LA COSTUMBRE DEL PODER: Videgaray, el del mal fario

 
 Gregorio Ortega Molina  24 de Febrero 2017 – 00:12 CET
 

*Las agencias que lo reclamaron son las mismas antes que ahora. El gesto diplomático significó sumisión, ésta trae mal fario, porque distorsiona el equilibrio en las relaciones bilaterales y muestra que existen dos pesas y dos medidas en la administración de justicia mexicana

 

Cuando se cumplen guardias que no corresponden y se hacen fajinas ajenas, también han de asumirse las responsabilidades de las consecuencias propiciadas por dicho comportamiento.

Apenas se anuncian los costos políticos de la extradición apresurada de Joaquín Guzmán Loera, con el pretexto de entregar a Barack Obama lo que “no debía” obsequiarse a Donald J. Trump. Las agencias de inteligencia, antidrogas y de seguridad interna que lo reclamaron, son las mismas antes que ahora. El gesto diplomático significó sumisión, ésta trae mal fario, porque distorsiona el equilibrio en las relaciones bilaterales, y muestra que existen dos pesas y dos medidas en la administración de justicia mexicana.

Si en cuanto Luis Videgaray asumió la responsabilidad de las relaciones con Estados Unidos, aquí se mostraron rápidos y bien dispuestos para la deportación de “El Chapo” Guzmán, no sucede lo mismo con los que la impunidad del poder protege a capa y espada.

Gracias a una investigación de El País, nos enteramos de que: “la juez de Andorra, Canolic Mingorance Cairat, instructora de la investigación sobre el Banco Privado de Andorra (BPA), desde hace un año espera que la Justicia de México le responda su pedido de la identidad del diputado en el Congreso de la Unión por el Estado de Sinaloa, que figuró en una cuenta con seis millones de dólares de esta entidad bancaria intervenida por blanqueo de dinero. La Procuraduría General de la República (PGR) ha utilizado<<argucias y respuestas ambiguas>> para dilatar la investigación, no responder en tiempo y forma a las comisiones rogatorias que se le han enviado, lo que ha provocado malestar en la juez, según señalan a EL PAÍS fuentes de la Justicia andorrana.

“La primera comisión rogatoria (petición de auxilio judicial) remitida por la juez que pedía, también, que se investigara la relación entre el cártel de la droga de Sinaloa y el BPA, se envió a la PGR en febrero de 2016; la respuesta de México a la juez fue que volviera a enviarla, pero a otra instancia diferente: a la Misión Permanente de México en Naciones Unidas, lo que provocó la sorpresa de la magistrada Mingorance, que en 2015 había ordenado la intervención del banco, entre otras razones, por los vínculos entre la entidad y los cárteles mexicanos. Sinaloa es la cuna de El Chapo Guzmán, detenido y extraditado a EE. UU.

     “Al segundo intento, la respuesta de las autoridades judiciales mexicanas fue que aporte el nombre, apellidos, fecha de nacimiento y número identificativo del diputado titular de la citada cuenta, es decir, la misma información que reclama la juez Mingorance en su petición de auxilio judicial. La revelación de que un político del PRI tenía a su nombre una cuenta con seis millones de dólares en el BPA aparece reflejada en una de las actas del Comité de Prevención de Blanqueo de Capitales del propio banco, a las que tuvo acceso la magistrada tras su intervención”.

¿A quién protegen las autoridades judiciales y diplomáticas de México? Si en el pasado reciente Videgaray Caso fue una estrella en ascenso, hoy es considerado ave portadora del mal fario.

www.indicepolitico.net

www.almomento.mx

www.analisisafondo.com

www.gregorioortega.blog

Si te INQUIETA, compártelo

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s