LA COSTUMBRE DEL PODER: Asesinatos, S.A.

 
  8 Ago 2016 – 00:13 CET
 
 
*México está en riesgo de convertirse en una nación de asesinos a sueldo; somos ya un país de cínicos, en el que las autoridades suponen que con crear “novedosas” legislaciones, comisiones de investigación y expulsión de los corruptos del seno de las sociedades políticas, se acabará el caos
 
Imágenes integradas 1
 

Pareciera que los patrocinadores de la muerte violenta en México ya formaron una sociedad anónima, o una JAP, quizá una ONG; además, los socios están de uno y otro lado del escritorio.

     Tanto presidente municipal ejecutado, ¿cuántos periodistas a los que les cerraron la boca, lo mismo por ser profesionales que por negarse a la corrupción? ¿Y los desaparecidos? Por diferentes entidades federativas andan los padres de familia hurgando en las fosas clandestinas o en las comunes, con sus propios y miserables recursos, o tangencialmente apoyados por alguna agencia gubernamental o una institución religiosa.

     Nos hemos convertido en el país poético de José Gorostiza y su Muerte sin fin, o en el de la justicia por mano propia. Los linchamientos se multiplican debido a ese enorme vacío de autoridad que facilita la aparición de mensajes como los enviados por el personaje de Philip Kerr, protagonista de Una investigación filosófica. Homicida inteligente, hace saber a la mujer policía que le pisa los talones, lo siguiente:

     “Sólo la perspectiva de la muerte -la propia, la de los demás, eso es lo de menos- convierte la vida en real. La muerte es la única certeza que tenemos. Cuando morimos el mundo no cambia, sino que desaparece. La muerte no es un acontecimiento de la vida. Pero sí el asesinato… el asesinato sí lo es”.

     Es posible que tenga razón, los grandes crímenes, las ejecuciones despiadadas y sin objetivo aparente, propiciaron una buena parte de las transformaciones de la “humanidad”.

     La ejecución de Cristo en la cruz, la industrialización del cuerpo humano durante el llamado holocausto, Hiroshima y Nagasaki… y aquí, a nuestra aldeana escala, Felipe Ángeles, Francisco Serrano, Álvaro Obregón, Luis Donaldo Colosio, y la interminable suma de rostros anónimos que dejaron a sus familiares, porque se convirtieron en víctimas de las políticas públicas, en uno y otro sentido, porque no se requiere de armas para matar, porque se puede morir de ilusión, de desesperanza, de hambre, de enfermedades curables y como consecuencia de la colusión entre los delincuentes y las autoridades de procuración de justicia.

     El riesgo es mayor, porque además de estar en camino de que México se convierta en una nación de asesinos a sueldo, somos ya un país de cínicos, en el que las autoridades suponen que con crear “novedosas” legislaciones, comisiones de investigación y expulsión de los corruptos del seno de las sociedades políticas, se acabará el caos y se restablecerá el orden, pero no es así como sucederá.

Adenda olímpica: Leído en Internet. “No soy un Grinch ni nada parecido, pero sintonizar los Juegos Olímpicos es fomentar la pobreza en que está hundido el pueblo brasileño, la deuda enorme que esto le causará a su economía. Peor aún, es hacer más ricos a los políticos corruptos que hicieron su agosto dizque con el presupuesto destinado para estos juegos. Hay tanta mediocridad en este negocio, que creo que ver participar a un equipo mexicano que nunca puede ganar nada debido al escaso apoyo económico por nuestro Gobierno, es meterles la idea a nuestros hijos que ser mediocres es normal. No fomentemos este negocio triste, por donde sea que lo veas”… 

www.indicepolítico.com

www.analisisafondo.com

www.almomento.mx

AMN.MX/gom/pp

Si te inquieta, compártelo

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s