LA COSTUMBRE DEL PODER: Corrupción, todo lo erosiona

 
  12 Ago 2016 – 00:13 CET

*Los modelos a seguir no existen. Si los hay, son perniciosos. No hace mucho leí una encuesta sobre las aspiraciones de la niñez mexicana. Resultó que muchos quieren ser narcos, por el poder que les garantiza

Foto: El UniversalFoto: El Universal

La organización de la sociedad es copia fiel y notariada de la gubernamental. En la cúspide, el Poder Ejecutivo. Hacia abajo, la estructura que parecía garantizarle su permanencia al mando. En la cúpula, las élites, sostenidas por la pelusa, incluida la informalidad y la delincuencia organizada.

     El pegamento que garantiza la cohesión de ambas organizaciones es el mimetismo. De allí el gran éxito en la corrupción, que todo lo permea y que no necesariamente es pecuniaria, porque cuando no hay papel moneda que cambie de manos, lo que ocurre para que todo funcione es un intercambio de favores, sin  importar su costo ni la erosión en los valores que fueron baluarte en la lucha por la Independencia y en el proyecto surgido de la Revolución. Hoy no queda nada.

     No debe alarmarnos la información propalada, en la que nos avisan o notifican del informe de la Cámara Americana de Comercio; en él se indica que los grandes empresarios en México temen más a la corrupción que a la violencia. Para quienes lo investigaron, prepararon y redactaron, la principal amenaza para las empresas extranjeras en el país es la inseguridad jurídica en varias entidades federativas.

     La percepción dejada a sus lectores, es que la situación se ha vuelto tan difícil en algunas entidades, que muchas empresas trasladan, ya,  sus oficinas hacia lugares más seguros.

     Puntualizan sus redactores: “La falta de un Estado de derecho sólido es un desincentivo para la inversión y la generación de empleos formales. La corrupción genera incertidumbre sobre las reglas del juego, y esto afecta negativamente a todas las empresas; este factor de inseguridad ha aumentado con respecto a los últimos años. El informe presentado recoge las opiniones de 340 directores generales, de los cuales un 60% representan a firmas extranjeras”.

     Si consideran aceptable la premisa con la que inicié el texto, lo que se requiere para acotar la corrupción y disminuir el costo que todos pagamos por sus estragos, resulta claro que es urgente modificar el sistema o modelo político, urge sustituir el presidencialismo mexicano por una estructura gubernamental que garantice el Estado de Derecho, y también modifique los comportamientos en la sociedad, sobre todo aquellos que se mimetizan con el proceder del Presidente de la República en funciones, para adquirir, al menos, un “depa” en Miami.

     Los modelos a seguir no existen. Si los hay, son perniciosos. No hace mucho leí una encuesta sobre las aspiraciones de la niñez mexicana. Resultó que muchos quieren ser narcos, por el poder que les garantiza.

     En mi adolescencia había una broma estúpida, pero que refleja la manera de pensar que facilita la corrupción: “Mira qué buena vieja trae ese pendejo; qué coche, cómo viste…; párale, porque cuando sea grande voy a querer convertirme en pendejo”.

www.indicepolitico.com

www.analisisafondo.com

www.almomento.mx

AMN.MX/gom/pp

Si te inquieta, compártelo

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s