LA COSTUMBRE DEL PODER: Responsabilidad del voto V/V

 Gregorio Ortega Molina 9 de marzo de 2018 – 00:12 CE


*Nunca como ahora es trascendente la responsabilidad del elector al sufragar. No se trata de ir por más de lo mismo, de eludir al peligro para México, sino de sancionar, o no, una política globalizadora y de libre mercado que conduce a la tiranía económica, y ratificar o no una ausencia del Estado en el quehacer político, dejado desde 1982 en manos de los poderes fácticos

 

Los escándalos de corrupción y su combate, como la lucha contra la impunidad, no pueden ser el hilo conductor de las campañas políticas de los postulantes al poder, ni el motivo de preocupación fundamental del elector. Atrás de la distracción están los problemas de urgente solución, entre ellos los múltiples vacíos de poder.

Los gobernantes mexicanos contribuyen al deterioro de las instituciones de protección y administración de justicia. “Es imposible llevar a cabo elecciones democráticas, juzgar casos en los tribunales, diseñar las leyes y hacer que se cumplan, y en general gestionar cualquier otro asunto corriente del Gobierno, cuando existen organismos al margen del Estado que también tienen acceso a la violencia… organizaciones violentas que se involucran en la política”, anota Thimoty Snyder en Sobre la tiranía.

Allí están las policías comunitarias, las autodefensas y otro tipo de organizaciones vecinales capaces de linchar por quítame estas pajas para poner orden, su orden. Las toleran porque la inseguridad pública creció geométricamente en cuanto los barones de la droga se insertaron en la globalización y su propio libre comercio: para hacerlo respetar y hacerse temer, armaron sus ejércitos paramilitares, pues eso son los sicarios, los kaibiles que llegaron exportados desde Guatemala, o la mara salvatrucha desde El Salvador o desde el sur de Los Ángeles, a Tijuana y Baja California.

Engrosar las filas de los abstencionistas es hacerle el juego a la partidocracia, a los poderes fácticos y grupos que inciden en las elecciones para preservar sus parcelas de poder, sus pequeñas fuentes de corrupción, esa impunidad que impide a la mayoría salir adelante y saltar sobre la brecha que ensanchan la globalización y el libre comercio.

     Hay que votar, elegir al candidato que ofrezca una revisión profunda de los modelos de desarrollo económico y de convivencia social y política, porque el tejido social está roto, y con lo que se tiene en los ámbitos de empleo, salario, educación, salud, seguridad, equidad, justicia en su procuración y administración, es imposible zurcirse; lo que sigue es la confrontación abierta.

Deben adquirir conciencia de que el país está sobre armado: con lo obsoleto y con lo más moderno, y la confrontación verbal en política alienta al encono, a la búsqueda de sangre, mientras EPN se afana por obtener reconocimiento nacional e internacional, cuando lo por él hecho estuvo mal encausado y tendrá resultados negativos.

El lenguaje usado por Enrique Ochoa Reza oscila entre la difamación y la estulticia, mientras el breve secretario de Gobernación sencillamente miente: hay seguimiento, pero no espionaje. El CISEN no sigue, espía.

Por lo pronto están empeñados en disfrazarnos el deseo de tiranía en una contienda democrática. Creen que somos incapaces de ver “el modo (su modo) de destruir todas las normas, para concentrarse en la idea de la excepción”, de ahí su empeño en la Ley de Seguridad Interior.

Nunca como ahora es trascendente la responsabilidad del elector al sufragar. No se trata de ir por más de lo mismo, de eludir al peligro para México, sino de sancionar, o no, una política globalizadora y de libre mercado que conduce a la tiranía económica, y ratificar o no una ausencia del Estado en el quehacer político, dejado desde 1982 en manos de los poderes fácticos.

Por seguridad, cancela EPN gira a Reynosa

Por Reforma

Tan sólo entre martes y miércoles, los enfrentamientos y bloqueos dejaron al menos nueve muertos

Si te INQUIETA, compártelo con todos tus contactos
Advertisements

About gregorioortega

HUMBERTO MUSACCHIO Gregorio Ortega es de los pocos escritores mexicanos que han optado por la edición de internet. Primero publicó o subió la novela Febronio y sus fantasmas que en edición Kindle (https://goo.gl/q0mJyj) tiene un precio de 129 pesos con 98 centavos. Ahora acaba de poner en el espacio virtual, al mismo precio de la anterior, otras dos novelas: Sísifo, santo patrono de los periodistas. Narco, guerrilla y poder (https://goo.gl/QNo1aX) y La rebelión del obispo. Ni los vio ni los oyó (https://goo.glMmYZMv). La primera trata del sexenio de José López Portillo y la relación entre el gobierno y los orígenes del narcotráfico, en tanto que la última versa en torno al obispo Samuel Ruiz García, el subcomandante Marcos y Carlos Salinas de Gortari.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s