La democracia liberal, en declive

Las nuevas leyes mordaza y la pretendida protección de identidades y creencias corroen el sistema

Oliver Wendell Holmes, juez de la Corte Suprema de Estados Unidos.
Oliver Wendell Holmes, juez de la Corte Suprema de Estados Unidos.

Un estudio del Pew Research Center, especializado en observar los estados de ánimo de la opinión pública norteamericana, llegó hace relativamente poco a una conclusión muy llamativa: los jóvenes estadounidenses (18-34 años) son mucho más partidarios (40%) que sus padres o abuelos (27% y 12%, respectivamente) de que los gobiernos puedan impedir que la gente diga cosas ofensivas contra las minorías. Alguien puede pensar que, aparentemente, es una buena noticia que los jóvenes se sientan más cercanos a las minorías, sean raciales, sexuales o de cualquier tipo, pero lo importante de este sondeo no está ahí, sino en la notable aceptación que existe de la idea de que el gobierno debe tomar medidas para recortar la libertad de expresión. Y eso es importante porque es uno de los índices más aceptados para valorar la salud de las democracias: los ataques a la libertad de expresión, junto con los nacionalismos y tribalismos de todo tipo, el aumento incontrolado de las desigualdades y la aparición de movimientos que impugnan las normas democráticas, son las cuatro grandes pestes que debilitan, y provocan el declive, de la democracia liberal.

Así que si uno lee con cuidado revistas y webs de análisis político en medio mundo, empieza a observar que ya no se habla casi del hundimiento de la socialdemocracia o la desaparición del socialismo, incluso de las consecuencias de la crisis económica, el tema que nos abrumaba hasta hace muy poco, sino de cómo se corroe, poco a poco, la democracia liberal, muy especialmente a través de las nuevas leyes mordaza y de la pretendida protección de identidades y creencias. Significativamente, un coloquio organizado este mes por el politólogo estadounidense Francis Fukuyama y David Runciman, director del departamento de Política de la Universidad de Cambridge, se tituló: Democracia: incluso las mejores ideas pueden desaparecer.

Las dos vías más rápidas para profundizar ese deterioro son el aumento de la desigualdad, que hace que millones de ciudadanos sientan que la democracia ha quedado capturada por élites económicas y financieras capaces de vetar todo lo que perjudica a sus propios intereses (Francis Fukuyama) y la peligrosa idea de que los gobiernos deben impedir que circulen ideas u opiniones, según sean buenas o malas. Como dijo Oliver Holmes, juez de la Corte Suprema de Estados Unidos, en 1919: “La verdad o falsedad de las ideas o de las opiniones se mide en el mercado de las ideas, no en los tribunales, por medio de la demostración de su veracidad o falsedad”.

Resulta curioso que en una época en la que se extiende vorazmente la llamada “posverdad” y políticos y personajes públicos de todo tipo y lugar son capaces de negar, sin el menor parpadeo y con premeditación, hechos, datos y evidencias incontrastables, se pretenda, al mismo tiempo, impedir que se difundan ideas u opiniones, con la advertencia de que no se consentirán las que resulten de mal gusto o vejatorias o que provoquen “daño moral” a personas públicas o de relevancia pública. Es curioso, porque se suponía que la democracia liberal se basaba justo en lo contrario: no se puede falsear dolosamente la realidad pero sí se puede difundir ideas por muy ofensivas que puedan parecer.

La cuestión no es menor. En España, por ejemplo, y gracias a la ley mordaza aun en vigor, se pretende castigar hoy con severas penas de cárcel a un grupo de anarquistas veganos, basándose fundamentalmente en sus opiniones y mensajes distribuidos por redes sociales, algo que seguramente hubiera escandalizado al mismísimo juez Holmes a principios de siglo XX. Claro que en aquella época, casi nadie, en Estados Unidos, hubiera pensado en titular: La democracia liberal, en declive.

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s