LA COSTUMBRE DEL PODER: Agua, último bastión IV/V

  19 Ene 2017 – 00:12 CET
 

* ¿Podrán privatizar lo que representa? Imposible, quizá puedan adueñarse de los acuíferos y otras fuentes de agua, pero nunca de lo que significa para los humanos

La relación entre los humanos y el agua trasciendo toda lógica, colinda con lo irracional al ser parte de los mitos fundacionales de religiones y ritos, y con la irreprimible fuerza del deseo sexual y la pasión desbordada, pues no existen aromas seductores que sean secos y nada hay como un cuerpo húmedo recién salido del mar, o dispuesto al baño al concluir el ejercicio.

Acotarla a las necesidades de higiene y alimento es desconocer su fuerza descomunal. Está presente en la psiquis e influye en la toma de decisiones. Entre las interpretaciones más destacadas de soñar con agua, encontramos en wordpress lo siguiente:

El agua simboliza la vida, los sentimientos, la fecundidad, y la abundancia. Por ello, todos los sueños en los que el agua tiene un papel preponderante deben ser interpretados sobre estas premisas, y pueden ser infinitamente variados. Veamos algunos de ellos.

– Cuando el agua es clara y límpida, tanto anuncia una larga vida, feliz y apacible, como la pureza de nuestros sentimientos.
– En cambio si es turbia, sucia, estancada o corrupta… pronostica males y desgracias, por lo general más de carácter moral o de salud que económicos.

Recibir agua en un vaso o en otro recipiente semejante indica salud, alivio y consuelo para un pobre, matrimonio para un soltero, preñez para una casada (especialmente si es el marido quien llena el vaso o se lo ofrece).

– Pero si el vaso cae o se rompe, sin que las aguas se desparramen, es que el parto irá mal y si bien el hijo se salvará correrá peligro la vida de la madre.
– Por el contrario, si el agua se derrama y el vaso no se rompe, peligrará la vida del hijo y no la de la madre
– Si alguien nos lleva un recipiente con agua a nuestra casa y lo guardamos sin beber del mismo, indica avaricia; que los bienes que estamos acumulando serán disfrutados por otras personas.
– Si somos nosotros quienes llevamos el agua a otra casa y aceptamos que nos sea pagada, lo que venderemos en la vida real será nuestra honradez, nuestra pureza. En cambio, si esta agua es para dar de beber a quien se la llevamos, es signo de piedad y de religiosidad.

Más allá del mito está el significado religioso, como lo trasmite a sus visitantes la página web del sistema de agua de Monterrey:
Judaísmo y purificación

En el judaísmo, el agua desempeña un papel importante en las prácticas de purificación, cuya finalidad es restablecer o mantener un estado de pureza ritual. Las llamadas abluciones, que incluyen lavarse las manos, las manos y los pies o la inmersión total en “agua viva” (es decir, el mar, un río, un manantial o en un mikvah, o baño ritual judío), se llevan a cabo antes de los servicios religiosos, antes y después de los alimentos y en muchas otras ocasiones. Para los judíos, el Talmud declara que se puede hacer uso del medio ambiente, pero no dañarlo o destruirlo de manera irresponsable.

Islamismo y limpieza

Para los musulmanes, el agua es importante para la limpieza y purificación, por lo que deben lavarse ritualmente antes de acercarse a Dios en oración. En el Islam, el agua es vida y es un regalo de Dios, por lo que el agua misma no debería ser vendida o comprada. Igualmente, el islamismo prohíbe la monopolización, derrame y contaminación del agua, por lo que también está familiarizado con el concepto de gestión ambiental.
Hinduismo y agua sagrada

En el hinduismo, el agua tiene un lugar especial pues se le atribuyen poderes de limpieza espiritual. Para los hindúes, toda el agua es sagrada, especialmente en los ríos, donde regularmente se ubican los sitios sagrados, así como los sitios para los ritos fúnebres. La creencia hindú es que el bañarse en el río causa el perdón de los pecados e igualmente la inmersión de las cenizas de los difuntos en el Ganges hará que su alma se dirija al cielo. Los hindúes se reconocen como un ente igual a su entorno, y por ello considera que respetar la naturaleza es respetarse a sí mismo.

¿Podrán privatizar lo que representa? Imposible, quizá puedan adueñarse de los acuíferos y otras fuentes de agua, pero nunca de lo que significa para los humanos.

www.indicepolitico.com

www.analisisafondo.com

www.almomento.mx

http://www.gregorioortega.blog

SI TE INQUIETA, COMPÁRTELO

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

One Response to LA COSTUMBRE DEL PODER: Agua, último bastión IV/V

  1. jose luis gaytán estrada says:

    espero estos datos sean para algo bueno

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s