La Costumbre del Poder: El delito de ideas

 Gregorio Ortega Molina  6 de noviembre de 2017 – 00:12 CE

* Sembrar inquietudes, propiciar, en la duda, zozobras comiciales, favorecer la formación de una opinión propia, impulsar el disentimiento, son actividades periodísticas de mayor peligro que la abierta denuncia, porque ésta puede o no resolverse por el cauce legal, pero contener la disensión sólo se soluciona enterrando las ideas

Absolutamente desconcertado desde el martes 31 de octubre. ¿Amenazar de muerte a mi hija y su hijo? ¿Con el pretexto de mi desempeño periodístico? No checa. ¿Será que retrocedemos a la barbarie social y política?

Soy ajeno a la denuncia que propicia líneas de investigación, como las notas y reportajes que abrieron los expedientes sociales de la Casa Blanca, Malinalco, las toallas de Los Pinos, la formación de la Corriente Democrática…, tampoco estoy en abierta confrontación con la delincuencia organizada. Soy ajeno a la diatriba, al prejuicio. Nunca tuve la constancia de Rogelio Hernández López ni la de Sergio von Nowaffen. ¿De dónde, entonces, esa desproporcionada reacción?

Mi azoro crece, lo comparto con amigos y familiares con el propósito de conocer su opinión; lectores y amigos me cuestionan, dudan de la autenticidad del suceso. “¿Tú? Si tu fuerte es la reflexión, el intento de crear opinión”. Así resuelven para ellos mismos la desazón que a mí me acongoja. ¿Por qué?

No fue sino hasta ayer, 5 de noviembre, que un amigo de la primera juventud y que sabe de estos menesteres de la seguridad pública, de las amenazas y su contexto político, de las que sólo son formuladas para intimidar, o de las que pueden cumplirse, que encontró tiempo para sentarnos a conversar.

-Sabes que soy tu fiel lector, me dice al momento que me indica me siente en la silla frente a él.

-Lo sé, respondo. Por eso quiero que me ayudes a comprender qué sucede.

-No te hagas, que a nuestra edad no te va. La denuncia queda en eso, y se pierde, o cuando mucho se convierte en sentencia. Propiciar que se abra una carpeta de investigación debido a un reportaje, a un artículo, a una investigación. ¿Cuándo?

-¿Entonces?…

-Las ideas, dice y fija sus pupilas en las mías. Tienes ideas, las compartes, las propones. Éstas inquietan, son motivo de reflexión, siembran dudas, favorecen el descontento y el desconcierto.

“Sustentan las ideologías, las propuestas de cambio, la manera de modificar lo que hasta el momento hace daño y se vende como democracia, pero es el brazo extendido de la dictadura perfecta, es el regreso del autoritarismo después del corto verano de libertades propiciado por los crímenes políticos de 1993 y 1994, por el neozapatismo, por el debilitamiento económico de las instituciones”.

Abro una pausa, pido otro café, siento que me desbordan las ganas de regresar al tabaco después de 15 años de haberlo dejado.

-¿Y? Es la única respuesta que acierto a articular.

-No peques de ingenuidad. Cometes el delito de ideas, afirma. Sembrar inquietudes, propiciar, en la duda, zozobras comiciales, favorecer la formación de una opinión propia, impulsar el disentimiento, son actividades periodísticas de mayor peligro que la abierta denuncia, porque ésta puede o no resolverse por el cauce legal, pero contener la disensión sólo se soluciona enterrando las ideas.

Considero que mi amigo exagera, en nada me tranquiliza su opinión. Permanezco con el Jesús en la boca desde que me levantó hasta que cierro los ojos, pero no duermo.

Si te INQUIETA, compártelo
Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s