LA COSTUMBRE DEL PODER: Soldados y crimen

A la violencia de los paramilitares al servicio de los barones de la droga, es imposible responder con la declaración de los derechos del hombre y las garantías constitucionales, porque los soldados caen muertos; para contenerla han de usar, con medida, de esa legítima violencia que les confiere estar al servicio del Estado
 
  9 May 2016 – 00:14 CET

PicMonkey CollageEl destino no es una línea recta, ni simétrico entre naciones o seres humanos. Resolverlo requiere de una buena dosis de sentido común y congruencia. Claro, siempre y cuando coincidamos en el significado del término: ¿sueño tranquilo, respeto y honorabilidad, o salto de mata, insomnio y poder construido sobre vidas ajenas?

     A congruencia y sentido común añadiría la temperancia. Puede suponerse que si bien la SRE ha estado conducida o ha albergado letrados y artistas que descollaron en el mundo, no ocurre lo mismo con los responsables de las FFAA, pero es un error creer que por ello el cumplimiento de su mandato constitucional, la esencia de su servicio a la Patria y su relación con los seres humanos los hace distintos si están vestidos de uniforme o de frac.

     Están “azorrillados” los militares con ese tema de las violaciones a los derechos humanos, con la imagen de torturadores, con la amenaza de comprometerlos a catear casas y oficinas para convertirlos en los culpables de los resultados de la guerra contra la narcodelincuencia. Allá ellos si lo aceptan y asumen, tendrán poder, pero perderán el reconocimiento que los mexicanos todavía les guardan.

     Allí están los hechos: durante la ceremonia conmemorativa del 204 aniversario del rompimiento del sitio de Cuautla, el general Secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, citó como ejemplo esta gesta heroica para enfrentar los embates que padece el país a consecuencia de la violencia y la delincuencia.

     Advirtió que “aquellos” militares que se han alejado de los principios “han sido llamados a rendir cuentas ante la justicia”.

     Esa retórica militar nada resuelve, porque como dijera José López Portillo, -mordiéndose la lengua y con los ojos puestos en sus familiares- en uno de sus informes de gobierno al denunciar a los corruptos: los acusamos de listos, no de “pentontos”.

     Los miembros de las FFAA que violenten los derechos constitucionales de los mexicanos, lo harán con la esperanza, la muy necesaria y secreta esperanza, de no ser sorprendidos en esa práctica, porque los colocaría en una situación de perder-perder, ante los delincuentes que quieren matarlos, y ante sus superiores que los tildarán de ineptos.

     Al fuego armado y la violencia de los paramilitares al servicio de los barones de la droga, es imposible responder con la declaración de los derechos del hombre y las garantías constitucionales, porque los soldados caen muertos, y para evitarlo han de usar, con medida, de esa legítima violencia que les confiere estar al servicio del Estado.

     ¿Sabrán cómo proceder? La retórica mostrada muestra que no es así. Como dijo su ex jefe Vicente Fox: están “apanicados”.

www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/go/ymg

http://www.analisisafondo.com

Si te gusta compártelo

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s