LA COSTUMBRE DEL PODER: Estado de excepción

  1 Jul 2016 – 00:14 CET

Escrito por Índice Político en 1 julio, 2016. Publicado en Gregorio Ortega Molina

senado

* Los capitostes de los partidos, los dueños de la pelota económica, los cabilderos de la delincuencia organizada, los administradores de los poderes fácticos y los angustiados responsables de las políticas de derechos humanos y los titulares de las áreas de seguridad, incluidas las fuerzas armadas, vieron que establecía más controles legales para ellos, y se daba un cerrojazo a la tolerancia en materia de maltrato

Me enmendaron la plana en lo que refiere a mi apreciación -personal, hay que aclararlo- sobre la propuesta de reforma constitucional al artículo 29 y el Estado de excepción.

Está congelada, pero no por presiones sociales o exigencias de los periodistas y la mal llamada opinión pública, me explican, sino porque los capitostes de los partidos, los dueños de la pelota económica, los cabilderos de la delincuencia organizada, los administradores de los poderes fácticos y los angustiados responsables de las políticas de derechos humanos y los titulares de las áreas de seguridad, incluidas las fuerzas armadas, vieron que establecía más controles legales para ellos, y se daba un cerrojazo a la tolerancia en materia de maltrato a los delincuentes, pero también a las víctimas, a los inocentes y a todo aquel que tiene la necesidad de formular en la calle un reclamo, cualquiera que sea.

Sin la reforma constitucional propuesta, el 29 indica: “En los casos de invasión, perturbación grave de la paz pública, o de cualquier otro que ponga a la sociedad en grave peligro o conflicto, solamente el presidente de los Estados Unidos Mexicanos, de acuerdo con los titulares de las secretarías de Estado, los departamentos administrativos y la Procuraduría General de la Republica y con aprobación del Congreso de la Unión, y, en los recesos de este, de la Comisión Permanente, podrá suspender en todo el país o en lugar determinado las garantías que fuesen obstáculos para hacer frente, rápida y fácilmente, a la situación; pero deberá hacerlo por un tiempo limitado, por medio de prevenciones generales y sin que la suspensión se contraiga a determinado individuo…”.
Los retenes militares quedan, así, permitidos y justificados, y pueden ser volantes, moverse de uno a otro lado sin consulta y sin aviso.

De sacarse de la congeladora la reforma constitucional al artículo 29, me indican que el presidente de la República debe someter a consideración del Congreso de la Unión o de la Comisión Permanente, en su caso, el proyecto de decreto para declarar una restricción o suspensión; tendrán que considerar el caso de obvia y urgente resolución, votarlo en un plazo no mayor a 48 horas y convocar a sesión extraordinaria, de ser necesario.

Además y para darle absoluta legalidad, la SCJN deberá pronunciarse sobre la constitucionalidad y validez de los decretos.

Y, advierte serio quien me enmienda la plana: “En el capítulo IV el dictamen estipula el Control Parlamentario del Congreso de la Unión sobre dicha acción jurídica; así, el Ejecutivo está obligado a entregarle informes detallados sobre las medidas administrativas y legislativas adoptadas, sobre su aplicación, y sobre la evolución de la situación cada 30 días durante el tiempo que esté vigente el decreto”.

Que habrá mayores controles con la reforma, porque hoy no existe ninguno, me dicen. ¿Qué opina lector?

www.analisisafondo.com

www.almomento.mx

www.indicepolitico.com

SI TE INQUIETA COMPÁRTELO

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s