LA COSTUMBRE DEL PODER: Ejecutar activistas

Gregorio Ortega Molina 30 de mayo 2017 – 00:12 CET0

*Los ejecutados desde que Felipe Calderón Hinojosa declarara la guerra al narco, se inscriben en esa selecta lista de víctimas de las arbitrariedades de los gobiernos, cuyos administradores pueden ser hombres buenos, que lo mismo convertirse en señores de horca y cuchillo

No le den vueltas al asunto ni busquen justificaciones. Las muertes violentas y a mansalva de periodistas y activistas de los derechos humanos o defensores del medio ambiente, tienen, es claro, un propósito en materia de seguridad pública, de corrupción, pero también es innegable que estos temas, hoy, son eminentemente políticos.
Imposible recordar todos los nombres y rostros. Lo único que jamás podrá olvidarse, menos por sus seres queridos, es que fallecieron ejecutados, porque un grupo o una persona ordenaron esas muertes, que pesarán mucho en el futuro inmediato de México.
No es nuevo lo que aquí sucede, pues vivimos en un país cruento: Francisco I. Madero, Emiliano Zapata, Francisco Villa, Venustiano Carranza, Felipe Ángeles, Francisco Serrano, Álvaro Obregón, Topilejo, Huitzilac y, recientes, Luis Donaldo Colosio y José Francisco Ruiz Massieu.
Los ejecutados desde que Felipe Calderón Hinojosa declarara la guerra al narco, se inscriben en esa selecta lista de víctimas de las arbitrariedades de los gobiernos, cuyos administradores pueden ser hombres buenos, que lo mismo convertirse en señores de horca y cuchillo.
Ahora resulta que Miriam Elizabeth Rodríguez Martínez, que debió rescatar los despojos de su hija de una fosa clandestina porque ella misma determinó buscarla, y después fundó un colectivo de búsqueda de personas desaparecidas en Tamaulipas, recibió tardíamente su regalo de día de las madres y fue ejecutada la noche del 10 de mayo por pistoleros, en su domicilio de la colonia Paso Real, municipio de San Fernando, allá donde aparecieron esos más de 70 cadáveres.
Karen Alejandra Salinas Rodríguez desapareció secuestrada en 2012, y desde ese año su madre, Miriam Rodríguez, que vivió en San Fernando -municipio donde en abril de 2011 fueron enterrados 183 cadáveres en fosas clandestinas, todos ejecutados con las manos-, la buscó con denuedo, sin saber que buscar cadáveres la convertiría en uno.
Como la procuración de justicia estatal hizo como que la Virgen le habló, Miriam Elizabeth halló, en 2014, los restos de su hija en una fosa clandestina; recopiló evidencias con las que comprobó, ante las autoridades, la responsabilidad de 16 personas en el secuestro y el homicidio de Karen Alejandra.
Debido a sus investigaciones, 13 personas fueron detenidas y se giraron tres órdenes de aprehensión contra presuntos homicidas. Para el día de hoy tenía prevista una reunión con colectivos de búsqueda de desaparecidos de otros estados.
Debe quedarnos claro que la desaparición de personas no es producto de la casualidad, sino consecuencia de esa complicidad establecida entre policías y delincuentes, que es un sesgo de la corrupción que daña terriblemente a los mexicanos.
http://www.analisisafondo.com, http://www.indicepolitico.net, http://www.almomento.mx/
y http://www.gregorioortega.blog
Si te INQUIETA, compártelo

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s