso para ayudar fiscalmente a papá gobierno. En cuanto se tomó la decisión de petrolizar el presupuesto del Plan Nacional de Desarrollo quedó determinado su futuro
  2 May 2016 – 00:14 CET

empresariosLos resultados así lo indican: en las privatizaciones promovidas, decididas y/o decretadas por los sucesivos gobiernos a partir de 1946, parecen buscarse cómplices peligrosos para sustituir a malos socios.

     Algunos dirán que exagero, pero veamos: ¿cuántos de los neobanqueros beneficiados con las privatizaciones de CSG continuaron en el negocio? En cuanto aparecieron los estragos del error de diciembre se “apanicaron” y vendieron, de lo que hoy deben arrepentirse, pues si contabilizan las enormes cantidades aportadas a los activos bancarios por el Fobaproa y el Ipab, primero, y luego por el propio banco, debido a la manera en que cobran las comisiones por los servicios, o los intereses de agio por los créditos, y además aprecian en su justo valor la manera en que instituciones como el BBVA y el Santander echan las campanas al vuelo toda vez que hacen públicas sus ganancias en México, Antonio del Valle, Roberto Hernández, Alfredo Harp y todos los otros que no supieron o no quisieron ser banqueros, deben morderse las uñas y mostrar auto desprecio por su cobardía profesional.

     Lo anterior viene a cuento por el accidente en la planta de Pajaritos, anteriormente gerenciada por Pemex y hoy bajo la responsabilidad de Mexichem, del corsario Antonio del Valle.

     Al menos desde el sexenio de CSG se han encargado de repetirnos que el gobierno es muy mal patrón y administrador, que en sus activos siempre perdió, lo que es una falsedad.

     Pemex siguió el camino de la Lotería Nacional y el IMSS. De sus recursos contables se dispuso para ayudar fiscalmente a papá gobierno. En cuanto se tomó la decisión de petrolizar el presupuesto del Plan Nacional de Desarrollo para llevar a México al Primer Mundo, quedó determinado su futuro: empresa abusada por líderes sindicales y directivos corruptos, pero nunca saqueado sistémicamente como se ha hecho a partir del momento en que se determinó la apertura total, primero con el ingreso al GATT, después con la muda anuencia al Consenso de Washington, más adelante con la negociación asimétrica del TLC,  después la globalización y, como corolario, la integración a América del Norte, que no es de la noche a la mañana, pero que ya está decidida y el proceso trazado.

     Preocupados por la tragedia de Pajaritos, andan urgidos por enjuiciar a Pemex, pero nadie llama a cuentas a Antonio del Valle, porque más parece cómplice peligroso que mal socio.

     Un lector advierte: “Sobre este tema: desde que ocurrió el Presidente se refiere a dicha tragedia como un <<incidente>>, palabra que en sí tiende a minimizar las cosas, cuando fue un accidente de proporciones significativas.  La población de la zona está molesta e indignada ya que corre la versión de que la fuga se había detectado, los evacuaron dos veces y los volvieron a meter a la planta, a la tercera fue que explotó.

     “Cuando vendieron esas instalaciones a la empresa privada hubieron muchas reacciones en la zona, de que era puro negocio.

     “Las versiones que se hacen correr de que los petroleros son los que han acabado a Pemex se desmienten con la catástrofe; a los que han despedido son los que conocen las instalaciones, tienen experiencia y saben hasta presentir, valga la expresión, cuando hay problemas; sin embargo, los sustituyen por otros que no tienen esa preparación. Nuestro primer mandatario dice que es un incidente. ¿Qué sentirán los familiares de los que fallecieron por este incidente? ¿Lo es cuando hay pérdidas humanas?  Al fin, como dijo: los van a indemnizar”.

     Ahora pregunto a los lectores: ¿cuánto por una vida perdida? Y no quieren que la sociedad exprese su mal humor.

www.almomento.mx

AMN.MX/gom/ymg

Si te gusta, compártelo

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s