LA COSTUMBRE DEL PODER: Linchamientos y tortura

 
  23 Jun 2016 – 00:13 CET
 
Escrito por Índice Político en 23 junio, 2016. Publicado en Gregorio Ortega Molina
 
 

*Mientras habitantes de colonias o poblados deciden hacer justicia por mano propia y linchan y matan, Genaro García Luna y Miguel Ángel Yunes Linares gozan de la irrestricta libertad de sentarse a una mesa de Lipp, para ponerse de acuerdo sobre lo que harán en Veracruz

gom220616Mal momento para México. A la sociedad y su gobierno se les juntaron el hambre con la necesidad y, añadiría, la desfachatez: en Lipp conversaron Miguel Ángel Yunes Linares y Genaro García Luna, dos administradores públicos albos. Ya supondrán los convenios o complicidades acordadas, para su mutuo beneficio.

     Si la búsqueda de elementos para oficiar con imparcialidad y rapidez la procuración y administración de justicia, se establece sobre la mesa de los grandes restaurantes, ¿qué puede extrañarnos que los precaristas y desheredados la busquen por mano propia cuando linchan, como respuesta a la ausencia de gobierno, a la impunidad, pero sobre todo a los abusos de poder?

     El uso de la tortura como herramienta de trabajo -más allá de lo legal- de uso práctico para una rápida procuración de justicia (o para encubrir a los verdaderos delincuentes y fabricar culpables), era un secreto a voces periódicamente denunciado, sin mayor éxito porque, aceptémoslo, no hay policías limpias porque para cumplir con su cometido violan su mandato constitucional, legal, y los derechos humanos. Ninguna corporación del mundo conserva las manos impolutas.

     Intuyo, sólo intuyo, que ahora se pone de moda la tortura con otros propósitos: es requerimiento para que esta nación sea parte importante en la geoestrategia regional para construir América del Norte.

     Se trata de contener al terrorismo, y para ello capacitan a elementos de algunas corporaciones de seguridad mexicanas, mientras sus mentores filman esos cursos intensivos, para luego filtrarlos, y así tener a nuestras autoridades agarradas de donde les conté.

     Entre que son peras y son manzanas con esto de la tortura y la integración a América del Norte, se hacen universalmente públicas aberraciones como la de Yecenia Armenta, sentenciada en 2012 porque después de una sesión de 15 horas de golpes, vejaciones y violación, confesó el asesinato de su marido.

     Pero un juez ordenó su excarcelación, al considerar probado que fue torturada hasta que puso la firma en una hoja en la que supuestamente reconoció que había pagado a un sicario por matar a su esposo. La confesión bajo tortura era la única prueba fabricada en su contra.

     Armenta, desde la cárcel, denunció que fue forzada brutalmente a aceptar la confesión, y afirma que aceptó todo cuando la amenazaron con violar y asesinar a sus hijos.

     Mientras lo anterior sucede, o mientras habitantes de colonias o poblados deciden hacer justicia por mano propia y linchan y matan, Genaro García Luna y Miguel Ángel Yunes Linares gozan de la irrestricta libertad de sentarse a una mesa de Lipp, para ponerse de acuerdo sobre lo que harán en Veracruz. ¿Será el regreso del síndrome Florence Cassez? Mal augurio.

www.analisisafondo.com

www.almomento.mx

www.indicepolitico.com

SI TE INQUIETA COMPÁRTELO

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s