LA COSTUMBRE DEL PODER: EPN frente al espejo

 
 3 Jun 2016 – 00:14 CET

De la reforma educativa es preciso recordar que ese programa de la Revolución fue ideológico, y allí está, en directo contrasentido con lo que hoy proponen. No es asunto de liderazgos, es la confrontación de un pasado que no acaba de irse, contra un futuro que es incierto porque este gobierno todo lo resuelve a medias

aliceeeLas campañas, “cargadas de lodo”. “Cada elección tiene su propia condición; ninguna proyecta resultados del mañana”. “No he logrado entender cuándo pasó el gobierno a ser señalado como culpable en el caso Ayotzinapa; es una barbaridad”. “Liderazgos distorsionan la reforma educativa para mantener sus privilegios”. ‘‘La caída petrolera no estaba en el ‘radar’, pero la legislación energética va más allá’’.

     Las anteriores son las frases que el editor de La Jornada o la reportera Rosa Elvira Vargas eligieron para destacar, en la primera plana de la edición impresa y digital del lunes 23 de mayo, la nuez del sentir político coyuntural expresado por EPN durante la entrevista. El presidente constitucional de México muestra oficio, porque entre tres respuestas o consideraciones obvias y que no expresan nada nuevo, oculta dos problemas fundamentales que descubren el nivel de decadencia del modelo político, así como de la narrativa con la que tratan de rehabilitar la imagen del presidente constitucional.

     Sus respuestas sobre lo electoral muestran conocer lo que hacen sus operadores políticos. Lo informan puntualmente. En cuanto a lo de la reforma energética y la caída de los precios del petróleo hay una verdad a medias, porque nada dice de la adquisición de gasolinas baratas y contaminantes, como tampoco desmiente de manera tajante los rumores en torno a Pemex.

     Lo grave es lo que dice pensar sobre Ayotzinapa y la trabada reforma educativa, porque eso indica que lo han mal informado, o que él insiste en negar una realidad que está de este lado del espejo, porque de ninguna manera es un reflejo de lo que muchos mexicanos se niegan a aceptar.

     El Estado (sus administradores, pues) permitió o facilitó que le endilgaran ese crimen, porque careció de respuestas a tiempo o no las ofreció. Su culpa no es el asesinato múltiple, sino no haberlo resuelto por falta de interés o encubrimiento. Todo sugiere que no hay funcionarios públicos federales ni miembros de las fuerzas armadas que hayan disparado contra los normalistas o participado en su cremación, pero también todo apunta -falta probarlo, pero no es imposible y el tiempo lo dirá- a que hubo negligencia por parte del Estado para encontrar y sancionar a los culpables intelectuales, pues ¿a quién importan los que jalaron el gatillo, esos sólo son sicarios? La alfombra del poder hace bulto en el lugar donde ocultan la responsabilidad directa de Ángel Heladio Aguirre, así como pesan el silencio de AMLO y la sonrisa de Jesús Ortega.

     En cuanto a la reforma educativa, remito a la consulta de mi texto del viernes 27 de mayo último, donde indico que ese programa de la Revolución era ideológico, y allí está, en directo contrasentido con lo que hoy proponen. No es asunto de liderazgos, es la confrontación de un pasado que no acaba de irse, contra un futuro que es incierto porque en el gobierno todo lo resuelven a medias.

www.almomento.mx

AMN.MX/go/ymg

www.analisisafondo.com

www.indicepolitico.com

SI TE INQUIETA COMPÁRTELO
Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s