LA COSTUMBRE DEL PODER: Terrorismo

 17 May 2016 – 00:14 CET

Si para sustituir el compromiso de contener el narcotráfico en territorio mexicano, aceptan y asumen los costos de combatir aquí el terrorismo que amenaza a EEUU, no importarán las consideraciones de integración ni geoestratégicamente el concepto de seguridad, el pato se pagará de este lado, y el mal humor puede trocarse en violenta irritación social

columnaaa para gregNunca sentí el miedo atómico, a pesar de estar en territorio nacional Laguna Verde, ni siquiera después de Chernóbil. Quizá porque erróneamente pienso que la solución nuclear es definitiva, indolora, instantánea y aleccionadora, aunque a los sobrevivientes de un accidente o un ataque, les vaya como en feria. Sólo hay que leer a Svetlana Alexievitch.

     El terrorismo, considero, es distinto, no encierra lección ninguna, porque es producto de la soberbia, del resentimiento creado como respuesta de un dogma religioso a la idea de la preeminencia del judeocristianismo; es, también, visto como opción válida para contener el saqueo de unos países a otros, equivale a responder con la misma moneda el engaño de los modelos políticos.

     Pero el terrorismo se ha sofisticado y, además, modifica causas y prejuicios para justificar la violencia, el reguero de sangre, porque es interno en cada uno de los países donde los gobiernos legalmente constituidos parecen rebasados por la delincuencia organizada, el narco poder y los vacíos de la presencia legítima del Estado, que parece haber olvidado cómo ejercer la violencia que la Constitución le concede como instrumento legal y legítimo de la defensa de los derechos civiles.

     Naturalmente también existe el terrorismo de Estado, ese que se manifiesta en los desequilibrios fiscales que sólo profundiza la diferencia de clases, el rencor social, la informalidad económica y, sobre todo, la desesperación y el mal humor de buena parte de la sociedad.

     En un alarde de fuerza -porque nos creen tontos los que mangonean, no necesariamente los que gobiernan- cuestionan que se muestre el mal humor, la irritación causada por el descalabro de las políticas públicas y las promesas incumplidas, por las propiedades adquiridas sin justificación, por la corrupción, la impudicia y la impunidad.

     Ese terrorismo actúa en silencio, se manifiesta sin hacer ruido, pero causa más y violentos estragos que el cruento y a punta de pistola y detonaciones de artefactos caseros, pero mortales. Me refiero a esas políticas públicas que crean pobreza y expectativas falsas, a esa retórica gubernamental fundamentada en fantasías y quimeras apartadas de una realidad que lacera y consume todo hálito de vida inteligente, vigorosa, risueña, potente y pujante para contribuir a crear un proyecto de nación, pero, lástima, eso se lo desayunan con la soberbia con la que despiertan.

     Si para sustituir el compromiso de contener el narcotráfico en territorio mexicano, aceptan y asumen los costos de combatir aquí el terrorismo que amenaza a EEUU, no importarán las consideraciones de integración ni geoestratégicamente el concepto de seguridad, el pato se pagará de este lado, y el mal humor puede trocarse en violenta irritación social.

www.almomento.mx

AMN.MX/gom/ymg

www.analasisafondo.com

www.indicepolitico.com

SI TE INTERESÓ, COMPÁRTELO

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s