LA COSTUMBRE DEL PODER: CDMX, ¿ciudad Estado?

 
 2 Jun 2016 – 00:14 CET

Obvio que escribir el futuro no puede empezar con un regreso al pasado. Atenas fue el paradigma de las ciudades Estado de la antigüedad; Florencia iluminó el Renacimiento, Singapur es faro de la globalidad

 

ledo3En un momento de ausencia de rigor analítico y de debilidad por la idea de esperanza, creí que los impulsores y cabilderos de la Constitución de la Ciudad de México, que pronto será propuesta a la Asamblea Constituyente, propondrían un documento capaz de reflejar la preocupación por el ser humano y su capacidad creativa para azorar al mundo, como ocurrió con las ciudades Estado modélicas.

     No será así, porque prevalecerán los compromisos políticos y los acuerdos que bordan sobre la impunidad, por sobre la necesidad histórica de convertir a esta constitución en el paradigma para la reforma del Estado que urge a la República.

     Obvio que escribir el futuro no puede empezar con un regreso al pasado. Atenas fue el paradigma de las ciudades Estado de la antigüedad; Florencia iluminó el Renacimiento, Singapur es faro de la ciudad Estado global. ¿A qué aspiran los administradores públicos de este país? Es ingenuo pensar que resolver el marco constitucional de la Ciudad de México sólo atañe a los gobernantes que la guían y a sus habitantes. El gobierno federal está atento a que no le muevan el tapete con ideas con las cuales se pueda combatir a la corrupción con eficacia, por ejemplo.

     Para no perder el honor y la dignidad, los romanos castigaban a sus enemigos con la autorización de que se suicidaran, pero también con la confiscación de sus bienes. Si el miembro de una familia estaba en contra del Estado, toda la familia purgaba la pena.

     El concepto de patria y dignidad en Atenas era distinto. Lo peor que podía ocurrir al considerado como enemigo de la ciudad, era el ostracismo. Dejar de convivir donde se desarrollan los asuntos públicos del ateniense era castigo de dimensiones que hoy no comprendemos. Marcelo Ebrard vive feliz en Paris. Carlos Salinas de Gortari hizo berrinche y se fue a esconder a Dublín, donde su compañero de juegos intelectuales fue Stephen Dedalus. A Luis Echeverría Álvarez lo designaron embajador en las antípodas. Mientras más lejos, mejor.

     Hoy ni soñarlo, porque la impunidad es la reina de todas las exigencias que se formulan a quienes aspiran a llegar al poder, y la única manera de conjurar ese deseo de permanencia es con la revocación de mandato, lo que no ocurrirá durante el tiempo que dura la eternidad.

        

www.almomento.mx

AMN.MX/jcd/ymg

www.analisisafondo.com

www.indicepolitico.com

SI TE INQUIETA COMPÁRTELO
Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s