LA COSTUMBRE DEL PODER: Fragilidad democrática

Gregorio Ortega Molina 12 de junio 2017 – 00:12 CET

*Lo que se necesita es una propuesta fresca, distinta, novedosa, que conduzca a la reforma del Estado, porque México transitó de la dictadura perfecta, a la dictadura de los partidos, feroz y cruenta; corrupta e impune

La praxis política -insisto- es un estado de ánimo en los ámbitos del poder y en la búsqueda de alcanzarlo; por el contrario, la democracia es un quehacer cotidiano, regulado por normas legales y constitucionales, pero también sujeto a la modificación irregular de las reglas del juego, con la idea de continuar siendo gobierno a como dé lugar.
Son tres los actos autoritarios recientes que deslegitiman y hacen frágil a la ansiada práctica democrática en México: un corrimiento de los factores de poder que se inicia con el golpe de Estado técnico dado al inicio del “zedillato”, con la desaparición de la SCJN, para fundar la que obedecería a los nuevos prebostes del poder político; la des-ciudadanización del IFE, ahora INE, iniciada en cuanto la alternancia mostró el rostro de la realidad política, tan distinta de la teoría, y la decisión de reiniciar un reordenamiento social presidido y vigilado por el mirreynato en el poder, pero sin proyecto ideológico y vaciado de los conceptos de patria, nación y República.
El resultado nos desborda día a día. La ingobernabilidad en todos los ámbitos es reforzada por la corrupción y la impunidad; la inseguridad pública corre el riesgo de derivar en protesta social, primero, y luego en franca rebeldía.
Si hace algunos años aquí temíamos la colombianización de México, hoy en el subcontinente se teme a la mexicanización de sus espacios nacionales.
Lo anterior sirva para contextualizar el marco en que pueden moverse los análisis políticos, las propuestas inteligentes para recuperar la gobernabilidad, y establecer los “usos y costumbres” necesarios para acotar corrupción e impunidad y restablecer, así, una democracia frágil, pero viable, con un gobierno ciudadanizado, como en su momento lo fue el INE (IFE).
Diego Valadés ha patentizado en diversas ocasiones su renuencia a la segunda vuelta: es un photoshop para auto engañarnos con una realidad imposible en un sistema presidencialista; México dista mucho de ser un presidencialismo parlamentario.
En cuanto al gobierno de coalición propuesto, desde 2012, por ese animal político que es Manlio Fabio Beltrones -actualmente sustentada esa opción de gobernabilidad en el hecho real de que el próximo presidente de esta República pudiera estar legitimado por tan solo el 15 por ciento del electorado-, la posibilidad de construirlo fue rebasada por esa desconfianza que con esmero cultivaron los capitostes del actual sexenio.
Sea quien sea que alcance el poder, tendrá una posición indecorosa para negociar la coalición para gobernar, desde un 15 por ciento de legitimidad. ¿Cómo hacerlo frente al 85 por ciento que representan los otros partidos y el abstencionismo? Lo que se necesita es una propuesta fresca, distinta, novedosa, que conduzca a la reforma del Estado, porque México transitó de la dictadura perfecta, a la dictadura de los partidos, feroz y cruenta; corrupta e impune.
http://www.indicepolitico.net, http://www.almomento.mx, http://www.analisisafondo.com y http://www.gregorioortega.blog
Si te INQUIETA, compártelo

Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s