LA COSTUMBRE DEL PODER: Derechos civiles, al caño

 
  21 Jul 2016 – 00:14 CET

*¿Dónde nos encontramos ahora? Inmersos en la hipocresía del idioma y del agravio soez y constante. Desaparecieron esa enorme verdad: “BLACK IS BEATIFUL”, para convertir la identidad en afroamericano

gom21716Total, que los abuelos tuvieron razón: en casa del herrero, azadón de palo. Los principales promotores de la globalización e interdependencia no han sido capaces de lograr la integración racial en su territorio.

     Todavía recuerdo, con una mezcla de agrado y amargo sabor de boca, las actuaciones de Katherine Hepburn, Spencer Tracy y Sidney Poitier enAdivina quién viene a cenar. Las imágenes de Ángela Davis en las protestas, el “credo” de las Panteras Negras, la mueca de agonía de Martin Luther King, la destrucción de la carrera deportiva de Mohamed Ali, el puño con guante negro de John Carlos en el podio del estadio Olímpico México 68; la lista es kilométrica, mi memoria es corta.

     El arte en Estados Unidos ha abordado el tema de distintas maneras. Películas que recuerdan los momentos claves de la lucha por la integración, o la dignidad enorme e inigualable de quienes la promovieron, a riesgo de su vida, como Rosa Parks; allí están los esfuerzos de los entrenadores deportivos por integrar los equipos.

     Pero enfrente están los que continúan la brega para despreciar a los negros, y ahora también a los latinos o “cafés”, todos identificados como sucios y flojos mexicanos, pues en su ignorancia son incapaces de distinguir cualquier identidad, si no es la de ellos mismos.

     En 1966 coincidí en un vuelo de avión París-Nueva York con Malcom X. Recuerdo la seriedad, el mutismo, el ahorro de movimientos y gestos, la elegancia de las actitudes, la mirada certera y fija, sin amilanarse ante nadie, mucho menos ante la adversidad. En cuanto se abrió la puerta del avión de Air France entró la policía y se lo llevó. Desconozco si para conducirlo con ciertas normas de seguridad fuera del aeropuerto, o arrestado.

     Hace menos de 50 años Eldrigde Cleaver dejó anotado, en Alma encadenada, lo siguiente: “En la carne y en los huesos de los negros norteamericanos se siente lanecesidad de una organización que dé una sola voz a los intereses comunes de los hombres negros.

     “Apenas ayer, después de repudiar firmemente el racismo y de romper sus vínculos con la organización de los musulmanes negros, el difunto Malcom X inició una campaña para transformar la lucha del negro norteamericano, de estrecha petición de “derechos civiles” en demanda universal de derechos humanos”.

     ¿Dónde nos encontramos ahora? Inmersos en la hipocresía del idioma y del agravio soez y constante. Desaparecieron esa enorme verdad: “BLACK IS BEATIFUL”, para convertir la identidad en afroamericano; de cualquier manera los siguen asesinando, como en Dallas, aunque haya crecido la capacidad de respuesta; ya no se reduce a un puño levantado en el pódium, como ocurrió durante las premiaciones olímpicas del México 68.

     Siempre los han engañado. Ocultos en el disfraz de lo políticamente correcto y de las buenas maneras, les arrebataron el orgullo del color negro, los transformaron en esa entelequia que quiere descifrar una nueva identidad que no existe, porque le dieron nombre, pero no le permiten nacer y ser: la afroamericana.

www.analisisafondo.com

www.indicepolítico.com

www.almomento.mx

AMN.MX/gom/pp

Si te inquieta, compártelo

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s