LA COSTUMBRE DEL PODER: ¡A joderse con las mineras!

 Gregorio Ortega Molina  24 de julio 2017 – 00:12 CET


*Grupo México es legendario en el país y en América. Los daños causados a la naturaleza por el <<descuido>> de los derrames u otras accidentes, repercuten en la salud de los mexicanos, y ni siquiera se atreven a cobrarle impuestos como debe ser. Es industria extractiva, sí, también del futuro de los que aquí vivimos
 
Cuando se critica la corrupción, todos dan por hecho que ésta es gubernamental, que los burócratas de medio pelo, los directores generales y los subsecretarios, los oficiales mayores y los encargados de los despachos, han sido los artífices de tan nefasto mal, mientras los responsables de la procuración de justicia y los jueces se han convertido en garantes de la impunidad.
Nada más feo que generalizar. La corrupción no es únicamente pecuniaria, y para que esa actitud funcione como correa de transmisión en el ejercicio del poder, es imprescindible la existencia de la contraparte: el corruptor. Efectivamente es un comportamiento cultural, cuya manifestación cotidiana es como Jano: siempre con dos caras.
Lo cierto es que muchos de los empresarios también están podridos. Según el Centro de Análisis e Investigación Fundar, la mayoría de las empresas mineras y de hidrocarburos que operan en México carecen de políticas de transparencia sobre sus beneficiarios, generan graves afectaciones sociales y medioambientales, y pagan una cantidad casi inexistente de impuestos, en comparación con el dinero que se llevan
     Fundar presentó un informe sobre Las actividades extractivas en Méxicoestado actual 2016, del que se desprende, en primer lugar, que la participación de algunas empresas trasnacionales despierta preocupación, debido a sus historiales de corrupción, violaciones a los derechos humanos y degradación ambiental.
El estudio indica que tanto la minería como la extracción de hidrocarburos reciben trato de privilegio en las leyes mexicanas -porque por alguna extraña razón y de seguro como protección a Pemex cuando fue la joya de la corona- son consideradas actividades de utilidad pública, lo cual las pone por encima de otras labores económicas o sociales, e incluso del respeto a la naturaleza y los derechos humanos.
Así, “los beneficios privados se hacen a costa de las poblaciones, los ecosistemas, el clima y el futuro de México, en un contexto donde, además, el Estado le apuesta a la extracción de gas y petróleo no convencional (…) a través de la peligrosa técnica de la fractura hidráulica” o fracking.
     Fundar revela que la minería únicamente significó 0.32 por ciento de los ingresos del gobierno federal en 2016, a pesar de la inclusión de nuevos impuestos en la reforma hacendaria de 2013. En tanto, la explotación de hidrocarburos representó 5.3 por ciento del producto interno bruto (PIB) del año pasado.
Las mineras canadienses son un gran negocio. Grupo México es legendario en el país y en América. Los daños causados a la naturaleza por el <<descuido>> de los derrames u otras accidentes, repercuten en la salud de los mexicanos, y ni siquiera se atreven a cobrarles impuestos como debe ser. Es industria extractiva, sí, también del futuro de los que aquí vivimos.
Si te INQUIETA, compártelo
Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s