LA COSTUMBRE DEL PODER:Militarización y presidencialismo

  13 Ene 2017 – 00:12 CET

* Los civiles olvidan lo primordial: institución que asume la responsabilidad, se hace con el poder. En política el cumplimiento puntual de ciertas leyes físicas es automático: los vacíos no duran

Con la formal negociación poselectoral de 1988 y la aparición pública del EZLN en 1994, inicia la desnaturalización del orden constitucional; en cuanto a la desestructuración del presidencialismo, puede fecharse su inicio con la declaración de guerra al narcotráfico.

Las consecuencias están a la vista: precipitada decadencia de todo orden, manifiesta en la violencia incontenible y la corrupción impune.

Azora que mientras la funcionalidad de las instituciones se les disuelve en las manos a nuestros diligentes, integérrimos y audaces gobernantes -con el silencio cómplice del Poder Judicial y la anuencia absurda del Legislativo-, aspiren a montar su propio cadalso en la redacción de la normatividad legal al artículo 29 de la Constitución, cuando más claro para cumplirse su ordenamiento, imposible.

El desarrollo de los acontecimientos recientes indica que los civiles que son gobierno están dispuestos a todo, con tal de eludir su mandato y responsabilidad constitucional. Que no lo olviden, pues además de la Nación, serán los proles, la clase media, los empresarios descontentos y los militares renuentes a convertirse en chivos expiatorios, quienes se los demanden.

¿Quieren mayor claridad? Dice el mandato que deben acatar: “En los casos de… perturbación grave de la paz pública, o de cualquier otro que ponga a la sociedad en grave peligro, solamente el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, de acuerdo con los Titulares de las Secretarías de Estado, los Departamentos Administrativos y la Procuraduría General de la República y con aprobación del Congreso de la Unión, y, en los recesos de éste, de la Comisión Permanente, podrá suspender en todo el país o en lugar determinado las garantías que fuesen obstáculo para hacer frente, rápida y fácilmente a la situación…”.

Allí está el mandato al Presidente Constitucional de México, quien también es el Comandante de las Fuerzas Armadas. ¿Cuál es, entonces, la necesidad de buscarles chichis a las culebras con una ley reglamentaria?

Lo que hoy vivimos y sufrimos los mexicanos es una perturbación grave de la paz pública, sistémica e intencionadamente organizada desde la delincuencia organizada, poseedora de armas similares o superiores a las que portan marinos y soldados, ya no digamos las fuerzas policiacas.

Supongo, en mi ingenuidad de mexicano de a pie, que desde el Poder Ejecutivo temen el agravamiento de la tensión social, propiciado por el retardo o el fracaso de los resultados de su proyecto económico, lo que nos conducirá a situaciones de distorsión de la paz pública similares a las de Brasil, por lo pronto, aunque lo que ocurre en Venezuela de seguro es la peor de las pesadillas en los análisis de seguridad interna.

Pero los civiles olvidan la primordial: institución que asume la responsabilidad, se hace con el poder. En política el cumplimiento puntual de ciertas leyes físicas es automático: los vacíos no duran.

Claro que la rigidez de su consciencia se los impide. Olvidaron que servir al Estado requiere de ir más allá de las normas que establecen las religiones y las leyes, y además poder cerrar los ojos para dormir, en paz.

http://www.gregorioortega.blog

www.indicepolitico.com

www.analisisafondo.com

SI TE INQUIETA COMPÁRTELO

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s